LAS 10 PE­LÍ­CU­LAS MÁS EM­BLE­MÁ­TI­CAS DEL CI­NE ME­XI­CANO.

GQ (México) - - JUL: 2016 - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Re­cu­rri­mos a la ex­pe­rien­cia y vi­sión de im­por­tan­tes rea­li­za­do­res con­tem­po­rá­neos del ci­ne na­cio­nal pa­ra que ellos mis­mos nos di­je­ran cuá­les son las 10 me­jo­res cin­tas me­xi­ca­nas de to­dos los tiem­pos. Aco­mó­da­te en la bu­ta­ca y dis­fru­ta el re­co­rri­do.

Ha­blar del ci­ne me­xi­cano es hacer re­fe­ren­cia a una in­dus­tria que ha acom­pa­ña­do en to­do mo­men­to a la his­to­ria de nues­tro país. Es hacer re­fe- ren­cia a las ex­cen- tri­ci­da­des fran­ce­sas de Por­fi­rio Díaz, quien en su afán por “mo­der­ni­zar” la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na con­vo­có a una pro- yec­ción pri­va­da (él, su es­po­sa, unos cuan­tos ami­gos y sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos) en el ma­jes­tuo­so Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec la tar­de del 6 de agos­to de 1896, en lo que a la pos­tre se con­ver­ti­ría en la pri­me­ra fun­ción de ci­ne en Mé­xi­co. Ha­blar del ci­ne me­xi­cano tam­bién es hacer re­fe­ren­cia al pa­no­ra­ma mun­dial y sus con­flic­tos ar­ma­dos (uno de los de­to­nan­tes de la tan ala­ba­da Épo­ca de Oro fue la po­ca im­por­tan­cia e inversión que Es­ta­dos Uni­dos ha­cía en el sép­ti­mo ar­te du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial); a la ma­la ad­mi­nis­tra­ción de los man­da­ta­rios me­xi­ca­nos en sus se­xe- nios (que du­ran­te los años 70 y 80 pro­vo­có el es­tan­ca­mien­to de la in­dus­tria); es re­cor­dar los su­ce­sos que han mar­ca­do la his­to­ria na­cio- nal y los pro­ble­mas so­cia­les que han de­ja­do una hue­lla in­de­le­ble a lo lar­go de es­tas más de 10 dé­ca­das.

Ha­blar del ci­ne me­xi­cano tam­bién es hacer re­fe­ren­cia a grandes có­mi­cos, ac­to­res in­mor­ta­les, le­yen­das y ro­man­ces; es re­cor­dar a di­vas que con el trans­cu­rrir del tiem­po van ali­men­tan­do el mi­to en el que se han con- ver­ti­do; es re­vi­vir gé­ne­ros au­tóc­to­nos (el de lu­cha­do­res y el de rum­be­ras) e his­to­rias inol- vi­da­bles; es can­tar una y otra vez los te­mas que han for­ma­do parte de di­ver­sas cin­tas y aplau­dir a sus in­tér­pre­tes; es evo­car frases que mu­chas ve­ces he­mos usa­do en nues­tra vi­da dia­ria y he­mos sa­ca­do a flo­te en plá­ti­cas ca­sua­les (“¡Pe­pe el To­ro es inocen­te!”)… En po­cas pa­la­bras, ha­blar del ci­ne me­xi­cano es en­trar en un diá­lo­go en­ri­que­ce­dor con nues- tro pa­sa­do y pre­sen­te.

Y quién me­jor pa­ra ha­blar de ci­ne me­xi- cano que sus pro­pios crea­do­res. Así, a 120 años de la pri­me­ra pro­yec­ción de ci­ne en Mé­xi­co (aque­lla or­ga­ni­za­da por Díaz), en GQ de­ci­di­mos re­cu­rrir a la ex­pe­rien­cia de al­gu- nos de los rea­li­za­do­res con­tem­po­rá­neos más im­por­tan­tes, quie­nes tu­vie­ron la na­da fá­cil ta­rea de se­lec­cio­nar las 10 pe­lí­cu­las me­xi­ca- nas más em­ble­má­ti­cas de to­dos los tiem­pos.

LOS OL­VI­DA­DOS

Luis Bu­ñuel

SE­GÚN AR­MAN­DO CA­SAS:

“Qui­zás es la pe­lí­cu­la me­xi­ca­na so­bre la que más se ha es­cri­to y, se­gu­ra­men­te, la más co­no­ci­da en el mun­do. Su re­co­no­ci­mien­to no es in­me­re­ci­do. Se­gun­da pe­lí­cu­la de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Au­dio­vi­sual de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO (des­pués de Metrópolis de Fritz Lang), es un agudo re­tra­to so­cial, sin sen­ti­men­ta­lis­mo ni mo­ra­le­ja, que tie­ne su ma­yor fuer­za en el mo­sai­co de la con­di­ción hu­ma­na que puebla su uni­ver­so y que, le­jos de dar lás­ti­ma, re­sul­ta in­te­li­gen­te­men­te com­ple­ja. La vi­sión de Bu­ñuel, con sus fi­nas pin­ce­la­das de su­rrea- lis­mo y ero­tis­mo, rehú­ye el mo­ra­lis­mo y el di­dac­tis­mo, y afir­ma la au­ten­ti­ci­dad den­tro de lo irra­cio­nal”.

¡VÁ­MO­NOS CON PAN­CHO VI­LLA!

Fer­nan­do de Fuen­tes

SE­GÚN ALEJANDRO SPRINGALL:

“És­ta es la pri­me­ra su­per­pro­duc­ción me­xi­ca­na y da ini­cio al ci­ne épi­co. A pe­sar de que con­tó con to­do el apo­yo del go­bierno de Lá­za­ro Cár­de­nas, Fer­nan­do de Fuen­tes (jun­to con Xa­vier Vi­llau­rru­tia) se ale­ja de la his­to­ria ofi­cia­lis­ta al pre­sen­tar a un Vi­lla cruel y egoísta que pe­lea por ‘su re­vo­lu­ción’. Pos­te­rior­men­te se hi­cie- ron las épi­cas ro­mán­ti­cas y fol­kló­ri­cas de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, pe­ro ¡Vá­mo­nos con Pan­cho Vi­lla! se man- tie­ne co­mo un fil­me hu­ma­nis­ta con una na­rra­ti­va y téc­ni­ca im­pe­ca­bles que nin­gu­na otra épi­ca, des­pués de 81 años, ha lo­gra­do su­pe­rar”.

UNA FA­MI­LIA DE TAN­TAS

Ale­jan dro Ga­lin­do

SE­GÚN RI­GO­BER­TO PEREZCANO:

“Me pa­re­ce que es­tá ade­lan­ta­da a su tiem­po, prin­ci- pal­men­te por su rea­li­za­ción y pues­ta en es­ce­na. Una co­me­dia in­te­li­gen­te que, igual que Los Ol­vi­da­dos, es una re­fe­ren­cia en la co­me­dia ac­tual me­xi­ca­na (no la com­pa­ro con nin­gu­na, ya que es su­pe­rior a cual­quie­ra); lo di­go bá­si­ca­men­te, y lo po­de­mos pal­par en nues­tros tiem­pos, por el po­der que tie­ne la co­me­dia en ta­qui­lla cuan­do su te­ma cen­tral es la fa­mi­lia y sus en­re­dos”.

PUE­BLE­RI­NA

Emi­lio Fer­nán­dez

SE­GÚN IVÁN ÁVI­LA:

“Guión de Mau­ri­cio Magdaleno so­bre un ar­gu­men­to de Emi­lio Fer­nán­dez. A esas al­tu­ras, el es­ti­lo de ‘El In­dio’ es­tá muy de­fi­ni­do y a tra­vés de es­te sen­ci­llo dra­ma de pue­blo ha­bla de una ma­ne­ra muy cer­te­ra de la trai- ción y el ca­ci­caz­go post-re­vo­lu­cio­na­rio. La fres­cu­ra, la cre­di­bi­li­dad y el acer­ta­do tono ac­to­ral de Co­lum­ba Domínguez y Ro­ber­to Ca­ñe­do, dos ac­to­res po­co cono- ci­dos en ese mo­men­to y que re­ci­bie­ron la oportunidad de te­ner los pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos por la fal­ta de pre- su­pues­to de la pro­duc­ción, dis­tin­guen par­ti­cu­lar­men­te es­ta pe­lí­cu­la de otros dra­mas cam­pi­ra­nos”.

NAZARÍN

Luis Bu­ñuel

SE­GÚN GA­BRIEL RIPS­TEIN:

“Sin du­da, una de las me­jo­res cin­tas de la ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal, en parte gra­cias a una na­rra­ti­va so­fis­ti­ca­da que rehú­ye a ex­pli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias o sim­ple­zas, a cam­bio de una ex­pe­rien­cia emo­cio­nal inol­vi­da­ble”.

TAJIMARA

Juan Jo­sé Gu­rro­la

SE­GÚN RO­BER­TO FIESCO:

“Si el ci­ne me­xi­cano hu­bie­ra vol­tea­do a ver es­te me­dio­me­tra­je, con­ta- mi­na­do –en el me­jor sen­ti­do– por la me­jor nue­va ola fran­ce­sa, nues­tra his­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pos­te­rior hu­bie­ra si­do dis­tin­ta. Ba­sa­do, ca­si li­te­ral­men­te, en el cuen­to ho­mó­ni­mo de Gar­cía Ponce, Tajimara es una, o tal vez dos, his­to­rias de amor im­po­si­ble, una por la fal­ta de sin­cro­nía en­tre los aman­tes y otra en­tre una pareja de her­ma­nos. Con una li­ber­tad asom­bro­sa en el len­gua­je visual y en el ma­ne­jo de los tiem­pos del re­la­to, es­ta pe­que­ña pe­lí­cu­la es tam­bién el ma­ni­fies­to de­fi­ni­ti­vo de una bri­llan­te ge­ne­ra­ción de in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas de los años se­sen­ta, don­de Gu­rro­la, su di­rec­tor, ofi­cia­ba de sa­cer­do­te”.

CRO­NOS

Gui­ller­mo del To­ro

SE­GÚN EMI­LIO PORTES:

“Por mu­cho, la me­jor pe­lí­cu­la me­xi- ca­na de terror y de las más chin­go­nas en el sub­gé­ne­ro de los chu­pa­san­gre de to­do el mun­do. Ob­vio, se tra­ta de un clá­si­co en­tre el uni­ver­so crea­do por del To­ro”.

EL CA­LLE­JÓN DE LOS MI­LA­GROS

Jor­ge Fons

SE­GÚN ALEJANDRO RAMÍREZ:

“Co­nec­tar con la ima­gi­na­ción del es­cri­tor Na­guib Mah­fuz, ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, y apro­piar­se de su his­to­ria pa­ra arran­car­la de aquel ca­lle­jón egip­cio y si­tuar­la en otro del Cen­tro Histórico de la Ciu­dad de Mé­xi­co, es tan só­lo una de las grandes cua­li­da­des que tie­ne es­ta pe­lí­cu­la. Su di­rec­tor cons- tru­yó un cú­mu­lo de per­so­na­jes que bus­can cum­plir un sue­ño, co­mo cual­quie­ra de los que fui­mos es­pec­ta­do- res; ca­da uno de ellos es tan sim­ple y a la vez tan com- ple­jo, per­so­na­jes en­tra­ña­bles in­ter­pre­ta­dos por uno de los me­jo­res elen­cos del ci­ne me­xi­cano”.

PRO­FUN­DO CARMESÍ

Ar­tu­ro Rips­tein

SE­GÚN MA­NO­LO CA­RO:

“Las ac­tua­cio­nes de Daniel Giménez Ca­cho y Re­gi­na Oroz­co son, sin du­da, de las me­jo­res in­ter­pre­ta­cio­nes que ha da­do el ci­ne na­cio­nal. A eso le te­ne­mos que su­mar una his­to­ria com­ple­ta­men­te uni­ver­sal, que na­ve­ga en­tre lo per­ver­so y lo os­cu­ro con la mis­ma fa­ci­li­dad con que ma­ne­ja los tin­tes de co­me­dia. De­fi­ni­ti­va­men­te es de esas pe­lí­cu­las que, aun­que no per­te­ne­cen a mi gé­ne­ro, me hu­bie­ra gus­ta­do rea­li­zar”.

AMO­RES PE­RROS

Ale­jan dro Gon­zá­le­zi­ñá­rri­tu

SE­GÚN AMAT ES­CA­LAN­TE:

“Par­tea­guas que re­ve­ló una for­ma nue­va y di­ná­mi­ca de con­tar y hacer ci­ne en Mé­xi­co. Re­cuer­do sen­tir un gran ‘por fin’ cuan­do la tu­ve fren­te a mis ojos”.

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE ALEJANDRO RAMÍREZ: To­dos he­mos pe­ca­do, 2008 Mar­ta [corto], 2005 To­da una vi­da [corto], 2006

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE RO­BER­TO FIESCO: Quebranto, 2013 Da­vid [corto], 2005 Pa­lo­ma [corto], 2008 Es­ta­tuas [corto], 2013 Tré­mu­lo [corto], 2015

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE EMI­LIO PORTES: Co­noz­ca la ca­be­za de Juan Pé­rez, 2008 Pas­to­re­la, 2011 El cri­men del cá­ca­ro Gu­ma­ro, 2014

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE GA­BRIEL RIPS­TEIN: 600 mi­llas, 2015

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE IVÁN ÁVI­LA: Adán y Eva (To­da­vía), 2004 La san­gre ilu­mi­na­da, 2007 La ma­ña­na no co­mien­za aquí, 2014

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE RI­GO­BER­TO PEREZCANO: Nor­tea­do, 2009 Car­mín Tro­pi­cal, 2014

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE ALEJANDRO SPRINGALL: San­ti­tos, 1999 Mo­rir­se es­tá en he­breo, 2007 No eres tú, soy yo, 2010

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE AR­MAN­DO CA­SAS: Un mun­do ra­ro, 2001 Fa­mi­lia Gang, 2014 Ma­la­co­pa, 2016 Pa­ra ves­tir santos [corto], 2004

Los ol­vi­da­dos (1950).

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE MA­NO­LO CA­RO: No sé si cor­tar­me las ve­nas o de­jár­me­las lar­gas, 2013 Amor de mis amo­res, 2014 El­vi­ra, te da­ría mi vi­da pe­ro la es­toy usan­do, 2015 La vi­da in­mo­ral de la pareja ideal, 2016

FIL­MO­GRA­FÍA ESEN­CIAL DE AMAT ES­CA­LAN­TE: San­gre, 2005 Los bas­tar­dos, 2008 He­li, 2013 La re­gión sal­va­je, 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.