Mr. Hil­fi­ger

GQ (México) - - NEWS -

Con­ver­sa­mos en Shan­gái, Chi­na, con el hom­bre que des­de el prin­ci­pio de­ci­dió que iba a con­ver­tir su nom­bre en re­fe­ren­te de mo­da y es­ti­lo.

“La de­mo­cra­ti­za­ción de la mo­da es po­der ven­der a un con­su­mi­dor in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, cul­tu­ra, tra­di­cio­nes... Es ha­cer la mo­da más ac­ce­si­ble en tér­mi­nos de pre­cio, y ser in­clu­si­vos”.

Arries­gó en su sa­li­da al mun­do com­pa­rán­do­se, sien­do un des­co­no­ci­do, con los di­se­ña­do­res más fa­mo­sos de su épo­ca y hoy es el al­ma ma­ter de una mar­ca que no ne­ce­si­ta más que su nom­bre pa­ra ser in­me­dia­ta­men­te iden­ti­fi­ca­da. Nos en­con­tra­mos en Chi­na con Tommy Hil­fi­ger pa­ra ha­blar de mo­da, de qué sig­ni­fi­ca ser un ícono aho­ra y có­mo re­vo­lu­cio­nar el re­tail en blan­co, ro­jo y azul.

El Ho­tel Pe­nín­su­la de Shang­hái es uno de esos ejem­plos de la nue­va Chi­na, un es­pa­cio in­men­so en sus for­mas ar­qui­tec­tó­ni­cas, pe­ro a la bús­que­da de un cla­si­cis­mo eu­ro­peo en la so­bria de­co­ra­ción de sus ha­bi­ta­cio­nes. Una mez­cla cos­mo­po­li­ta en la que nos es­pe­ra Tommy Hil­fi­ger (El­mi­ra, Nue­va York, 1951), el mo­gul de los di­se­ña­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Ape­nas ha cam­bia­do des­de la úl­ti­ma vez que lo vi en la Gran Man­za­na. Qui­zá su ca­be­llo es­té al­go más blan­co, pe­ro man­tie­ne la mis­ma son­ri­sa so­se­ga­da cuan­do te es­tre­cha la mano, co­mo si los va­rios asis­ten­tes que le ro­dean no es­tu­vie­ran allí y to­da su aten­ción se con­cen­tra­ra en el in­ter­lo­cu­tor mien­tras un in­men­so ejér­ci­to de mo­de­los, es­ti­lis­tas, pro­duc­to­res, ma­qui­llis­tas y cons­truc­to­res dan las úl­ti­mas pin­ce­la­das a Tommy Now, el show iti­ne­ran­te que nos va a mos­trar en bre­ve en el Bund, esa zo­na atra­ve­sa­da por el río Huang­pu.

Se­gun­do de nue­ve hi­jos en una fa­mi­lia de cla­se tra­ba­ja­do­ra, su ma­dre, Vir­gi­nia, era en­fer­me­ra, mien­tras que su pa­dre, Ri­chard, la­bo­ra­ba en una jo­ye­ría. Tommy Hil­fi­ger asis­tió a la Aca­de­mia Gra­tui­ta de El­mi­ra, un lu­gar ex­tre­ma­da­men­te frío en in­vierno que cuen­ta en­tre sus ha­bi­tan­tes ilus­tres na­da más y na­da me­nos que al ge­nio de las le­tras Mark Twain, quien es­cri­bió sus obras más fa­mo­sas —Las aven­tu­ras de Tom Saw­yer, Las aven­tu­ras de Huc­kle­berry Finn y Un yan­qui en la cor­te del rey Ar­tu­ro— en una cons­truc­ción de ma­de­ra que le pro­por­cio­na­ba tran­qui­li­dad y al res­to le evi­ta­ba los hu­mos de su eter­na pi­pa.

Hoy, el di­se­ña­dor, co­mo el es­cri­tor, es un nom­bre tan co­no­ci­do en el mun­do (aun­que pen­só cam­biar­lo a Tommy Hill por­que no le pa­re­cía que fue­ra fá­cil de pro­nun­ciar), que has­ta su pro­pio do­mi­nio web re­za sim­ple­men­te tommy.com.

Tommy Hil­fi­ger vi­vió el mun­do fas­ci­nan­te de la Nue­va York de los años 70 y 80, las no­ches de Stu­dio 54 e in­clu­so tra­tó en oca­sio­nes con Andy War­hol, de quien po­see in­tere­san­tes pie­zas en su fa­bu­lo­sa co­lec­ción de ar­te re­par­ti­da en to­das sus man­sio­nes. Tie­ne cua­tro hi­jos con su pri­me­ra es­po­sa, Su­sie: Ally, Ricky, Eli­za­beth y Kath­leen, mien­tras que con la si­guien­te, Dee, tie­ne un hi­jo lla­ma­do Se­bas­tian.

En 1984, Hil­fi­ger fue reclutado por el em­pre­sa­rio in­dio Mohan Mur­ja­ni, quien bus­ca­ba un di­se­ña­dor pa­ra di­ri­gir una nue­va lí­nea de mo­da pa­ra hom­bres y que le per­mi­tió crear la eti­que­ta usan­do su pro­pio nom­bre. La pa­re­ja anun­ció la lle­ga­da de Hil­fi­ger a la es­ce­na con una cam­pa­ña de mar­ke­ting que in­clu­yó una enor­me car­te­le­ra en Ti­mes Squa­re en la Gran Man­za­na que nom­bra­ba a Hil­fi­ger co­mo la pró­xi­ma gran mar­ca en la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se, has­ta en­ton­ces do­mi­na­da por Ralph Lau­ren y Cal­vin Klein. Tras unos años de éxi­to y al­gu­na in­cer­ti­dum­bre, en ma­yo de 2010, su com­pa­ñía, ca­da vez más ren­ta­ble, se ven­dió por ca­si 3 mil mi­llo­nes de dó­la­res al con­glo­me­ra­do Phi­llips-van Heu­sen. Y en 2012, la in­dus­tria lo con­sa­gró con el ga­lar­dón a la tra­yec­to­ria del Con­se­jo de Di­se­ña­do­res de Mo­da de Es­ta­dos Uni­dos.

“Tommy nun­ca ha te­ni­do nin­gu­na idea erró­nea de que él sea un Ba­len­cia­ga o un Ch­ris­top­her Ka­ne. Es más un di­se­ña­dor ac­ce­si­ble, y lo di­go de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”, co­men­tó una vez de él la to­do­po­de­ro­sa An­na Win­tour. Y qui­zá na­die más que Tommy Hil­fi­ger po­dría es­tar de acuer­do con esa de­fi­ni­ción. “So­mos una mar­ca in­clu­si­va y de­mo­crá­ti­ca, que­re­mos abrir los shows al con­su­mi­dor, a to­do el pú­bli­co. Los mi­llen­nials quie­ren com­prar in­me­dia­ta­men­te lo que ven el des­fi­le”.

Qui­zá esa es la res­pues­ta al pro­yec­to que se pre­sen­ta de nue­vo aquí en Shang­hái, don­de he­mos lle­ga­do pe­rio­dis­tas y ce­le­bri­da­des de to­do el mun­do, pe­ro que su­po­ne de ver­dad que los di­se­ños se acer­quen a su con­su­mi­dor po­ten­cial me­dian­te esa es­tra­te­gia —“es­tre­san­te pe­ro es­ti­mu­lan­te”—, en la que los pro­ta­go­nis­tas se en­cuen­tran al otro la­do de las pan­ta­llas de los ce­lu­la­res que si­guen en tiem­po real el des­fi­le pre­si­di­do por esa rei­na mi­llen­nial que es Hai­ley Bald­win y que pue­den ad­qui­rir de in­me­dia­to las pie­zas de la co­lec­ción. “Que­ría­mos po­ner to­das las pie­zas dis­po­ni­bles en el mer­ca­do. Y crear in­tere­san­tes ex­pe­rien­cias en el pú­bli­co. Y per­mi­tir al con­su­mi­dor com­prar di­rec­ta­men­te del des­fi­le, así no só­lo mos­tra­mos la co­lec­ción, sino una nue­va ma­ne­ra de ven­der las pie­zas que for­man par­te de ella. Ha si­do muy in­tere­san­te idear ese sis­te­ma, es el ca­mino del fu­tu­ro”, ex­pli­ca con un in­di­si­mu­la­do or­gu­llo. Y man­tie­ne una ob­se­sión que le ha per­se­gui­do des­de los tiem­pos en que fue fal­sa­men­te acu­sa­do de ha­cer ro­pa só­lo pa­ra unos po­cos. “La de­mo­cra­ti­za­ción de la mo­da es ven­der a un con­su­mi­dor in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, cul­tu­ra, tra­di­cio­nes… Es ha­cer la mo­da más ac­ce­si­ble en tér­mi­nos de pre­cio y tam­bién ser in­clu­si­vos”.

Por su­pues­to, uno de los pro­ta­go­nis­tas de la jor­na­da es Le­wis Ha­mil­ton. El cam­peón de Fór­mu­la 1 es la es­tre­lla in­vi­ta­da y pre­sen­ta su cáp­su­la Tommyx­le­wis, co­crea­da con el di­se­ña­dor y que ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de ver en pri­mi­cia al­go des­pués de la mano del pi­lo­to, quien mues­tra un ex­ce­len­te hu­mor qui­zá por es­tar ale­ja­do unas ho­ras de la exi­gen­te com­pe­ti­ción. Pre­gun­ta­mos al crea­ti­vo por di­cha cáp­su­la y nos com­par­te: “La co­lec­ción con Le­wis es una ce­le­bra­ción de nues­tros clá­si­cos re­in­ter­pre­ta­dos con nue­vas te­las, nue­vos de­ta­lles, nue­vas for­mas de em­be­lle­cer las pie­zas, por­que

“So­mos una mar­ca in­clu­yen­te y de­mo­crá­ti­ca; que­re­mos abrir los shows al con­su­mi­dor, a to­do el pú­bli­co”.

nun­ca pa­sa­rán de mo­da. Se tra­ta de ha­cer­los re­le­van­tes hoy en día. Hay pie­zas em­ble­má­ti­cas que lla­ma­mos Tommy Icons, pe­ro a las que uni­mos a esas per­so­nas que hoy con­si­de­ra­mos íco­nos, co­mo Win­nie Har­low, Hai­ley Bald­win, y la co­lec­ción, por su­pues­to, de Le­wis Ha­mil­ton, quien es un sím­bo­lo en sí mis­mo. Es­ta pro­pues­ta en con­cre­to lle­va el es­ti­lo del hom­bre a un ni­vel dis­tin­to, ya que ele­va el street sty­le a un pel­da­ño su­pe­rior, más mo­derno. Lo es­pe­cial de Le­wis es su pa­sión por la mo­da, su es­ti­lo es úni­co y él es un re­pre­sen­tan­te im­pe­ca­ble de la cul­tu­ra de hoy, no só­lo por­que es una es­tre­lla del de­por­te, sino por­que tam­bién ado­ra la mú­si­ca y sa­be qué es lo que mue­ve el mun­do en la ac­tua­li­dad”.

LA VI­DA DE TOMMY HIL­FI­GER es po­si­ble re­su­mir­se en éxi­to. Po­see to­dos esos ele­men­tos que ha­cen la exis­ten­cia más atrac­ti­va: man­sio­nes en Nue­va York y en Mia­mi, así co­mo un nom­bre re­co­no­ci­ble en to­do el pla­ne­ta. ¿Cuál es la fór­mu­la del triun­fo? “Pa­ra mí, ca­da día es mu­cho más in­tere­san­te que el an­te­rior. Hay tan­tas co­sas que ocu­rren a la vez que no­so­tros tra­ta­mos de em­pu­jar per­ma­nen­te­men­te la mar­ca ha­cia ade­lan­te, man­te­ner­la úni­ca y no­ve­do­sa, pro­vo­ca­ti­va y cos­mo­po­li­ta”. Y cuan­do le in­sis­ti­mos so­bre el ori­gen de su ins­pi­ra­ción, su dis­cur­so po­dría ha­ber si­do co­pia­do de la cuen­ta de Ins­ta­gram de un mi­llen­nial, no de al­guien con ca­si sie­te dé­ca­das de vi­da: “Las ideas que me ins­pi­ran son múl­ti­ples y di­ver­sas, tie­nen mu­cho que ver con mi in­te­rés en la cul­tu­ra po­pu­lar de hoy, en el ar­te, la mú­si­ca, la mo­da, los de­por­tes o el en­tre­te­ni­mien­to. No quie­ro que la fir­ma en­ve­jez­ca o que de­je de cre­cer; quie­ro que evo­lu­cio­ne. Le­wis Ha­mil­ton, Aria­na Gran­de, Ney­mar, Tay­lor Swift, Car­di B, me ins­pi­ran. To­dos ellos ex­pre­san nue­vas ideas que nos re­tan. No hay una fór­mu­la fi­ja pa­ra que es­tas ideas se tra­duz­can en di­se­ños; a ve­ces es só­lo un sua­ve aroma de ellas, ca­si co­mo si las olie­ras de al­guien en un es­ce­na­rio o en la ca­lle, o có­mo la gen­te mez­cla su ro­pa. Un día po­de­mos es­tar mi­ran­do a las Kar­das­hian, otro a Gi­gi y Be­lla Ha­did, o a Se­re­na Wi­lliams en la can­cha de te­nis, y nues­tro re­to es sa­ber có­mo in­cor­po­rar a Tommy Hil­fi­ger esas ideas. Te­ne­mos que tommy­fi­car­las y ese es el se­cre­to o nues­tra fór­mu­la má­gi­ca. Ha­cer­las nues­tras y que em­pie­cen a ser par­te de nues­tra fa­mi­lia”. Pa­la­bra de crea­dor.

Arri­ba, Hai­ley Bald­win y el pi­lo­to de Fór­mu­la 1 Le­wis Ha­mil­ton. Am­bas es­tre­llas fue­ron par­te del show que Tommy Hil­fi­ger pre­sen­tó en la siem­pre im­po­nen­te ciu­dad de Shang­hái.

El di­se­ña­dor acom­pa­ña­do por Le­wis Ha­mil­ton du­ran­te el des­fi­le de Shang­hái.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.