AR­TE Y GAS­TRO­NO­MÍA

Un dúo apa­sio­nan­te que nos lle­va por los ca­mi­nos del sa­bor y las crea­cio­nes plás­ti­cas, lin­güís­ti­cas y so­no­ras del ser hu­mano. En ve­rano, no hay me­jor plan que vi­si­tar los re­cin­tos cul­tu­ra­les de las di­ver­sas ciu­da­des del país y con­sen­tir, al mis­mo tiem­po,

GQ (México) - - BANQUETES - Por No­nan­tzin Mar­tí­nez

LA BE­LLA Y PRO­LÍ­FI­CA OA­XA­CA

En el es­ta­do don­de la gas­tro­no­mía y la cul­tu­ra nos lle­van por las más au­tén­ti­cas y ex­qui­si­tas crea­cio­nes, siem­pre hay al­go que nos sor­pren­de. En es­te ca­so, el Cen­tro Cul­tu­ral San Pa­blo es un re­cin­to obli­ga­do a vi­si­tar, por­que ade­más de ser un be­llo ex con­ven­to do­mi­ni­co (cons- trui­do en 1529) es un es­pa­cio de­di­ca­do a la con­ser­va­ción y di­fu­sión del am­plio acer­vo ar­tís­ti­co, cul­tu­ral e histórico de Mé­xi­co, des­de una pers­pec­ti­va in­ter­cul- tu­ral (se­de de la Fundación Alfredo Harp He­lú Oa­xa­ca). Si lo vi­si­tas por la ma­ña­na, nues­tra re­co­men­da­ción es que pri­me­ro con­sien­tas tu pa­la­dar con un desa­yuno de su Ca­fé Res­tau­ran­te SP, que fu­sio­na la gas­tro­no­mía oa­xa­que­ña y li­ba­ne­sa, una in­tere­san­te y lú­di­ca com­bi­na­ción que con­ser­va los in­gre­dien­tes bá­si­cos de es­tas dos co­ci­nas pa­ra crear pla­ti­llos con­tem­po­rá­neos muy sa­bro­sos. Pue­des pe­dir los hue­vos ca­zue­la de cho­ri­zo ára­be o jo­co­que y los ta­cos de co­lo­ra­di­to, uno de los mo­les clá­si­cos de la cul­tu­ra za­po­te­ca. Pa­ra la ho­ra de la co­mi­da, des­pués de que ha­yas re­co­rri­do las ex­po­si­cio­nes del cen­tro cul­tu­ral, prue­ba la tla­yu­da li­ba­ne­sa he­cha con car­ne mo­li­da, za­tar, que­si­llo y acei­tu­na ne­gra, crea­ción del chef Yair López Vás­quez, o las en­chi­la­das de flor de ja­mai­ca y la so­pa de li­ma. Ade­más del res­tau­ran­te, en el Cen­tro Cul­tu­ral San Pa­blo hay una bo­ni­ta ca­fe­te­ría pa­ra re­fres­car­se con una be­bi­da fría o sa­bo­rear un ca­fé de al­tu­ra. Es­te mes es per­fec­to pa­ra vi­si­tar Oa­xa­ca, pues se ce­le­bra su má­xi­ma fiesta: La Gue­la­guet­za.

In­de­pen­den­cia #902, Col. Cen­tro, Oa­xa­ca, Oax.

Tel. 01951 501 2148.

DOS VE­CI­NOS DE SAN­GRE AZUL Y ORO

La UNAM tie­ne dos jo­yas que son ve­ci­nas: el Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio Ar­te Con­tem­po­rá­neo (MUAC) y el Res­tau­ran­te Azul y Oro, del chef Ricardo Mu­ñoz Zurita, am­bos ubi­ca­dos en el Cen­tro Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio. El pri­me­ro reúne la co­lec­ción pú­bli­ca de ar­te con­tem­po­rá­neo más am­plia del país. El se­gun­do es un res­tau­ran­te que tie­ne más de una dé­ca­da de­ján- do­nos sa­bo­rear “la gran co­ci­na me­xi­ca­na”. La car­ta cuen­ta con desa­yu­nos y co­mi­das, y a lo lar­go de to­do el año pre­sen­ta fes­ti­va­les que re­sal­tan la gas­tro­no­mía de al­gún es­ta­do de la Re­pú­bli­ca, al­gún pla­ti­llo en par­ti­cu- lar (por ejem­plo, los chi­les en no­ga­da) o un in­gre­dien­te; ade­más de con­tar con chefs in­vi­ta­dos. To­dos los pla­ti­llos te lle­van al ori­gen mis­mo de la gas­tro­no­mía na­cio­nal: me­me­li­tas oa­xa­que­ñas, en­to­ma­ta­das ta­bas­que­ñas, pa­nu­chos de co­chi­ni­ta pi­bil, en­tre otros. Va­le la pe­na dar­se la vuel­ta por la UNAM es­te año y vi­si­tar las ex­hi­bi­cio­nes in­di­vi­dua­les de crea­do- res cla­ve del si­glo XXI co­mo Anish Ka­poor, An­drea Fra­ser y el co­lec­ti­vo Los Car­pin­te­ros, en el MUAC; pa­ra lue­go se­guir dis­fru­tan­do de las de­li­cias de la vi­da con unas en­chi­la­das de ja­mai­ca o un le­gen­da­rio mo­le ne­gro, ela­bo­ra­do ba­jo “las más es­tric­tas tra­di- cio­nes oa­xa­que­ñas”, en el Azul y Oro.

Cen­tro Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio, Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. Te­lé­fono: 5622 7135.

En el Res­tau­ran­te Ba­rro­co no po­dían fal­tar los pla­ti­llos a ba­se de mo­le. El Res­tau­ran­te Ta­ma­yo, que for­ma parte del mu­seo del mis­mo nom­bre, cuen­ta con las crea­cio­nes del chef Ru­bén Or­tiz.

EL GLO­RIO­SO TA­MA­YO

En el co­ra­zón de Cha­pul­te­pec, en una de las zo­nas más be­llas de la Ciu­dad de Mé­xi­co, se en­cuen­tra el Mu­seo Ru­fino Ta­ma­yo, un es­pa­cio de ex­pre­sión del ar­te con­tem­po­rá- neo in­ter­na­cio­nal y de la obra de su fun­da­dor. Es­te re­cin­to tam­bién le da ca­bi­da a los pla­ce­res cu­li­na­rios en su Res­tau­ran­te Ta­ma­yo, que en con- cor­dan­cia con el mu­seo ofre­ce una co­ci­na mo­der­na e in­no­va­do­ra, ins­pi- ra­da en la gas­tro­no­mía me­xi­ca­na, con una cui­da­do­sa se­lec­ción de los in­gre- dien­tes, co­mo su “sen­ci­llo sal­món” gla­sea­do en ma­yo­ne­sa rús­ti­ca de ajo, o el fi­le­te de res re­lleno de es­pi­na­ca con que­so de ca­bra, las car­ni­tas de pa­to o los so­pes de plá­tano, crea­cio- nes del chef Ru­bén Or­tiz. Pa­ra re­fres- car­se, la car­ta cuen­ta, en­tre mu­chas be­bi­das, con cer­ve­zas me­xi­ca­nas ar­te­sa­na­les o li­mo­na­das de la ca­sa. Tam­bién hay desa­yu­nos pa­ra em­pe- zar el día muy ac­ti­vos. Pue­den ele­gir en­tre una gran se­lec­ción de que­sa- di­llas, chi­la­qui­les y ome­let­tes, en­tre otros. Pa­ra ex­pe­ri­men­tar sabores y emo­cio­nes, su­mer­gir­se en el ver­de de la ciu­dad y es­cu­char el can­to de las aves, el Ta­ma­yo es el lu­gar co­rrec­to. Pa­seo de la Re­for­ma #51, Cha­pul­te­pec, Ciu­dad de Mé­xi­co.

Tel. 5211 2197.

MÉ­XI­CO SA­BE A BA­RRO­CO

El ele­gan­te y mo­derno Res­tau­ran­te Ba­rro­co es la pie­za maes­tra que com­ple­men­ta al es­pa­cio del que to­ma su nom­bre: el Mu­seo In­ter­na­cio­nal del Ba­rro­co, un re­cin­to con­ce­bi­do en la ciu­dad de Puebla pa­ra con­tar­nos so­bre es­te pe­rio­do de la his­to­ria uni­ver­sal y los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de su es­té­ti­ca. Di­se­ña­do por el ar­tis­ta ja­po­nés To­yo Ito, ape­nas po­ne­mos un pie en él, ya es­ta­mos en otro mun­do. Des­pués de re­co­rrer sus ex­po­si- cio­nes va­le mu­cho la pe­na vi­si­tar su res­tau­ran­te, pues la ex­pe­rien­cia sen­so­rial se po­ten­cia con la car­ta que ofre­ce su chef Alejandro Cua­te­pot­zo, con la cu­ra­du­ría de la co­ci­ne­ra me­xi­ca­na Mart­ha Or­tiz. Te su­ge­ri­mos em­pe­zar de­gus­tan­do sus aguas fres­cas de ja­mai­ca y es­pe­cias o la hor­cha­ta de maíz ca­cahua­zintle, mien­tras lle­gan a tu me­sa unas cha­lu­pas con car­ni­tas de pa­to, unos es­qui­tes ne­gros o un mo­lo­te de plá­tano ma­cho con ra­bo de res bra­sea­da. Pa­ra el pla­to fuer­te, ¿qué tal una ca­la­ba­za y chi­la­ca­yo­te en pi­pián ro­jo o un mo­le po­blano con pe­chu­ga de pa­vo? De­ja es­pa­cio pa­ra el pos­tre, pues la parte dul­ce tam­bién tie­ne lo su­yo. Pi­de el Lo­re­to y Gua­da­lu­pe, una de­li­cia de cho­co­la­te y fru­tos ahu­ma­dos, lavanda y na­ti­lla. Las ex­po­si­cio- nes tem­po­ra­les del mu­seo ten­drán su ré­pli­ca gas- tro­nó­mi­ca por tiem­po li­mi­ta­do –ca­da dos me­ses, apro­xi­ma­da­men­te–, co­mo la que nos to­có pro­bar a pro­pó­si­to de “La Nao de Chi­na”, en la que un ce­vi­che de ba­gre con co­ra­les co­mes­ti­bles nos lle­vó por la exu­be­ran­cia y bra­vu­ra de las ex­pe­di­cio­nes del si­glo XVI en el Océano Pa­cí­fi­co. Agen­den una visita a Puebla ya y llé­nen­se de los sabores de Mé­xi­co. Reserva Te­rri­to­rial Atlix­cá­yotl No. 2501,

Puebla, Pue.

Tel. 01 222 326 7200.

El Res­tau­ran­te Ba­rro­co es una ex­ten­sión del Mu­seo In­ter­na­cio­nal del Ba­rro­co.

Las car­ni­tas de pa­to, una es­pe- cia­li­dad del Res­tau­ran­te Ta­ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.