Mar­ga­ri­ta Es­pe­rón La­ra 10/08/1990

Chihuahua, Chihuahua Em­pren­de­do­ra am­bien­tal. “Co­mo una per­so­na muy ac­ti­va, di­ná­mi­ca y abier­ta”. “To­do es­tá en la men­te”.

GQ (México) - - TAYLOR SWIFT -

Ejem­plos­de mu­je­res me­xi­ca­nas jó­ve­nes y exi­to­sas hay mu­chos; sin em­bar­go, son po­cos los ca­sos en los que la la­bor de es­tas ins­pi­ra­do­ras cuen­tan con igual­dad de con­di­cio­nes y el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cen. És­te es uno de esos po­cos ejem­plos afor­tu­na­dos. Mar­ga­ri­ta es ga­na­do­ra del Pre­mio Na­cio­nal del Em­pren­de­dor 2015 or­ga­ni­za­do por la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía, que se otor­ga a los me­xi­ca­nos que han des­ta­ca­do por sus ideas, em­pre­sas y em­pren­di­mien­tos in­no­va­do­res. La distinción re­co­no­ce su es­fuer­zo, ta­len­to y li­de­raz­go con su pro­yec­to pa­ra re­cu­pe­rar la pro­duc­ti­vi­dad de las tie­rras. “To­do em­pe­zó con un es­tu- dio so­bre cuá­les eran las pro­ble­má­ti­cas am­bien­ta­les más fuer­tes que íba­mos a en­fren­tar en un fu­tu­ro y me di cuen­ta de que las tie­rras es­tán de­jan­do de ser fér­ti­les y pro­duc­ti­vas. Me in­tere­só to­do aque­llo re­la­cio­na­do con las zo­nas se­cas, por­que vi­vo en una de las re­gio­nes más ári­das del país, que ade­más su­fre de es­ca­sez de agua”, re­la­ta Mar­ga­ri­ta, quien ha tra­ba­ja­do con más de 15 in­ves­ti­ga­do­res de di­ver­sas uni­ver- si­da­des, tec­no­ló­gi­cos, cen­tros es­pe­cia­li­za­dos en ali­men­tos, et­cé­te­ra. “Me de­di­qué a bus­car fon­dos pa­ra hacer la in­ves­ti- ga­ción y sa­ber de qué ma­ne­ra la tie­rra po­dría se­guir sien­do pro­duc­ti­va”, co­men­ta.

Por eso creó la em­pre­sa Am­bient, don­de desa­rro­lló un par de mo­de­los de tra­ta­mien­to de re­si­duos lla­ma­dos “Bo­num” y “Siem­pre Ver­de”. “No­so­tros bus­ca­mos que los re­si­duos sean tra­ta­dos de ma­ne­ra eco­nó­mi­ca y cien­tí­fi­ca- men­te via­ble. Ela­bo­ra­mos ese pro­ce­so de tra­ta­mien­to pa­ra los re­si­duos or­gá­ni­cos, pa­ra po­der apli­car­los a los suelos y que así se pue­da desa­rro­llar la ve­ge­ta­ción en cual­quier lu­gar, de acuer­do con las ne­ce­si­da­des de ca­da re­gión”.

Pa­ra po­der rea­li­zar un diag­nós­ti­co, pri­me­ro ne­ce­si­ta re­vi- sar los re­si­duos que hay y hacer es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio; pos­te­rior­men­te pro­ce­sa los re­sul­ta­dos en un soft­wa­re que desa­rro­lló y así sa­be cuál es el tra­ta­mien­to ade­cua­do. “Se apli­ca en pro­gra­mas de re­fo­res­ta­ción, de cui­da­do de cul- ti­vos o de re­cu­pe­ra­ción de áreas ver­des. To­do lo que es­té re­la­cio­na­do con el me­jo­ra­mien­to de las plan­tas”, se­ña­la.

Cuan­do se le cues­tio­na acer­ca de qué ha si­do lo más com­pli­ca­do, responde sin du­dar: “Ge­ne­rar con­cien­cia en la gen­te. Es un te­ma al que no se le ha da­do di­fu­sión por­que es di­fí­cil de en­ten­der, es muy téc­ni­co, pe­ro a fi­nal de cuen­tas to­do vie­ne del sue­lo: ár­bo­les, ali­men­tos, ro­pa, et­cé­te­ra. La gen­te aún no en­tien­de que es al­go que les afec­ta y a lo que le de­ben po­ner aten­ción, no es só­lo un pro­ble­ma de agri­cul- to­res”, re­ma­ta la em­pren­de­do­ra oriun­da de Chihuahua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.