CO­MO GRIE­GOS Y RO­MA­NOS

GQ (México) - - PULSO - Por Dul­ce Ma­ría Ta­ma­yo

Pa­ra es­tas dos cul­tu­ras el cuer­po hu­mano era ob­je­to de re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca. Sus re­lie­ves y pin­tu­ras así lo de­mues­tran. Es­tas ci­vi­li­za­cio­nes fue­ron las pri­me­ras en preo­cu­par­se por la es­té­ti­ca cor­po­ral y fa­cial, así co­mo por la salud y equi­li­brio en­tre cuer­po y men­te. Aquí ha­ce­mos un pe­que­ño ho­me­na­je me­xi­cano a la he­ren­cia de cui­da­do per­so­nal mas­cu­lino que de­ja­ron grie­gos y ro­ma­nos: los spas y las barberías.

PER­FIL GRIE­GO

Si crees que ir a una bar­be­ría es una mo­da ac­tual, es­tás en un error, por­que el ar­te de cor­tar y arre­glar la bar­ba de los hom­bres lle­gó a ser una pro­fe­sión muy po­pu­lar en la An­ti­gua Gre­cia. Allí na­cie­ron las pri­me­ras barberías que se con­vir­tie­ron en pun­tos de reunión equi- va­len­tes a los mo­der­nos clu­bes mas­cu­li­nos, en don­de los asis­ten­tes dis­cu­tían so­bre fi­lo­so­fía, po­lí­ti­ca y ba­na­li­da­des, mien­tras les cor­ta­ban el pe­lo o les arre­gla­ban el bi­go­te. Los ro­ma­nos (apro­xi­ma­da­men­te en el si­glo III A.C.) hi­cie­ron su­ya la cos­tum­bre de acu­dir a un barbero.

Sin em­bar­go, en Ro­ma el asun­to lle­gó mu­cho más le­jos: a los bar­be­ros se les co­no­cía co­mo “ton­so­res”, quie­nes ade­más de cor­tar el pe­lo y afei­tar, ha­cían la ma­ni­cu­ra y la pe­di­cu­ra, per­fu­ma­ban e hi­dra- ta­ban el ca­be­llo con acei­tes na­tu­ra­les e, in­clu­so, al­gu­nos ha­cían las ve­ces de den­tis­tas y, con el pa­sar del tiem­po, has­ta de ci­ru­ja­nos.

Afor­tu­na­da­men­te es­ta ten­den­cia de cui­da­do es­té­ti­co ha re­gre- sa­do en nues­tros días (sin sus com­po­nen­tes mé­di­cos) en la for­ma de lu­ga­res es­pe­cia­li­za­dos en el cui­da­do cos­mé­ti­co mas­cu­lino, don­de no só­lo se ofre­cen ser­vi­cios de cor­te y arre­glo de bar­ba y pe­lo, sino tam­bién ma­sa­jes cor­po­ra­les, ca­pi­la­res y fa­cia­les. Aquí al­gu­nos bue­nos ejem­plos:

ES­TÉ­TI­CA RO­MA­NA

Los an­ti­guos grie­gos creían que el agua te­nia pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas. Por ejem­plo Hi­pó­cra­tes, "el pa­dre de la me­di­ci­na", re­co- men­da­ba el uso de agua fría y ca­lien­te pa­ra ali­viar pro­ble­mas de salud, co­mo el do­lor­de ca­be­za, de ojos, de oí­dosy has­ta el in­som­nio. Pa­ra los ro­ma­nos los ba­ños to­ma­ron el pa­pel de cen­tros de reunión y de salud, ele­ván­do- los a ni­ve­les de ri­tual con in­fra­es­truc­tu­ras com­ple­jas, don­de, ade­más de acu­dir pa­ra re­la­jar­se, mu­chos lo ha­cían pa­ra cu­rar­se de reumas, ar­tri­tis, do­lo­res es­to­ma­ca­les y ali­viar la re­sa­ca.

En cuan­to a la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra spa, exis­ten dos teo­rías: una apun­ta a que es el acró­ni­mo del la­tín Sa­lus Per Aqua (salud por agua); la otra se la atri­bu­ye al nom­bre del pue­blo bel­ga de Spa, muy re­co­no­ci­do en Ro­ma por sus aguas ter­ma­les.

Hoy en día es­tos cen­tros han lle­ga­do a so­fis­ti­ca­dí­si­mos ni­ve­les de re­la­ja­ción y be­ne- fi­cios pa­ra la salud, co­mo los si­guien­tes:

En Ro­ma los ba­ños al­can­za­ron el ni­vel de cen­tros de reunión y de salud.

La tra­di­ción de las barberías se re­mon­ta has­ta la Gre­cia y Ro­ma An­ti­guas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.