La her­mo­sa ac­triz lle­ga a la pan­ta­lla gran­de pa­ra pro­ta­go­ni­zar la nue­va pe­lí­cu­la de Aqua­man. ¡Des­cu­bre to­do lo que nos di­jo!

Es­te mes, Am­ber in­ter­pre­ta­rá a una gue­rre­ra en Aqua­man… aun­que al ver su for­ta­le­za, ener­gía y el po­der de su voz, no nos que­da du­da: ella tam­bién es una he­roí­na en la vi­da real.

Glamour (México) - - Contenido -

alos pri­me­ros mi­nu­tos de pla­ti­car con Am­ber Heard, me fue inevi­ta­ble no só­lo sen­tir una vi­bra ho­ga­re­ña, co­mo si la con­fian­za se hu­bie­ra ori­gi­na­do ha­ce mu­chos años, sino que ella de­cía las co­sas con tan­ta fuer­za, ale­gría y va­lor, que in­clu­so me con­ta­gió un po­co su ener­gía y, de cier­ta ma­ne­ra, me hi­zo creer que po­día con­quis­tar el mun­do. Al instante no­té que es una de esas per­so­nas que iluminan cual­quier lu­gar don­de se en­cuen­tren y te mue­ven a no desis­tir. Ne­ce­si­ta­mos mu­je­res así. Y pien­so que es jus­ta­men­te por lo que Am­ber es tan ad­mi­ra­da: por­que sa­be que su voz pue­de ser una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chas chi­cas en el pla­ne­ta, y que esa trans­pa­ren­cia te ha­ce to­mar im­pul­so y en­fren­tar­te sin mie­do al mun­do. Por otro la­do, no hay du­da de que su Ins­ta­gram es una cla­se avan­za­da de có­mo las mu­je­res siem­pre de­be­mos es­tar or­gu­llo­sas de nues­tros lo­gros, apo­yar­nos en­tre no­so­tras y cons­tan­te­men­te se­guir el ins­tin­to. Y de­be­mos va­lo­rar­los, en es­pe­cial por vi­vir en un mun­do don­de no­so­tras es­ta­mos lu­chan­do por ga­nar­nos el lu­gar que me­re­ce­mos, y aun­que con­te­mos con al­gu­nas ba­ta­llas per­di­das y otras ga­na­das, Am­ber nos di­ce que no de­be­mos ren­dir­nos an­te la ad­ver­si­dad.

Por otro la­do, de­bo con­fe­sar­les: fue in­creí­ble es­cu­char­la de­cir al­gu­nas co­sas en es­pa­ñol. “En ho­nor al pú­bli­co que lee­rá es­ta en­tre­vis­ta, voy a in­ten­tar con­tes­tar­te en es­te idio­ma, si te pa­re­ce bien... aun­que por fa­vor, ¡aví­sa­me si di­go al­go sin sen­ti­do! (ri­sas)”, ex­pre­só. Pe­ro créan­me: Am­ber, en cual­quier idio­ma, es una ins­pi­ra­ción, la cual nos in­vi­ta a se­guir ade­lan­te siem­pre. Y si bien en es­ta oca­sión acom­pa­ña a Ja­son Mo­moa en Aqua­man, de al­go es­toy se­gu­ra: ella es la ver­da­de­ra he­roí­na que ne­ce­si­ta­mos es­cu­char. Aquí sus pa­la­bras. Sin du­da, Aqua­man es un es­treno bas­tan­te es­pe­ra­do… más en Mé­xi­co, que so­mos una au­dien­cia apa­sio­na­da con es­tas pe­lí­cu­las. ¿Pue­des con­tar­nos so­bre tu per­so­na­je?

¡Me ha­ce muy fe­liz sa­ber eso! Amo tan­to es­te país; es co­mo una se­gun­da ca­sa pa­ra mí. Sig­ni­fi­ca mu­cho que la cin­ta va­ya a ser re­ci­bi­da con tan­to en­tu­sias­mo en mi tie­rra adop­ti­va (ri­sas). Es­toy muy emo­cio­na­da por es­te pro­yec­to, aun­que –de he­cho– ¡sien­to que ya pa­sa­ron un mi­llón de años des­de que gra­ba­mos! Tu­vi­mos un en­tre­na­mien­to de cin­co me­ses y lue­go la fil­ma­mos en sie­te u ocho, así que fue un año de es­fuer­zos. To­da esa di­ná­mi­ca da co­mo re­sul­ta­do que el pro­ce­so se sien­ta co­mo ha­ber pa­sa­do dé­ca­das. Pe­ro de cier­ta ma­ne­ra, ha­ce que el tra­yec­to sea apa­sio­nan­te; la in­ten­si­dad au­men­ta aho­ra que por fin sal­drá a la luz, y que las con­ver­sa­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les han cam­bia­do en tiem­pos re­cien­tes. Cul­tu­ral­men­te, es­toy emo­cio­na­da de ver a mi per­so­na­je, por­que Me­ra es una mu­jer po­de­ro­sa, fuer­te, no es nin­gu­na da­mi­se­la en pe­li­gro que ne­ce­si­te ser sal­va­da. Al prin­ci­pio que yo no es­ta­ba muy fa­mi­lia­ri­za­da con el uni­ver­so de los su­per­hé­roes, yo lo mi­ra­ba des­de afue­ra y pen­sa­ba (sien­do mu­jer adul­ta): “Co­mo fe­mi­nis­ta, ¿qué lu­gar hay pa­ra mí en es­te mun­do?”, re­fle­xio­nan­do es­pe­cial­men­te en es­ta hi­per­se­xua­li­za­ción que sue­le exis­tir con los pa­pe­les fe­meninos. Y no es que ha­ya na­da ma­lo con ser sexy, sino que yo pen­sa­ba que eso no da­ba lu­gar a ro­les fuer­tes. Lue­go, me pu­se sú­per con­ten­ta al sa­ber que sal­dría Won­der Wo­man, pe­ro creí que –pro­ba­ble­men­te– se­ría una ex­cep­ción. Así que me sen­té a leer los có­mics, rea­li­zan­do mi la­bor de in­ves­ti­ga­ción, y re­cuer­do es­to: en las pri­me­ras páginas hay un desas­tre na­tu­ral acuá­ti­co que ha­bía de­vas­ta­do la Tie­rra. En­ton­ces, Aqua­man y Me­ra sal­van a al­gu­nas per­so­nas y es­tán re­sol­vien­do el desas­tre, y una de las per­so­nas le di­ce a Me­ra: “¿Quién eres, la mu­jer de Aqua­man?”, y ella res­pon­de: “No, yo ten­go nom­bre”. ¡Y me en­can­tó tan­to eso! Que sea su pro­pia he­roí­na. Ado­ro que ha­ya ex­pec­ta­ti­vas con es­ta nue­va ener­gía. Se­rá di­fe­ren­te, re­so­na­rá de mo­do dis­tin­to, con la ac­tual re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res y có­mo es­ta­mos exi­gien­do otros ro­les en los me­dios.

¿Cuál es tu per­cep­ción so­bre có­mo han cam­bia­do las pers­pec­ti­vas de per­so­na­jes e his­to­rias que no eran “pa­ra no­so­tras”?

Es co­mo di­ce el vie­jo ada­gio: “El ar­te imi­ta la vi­da”. En la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, se pueA

de dar lu­gar a re­fle­xio­nes en torno a nues­tra vi­da, nues­tro mun­do, se­ña­lar cuan­do las co­sas es­tán mal. Cons­trui­mos es­te ne­go­cio pa­ra cam­biar el pa­no­ra­ma y trans­for­mar ac­ti­tu­des pro­pias. Ese es el pro­pó­si­to del ar­te, en reali­dad. Así que es muy na­tu­ral, pa­ra mí, que las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas ac­tua­les re­fle­jen las cre­cien­tes de­man­das de las mu­je­res, que exi­gen ser re­pre­sen­ta­das de una for­ma más rea­lis­ta. Y no po­dría pa­sar en un mo­men­to más opor­tuno; aho­ra, nos es­ta­mos unien­do con otros pa­ra que nues­tras vo­ces sean más fuer­tes, pa­ra que ten­ga­mos un po­der más du­ra­de­ro. So­lía­mos ha­blar de es­to en pri­va­do, pe­ro ya no más. Le de­ci­mos adiós a esas si­tua­cio­nes frus­tran­tes en las que per­ma­ne­ci­mos su­bor­di­na­das tan­to tiem­po. Re­sis­ti­mos mu­cho y se­ría nues­tra cul­pa se­guir aguan­tán­do­nos. Es co­mo esa idea de “yo gano me­nos y de­bo tra­ba­jar dos ve­ces más pa­ra ob­te­ner la mi­tad del res­pe­to que me­rez­co”, ¿sa­bes? Es­toy fe­liz de que es­ta con­di­ción se es­té res­que­bra­jan­do y for­mar par­te del cam­bio. [Ha­bla en es­pa­ñol] Me sien­to or­gu­llo­sa (que es una pa­la­bra im­po­si­ble de de­cir, ¿eh? ¡Nun­ca pue­do de­cir­la bien!).

Es emo­cio­nan­te es­cu­char­te ha­blar en es­pa­ñol. ¿Qué sien­tes al sa­ber que La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá siem­pre muy pen­dien­te de tus pa­sos?

[Si­gue ha­blan­do en es­pa­ñol] Me fas­ci­na Mé­xi­co, La­ti­noa­mé­ri­ca. La gen­te, la mú­si­ca, su ac­ti­tud, las actividades a las que he ido. Pa­sé mu­cho tiem­po en la CDMX. Y me en­can­ta la cul­tu­ra, la ener­gía, la ma­ne­ra de dis­fru­tar la vi­da. Es­pe­cí­fi­ca­men­te ha­blan­do de Mé­xi­co... es di­fí­cil pa­ra mí ha­llar las pa­la­bras co­rrec­tas, no por de­cir­lo en es­pa­ñol, sino por­que no es fá­cil ex­pre­sar al­go que es tan gran­de en tu al­ma co­mo es­te país lo es pa­ra mí; no le ha­ría jus­ti­cia. Cre­cí cer­ca de la frontera al sur de Aus­tin, al nor­te de San An­to­nio, y ten­go fa­mi­lia en to­do el sur de Te­xas. Mi pa­pá es due­ño de un ne­go­cio de cons­truc­ción ahí, don­de cre­cí, y cuan­do era ni­ña, con­vi­ví con to­dos sus tra­ba­ja­do­res, que fue­ron co­mo mi fa­mi­lia. No hu­bo un mo­men­to en mi ni­ñez en el que no hu­bie­ra una o dos per­so­nas me­xi­ca­nas vi­vien­do con no­so­tros, en nues­tra ca­sa. En mi in­fan­cia, siem­pre hu­bo al­guien de es­te país que fue muy im­por­tan­te pa­ra mi cre­ci­mien­to. Eran mis tíos, mis tías, mis ami­gos. Yo ayu­da­ba a ha­cer las ta­reas, co­mo pin­tar la ca­sa, re­la­ján­do­me, pa­san­do el tiem­po con quien yo sen­tía que era mi fa­mi­lia. Es­cu­ché mú­si­ca nor­te­ña, me en­can­ta­ba el ma­ria­chi... ¡y has­ta que­ría te­ner mi fies­ta de XV años! Y le di­je a mi ma­má: “¡No ma***, ma­má!”, cuan­do des­cu­brí que no iba a te­ner una fies­ta de quin­cea­ñe­ra (ri­sas). Lo es­pe­ra­ba con ilu­sión, ¡y no la tu­ve! Los me­xi­ca­nos, des­de mi pun­to de vis­ta, son im­pre­sio­nan­tes en cuan­to a có­mo siem­pre en­cuen­tran la ma­ne­ra de dis­fru­tar la vi­da.

¡Per­fec­to es­pa­ñol pa­ra una gran respuesta! Y apro­ve­chan­do a tu per­so­na­je Me­ra, ¿có­mo des­cri­bi­rías a una gue­rre­ra de la vi­da real?

Una mu­jer que acep­ta que so­por­tar la in­jus­ti­cia, a las ins­ti­tu­cio­nes que len­ta­men­te nos quie­bran, es peor que el do­lor que pro­du­ce pe­lear con­tra ellas. Una gue­rre­ra es quien lu­cha por lo que es co­rrec­to no só­lo pa­ra ella, sino por un me­jor mun­do pa­ra los de­más, pa­ra sus hi­jas, sus her­ma­nas. Que si bien pen­sá­ba­mos que es más fá­cil ga­nar 80 cen­ta­vos de dó­lar (pa­ra una mu­jer blan­ca co­mo yo, que en el ca­so de las la­ti­nas, es me­nos), que le­van­tar­te en con­tra de tu je­fe o de tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, ¡ya no más! Po­de­mos de­cir­les: “Ya bas­ta. Exi­jo que sea igual”. Ne­ce­si­ta­mos pre­gun­tar­nos no qué se­ría me­jor pa­ra no­so­tras, sino pa­ra el le­ga­do que de­ja­re­mos a nues­tras hi­jas. De­be­mos ha­cer­le fren­te a quien tie­ne más po­der, fí­si­ca y so­cial­men­te. Quie­ro de­cir es­to: “Si es­tás le­yen­do es­ta re­vis­ta, eres una mu­jer con la su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia pa­ra sa­ber que to­das han ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­na for­ma de vio­len­cia”, y que el he­cho de que lo si­ga­mos so­por­tan­do ya no es via­ble, no por­que no po­da­mos con ello... sino por­que no es el mun­do que desea­mos.

Mu­chas mu­je­res te ven co­mo una ins­pi­ra­ción.

¿Te ves a ti mis­ma de esa ma­ne­ra?

Me sien­to muy hon­ra­da y afor­tu­na­da, pri­me­ro, por­que la vi­da me ha­ya pre­sen­ta­do cier­tos re­tos y yo ha­ber de­ci­di­do pe­lear con lo que es injusto, más allá de mí mis­ma, sin im­por­tar lo gran­des que sean las ins­ti­tu­cio­nes con­tra las que lu­che­mos. Es­toy or­gu­llo­sa de ha­ber si­do co­mo Da­vid con­tra Go­liath más de una vez en mi vi­da, y pien­so que ten­go mu­cha suer­te de po­der par­ti­ci­par en la con­ver­sa­ción a tra­vés de mi tra­ba­jo. Soy in­creí­ble­men­te afor­tu­na­da de lu­char por lo que creo. Y tam­bién me sien­to res-

“Es­toy or­gu­llo­sa de ha­ber si­do co­mo Da­vid y Go­liath, más de una vez en mi vi­da, y lu­char por un mun­do me­jor

pon­sa­ble por­que ten­go una voz, y ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser­vir pa­ra apos­tar por lo que es co­rrec­to, y usar­se pa­ra ha­blar por per­so­nas que no tie­nen una pla­ta­for­ma de es­ta mag­ni­tud.

Te ve­mos co­mo una mu­jer muy se­gu­ra. ¿Có­mo po­de­mos, las mu­je­res, ha­cer esos cam­bios, con esa con­fian­za que ve­mos en ti?

Hay una respuesta muy sim­ple: el mun­do aho­ra es di­fe­ren­te. Las con­ver­sa­cio­nes, la cul­tu­ra, las ac­ti­tu­des han cam­bia­do tan­to, y no só­lo ocu­rre por­que sea­mos celebridades, ac­ti­vis­tas o po­lí­ti­cos. Ha­ce­mos es­to por­que ya es un im­pul­so na­tu­ral. Hu­bo mu­je­res que con ce­lu­lar en mano, con es­te sen­ci­llo po­der, han trans­for­ma­do al pla­ne­ta en tres años. Pe­ro es­to ocu­rre no por­que lo ha­ya pro­vo­ca­do la gen­te en po­si­cio­nes de po­der o po­pu­la­res, sino gen­te co­mo tú, co­mo mi her­ma­na, gen­te de a pie y ex­tra­or­di­na­ria en su día a día; han cam­bia­do las re­glas de to­do en es­ta cul­tu­ra, enor­me­men­te. Aho­ra el po­der es­tá en nues­tras ma­nos, li­te­ral­men­te. ¿Qué co­sas te ha­cen sen­tir po­de­ro­sa?

Mis ami­gos, su ayu­da. Mi red de apo­yo, mu­je­res que me dan con­se­jos. An­tes bus­ca­ba a los más gra­cio­sos pa­ra ali­ge­rar las co­sas... Sin em­bar­go, cu­rio­sa­men­te aho­ra de­seo la amis­tad de mu­je­res que ha­cen co­sas va­lien­tes o pe­li­gro­sas, pe­ro im­por­tan­tes; bus­co con­ver­sa­cio­nes y a quie­nes pue­dan aña­dir va­lor e ins­pi­ra­ción a mi vi­da. Cons­tan­te­men­te me re­to a mí mis­ma, me reúno con ac­ti­vis­tas, con gen­te que, si leo que es­tán ha­cien­do al­go, no me que­do sen­ta­da, pen­san­do: “Ay, qué bueno, que si­ga así, to­do per­fec­to”, sino que me acer­co a ellas pa­ra ofre­cer­les mi apo­yo. Bus­co esos mo­vi­mien­tos, y no es ne­ce­sa­rio que ten­gas un tra­ba­jo co­mo el mío pa­ra lle­var­lo a ca­bo; sim­ple­men­te, es la for­ma de re­plan­tear­te las per­cep­cio­nes de las que te ro­deas. No sé si te ha pa­sa­do; yo he no­ta­do que aho­ra nues­tras plá­ti­cas son acer­ca de ideas, tam­bién de amor, pe­ro no ha­bía vis­to que el tiem­po y la ener­gía se vol­ca­ran a cues­tio­nes tan ins­pi­ra­do­ras, ¡no te­nía­mos es­tas te­má­ti­cas tan com­ple­jas! Es­toy ro­dea­da de chi­cas de las que pue­do apren­der. Es ge­nial ver cuán­to he­mos cam­bia­do. Es­toy bus­can­do di­fe­ren­tes pa­no­ra­mas, y mu­je­res que me ins­pi­ren y me desafíen.

¿Có­mo te gus­ta­ría que te re­cor­da­ran?

¿Sa­bes? Siem­pre he que­ri­do que mi me­ta sea es­tar del la­do co­rrec­to de la his­to­ria. Las ac­ti­tu­des, los cam­bios en la cul­tu­ra, en las le­yes, cam­bios de per­cep­ción. Pe­ro hay ten­den­cias, y tie­nes que ob­ser­var­las ob­je­ti­va­men­te, de­bes pre­gun­tar­te: ¿por­qué mi ac­ti­tud dio un gi­ro hacia es­te la­do, por qué he­mos aban­do­na­do cier­tos ras­gos que es­ta­ban tan in­crus­ta­dos en nues­tro pen­sa­mien­to? Y es sen­ci­llo cuan­do ves cuál es el de­no­mi­na­dor co­mún: hay un la­do co­rrec­to de la his­to­ria, y no tie­ne na­da que ver con lo que es po­pu­lar. Nor­mal­men­te, tie­ne que ver con lo que per­ma­ne­ce ocul­to. To­do es­to, al fi­nal del día, se tra­ta de lu­char por lo que es jus­to. Y es un de­ber im­pres­cin­di­ble pre­gun­tar­nos dón­de nos ubicamos res­pec­to a lo que pa­sa so­cial, intelectual y po­lí­ti­ca­men­te. Si co­mien­zas a re­fle­xio­nar en eso, lo más pro­ba­ble es que es­tés del la­do co­rrec­to. No sé... su­pon­go que só­lo quie­ro ser re­cor­da­da por lu­char y pro­te­ger va­lien­te­men­te eso; tra­to de lle­var la con­ver­sa­ción hacia una di­rec­ción más equi­li­bra­da pa­ra los in­mi­gran­tes, las mu­je­res, las ni­ñas, los so­bre­vi­vien­tes de la vio­len­cia. Quie­ro se­guir lu­chan­do por un mun­do más jus­to.

El fu­tu­ro pro­me­te mu­cho. Por úl­ti­mo, con es­ta por­ta­da ce­rra­mos el año, y creo que se­ría bueno te­ner un men­sa­je po­si­ti­vo pa­ra em­pe­zar el 2019. ¿Qué le di­rías a nues­tras lec­to­ras?

Es em­po­de­ra­dor ver lo dis­tin­tos que so­mos. Y son las per­so­nas de a pie quie­nes han cam­bia­do al mun­do con el po­der que tie­nen en sus ma­nos. Las re­des so­cia­les han es­ta­ble­ci­do co­ne­xio­nes en las que ca­da vez me­nos in­tere­san las dis­tan­cias geo­grá­fi­cas. So­mos una co­mu­ni­dad más cons­cien­te, y es­ta­mos más vin­cu­la­das que nun­ca an­tes, en cual­quier pun­to de la his­to­ria. Así que so­mos una co­mu­ni­dad fuer­te que es­tá uni­da, co­mo una fa­mi­lia de di­fe­ren­tes orí­ge­nes, ra­zas, iden­ti­da­des, y es im­por­tan­te que nos man­ten­ga­mos fuer­tes en es­ta lu­cha. Jun­tas, no­so­tras po­de­mos.

“Quie­ro es­tar del la­do co­rrec­to de la his­to­ria. Ser

re­cor­da­da por lu­char por un mun­do más jus­to”

Ves­ti­do y za­pa­tos, Mar­ni. Jo­ye­ría,Tom Binns. . To­tal look, Pra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.