EL RES­CA­TE DE VIE­JOS GÉ­NE­ROS

Del folk al pop, re­co­rre­mos aque­llas ban­das y so­lis­tas que, co­mo si se tra­ta­ra de sur­fers de pri­mer ni­vel, con­si­guie­ron na­ve­gar en gé­ne­ros mu­si­ca­les que apa­ren­te­men­te no po­dían ofre­cer na­da nue­vo o cu­yo oca­so en la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca se vis­lum­bra­ba en

GQ (México) - - MÚSICA - Por An­jo Na­va

Pa­ra un sur­fis­ta, la ola per­fec­ta se for­ma cuan­do se con­ju­gan ca­rac­te­rís­ti­cas muy pun­tua­les: la su­per­fi­cie del agua se tie­ne que ver cris- ta­li­na y ter­sa, y en la parte des­cen­den­te de la cres­ta se for­ma un ro­cío pro­ve­nien­te del vien­to de la cos­ta.

Pe­ro lo más im­por­tan­te es la di­rec­ción en la que el cuer­po de agua co­lap­sa con­for­me se acer­ca a tie- rra. Una ma­la ola rompe com­ple­ta a lo lar­go de su lon­gi­tud, lo que ha­ce im­po­si­ble su navegación so­bre una ta­bla. En cam- bio, las me­jo­res man­tie­nen una tra­yec­to­ria e iner­cia de rom­pi­mien­to que flu­ye de uno de sus ex­tre­mos al otro, co­mo si fue­ra una hi­le­ra de fi­chas de do­mi­nó que caen des­pués de que se em­pu­jó la pri­me­ra. Al cum­plir­se es­tos fac­to­res, los pro­fe­sio­na­les en el de­por­te pue­den des­li­zar­se por más tiem­po, ade­más de hacer tru­cos com­ple­jos.

Las olas en la mú­si­ca tie­nen una sig­ni­fi­ca­do dis­tin­to. Son mo­vi­mien­tos re­pen­ti­nos de ar­tis­tas que apa­re­cen en cier­tas épo­cas de la his­to­ria. Sin em­bar­go, hay oca­sio­nes en que ese sur­gi­mien­to se con­vier­te en una oportunidad irre­pe­ti­ble pa­ra que un ac­to o al­gu­na ban­da se aven­tu­re a to­car un gé­ne­ro ol­vi­da­do, pro­vo- can­do un efec­to si­mi­lar al que ocu­rre con sus ho­mó- ni­mas ma­rí­ti­mas: se vuel- ven ap­tas pa­ra sur­car­las en el mercado.

Al igual que las bue­nas olas del surf, es­tos ar­tis­tas no es­ta­llan si­mul­tá­nea­men­te, sino que emer­gen con una ca­den­cia en la que su éxi­to rompe sin­cro­ni­za­da­men­te du­ran­te un pe­rio­do. Uno a uno, van apa­re­cien­do ar­tis­tas im­pul­sa­dos por la fuer­za del an­te­rior, de otra for­ma, di­fí­cil­men­te hu­bie- ran re­per­cu­ti­do en las lis­tas de po­pu­la­ri­dad. Es­tos son al­gu­nos bue­nos ejem- plos re­cien­tes:

Jack y Meg Whi­te, de The Whi­te Stri­pes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.