La co­mu­ni­dad mi­gran­te ba­jo la es­pa­da de Da­mo­cles

2016 se­rá un año de­ci­si­vo pa­ra los millones de in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos.

GQ (México) - - VOCES - Por: J. Jaime Hernández

Du­ran­te­más de 20 años, la fa­mi­lia de Alondra Ji­mé­nez se ha ca­mu­fla­do en­tre las som­bras de la clan­des­ti­ni­dad mi­gra­to­ria en Es­ta­dos Uni­dos. Ha­cia fi­nes de los  , un epi­so­dio de se­cues­tro y ex­tor­sión en la ciu­dad de Gua­da­la­ja­ra les obli­gó a huir del país. Des­de en­ton­ces, Mar­co, el es­po­so de Alondra, ha­bía con­se- gui­do reha­cer su vi­da co­mo téc­ni­co de ai­re acon­di­cio­na­do. Ella con­si­guió tra­ba­jo co­mo des­pa­cha­do­ra de una ca­de­na de men­sa­je­ría. Con grandes es­fuer­zos la fa­mi­lia sa­lió ade- lan­te des­de los su­bur­bios de Chica­go, Illi- nois. Su ca­sa, ro­dea­da por grandes par­ques y cen­tros co­mer­cia­les, pa­re­cía un oa­sis.

Sin em­bar­go, el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, Mar­co fue in­ter­cep­ta­do por agen­tes de in­mi­gra­ción pa­ra ser de­por­ta­do a Mé­xi­co: “Des­de en­ton­ces nos hun­di­mos en la des- es­pe­ra­ción y en la po­bre­za. Mi hi­ja más gran­de y yo no te­ne­mos pa­pe­les. Mi hi­jo me­nor es ciu­da­dano, pe­ro tie­ne un pro- ble­ma de au­tis­mo. No sé que ha­ría si me se­pa­ra­ran de él”, me ex­pli­có Alondra con una voz mar­ca­da por el des­alien­to.

“Tras la de­por­ta­ción de mi ma­ri­do, nos han ofre­ci­do re­fu­gio en la ca­sa de unos co­no­ci­dos. Pe­ro las co­sas no van bien. Ya sa­be, el muer­to y el arri­ma­do a los tres días apes­tan”, con­ti­núa. La fa­mi­lia de Alondra es só­lo un bo­tón de mues­tra de la ma­rea de ex­pul­sio­nes y se­pa­ra­cio­nes de fa­mi­lias que han con­ti­nua­do ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma. Una vez que uno de los pro­ge­ni­to­res es ex­pul­sa­do, la si­tua­ción se tor­na in­su­fri­ble. In­ca­pa­ces de pa­gar la ren­ta o ser de­te­ni­dos por agen- tes de mi­gra­ción, mu­chos de ellos bus­can re­fu­gio en ca­sa de ami­gos o fa­mi­lia­res. Al­gu­nos op­tan por la au­to­de­por­ta­ción o el re­torno vo­lun­ta­rio.

Au­na­do a ello, en mu­chos ca­sos, los hi­jos caen en una es­pi­ral de es­trés post trau- má­ti­co (PTSD). El ren­di­mien­to en la es­cue­la va en pi­ca­da. Los ata­ques de an­sie­dad y de­s­es­pe­ran­za se apo­de­ran de la fa­mi­lia. Mu­chos vi­ven con el te­mor de sa­lir a la ca­lle. En po­cas pa­la­bras, vi­ven se­pul­ta­dos en vi­da. Otros, en cam­bio, de­ci­den dar la batalla. A pe­sar del ries­go a ser de­te­ni­dos y ex­pul­sa- dos, pre­fie­ren sa­lir a dar la ca­ra an­tes que per­ma­ne­cer en las som­bras: “Yo soy una de las mi­les de jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­das que he­mos de­ci­di­do dar la ca­ra. Es­ta­mos con- ven­ci­dos de que, pa­ra de­fen­der los de­re- chos de nues­tras fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des, te­ne­mos que to­mar el ries­go”, ase­gu­ró Ire­ri Un­zue­ta Ca­rras­co, una jo­ven que de­ci­dió de­man­dar al go­bierno de EU por ha­ber­le ne­ga­do el de­re­cho a aco­ger­se al pro­gra­ma de ac­ción di­fe­ri­da co­no­ci­do co­mo DA­CA.

In­mi­gran­te de Mé­xi­co, Ire­ri lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos con só­lo 6 Ÿaños de edad. En me­dio de la peor olea­da de de­ten­cio- nes y de­por­ta­cio­nes en 2012, Ire­ri sa­lió a pro­tes­tar y pro­ta­go­ni­zar ac­tos de desobe- dien­cia ci­vil al la­do de su pa­dre y su ma­dre pa­ra de­nun­ciar la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que afec­ta a más de 11 millones de per­so­nas. Es­ta de­ci­sión de pro­tes­tar le va­lió su ex­pul- sión del pro­gra­ma de ac­ción di­fe­ri­da: “La pro­tes­ta y la desobe­dien­cia ci­vil es un ac­to de amor”, ase­gu­ró Ire­ri Un­zue­ta, quien no la­men­ta su par­ti­ci­pa­ción en un mo­vi- mien­to de de­re­chos ci­vi­les que ya tie­ne ase­gu­ra­do su lu­gar en la His­to­ria.

Al igual que Alondra o Ire­ri, po­co más de 5 millones de in­do­cu­men­ta­dos que as­pi­ran a aco­ger­se a los pro­gra­mas de ac­ción di­fe­ri­da pa­ra evi­tar su de­por­ta­ción, tie­nen la­mi­ra­da pues­ta en los ma­gis­tra­dos de la Su­pre­ma

Cor­te que, es­te mis­mo año, de­be­rán de­ci­dir so­bre la le­ga­li­dad o cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las ór­de­nes eje­cu­ti­vas del pre­si­den­te Oba­ma pa­ra fre­nar la ex­pul­sión de millones.

En ju­nio de 2012, el man­da­ta­rio anun­ció la crea­ción del pro­gra­ma DA­CA (Con­si­de­ra- ción de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia) que, pos­te­rior­men­te (ese mis­mo año) fue ex­pan­di­do pa­ra evi­tar la de­por­ta­ción de más de 2 millones de jó­ve­nes in­do­cu­men- ta­dos. El 20 de no­viem­bre de 2014 el pre­si- den­te anun­ció, ade­más, la crea­ción del pro- gra­ma Ac­ción Di­fe­ri­da por Res­pon­sa­bi­li­dad de los Pa­dres (tam­bién co­no­ci­do co­mo DAPA) pa­ra pro­te­ger a los pa­dres de esos jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos y evi­tar así la se­pa­ra­ción de millones de fa­mi­lias. Es­tos dos pro­gra­mas se en­cuen­tran hoy a con­si­de­ra­ción del Tribunal Su­pre­mo tras la de­man­da in­ter­pues­ta por un juez fe­de­ral de Te­xas con­tra su im­ple- men­ta­ción a ni­vel fe­de­ral. En ca­so de que el má­xi­mo tribunal de­ci­da­va­li­dar la le­ga­li­dad de los pro­gra­mas crea­dos por la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, millones de per­so­nas po­drían sa­lir­de las som­bras. En ca­so con­tra­rio, la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te de EU po­dría en­fren­tar una ava- lan­cha de de­ten­cio­nes y ex­pul­sio­nes de pro- por­cio­nes bí­bli­cas.

Pa­ra ex­per­tos en De­re­cho Cons­ti­tu- cio­nal, co­mo Step­han Le­gomsky, de Saint Louis Uni­ver­sity, “du­ran­te más de cien años, la Su­pre­ma Cor­te ha con­si­de­ra­do de for­ma con­sis­ten­te que la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del go­bierno fe­de- ral, no de los es­ta­dos”.

Con eso en men­te, in­mi­gran­tes co­mo Alondra e Ire­ri man­tie­nen vi­va la es­pe­ran­za, mien­tras re­zan to­das las no­ches pa­ra evi­tar la de­por­ta­ción y se­pa­ra­ción de sus fa­mi­lias.

Du­ran­te ca­si tres dé­ca­das ha si­do corresponsal y enviado es­pe­cial de me­dios me­xi­ca­nos y eu­ro­peos en Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Es­ta­dos Uni­dos. Ha cu­bier­to la Gue­rra del Gol­fo, la Gue­rra Ci­vil en Lí­bano y las in­va­sio­nes a Irak y Af­ga­nis­tán. Co­mo pe­rio­dis­ta en la Unión Ame­ri­ca­na ha si­do tes­ti­go de la lu­cha de la pre­si­den­cia de Ba­rack Oba­ma por hacer reali­dad su agen­da del cam­bio o en­fren­tar la em­bes­ti­da del fan­tas­ma ra­cis­ta que si­gue po­nien­do en du­da su ges­tión en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.