Re­la­cio­nes.

Mu­chos pien­san que pri­me­ro es el ma­tri­mo­nio y con el pa­so del tiem­po, tie­nes que pe­dir ayu­da… Pe­ro, ¿no es­ta­mos lle­gan­do tar­dea la so­lu­ción? Qui­zás ya es mo­men­to de que cam­bie­mos esa di­ná­mi­ca de an­ta­ño.

Glamour (México) - - Contents -

Só­lo son no­vios... ¿pe­ro de­be­rían ir a te­ra­pia?

Mi no­vio des­de ha­ce cua­tro años, Doug, y yo es­ta­mos en Tam­pa, en nues­tro si­llón y vien­do la lap­top so­bre la me­si­ta. Tra­to de ver­me bien pa­ra que no se no­te esa pa­pa­da te­rri­ble, pues es­ta­mos en una vi­deo­con­fe­ren­cia con nues­tra con­se­je­ra pre­ma­ri­tal, Ja­ne, quien se en­cuen­tra en Co­lo­ra­do. No me sien­to có­mo­da, más por­que es­ta­mos sien­do eva­lua­dos a tra­vés de una pan­ta­lla, que a ve­ces se con­ge­la. Me pu­se de acuer­do con Doug pa­ra pro­bar es­ta te­ra­pia pa­ra pa­re­jas on­li­ne y sa­ber qué hay de nue­vo con es­ta ten­den­cia, pues has­ta Meg­han Mar­kle y el Prín­ci­pe Harry fue­ron con un ex­per­to an­tes de su bo­da (sin du­da, por­que su re­la­ción ten­drá mu­cha más pre­sión que la de no­so­tros, los mor­ta­les).

La idea de sen­tar­se y ha­blar del fu­tu­ro con un ex­per­to an­tes de la bo­da no es na­da nue­vo. Por ejem­plo, la ase­so­ría pa­ra los ca­tó­li­cos se re­mon­ta a los tiem­pos bí­bli­cos, aun­que ca­da vez más pa­re­jas lo es­tán agre­gan­do a sus pen­dien­tes. Ch­ris­ti­ne Hy­de, tra­ba­ja­do­ra so­cial, clí­ni­ca y te­ra­peu­ta se­xual con li­cen­cia en Nue­va York, di­ce no ha­ber te­ni­do clien­tes en es­ta ma­te­ria ha­ce 10 años, y aho­ra ocu­pan una ter­ce­ra par­te de su agen­da. A me­di­da que ce­le­bri­da­des co­mo Kris­ten

Bell y Dax She­pard ha­blan so­bre sus se­sio­nes, el te­ma ya se ve co­mo al­go sa­lu­da­ble y be­né­fi­co, co­mo ir al yo­ga o dis­fru­tar de un buen desa­yuno. Mien­tras que tres cuar­tas par­tes de los clien­tes de Hy­de tie­nen pro­ble­mas o pre­gun­tas acer­ca de su com­pa­ti­bi­li­dad, ella men­cio­na que quie­nes for­man la frac­ción res­tan­te es­tán con­ten­tos y só­lo quie­ren una opi­nión neu­tra; la in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que un che­queo an­tes de dar el sí es muy in­te­li­gen­te: di­ver­sos es­tu­dios han ha­lla­do que es­to re­du­ce el ries­go de di­vor­cio y motiva la felicidad. Aun­que sea­mos rea­lis­tas: la te­ra­pia qui­zá sea cos­to­sa (su se­gu­ro po­dría no cu­brir la con­se­je­ría de re­la­cio­nes) y no siem­pre es fá­cil cru­zar la ciu­dad pa­ra sen­tar­se una ho­ra en un si­llón. Por eso, la tec­no­lo­gía da la so­lu­ción. Los nue­vos pro­gra­mas vir­tua­les ofre­cen se­sio­nes en vi­vo o lec­cio­nes de vi­deo gra­ba­das y ho­jas de tra­ba­jo que pue­den ha­cer a su rit­mo. A me­nu­do, son me­nos cos­to­sos que la te­ra­pia tra­di­cio­nal y más con­ve­nien­tes, pues es po­si­ble ha­cer­los des­de ca­sa (¡usar pan­ta­lo­nes es op­cio­nal!). Pe­ro, ¿son tan efec­ti­vos co­mo sen­tar­se con un hu­mano? ¿Pue­de un te­ra­peu­ta eva­luar con éxi­to las in­ter­ac­cio­nes mien­tras am­bos es­tán en­cor­va­dos an­te una lap­top?

Doug y yo es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra ave­ri­guar­lo. Pri­me­ro, nos ins­cri­bi­mos en un pro­gra­ma bá­si­co de 25 dó­la­res que con­sis­tía en 22 lec­cio­nes gra­ba­das, lla­ma­do En­vi­sion Lo­ve, im­par­ti­do por Eli­za­beth He­ki­mian-Wi­lliams, un con­se­je­ro au­to­ri­za­do de sa­lud men­tal en Flo­ri­da. La ele­gí por sus cre­den­cia­les y me pa­re­ció bas­tan­te neu­tral des­de el pun­to de vis­ta de la re­li­gión (no te­ne­mos al­gu­na). Tras mos­trar­te las es­ta­dís­ti­cas de di­vor­cios (hu­bo más de 800 mil en Es­ta­dos Uni­dos, en 2016), en la web, ves las lec­cio­nes acom­pa­ña­das de fo­tos de pa­re­jas (en su ma­yo­ría, blan­cas) y son­rien­tes que se to­man de la mano y, en oca­sio­nes, fin­gen es­tar de ex­cur­sión, con fra­ses ins­pi­ra­do­ras de So­pa de po­llo pa­ra el al­ma.

En ge­ne­ral, el pro­gra­ma no es del to­do inú­til, for­mu­la pre­gun­tas im­por­tan­tes a las pa­re­jas, co­mo “¿qué ha­ces y di­ces pa­ra que el otro se sien­ta va­lo­ra­do?”. Sin em­bar­go, nos pa­re­ció abu­rri­do. Doug di­jo que se sen­tía en la es­cue­la. Lue­go de ver el res­to de las sec­cio­nes, ima­gi­né que, en el me­jor de los ca­sos, el efec­to se­ría si­mi­lar al de los pro­gra­mas con­tra el bull­ying: la ama­bi­li­dad po­drá rei­nar unos días, pe­ro van a vol­ver a los ma­los há­bi­tos tar­de o tem­prano. Des­pués, pro­ba­mos Hap­pily Ever Af­ter de Ma­rria­ge365, que se­lec­cio­né por­que los crea­do­res son una pa­re­ja ca­sa­da que es­ta­ba al bor­de del di­vor­cio, an­tes de apren­der có­mo su­pe­rar sus pro­ble­mas. Te­nía­mos cu­rio­si­dad por ver có­mo su en­fo­que se com­pa­ra­ría con los otros pro­gra­mas que in­ten­ta­mos. Res­pues­ta cor­ta: no hi­zo na­da. Por 97 dó­la­res, te dan ac­ce­so a una se­rie de vi­deos con los fun­da­do­res, Ca­sey y Mey­gan Cas­ton, que con­ver­san (y al­gu­nas ve­ces, di­va­gan) so­bre las re­la­cio­nes. Al­gu­nos de sus con­se­jos fue­ron úti­les (por ejem­plo, ha­cer de la co­mu­ni­ca­ción una prio­ri­dad y nun­ca de­jar de sa­lir en ci­tas); aun­que pen­sa­mos que otros eran ma­los: pa­ra ayu­dar a pro­te­ger tu ma­tri­mo­nio, di­cen, uno de los in­te­gran­tes del par nun­ca de­be­ría es­tar con al­guien del se­xo opues­to sin la pre­sen­cia de

“La te­ra­pia

en pa­re­ja re­du­ce el ries­go de di­vor­cio y motiva la felicidad”

su pa­re­ja. Doug y yo fui­mos con­clu­yen­do que po­dría­mos es­tar me­jor ca­li­fi­ca­dos pa­ra dar con­se­jos acer­ca de re­la­cio­nes que ellos. Por úl­ti­mo, pro­ba­mos gro­wing­self.com, fun­da­da por Li­sa Ma­rie Bobby, una te­ra­peu­ta ma­tri­mo­nial y fa­mi­liar con li­cen­cia. El si­tio era cla­ro, es­ta­ba bien or­ga­ni­za­do y ofre­cía va­rios pre­cios (des­de 40 dó­la­res con un pa­san­te, has­ta 150 pa­ra un te­ra­peu­ta de ni­vel doc­to­ral). Tam­bién pa­re­cía más in­clu­si­vo por sus fo­tos, pre­sen­cia LGBTQ y pa­re­jas no tra­di­cio­na­les. An­tes de nues­tra pri­me­ra ci­ta, le di­ji­mos a Ja­ne que ra­ra vez ha­bla­mos de nues­tro fu­tu­ro fi­nan­cie­ro. Tam­bién nos en­vió una eva­lua­ción de 129 pre­gun­tas que in­cluía cues­tio­nes so­bre nues­tros va­lo­res (te­ner ni­ños, el uso de dro­gas, la au­to­no­mía y la re­li­gión) y nues­tras me­tas o preo­cu­pa­cio­nes. In­clu­so an­tes de nues­tra se­sión, ¡Doug y yo des­cu­bri­mos que te­nía­mos mu­cho de qué ha­blar! Cuan­do ini­cia­mos la se­sión, Ja­ne co­men­zó con al­go fá­cil: si sen­tía­mos re­sen­ti­mien­tos al di­vi­dir las ta­reas do­més­ti­cas. Yo di­je que cuan­do es­toy lim­pian­do la co­mi­da del re­fri­ge­ra­dor (que Doug nun­ca ha­ce), re­cuer­do que él ha­ce otras ta­reas, co­mo sa­car los bo­tes de ba­su­ra. Pa­ra Ja­ne, és­ta es una vic­to­ria. Di­jo que eso ha­ce que apre­cies lo que el otro apor­ta a la re­la­ción y no te­ner una pe­lea. Fue lin­do es­cu­char que lo es­ta­mos ha­cien­do bien. Me im­pre­sio­nó que ella tam­bién hu­bie­ra in­ves­ti­ga­do un plan de ac­ción de di­ne­ro fac­ti­ble pa­ra no­so­tros. Te­ner a al­guien que nos guíe en un te­ma in­có­mo­do... bueno, no nos re­sul­ta tan in­có­mo­do. Cu­rio­sa­men­te, lle­ga­mos a otro te­ma fuer­te: si que­re­mos o no ca­sar­nos. Te­nía la va­ga idea de que me ca­sa­ría con él si me lo pre­gun­ta­ra, pe­ro na­da más. Pa­sar de Nue­va York a Tam­pa y com­prar una ca­sa jun­tos ha­ce un par de años fue enor­me (y cos­to­so), ade­más de que re­qui­rió mu­cha ener­gía. Pe­ro aho­ra es­ta­mos tran­qui­los. En­ton­ces, ¿so­mos pe­re­zo­sos? ¿No es­ta­mos tan com­pro­me­ti­dos? Ha­bía evi­ta­do men­cio­nar­lo por­que no que­ría que él se pro­pu­sie­ra só­lo pa­ra ha­cer­me fe­liz. Me cues­tio­né si es­cri­bir es­ta his­to­ria nos lle­va­ría a ha­cer­lo. Y así lo ex­pu­se. Nues­tras res­pues­tas ter­mi­na­ron sor­pren­dién­do­me. A ni­vel prác­ti­co, no te­ne­mos nin­gu­na pre­sión re­li­gio­sa o fa­mi­liar, y no desea­mos hi­jos. Ha­bla­mos de lo ca­ro que se­ría una bo­da pe­que­ña y có­mo una li­cen­cia de ma­tri­mo­nio no nos ha­ría sen­tir más se­rie­dad. Me di cuen­ta de que ca­sar­me no es tan im­por­tan­te co­mo pen­sa­ba. Una bo­da se­ría una fies­ta cos­to­sa, y pre­fe­ri­ría­mos gas­tar nues­tro di­ne­ro en otras co­sas. Doug me di­ce to­dos los días que me ama, pe­ro du­ran­te es­ta con­ver­sa­ción, di­jo al­go que no es­cu­cho siem­pre: no du­da de que soy la per­so­na con la que quie­re pa­sar el res­to de su vi­da. Eso tu­vo más pe­so más pa­ra mí que un tro­zo de pa­pel del re­gis­tro ci­vil. Ex­tra­ña­men­te, la ase­so­ría pre­ma­tri­mo­nial nos hi­zo sen­tir me­jor. ¡Y eso fue des­pués de una se­sión! Era sor­pren­den­te có­mo, con la “guía” co­rrec­ta, só­lo ne­ce­si­tá­ba­mos una ho­ra pa­ra co­men­zar a ai­rear las co­sas que vi­vían en los lí­mi­tes de nues­tra re­la­ción y crean­do in­cer­ti­dum­bre. Eso de lo que no ha­blas, de he­cho, pue­de ser muy da­ñino y, por ello, mu­chas pa­re­jas se se­pa­ran. Al­gu­nos pro­gra­mas co­mo Gro­wing Self se­ña­lan que no es psi­co­te­ra­pia lo que ofre­cen, por lo que si hay pro­ble­mas gra­ves, se ne­ce­si­ta­rá una te­ra­pia más in­ten­si­va que cual­quie­ra que se da en lí­nea. Pe­ro si se desea na­ve­gar por al­gu­nos con­flic­tos que ha­bi­tan ba­jo la su­per­fi­cie y eli­mi­nar los ma­los há­bi­tos a tiem­po, yo di­ría que es­tos nue­vos mé­to­dos son bue­nos pa­ra eso.

Doug y yo no te­nía­mos ni idea de lo que íba­mos a de­cir du­ran­te nues­tra se­sión; sin em­bar­go, una ci­ta pro­gra­ma­da, sin dis­trac­cio­nes, nos hi­zo ha­blar de co­sas que nun­ca dis­cu­ti­mos, pe­ro que sa­bía­mos que era un de­ber. Nos pa­re­ció to­tal­men­te útil con­tar con una per­so­na en vi­vo que ofre­cie­ra co­men­ta­rios neu­tros so­bre có­mo nos co­mu­ni­cá­ba­mos en nues­tro día a día. Cla­ro, en una lec­ción de vi­deo, es muy fá­cil ha­cer click en al­gu­nos links y ocul­tar lo que real­men­te es­tás pen­san­do so­bre un te­ma. Un te­ra­peu­ta pue­de ayu­dar­te a ser res­pon­sa­ble y a que am­bos re­fle­xio­nen a fon­do to­dos los pro­ble­mas que po­drían sur­gir, co­mo si real­men­te qui­sie­ran ca­sar­se, o les in­tere­sa más la idea de una fies­ta... o co­mo en nues­tro ca­so, me­jor pen­sar en una pis­ci­na en el pa­tio de la ca­sa.

“En una ho­ra

de te­ra­pia, ha­bla­mos so­bre co­sas que nun­ca

dis­cu­tía­mos, pe­ro de­bía­mos”

¡Ir a te­ra­pia de pa­re­ja es bueno! Y nun­ca es tar­de pa­ra pe­dir ayu­da.

Si hay pro­ble­mas, no des­car­ten pe­dir una opi­nión pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.