Co­lum­na

¿Dón­de que­dó ese amor sin preo­cu­pa­cio­nes y que pa­re­ce­ría el an­he­lo de to­do el mun­do? Con el tiem­po, se ama (y se desea) de otra ma­ne­ra. Y eso es­tá bien.

Glamour (México) - - Contents -

ha­ce po­co, em­pe­cé a leer Llá­ma­me por tu nom­bre, de An­dré Aci­man. Sí, el li­bro en el que se ba­só la pe­lí­cu­la (ho­mó­ni­ma) pro­ta­go­ni­za­da por Ti­mot­hée Cha­la­met y Ar­mie Ham­mer. Y de­bo de­cir­les al­go: al igual que la cin­ta, es sim­ple­men­te her­mo­so. Es co­mo una car­ta de amor, de esas que po­cas ve­ces se lle­gan a es­cri­bir (¡o re­ci­bir!) en la vi­da. Y mien­tras leía ca­da pá­rra­fo, ca­da ex­pre­sión de de­seo y el in­fi­ni­to an­he­lo por ser vis­to, no de­ja­ba de pen­sar en una co­sa: ¿ha­ce cuán­to tiem­po no experimento ese sen­ti­mien­to con esa desor­bi­tan­te mag­ni­tud? No sé si me que­dó muy gra­ba­da la ima­gen de Elio (el na­rra­dor, de 17 años), pe­ro mi men­te fue con­clu­yen­do que eso se da cuan­do eres jo­ven, y cuan­do cre­ces, se des­va­ne­ce. Aho­ra, en es­ta épo­ca de­no­mi­na­da “la vi­da adul­ta”, me cues­ta mu­cho tra­ba­jo co­no­cer gen­te o, al me­nos, no me mues­tro tan re­cep­ti­va co­mo an­tes. Y con la au­to­pro­me­sa de no acep­tar a na­die que no me ha­ga sen­tir lo bri­llan­te que soy... la co­sa se com­pli­ca. ¿Dón­de que­dó esa El­sa que es­cri­bía car­tas y no de­ja­ba de pen­sar en los in­fi­ni­tos es­ce­na­rios de un fu­tu­ro en­can­ta­dor? ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que me lle­gó al al­ma una can­ción de Juan Ga­briel? No me ma­len­tien­dan: me gus­ta es­ta eta­pa en la que soy mi prio­ri­dad, pe­ro es inevi­ta­ble cues­tio­nar­me si vol­ve­ré a amar co­mo cuan­do era más jo­ven, con ese fre­ne­sí des­bor­dan­te. Y lue­go mi men­te se va a te­rri­to­rios más pe­li­gro­sos: ¿se­rá que la lis­ta de chi­cos que han pa­sa­do por mi vi­da y las ma­las ex­pe­rien­cias (opa­can­do las bue­nas) son los res­pon­sa­bles de que aho­ra me re­sul­te un po­co fa­ti­gan­te el te­ma? Por un gi­ro del des­tino, tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar al au­tor. Y cuan­do le pre­gun­té por Elio y su amor de ju­ven­tud, Aci­man di­jo al­go in­tere­san­te: “Amar así no se tra­ta de ser jo­ven, sino de cuán­ta li­ber­tad te das al ha­cer­lo”. Wow. Me sen­tí un po­co in­ge­nua des­pués de es­cu­char­lo por­que no­té que era yo mis­ma la que se es­ta­ba po­nien­do lí­mi­tes (¡otra vez!). Al­go así co­mo ir pen­san­do: “No soy jo­ven, er­go, ya no se ama con la mis­ma in­ten­si­dad”, y en­ton­ces uso eso co­mo una zo­na de con­fort, no me ani­mo a na­da, y ya en el ka­rao­ke de mi co­ra­zón só­lo se en­cuen­tra dis­po­ni­ble “Yo no na­cí pa­ra amar”, de Juan Ga­briel. Y lue­go, la pa­la­bra cla­ve: li­ber­tad. El gran pro­ble­ma es que cuan­do cre­ces, ya bus­cas otras co­sas, y no es tan fá­cil de­jar­te ir: pa­sión, pe­ro que no cho­que con tu éxi­to la­bo­ral. Di­ver­sión, pe­ro es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Com­par­tir tu vi­da, pe­ro no sa­cri­fi­car tu in­de­pen­den­cia. ¡Son mu­chos peros! Eso sí, nin­guno es gra­tis: aho­ra sé qué me gus­ta y qué no, co­sa que la El­sa del pa­sa­do no te­nía cla­ro. Hoy pa­ra mí es im­por­tan­te cre­cer, ma­du­rar... y, bueno, ¿men­cio­né que se vuel­ve di­fí­cil? Amar (¿desear?, ¡cuán­tas pre­gun­tas!) cie­ga­men­te es una sen­sa­ción lle­na de adre­na­li­na y te ha­ce ver las co­sas de una ma­ne­ra emo­cio­nan­te. Hay quie­nes to­da­vía tie­nen ese su­per­po­der, y no nie­go que a ve­ces los en­vi­dio. Sin em­bar­go, quie­ro creer que las co­sas no son im­po­si­bles pa­ra quie­nes po­ne­mos el co­ra­zón en una ca­ja de cris­tal y nos an­da­mos con cui­da­do. Hay mu­chas ideas en la co­lum­na de es­te mes, pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de uno de los te­mas más dis­cu­ti­dos des­de tiem­pos an­ces­tra­les. Así que hoy con­clu­yo: 1. La in­ten­si­dad del amor no tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad (ni que fue­ra que­so). 2. El amor de ju­ven­tud es ri­co por­que es­tás des­cu­brien­do nue­vas emo­cio­nes. Los peros que va­yas agre­gan­do son por­que es­tás cui­dan­do tu co­ra­zón.

3. Pues... qui­zás de­bo ba­jar la ba­rre­ra un po­co y dar­me más li­ber­tad. Arries­gar tan­ti­to, a ver qué pa­sa. Ya sé: es­tá la po­si­bi­li­dad de que me rom­pan el co­ra­zón... aun­que re­cor­dan­do uno de mis shows fa­vo­ri­tos, Bo­red to Death, me gra­bo las pa­la­bras del ru­so lla­ma­do Di­mi­tri: “Oja­lá te rom­pan el co­ra­zón mu­chas ve­ces por­que eso sig­ni­fi­ca que ha­brás ama­do mu­chas ve­ces”. ¿Y sa­ben qué? Siem­pre es me­jor ha­ber ama­do.

El­sa Ló­pez es­tu­dió Fi­lo­so­fía; por eso, bus­ca res­pues­tas en to­dos

la­dos. Si tie­nes al­gún in­te­rés en par­ti­cu­lar, es­crí­be­nos y su­gié­re­nos un te­ma en:

gla­[email protected]­de­nast.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.