VO­CES GQ

Re­cor­da­mos a la le­yen­da y al hom­bre: Muham­mad Ali.

GQ (México) - - JUL: 2016 - Por: Ro­dol­fo Lan­de­ros

Ro­dol­fo Lan­de­ros Jo­sé Jaime Hernández

Pri­sio­ne­ro­de su pro­pio cuer­po, Muham­mad Ali, con­si­de­ra­do co­mo el me­jor bo­xea­dor de la his­to­ria y uno de los más grandes atletas de to­dos los tiem­pos, no pu­do ven­cer a su ma­yor ri­val de los úl­ti­mos 32 años, aquel de nom- bre Par­kin­son.

Me en­con­tra­ba cu­brien­do la Co­pa Amé- ri­ca Cen­te­na­rio, si­guien­do a la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de Fút­bol en es­te com­pro­mi­so en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, cuan­do de pron­to se dio a co­no­cer la noticia que es­tre­me­ció por com­ple­to al mun­do del de­por­te: fa­lle­ció Ali en Scot­ts­da­le, Ari­zo­na, a §“ mi­nu­tos de Phoe­nix, la ciu­dad don­de me en­con­tra­ba. Al igual que to­dos, co­no­cía la si­tua­ción que Muham­mad ve­nía com­ba­tien­do des­de ha­ce va­rias se­ma­nas, va­rios años: su salud era frá­gil; sin em­bar­go, es­to no im­pi­dió que el acon­te­ci­mien­to me cim­bra­ra y tu­vie­ra eco en lo más pro­fun­do de mi ser. El gol­pe fue muy du­ro, tan du­ro co­mo aquel no­caut a Sonny Lis­ton que, hoy por hoy, es una de las fo­to­gra­fías de­por­ti­vas más épi­cas.

Es enor­me el legado de­por­ti­vo que de­ja el tres ve­ces cam­peón del mun­do, pe­ro es­toy se­gu­ro de que Muham­mad tam­bién se­rá re­cor­da­do por to­do lo que hi­zo más allá de los lí­mi­tes del cua­dri­lá­te­ro. “¿Por qué Dios es blan­co y no hay án­ge­les ne­gros?

¿Por qué el pa­ti­to feo es ne­gro?”, eran al­gu- nas de las co­sas que se cues­tio­na­ba des­de pe­que­ño. A pe­sar de ha­ber ga­na­do la me­da- lla de oro en los Olím­pi­cos de Ro­ma ’“, no le ser­vían ca­fé y no po­día co­mer un hot-dog en el cen­tro de Louis­vi­lle, Ken­tucky (su ciu­dad na­tal), en­tre mu­chos ac­tos de dis­cri- mi­na­ción que tu­vo que vi­vir en car­ne pro­pia, to­do por el color de su piel.

Ali te de­rro­ta­ba con la men­te an­tes de su­bir­se a los en­cor­da­dos, in­clu­so, fue cono- ci­do co­mo ‘Louis­vi­lle Lip’ (‘El la­bio de Louis- vi­lle’) por su tre­men­da ha­bi­li­dad ver­bal: “Joe Fra­zier es tan feo que cuan­do llo­ra, sus lá­gri­mas se di­ri­gen ha­cia atrás de su ca­be­za”, di­jo al­gu­na vez.

Pe­leó por sus idea­les sin im­por­tar las con­se­cuen­cias: re­cha­zó ir a la Gue­rra de Viet­nam y fue des­po­ja­do de su ce­tro, e in­clu­so fue enviado a pri­sión por es­to; fue ac­ti­vis­ta por los de­re­chos afro­ame­ri­ca­nos en una eta­pa ra­cis­ta en los Es­ta­dos Uni­dos; se unió a Mal­colm X, adop­tó el is­lam y de­jó “su nom­bre de es­cla­vo” (Сas­sius Mar­ce­llus Clay Jr.) pa­ra cam­biar­lo por el de "un hom­bre li­bre": Muham­mad Ali.

Bien pu­do ha­ber si­do Maya An­ge­lou con ba­ta, pan­ta­lon­ci­llos y guan­tes. “¡Flo­ta co­mo ma­ri­po­sa y pi­ca co­mo una abe­ja!”, de­cla­mó el poe­ta an­tes del com­ba­te fren­te al en­ton­ces cam­peón in­vic­to Geor­ge Fo­re- man en Kin­sa­sa, Zai­re (hoy Con­go) en el 74‡ˆ.

Se pen­sa­ba que Fo­re­man era in­ven­ci­ble, pe­ro Muham­mad te­nía un se­cre­to. Aguan­tó a es­pal­das de las cuer­das cual­quier can­ti­dad de los po­de­ro­sos im­pac­tos de ‘Big Geor­ge’ por ‡ asal­tos, ago­tán­do­lo ca­si en su to­ta- li­dad (el es­ti­lo ro­pe-a-do­pe in­no­va­do por Ali), agre­gán­do­le a es­te es­ce­na­rio el in­fer­nal ca­lor de aque­lla ma­dru­ga­da, alen­ta­da por más de ’“ mil al­mas. “¿Eso es to­do lo que traes, Geor­ge?”, le su­su­rró al oí­do, se­gún cuen­ta el pro­pio pu­gi­lis­ta oriun­do de Hous- ton, Te­xas.

Fue allí don­de, ante to­do pro­nós­ti­co, co­nec­tó una com­bi­na­ción ce­rran­do con un gan­cho iz­quier­do con el que man­dó a Fo­re- man a la lo­na, pa­ra re­cu­pe­rar así el cin­tu­rón sie­te años des­pués de que se lo re­ti­ra­ran in­jus­ta­men­te. Más tar­de, am­bos se hi­cie­ron ami­gos. “Es el hom­bre más gran­de que he co­no­ci­do. No es gua­po, es her­mo­so. To­do lo que Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría ser, lo es Muham­mad Ali”, ex­pre­só Geor­ge.

Ali nos en­se­ñó a rom­per con el or­den es­ta­ble­ci­do, a desafiar la au­to­ri­dad irres- pon­sa­ble y so­bre­po­ner­se a la in­jus­ti­cia, por- que co­mo él mis­mo di­jo en al­gu­na ocasión: “Im­po­si­ble no es un he­cho, es una opi­nión”. Un ejem­plo pa­ra to­do el mun­do.

No fui con­tem­po­rá­neo de sus ha­za­ñas, pe­ro mar­có mi vi­da, así co­mo la de millones, y no só­lo eso, tam­bién cam­bió el mun­do pa­ra bien; un gran ejem­plo en un es­ce­na­rio ac­tual en el que la ma­yo­ría de los atletas pre­fie­ren de­jar­se guiar por millones y mi­llo- nes de dó­la­res, y de­sis­ten en la lu­cha por cam­biar to­do lo ne­ga­ti­vo que los ro­dea. Yo, tú y, so­bre to­do, ellos, esos de­por­tis­tas que se en­cuen­tran ac­tual­men­te en el can­de­le­ro, de­be­rían pre­gun­tar­se: ¿va­le la pe­na? Bas­ta echar un ojo a la tra­yec­to­ria y le­yen­da que de­ja atrás Muham­mad, pa­ra en­con­trar la res­pues­ta de di­cho cues­tio­na­mien­to.

Ha col­ga­do los guan­tes te­rre­na­les quien na­ció co­mo Cas­sius Mar­ce­llus Clay Jr. y de­jó el mun­do co­mo Muham­mad Ali. Ya por fin eres li­bre.

Es pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo en Uni­vi­sión De­por­tes des­de 2013. Ha se­gui­do los pasos de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de Fút­bol en even­tos co­mo la He­xa­go­nal Fi­nal pre­via al Mun­dial, la Co­pa del Mun­do de Bra­sil 2014 y la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio es­te año. Tra­ba­jó en Te­le­vi­sa De­por­tes de 2008 a 2013.

“Muham­mad Ali pe­leó por sus idea­les sin im­por­tar las con­se­cuen­cias".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.