EL PO­DER DE LA RE­NO­VA­CIÓN

La li­bre ex­pre­sión del Di­rec­tor Crea­ti­vo de Guc­ci, Ales­san­dro Mi­che­le, le ha da­do una nue­va ar­mo­nía a la ca­sa ita­lia­na. Ex­plo­ra­mos la pro­yec­ción de su co­lec­ción SS16 a tra­vés de una na­rra­ti­va es­té­ti­ca que rompe es­que­mas.

GQ (México) - - MODA - Por Fer­nan­do Ca­rri­llo

La­con­cien­cia de un ar­tis­ta ra­di­ca en la sen­si­bi- li­dad y vi­sión que tie­ne del tiem­po y el im­pac­to con el que és­te afec­ta al con­tex­to, de ahí parte la ma­ne­ra en la que trans­for­ma su pro­pia per- cep­ción de la reali­dad en un con­cep­to abs­trac­to y da vi­da a ese re­fle­jo eté­reo en al­go con­cre­to. La mo­da y el ar­te han co­exis­ti­do des­de siem­pre, se han ali- men­ta­do mu­tua­men­te y han re­for­za­do el po­der de la crea­ti­vi­dad a tra­vés de las pren­das en las que nos re­fu­gia­mos y con las que nos iden­ti­fi­ca­mos. Y aquí es don­de en­tra Ales­san­dro Mi­che­le, con cre­ces, al do­tar de un nue­vo ai­re a Guc­ci.

No se re­quie­re ser un ex­per­to en mo­da pa­ra dar­se cuen­ta de que la fir­ma ita­lia­na atra­vie­sa por uno de los mo­men­tos más emo­cio­nan­tes de su his­to­ria. Bas­ta con ob­ser­var la for­ma en la que dio un enor­me sal­to pa­ra re­po­si­cio­nar­se co­mo al­go más que una mar­ca de lu­jo, es­ta­ble­cien­do un nue­vo diá­lo­go con un con­su­mi­dor más ac­tual, sen­si­ble y abier­to al cam­bio.

La rein­ven­ción de Guc­ci con el nom­bra­mien­to de Mi­che­le co­mo Di­rec­tor Crea­ti­vo es el re­sul­ta­do de su ne­ce­si­dad de trans­for­ma­ción, una exi­gen­cia que lle­vó a los di­rec­ti­vos del gru­po Ke­ring a re­plan- tear­se el rum­bo que lle­va­ba has­ta ha­ce no más de dos años el im­pe­rio ita­liano. En 2015 la fir­ma se en­con­tra­ba en un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre eco- nó­mi­ca y crea­ti­va; Fri­da Gian­ni­ni di­ri­gía la di­vi­sión crea­ti­va y su pareja, Pa­tri­zio di Mar­co, era el CEO. Am­bos fue­ron sus­ti­tui­dos por dos asi­duos co­no­ci­dos de la ca­sa: Mar­co Biz­za­rri, ac­tual Pre­si­den­te y CEO, y Ales­san­dro Mi­che­le. Biz­za­rri lle­gó ha­ce más de una dé­ca­da al con­glo­me­ra­do de lu­jo francés (Ke­ring) y des­de en­ton­ces ha sos­te­ni­do car­gos co­mo lí­der y es­tra­te­ga pa­ra di­fe­ren­tes di­vi­sio­nes del gru­po, con- vir­tién­do­se des­de 2012 en miem­bro del Co­mi­té Eje- cu­ti­vo. Mi­che­le, por su parte, tra­ba­jó en el ta­ller de di­se­ño de Guc­ci por 12 años, an­tes de ser as­cen­di­do a Di­rec­tor Crea­ti­vo, pri­me­ro jun­to a Tom Ford, pa­ra pos­te­rior­men­te ser nom­bra­do (en 2006) di­rec­tor de ac­ce­so­rios du­ran­te la ge­ren­cia de Gian­ni­ni, a quien rem­pla­zó en ene­ro del año pa­sa­do.

Lo más in­tere­san­te de Mi­che­le es la for­ma en la que en tan po­co tiem­po con­si­guió en­ta­blar una con­ver­sa­ción con los ver­da­de­ros se­gui­do­res de la mar­ca; in­clu­so, hay quie­nes ase­gu­ran que el obs- tácu­lo de Guc­ci ra­di­ca­ba en que bus­ca­ba lla­mar la aten­ción de una au­dien­cia que ya no exis­tía. Ales-

san­dro se ha acer­ca­do a un pú­bli­co abier­to a ex­pe- ri­men­tar, no só­lo con ac­ce­so­rios, sino en el ready-- to-wear. Des­de ha­ce un año he­mos vis­to aque­llos icó­ni­cos loa­fers, con una vi­sión re­no­va­da por parte de Mi­che­le, re­co­rrer las ca­lles de las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les del mun­do, al igual que bom­bers y su­da- de­ras con es­tam­pa­dos de tigres y abe­jas. El enig­ma fue re­suel­to y el re­sul­ta­do de la su­ma­to­ria en­tre Mi­che­le y Biz­za­rri ha te­ni­do una res­pues­ta fa­vo­ra­ble den­tro y fue­ra de la es­fe­ra de la mo­da.

Ales­san­dro es un re­bel­de ro­mán­ti­co, va en con- tra de los có­di­gos im­pues­tos, pe­ro al mis­mo tiem­po lu­cha por con­ser­var los va­lo­res que se en­cuen­tran en­crip­ta­dos en la his­to­ria de la mo­da masculina. Su co­lec­ción SS es­tá ba­sa­da en la re-con­tex­tua­li­za- ción y pre­sen­ta el en­fren­ta­mien­to de en­ti­da­des ori- gi­na­les con una des­truc­ción de su sig­ni­fi­ca­do, pa­ra lue­go ser re­cons­trui­dos.

Los „„ looks que com­po­nen la co­lec­ción re­pre- sen­tan un himno a la ju­ven­tud y a la rein­ven­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po mues­tran un acer­ca­mien­to a pie­zas clá­si­cas con up­gra­des en di­fe­ren­tes es­ca- las, co­mo los trench en ga­mu­za con el mo­no­gra­ma ins­cri­to, pie­zas sar­to­ria­les con nue­vas si­lue­tas y es­tam­pa­dos, ca­mi­sas pussy bow y al­gu­nas pie­zas y ac­ce­so­rios con la le­yen­da que des­cri­be la lle­ga­da, y pro­ba­ble­men­te el man­tra, de Mi­che­le: L’aveu­gle par Amour (ce­ga­do por el Amor).

MI­CHE­LE HA EN­TA­BLA­DO UNA CON­VER­SA­CIÓN CON UN CON­SU­MI­DOR AC­TUAL, IN­TE­LI­GEN­TE, SEN­SI­BLE Y ABIER­TO AL CAM­BIO

L'avau­gle par

Amour (ce­ga­do por Amor), es el man­tra que ha acom­pa­ña­do a Mi­che­le des­de su pri­me­ra co­lec­ción, y lo he­mos vis­to en bom­bers, abri­gos y ac­ce­so­rios.

En la foto: Ales­san­dro Mi­che­le, Di­rec­tor Crea­ti­vo de Guc­ci, quien ha lle­ga­do a la ca­sa ita­lia­na pa­ra brin­dar­le, con su ta­len­to y vi­sión, un ai­re ar­mó­ni­co y ma­yor pro­yec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.