Se­xo.

Glamour (México) - - Contenido -

¿Se ha vuel­to abu­rri­do des­pués de los 30? Te ex­pli­ca­mos por qué, ya que, de he­cho, ¡es más di­ver­ti­do!

exis­te la idea de que con­for­me au­men­ta la edad, el de­seo dis­mi­nu­ye. Sin em­bar­go, hay dis­tin­tas pos­tu­ras e in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca de la se­xua­li­dad fe­me­ni­na, las cua­les han ido cam­bian­do, in­clui­do el con­cep­to de lo que es “ser mu­jer”, im­pac­tan­do fuer­te­men­te en la ma­ne­ra de vi­vir, per­ci­bir y sen­tir de ca­da una de no­so­tras. ¿Una de las im­por­tan­tes con­clu­sio­nes a las que se ha lle­ga­do? Que el de­seo, a los 30, au­men­ta. Ex­plo­re­mos un po­co es­te te­ma.

PRI­ME­RO LO PRI­ME­RO: ¿POR QUÉ SE LLE­GA A ES­TA AFIR­MA­CIÓN?

Re­cor­de­mos que el de­seo es mu­cho más que só­lo fí­si­co, don­de lo psi­co­ló­gi­co y las ex­pe­rien­cias de vi­da de ca­da una nos lle­van a vi­vir y con­ce­bir el se­xo de cier­ta ma­ne­ra. En­ton­ces, ¿cuál es la di­fe­ren­cia cru­cial, en torno a la se­xua­li­dad, a los 20 y a los 30? La se­xó­lo­ga Jes­si­ca Car­ba­jal nos ex­pli­ca que a los 20 la par­te bio­ló­gi­ca es­tá

¿Eso de “los te­rri­bles” o “los fa­bu­lo­sos 30” tam­bién apli­ca al se­xo? Se tie­ne la cos­tum­bre de pen­sar que en­tre más jo­ven es me­jor, pe­ro, la ver­dad, la ex­pe­rien­cia ha­ce al maes­tro.

en un pun­to clave para la pro­crea­ción, pues al­can­zan el pun­to de fer­ti­li­dad más al­to. Sin em­bar­go, es una reali­dad que cuan­do se ini­cia la prác­ti­ca se­xual nos ve­mos su­mer­gi­das en mu­chos ta­búes, los cua­les in­flu­yen en nues­tro com­por­ta­mien­to. “Aún es­cu­cho en con­sul­ta a chi­cas que con­si­de­ran que los an­ti­con­cep­ti­vos son ar­mas nu­clea­res que lle­va­rán a su cuer­po a ex­plo­tar, a su­bir de pe­so, que el con­dón es pe­ca­do, que la vir­gi­ni­dad es un re­ga­lo que de­be­mos guar­dar para el gran amor y que si no com­pla­ces a tu pa­re­ja, él se irá con otra que sí lo ha­ga”, men­cio­na la es­pe­cia­lis­ta. To­das es­tas con­cep­cio­nes es­tán pre­sen­tes en aque­llas que no han en­con­tra­do una ma­du­rez emo­cio­nal y men­tal, im­po­si­bi­li­tán­do­les dis­cer­nir las ex­pec­ta­ti­vas y es­ta­ble­cer las pro­pias o lo que real­men­te desean. Es por es­to que re­sul­ta com­pli­ca­do pen­sar que una mu­jer que va em­pe­zan­do su vi­da se­xual la pue­da vi­vir ple­na­men­te, ya que no só­lo cuen­ta con to­dos esos pen­sa­mien­tos erró­neos, sino que tam­bién tie­ne las hor­mo­nas a la dis­po­si­ción de lo bio­ló­gi­co, la fer­ti­li­dad en su pun­to más al­to y pro­ba­ble­men­te le re­sul­te di­fí­cil de­jar es­to a un la­do para per­mi­tir­le dis­fru­tar al cuer­po al 100%.

Ah, pe­ro ha­ble­mos de los fa­bu­lo­sos 30, que ya es un te­ma to­tal­men­te di­fe­ren­te, pues­to que es­ta­mos más cons­cien­tes de lo que so­mos, sen­ti­mos, pe­ro, so­bre to­do, de lo que que­re­mos y, con ello, la for­ma de ex­pe­ri­men­tar la se­xua­li­dad. Ya con más co­no­ci­mien­to, de­ci­di­mos có­mo pro­yec­tar­nos en ca­da encuentro se­xual; en po­cas pa­la­bras, cuen­tas con la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar con ba­se en lo que te gus­ta sin el mie­do o la an­gus­tia de “ha­cer las co­sas mal”.

PE­RO ¡ATEN­CIÓN!

A pe­sar de lo men­cio­na­do an­te­rior­men­te, no sig­ni­fi­ca que los 20 no sean igual de pla­cen­te­ros, pe­ro, en de­fi­ni­ti­va, no he­mos lle­ga­do al desa­rro­llo fí­si­co ni psi­co­ló­gi­co para al­can­zar la ple­ni­tud en la ca­ma. Jes­si­ca afir­ma que, con el pa­so de los años, las mu­je­res ge­ne­ra­mos una es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, don­de so­mos más fuer­tes e in­de­pen­dien­tes para dis­fru­tar más del se­xo. Es de­cir, des­pués del ter­cer pi­so, te­ne­mos otra con­cep­ción del cuer­po y de la in­for­ma­ción que nos lle­ga, po­de­mos dis­tin­guir qué tie­ne que ver con la edu­ca­ción, la re­li­gión y lo im­pues­to en lo so­cial, per­mi­tién­do­nos su­pe­rar las con­cep­cio­nes ar­cai­cas que nos lle­va­ban a re­pri­mir­nos y así po­der li­be­rar­nos para cre­cer en ma­te­ria eró­ti­ca, sin ata­du­ras o li­mi­ta­cio­nes. Di­cha ma­du­rez nos po­si­bi­li­ta em­po­de­rar­nos en el mun­do y tam­bién du­ran­te los en­cuen­tros ín­ti­mos por­que ¡sa­be­mos qué nos gus­ta y lo pe­di­mos! Así que, ya lo sa­bes, cum­plir 30 no es al­go te­rri­ble, al con­tra­rio, es la edad en la que más ac­ti­vas y fan­ta­sio­sas so­mos, por lo que bus­ca co­nec­tar­te con­ti­go para de­lei­tar­te con el pla­cer que te me­re­ces y tie­nes de­re­cho a sen­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.