EL CI­RU­JANO DE ES­PA­CIOS

Sus 19 años de tra­yec­to­ria, un li­bro que re­co­pi­la su tra­ba­jo del úl­ti­mo lus­tro y la inau­gu­ra­ción ofi­cial de su show­room. Ha­bla­mos con Ri­car­do Ba­rro­so.

GQ (México) - - DISEÑO - Por Al­fon­so Pa­rra

Al es­cu­char­lo ha­blar de su tra­ba­jo, uno di­fí­cil­men­te po­dría ima­gi­nar a Ri­car­do Ba­rro­so ha­cien­do al­go dis­tin­to a pen­sar, di­se­ñar y crear es­pa­cios, una pro­fe­sión que des­de ha­ce 19 años vi­ve y dis­fru­ta al má­xi­mo. Su ami­ga Eva Lon­go­ria di­ce en el pró­lo­go del re­cien­te li­bro, ti­tu­la­do In­teriors, que Ba­rro­so tie­ne "ese ta­len­to na­tu­ral ne­ce­sa­rio pa­ra con­ver­tir cua­tro pa­re­des y un pi­so só­li­do en un sen­ti­mien­to tan­gi­ble que no to­dos los di­se­ña­do­res de in­te­rio­res po­seen". El li­bro en cues­tión es un com­pen­dio de sus úl­ti­mos cin­co años de tra­ba­jo y se pre­sen­tó ofi­cial­men­te al pú­bli­co du­ran­te la más re­cien­te edi­ción de Art Ba­sel en Mia­mi, mien­tras que en la Ciu­dad de Mé­xi­co, Gua­da­la­ja­ra y Mon­te­rrey fue lan­za­do ha­ce al­gu­nas se­ma­nas.

Ba­rro­so pre­fie­re di­se­ñar es­pa­cios ha­bi­ta­cio­na­les (ha di­se­ña­do has­ta bar­cos pa­ra sus clien­tes), pues con­si­de­ra que en ellos tie­ne una ma­yor li­ber­tad de acción, aun­que es­to no ha si­do obs­tácu­lo pa­ra plas­mar su vi­sión en lu­ga­res co­mer­cia­les co­mo tien­das y res­tau­ran­tes, así co­mo ofi­ci­nas pa­ra gran­des cor­po­ra­ti­vos. Ac­tual­men­te co­la­bo­ra con Ralph Lau­ren pa­ra or­ga­ni­zar un even­to es­pe­cial en la tien­da de la fir­ma ubi­ca­da en Nue­va York.

Otro de los te­mas que lo trae ocu­pa­do es la aper­tu­ra al pú­bli­co de su show­room al po­nien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Al res­pec­to, Ba­rro­so nos di­ce: "Quie­ro trans­mi­tir­le a la gen­te lo que ha­go, que en­tren y vean un lu­gar ya di­se­ña­do, con las ten­den­cias en mue­bles, ilu­mi­na­ción y otros as­pec­tos que a ve­ces se pa­san por al­to, co­mo el olor o la mú­si­ca".

Él atien­de per­so­nal­men­te (ba­jo pre­via ci­ta) a sus clien­tes, en una reunión que pue­de tar­dar va­rias horas y en la que les en­se­ña to­dos los ti­pos de te­las, ta­pe­tes, pi­sos en ma­de­ra o már­mol, toa­llas y sá­ba­nas, va­ji­llas o cu­bier­tos. Los mue­bles que di­se­ña tam­po­co pue­den fal­tar. Ri­car­do lo tie­ne muy cla­ro: él mis­mo ase­gu­ra que el tra­ba­jo de un di­se­ña­dor de in­te­rio­res es una mez­cla en­tre la la­bor de un doc­tor y la de un sas­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.