LAS CA­RAS DEL TIEM­PO

GQ (México) - - ZAPPING -

Apro­ve­cha­mos­nues­tra visita al más re­cien­te Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Alta Re­lo­je­ría en Gi­ne­gra, Sui­za, pa­ra pla­ti­car con Ja­nek De­les- kie­wicz, Di­rec­tor Ar­tís­ti­co de Jae­ger-le­co­ul- tre, so­bre su la­bor en la fir­ma, así co­mo de una pie­za cla­ve de la ca­sa: el icó­ni­co Re­ver­so.

Si al­guien conoce ca­da de­ta­lle de la evo­lu­ción del le­gen­da­rio Re­ver­so de Jae­ger-le­co­ul­tre, que cum­ple años de ha­ber si­do crea­do, es Ja­nek De­les­kie­wicz, Di­rec­tor Ar­tís­ti­co de la mar­ca. Pla­ti­ca­mos con él du­ran­te el pa­sa­do Sa­lón de la Re­lo­je­ría de Gi­ne­bra (SIHH) .

Pa­ra el aniver­sa­rio nú­me­ro del Re­ver­so au­to- má­ti­co, ¿qué ti­po de sor­pre­sas nos tie­ne re­ser- va­das es­ta co­lec­ción? ¿No es de­ma­sia­do com­pli- ca­do reinventar un clá­si­co art dé­co? “Lo hi­ci­mos des­de …††…, pues el Re­ver­so fue crea­do en …†ˆ…, y así na­ció es­ta nue­va área de de­sa­rro­llo in­dus­trial en el mun­do re­lo­je­ro. An­tes to­do era ar­te­sa­nal, y cuan­do rein­ven­ta­mos el Re­ver­so, en …††…, tra­ta­mos de re­di- se­ñar por com­ple­to el mo­de­lo. Nos di­mos cuen­ta de que era po­si­ble usar la do­ble ca­rá­tu­la, co­sa que an­tes no se ha­bía he­cho. Hi­ci­mos tam­bién el Duet­to, con do­ble zo­na ho­ra­ria. Y des­de en­ton­ces he­mos es­ta­do agre­gan­do dis­tin­tas fun­cio­na­li­da­des: in­te-

gra­mos el tour­bi­llon, el mi­nu­te­ro, ca­len­da­rio per­pe- tuo, el cro­nó­gra­fo. To­do es po­si­ble por­que, ade­más con­ta­mos con un ex­ce­len­te de­par­ta­men­to de in­ge- nie­ría, ca­paz de fa­bri­car cual­quier ca­li­bre y di­se­ño. Por eso nos po­de­mos per­mi­tir so­ñar con cual­quier in­no­va­ción en el uni­ver­so de es­te re­loj.

Gra­cias a la evo­lu­ción que ha ido te­nien­do el Re­ver­so, hoy po­de­mos de­cir que es una de las pie­zas de re­lo­je­ría más em­ble­má­ti­cas en to­do el mun­do, pro­ba­ble­men­te in­clu­so sea la ima­gen de Jae­ger-le­co­ul­tre. De he­cho no hay mu­chos pro­duc- tos así, tan icó­ni­cos en el mun­do. Es­te año ha­bía­mos de­ci­di­do dar­le prio­ri­dad al Gy­ro­tour­bi­llon, aun­que pa­ra mí era de­ma­sia­do gran­de, por­que se le in­te- gra­ron mu­chas fun­cio­nes, se bus­có lle­var­lo a otro ni­vel y en con­se­cuen­cia era di­fí­cil de usar. En­ton­ces co­men­ta­mos que se­ría me­jor des­ta­car un Re­ver­so Gy­ro­tour­bi­llon más “usa­ble”, y fue así que lo de­sa- rro­lla­mos. Los nue­vos mo­de­los que pre­sen­ta­mos (Re­ver­so Clas­sic, Re­ver­so Clas­sic Duet­to, Re­ver­so Clas­sic Large Duo­fa­ce y los tres que ce­le­bran el ani- ver­sa­rio ˆ‰: el Re­ver­so Tri­bu­te Duo­fa­ce, el Re­ver­so Tri­bu­te Ca­len­dar y el Re­ver­so Tri­bu­te Gy­ro­tour- bi­llon) son un lo­gro en cuan­to a su uso y son una proeza de ex­per­ti­se y know-how, son fá­ci­les de leer, son re­lo­jes que pue­de usar cual­quie­ra”.

¿Có­mo na­ce en us­ted la ins­pi­ra­ción pa­ra po­der crear un nue­vo mo­de­lo? “En lo per­so­nal, me gus­ta en­con­trar ins­pi­ra­ción en mi pro­pia vi­da, con­ver­sar con los ami­gos es muy im­por­tan­te... A ve­ces en­cuen­tro una fuen­te de ins­pi­ra­ción en otras dis­ci­pli­nas, en la mú­si­ca, en la pin­tu­ra, en las ar­tes es­cé­ni­cas, por­que jus­to mi tra­ba­jo es co­mo una pues­ta en es­ce­na. El di­se­ño siem­pre tie­ne al­go de ar­te dra­má­ti­co y de he­cho tra­to de asis­tir fre- cuen­te­men­te al tea­tro; la ópe­ra me en­can­ta, me re­sul­ta muy con­mo­ve­do­ra, amo ver to­da esa in­te- gra­ción de bai­la­ri­nes, can­tan­tes y la or­ques­ta”.

¿Us­ted di­bu­ja sus di­se­ños a mano o usa una compu­tado­ra? “Pri­me­ro ha­go un bo­ce­to a mano. Des­pués tra­ba­ja­mos con un jo­ven di­se­ña­dor y usa­mos una compu­tado­ra, por­que de esa ma­ne­ra po­de­mos ir mos­trán­do­le un con­cep­to vir­tual a la gen­te que se en­cuen­tra fue­ra de la ofi­ci­na, to­dos los as­pec­tos del di­se­ño, los co­lo­res... Co­mo una fo­to­gra­fía, una re­pre­sen­ta­ción vir­tual muy fiel”.

¿Cuál es la parte más di­fí­cil de di­se­ñar un re­loj? “Me pa­re­ce que lo más com­ple­jo es en­con­trar una bue­na ex­pre­sión de la fun­ción, de lo que hay de­ba­jo de la ca­rá­tu­la, por­que cuan­do uno se ima- gi­na lo que hay más allá, ne­ce­si­ta in­cluir un ele- men­to en el lu­gar co­rrec­to que per­mi­ta in­fe­rir lo que hay de­trás del di­se­ño”.

¿Qué con­ti­nen­te di­ría us­ted que ha si­do el más ins­pi­ra­dor pa­ra sus di­se­ños a lo lar­go de los años? “Por el mo­men­to es­toy yen­do muy fre- cuen­te­men­te a Su­da­mé­ri­ca, pe­ro en el pa­sa­do via­jé mu­cho a Asia, por­que de­bía­mos re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre es­te con­ti­nen­te, ya que te­nía- mos mu­chos in­tere­ses en ese mercado y si no se conoce la cul­tu­ra pue­de ser di­fí­cil en­ten­der có­mo lle­gar a la gen­te. Pe­ro el mun­do es­tá cam­bian­do y aho­ra ne­ce­si­ta­mos pen­sar en Amé­ri­ca del Sur y en África, y en paí­ses co­mo In­dia”.

Aba­jo: La ciu­dad de Gi­ne­bra, en Sui­za, re­ci­be año con año a mi­les de vi­si­tan­tes, quie­nes lle­gan pa­ra

co­no­cer to­das las no­ve­da­des re­lo­je­ras.

Re­ver­so Tri­bu­te Gy­ro­tour­bi­llon

Re­ver­so Clas­sic Duo

Re­ver­so Clas­sic

Re­ver­so 1931

Fue en el año 1931 cuan­do Jae­ger- Le­co­ul­tre creó lo que más tar­de se con­ver­ti­ría en su pie­za más icó­ni­ca. Ja­nek De­les­kie­wicz.

Pa­tri­mony Re­ver­so, un mo­de­lo crea­do en 1991 pa­ra ce­le­brar los 60 años de la pie­za.

Re­ver­so Tri­bu­te Duo­fa­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.