LIPS­TICK EN EL E SPEJO

Gi­na Za­blu­dovsky nos ha­bla de có­mo los es­te­reo­ti­pos de­ter­mi­nan la vi­da edu­ca­ti­va del país.

GQ (México) - - JUL: 2016 -

Gi­na Za­blu­dovsky

La­pre­sen­cia de las mu­je­res en el tra­ba­jo fue­ra del ho­gar ha trans­for­ma­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a nues­tras so­cie­da­des a par­tir de la se­gun­da parte del si­glo XX. En las zo­nas ur­ba­nas de Mé­xi­co, du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, es­ta par­ti­ci­pa­ción se ha du­pli­ca­do, prác­ti­ca­men­te. En el ám­bi­to edu­ca­ti­vo los cam­bios son aún más drás­ti­cos. En Mé­xi­co el nú­me­ro de es­tu- dian­tes de se­xo fe­me­nino en las uni­ver­si­da­des ha au­men­ta­do a pasos ace­le- ra­dos, pa­san­do de „% en „–… a—…% en ˜…„—. Si só­lo to­ma­mos en cuen­ta a los egre­sa­dos (as), su por­cen­ta­je as­cien­de a ——%.

Ade­más, du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das haha­bi­do un im­por­tan­te in­cre- men­to de la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en pro­fe­sio­nes que an­tes se con­si­de- ra­ban “pro­pias de los hom­bres”, co­mo ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y de­re­cho, don­de su par­ti­ci­pa­ción lle­ga al —™%. Su pre­sen­cia es tam­bién muy im­por­tan­te en es­pe­cia­li­da­des co­mo mer­ca­do­tec­nia, edu­ca­ción, co­mu­ni­ca­ción, odon­to- lo­gía y quí­mi­ca, don­de al­can­zan ci­fras su­pe­rio­res a ™…% (se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior, ANUIES). En el área de salud, su por­cen­ta­je es aún ma­yor, ya que las mu­je­res cons­ti­tu­yen el ™—% de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios. Si bien es cier­to que en es­te úl­ti­mo sec­tor un gran nú­me­ro de ellas se de­di­can ala en­fer­me­ría, en los años re­cien­tes su ins­crip­ción en laca­rre­ra de Me­di­ci­na ha da­do un gi­ro drás- tico y en la ac­tua­li­dad es­tán a la par que los hom­bres e in­clu­so, en al­gu­nas uni­ver­si­da­des, ya son ma­yo­ría. Sin em­bar­go, las mu­je­res es­tán le­jos de al­can­zar­la equi­dad en to­dos los ám­bi­tos y va­rias ocu­pa­cio­nes si­guen sien­do so­cial­men­te con­si­de­ra­das co­mo “mas­cu­li­nas “o “fe­me- ni­nas”. Mien­tras que en las pro­fe­sio­nes re­la­cio­na­das con la edu­ca­ción las mu­je­res cons­ti­tu­yen el % del es­tu- dian­ta­do, en otras dis­ci­pli­nas co­mo las fí­si­co-ma­te­má­ti- cas, cien­cias de la compu­tación y agro­no­mía, su par­ti­ci- pa­ción aún es cla­ra­men­te mi­no­ri­ta­ria.

En las áreas de tec­no­lo­gía, la in­ter­ven­ción de las mu­je­res to­da­vía es muy re­du­ci­da. En las di­ver­sas in­ge- nie­rías –co­mo las ci­vi­les, las in­dus­tria­les y las de sis- te­mas–, el alum­na­do de se­xo fe­me­nino no al­can­za la tercera parte. Es­ta si­tua­ción es aún más drás­ti­ca en las in­ge­nie­rías au­to­mo­tri­ces, ci­vi­les, me­cá­ni­cas y elec­tró- ni­cas, don­de me­nos de „…% de la ma­trí­cu­la es­tá con- for­ma­da por mu­je­res. En el otro ex­tre­mo se en­cuen­tran aque­llas ca­rre­ras cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­das co­mo “fe­me- ni­nas”, co­mo Edu­ca­ción Prees­co­lar, En­fer­me­ría, Nu­tri- ción y Psi­co­lo­gía, don­de por lo me­nos tres de cua­tro es­tu­dian­tes son mu­je­res.

Las cau­sas de la ba­ja par­ti­ci­pa­ción del gé­ne­ro fe­me­nino en las cien­cias bá­si­cas y en las dis­ci­pli­nas que re­quie­ran ma­te­má­ti­cas se de­ben a va­rios fac­to­res, en­tre ellos el he­cho de que, des­de muy tem­pra­na edad, los pro­fe­so­res (as) y pa­dres de fa­mi­lia edu­can me­dian­te es­te­reo­ti­pos que obs­ta­cu­li­zan o no pro­mue­ven el in­te­rés de las mu­je­res en es­tas áreas de co­no­ci­mien­to.

La dis­pa­ri­dad en­tre hom­bres y mu­je­res que aún pre­va­le­ce en las ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias tie­ne im­por­tan- tes con­se­cuen­cias en las opor­tu­ni­da­des de in­gre­so y as­cen­so en el mun­do la­bo­ral: las mu­je­res que ocu­pan los car­gos más al­tos de di­rec­ción en las grandes cor­po­ra- cio­nes del sec­tor privado se con­cen­tran en las áreas de re­cur­sos hu­ma­nos, re­la­cio­nes pú­bli­cas y co­mu­ni­ca­ción. En con­tras­te, su pre­sen­cia es mí­ni­ma en otras di­rec- cio­nes que sue­len brin­dar ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de mo­vi­mien­to ver­ti­cal co­mo in­for­má­ti­ca, ad­mi­nis­tra­ción, fi­nan­zas y ope­ra­cio­nes

En el ca­so de las ocu­pa­cio­nes de los hom­bres, su pre­sen­cia es ba­jí­si­ma en ac­ti­vi­da­des con­si­de­ra­das co­mo “fe­me­ni­nas”, co­mo la Edu­ca­ción Prees­co­lar y la En­fer- me­ría. Lo an­te­rior im­pac­ta des­fa­vo­ra­ble­men­te en la va­rie­dad de ser­vi­cios que se ofre­cen. Así, por ejem­plo, los pa­cien­tes de se­xo mas­cu­lino que bus­can se­ra­ten- di­dos por un en­fer­me­ro en ca­sa, sue­len te­ner po­cas po­si­bi­li­da­des pa­ra en­con­trar­lo. Por otro la­do, un hom­bre de­sem­plea­do no tie­ne opor­tu­ni­da­des de apli­ca­ra tra- ba­jos se­cre­ta­ria­les por­que, a me­nu­do, es­tán res­trin­gi­dos só­lo a mu­je­res. Pa­ra lo­grar un ma­yor equi­li­brio de­be­mos pro­cu­rar una me­jor re­la­ción en­tre hom­bres y mu­je­res en to­dos los ám­bi­tos. En la ac­tua­li­dad los cam­bios ya son mu­chos, ¿quién hu­bie­ra pen­sa­do ha­ce unas ge­ne­ra­cio- nes en una mu­jer po­li­cía o en una de­por­tis­ta le­van­ta­do­ra de pe­sas?

Sin em­bar­go, to­da­vía es mu­cho lo que se tie­ne que hacer pa­ra lo­grar la ver­da­de­ra equi­dad en to­das las áreas. Ne­ce­si­ta­mos más in­ge­nie­ras, pre­si­den­tas, ca­pi- ta­nas de bar­co y pi­lo­tas; y más hom­bres en tra­ba­jos de cui­da­do: en­fer­me­ros, psi­có­lo­gos y edu­ca­do­res.

Gi­na Za­blu­dovsky Ku­per www.gi­na­za­blu­dovsky.com

Twit­ter:@gi­na­za­blu­dovsky. Mail: gi­na­za@unam.mx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.