DIE­GO LU­NA

Es uno de los hom­bres del mo­men­to y na­die po­dría ob­je­tar­lo. Su as­cen­den­te ca­rre­ra, ac­ti­vis­mo y su pa­pel en Nar­cos: Mé­xi­co —la apues­ta se­rial de Net­flix que es co­mo una des­car­ga de adre­na­li­na al co­ra­zón— son las car­tas a su fa­vor.

GQ (México) - - NEWS - FO­TOS ASH­LEY FRANGIE TEX­TO ALE­JAN­DRO MAN­CI­LLA

El ac­tor es­tá im­pa­ra­ble des­de que pro­ta­go­ni­zó Ro­gue One. Mues­tra de ello es que aca­ba de es­tre­nar la re­cien­te tem­po­ra­da de una de las se­ries más vis­tas de La­ti­noa­mé­ri­ca, Nar­cos: Mé­xi­co.

Me da mie­do que sa­ques un ar­ma y me dis­pa­res si no te gus­tan mis pre­gun­tas”, le ad­vier­to. Tras ver Nar­cos: Mé­xi­co, es irre­me­dia­ble no te­ner pre­sen­te la es­ce­na del res­tau­ran­te en la que su per­so­na­je ase­si­na a ba­la­zos a un ri­val. Die­go ríe y con­fie­sa: “Fí­ja­te que lo pen­sé muy bien an­tes de acep­tar el pa­pel; es al­go di­fe­ren­te a lo que ha­bía he­cho an­tes”. En la se­rie in­ter­pre­ta a Mi­guel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do —el ca­po que re­con­fi­gu­ró el ne­go­cio de las dro­gas en Mé­xi­co— y lo­gra trans­mi­tir esa frial­dad cri­mi­nal so­se­ga­da e im­pre­de­ci­ble. “El re­to fue crear un per­so­na­je tri­di­men­sio­nal que no fue­ra el ma­lo-ma­lo y mos­trar la os­cu­ri­dad que lo ori­lló a ha­cer lo que tú y yo no ha­ría­mos. Él, co­mo no­so­tros, sen­tía, su­fría, se enamo­ra­ba, te­nía fa­mi­lia y ami­gos”. El ac­tor siem­pre se ha ma­ne­ja­do con de­ter­mi­na­ción a la ho­ra de ele­gir qué rol agre­ga­rá a su ca­tá­lo­go pri­va­do de per­so­ni­fi­ca­cio­nes. “La li­ber­tad fue la en­se­ñan­za más va­lio­sa que mi pa­dre me ha da­do”, re­cuer­da Die­go so­bre su pro­ge­ni­tor —el es­ce­nó­gra­fo Ale­jan­dro Lu­na—, a quien le de­di­có su Pre­mio a la Tra­yec­to­ria en la re­cien­te en­tre­ga de los Pre­mios GQ 2018.

Unas ho­ras an­tes de nues­tro en­cuen­tro, la lle­ga­da del ac­tor al ho­tel pa­ra la se­sión de fo­tos y la en­tre­vis­ta, ha­bía in­vo­lu­cra­do una lo­gís­ti­ca dig­na de je­fe de Es­ta­do. Y es que es uno de los más ase­dia­dos por el pú­bli­co y la pren­sa, quie­nes no pier­den opor­tu­ni­dad de acer­car­se a quien de­fi­ni­ti­va­men­te es par­te de la reale­za his­trió­ni­ca me­xi­ca­na. Pe­ro lo cier­to es que lle­gó re­la­ja­do y son­rien­te —sin fans al ace­cho—, mien­tras sus asis­ten­tes se co­mu­ni­ca­ban por ce­lu­lar y de­cían co­sas co­mo “Die­go vie­ne en­tran­do” o “aca­ba de cru­zar el pa­tio”. Ni su per­so­na­je en Nar­cos: Mé­xi­co ten­dría ese des­plie­gue de se­gu­ri­dad. La se­rie es­tá ba­sa­da en aquel trá­gi­co epi­so­dio en que un Fé­lix Ga­llar­do en as­cen­so

es in­ves­ti­ga­do por el agen­te de la DEA En­ri­que Ca­ma­re­na (Mi­chael Pe­ña), en el vio­len­to con­tex­to na­cio­nal de la dé­ca­da de los 80. “Te­nía co­mo nue­ve años cuan­do pa­só. Re­cuer­do que leía los dia­rios de mi pa­pá y esa reali­dad me mar­có”. Si bien cuan­do se anun­ció que par­ti­ci­pa­ba en el se­rial, Lu­na fue cues­tio­na­do por, su­pues­ta­men­te, fri­vo­li­zar el te­ma del nar­co­trá­fi­co, él es­tá se­gu­ro de su de­ci­sión: “La idea es mos­trar que es­to no pa­só muy atrás en la his­to­ria re­cien­te y que po­de­mos cam­biar­la. Hoy, los nú­me­ros fa­ta­les su­pe­ran a dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas y a los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses muer­tos en Viet­nam”, afir­ma. Y so­bre un en­cuen­tro hi­po­té­ti­co en la vi­da real con el lla­ma­do Je­fe de Je­fes —Ga­llar­do, ac­tual­men­te en pri­sión—, en el que el ma­fio­so (co­mo un se­gui­dor más) qui­zá has­ta le pe­di­ría un au­tó­gra­fo, Die­go reac­cio­na: “Ay, ca­brón, qué di­fí­cil, creo que más bien yo le pre­gun­ta­ría si vio la se­rie, qué le pa­re­ció y si nos fal­tó al­go”.

A prin­ci­pios de año, el his­trión sos­tu­vo una plá­ti­ca con Ed­ward Snow­den —el ac­ti­vis­ta di­si­den­te y exa­se­sor de la CIA—, y és­te le hi­zo sa­ber que es­ta­ba al tan­to de los ca­sos lo­ca­les de es­pio­na­je gu­ber­na­men­tal con­tra pe­rio­dis­tas y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos. “Me di cuen­ta de que el ti­po es­tá preo­cu­pa­do por lo que pa­sa en Mé­xi­co. Me pin­tó un pa­no­ra­ma que co­nec­ta al mun­do en­te­ro”, ase­gu­ra Lu­na, quien —hay que men­cio­nar­lo— es una de las ce­le­bri­da­des más crí­ti­cas (“su go­bierno no me re­pre­sen­ta”, le di­jo re­cien­te­men­te a EPN en Twit­ter). Por for­tu­na, cree que nun­ca ha si­do vi­gi­la­do por el ser­vi­cio se­cre­to: “Me he sen­ti­do espiado de otra ma­ne­ra y fue una du­ra in­va­sión a la pri­va­ci­dad de la que me cos­tó sa­lir. Cuan­do iba a na­cer Je­ró­ni­mo, nues­tro pri­mer hi­jo, nos fui­mos a Los Án­ge­les pen­san­do que na­die nos iba a es­tar ob­ser­van­do. Pe­ro pa­só to­do lo con­tra­rio; in­clu­so ro­ba­ron su ul­tra­so­ni­do”, re­cuer­da so­bre el ase­dio al que se vio ex­pues­to jun­to a su en­ton­ces es­po­sa Ca­mi­la So­di y al hi­jo de am­bos. La pa­re­ja pro­creó pos­te­rior­men­te a una ni­ña lla­ma­da Fio­na, en ho­nor a la ma­dre de Die­go, Fio­na Ale­xan­der, quien fa­lle­cie­ra cuan­do él te­nía dos años de edad.

El ac­ti­vis­mo es otro de sus im­pul­sos y re­cien­te­men­te par­ti­ci­pó con los mi­gran­tes de las ca­ra­va­nas cen­troa­me­ri­ca­nas. “En el via­je, vie­nen ni­ños y al­gu­nos via­jan so­los. Lo que hi­ci­mos con Eco­ci­ne­ma y Am­bu­lan­te fue en­viar pan­ta­llas y pro­yec­tar pe­lí­cu­las to­das las no­ches”. Ade­más, es em­ba­ja­dor de la or­ga­ni­za­ción Ci­ru­ja­nos de Es­pe­ran­za, la cual rea­li­za com­pli­ca­das ope­ra­cio­nes de co­ra­zón en lu­ga­res don­de los me­no­res mue­ren sin esa aten­ción. Pe­ro Lu­na tam­bién se ha da­do tiem­po pa­ra otros asun­tos, co­mo de­jar que

“se es cha­ro­las­tra has­ta la muer­te”.

la can­tan­te Mon La­fer­te lo se­duz­ca: “Es bien lin­da, sa­lir en su vi­deo (“El be­so”) me de­jó cla­ro que es una chin­go­na, y sí, me pu­so ner­vio­so. Una mu­jer gua­pa si­gue po­nién­do­me ner­vio­so”.

Sin lu­gar a du­das, el cha­ro­las­tra —co­mo su per­so­na­je en la pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón, Y tu ma­má tam­bién (2001)—, sí que se ha con­so­li­da­do co­mo ac­tor. Pe­ro ni ser par­te de la his­to­ria de la ci­ne­ma­to­gra­fía por su pa­pel en Ro­gue One: A Star Wars Story (2016) o el ha­ber com­par­ti­do cré­di­tos con fi­gu­ras co­mo Tom Hanks, Sean Penn, Ke­vin Cost­ner o Pe­né­lo­pe Cruz le mue­ve el pi­so: “Se es cha­ro­las­tra has­ta la muer­te. Los cha­ro­las­tras fui­mos je­dis des­de siem­pre”, ase­gu­ra y re­ma­ta: “Me fal­ta mu­chí­si­mo por con­quis­tar; pe­ro lo me­jor de ser ac­tor es que mien­tras más co­sas te pa­san en la vi­da, más his­to­rias pue­des con­tar”. Die­go aca­ba de pres­tar­le su voz a un per­so­na­je ani­ma­do en Ta­les of Ar­ca­dia: 3 Be­low, de Gui­ller­mo del To­ro, y re­cién ter­mi­nó Wan­der Darkly, jun­to a Sien­na Mi­ller: “Dis­fru­té tra­ba­jar con ella en una cin­ta tan am­bi­cio­sa. Es uno de esos guio­nes que has­ta que no ves el fil­me edi­ta­do, no sa­bes si va a fun­cio­nar o si fue una gran idea que se que­dó ahí”. Ade­más, se anun­ció que pa­ra 2019 pro­ta­go­ni­za­ría con su per­so­na­je de Cas­sian An­dor una nue­va se­rie ba­sa­da en Star Wars: “Vol­ver a ese uni­ver­so se­ría muy es­pe­cial pa­ra mí”, de­cla­ró a The Holly­wood Re­por­ter des­pués de dar­se a co­no­cer la no­ti­cia. Una asis­ten­te nos avi­sa muy se­ria­men­te que el ac­tor tie­ne que ir­se, pe­ro él se da tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar la pre­gun­ta so­bre lo que sig­ni­fi­ca vi­vir en tiem­pos de Trump, de vio­len­cia y de un mun­do com­pli­ca­do. “¿Sa­bes? Creo que el amor sí es co­mo lo pin­tan. Fi­nal­men­te, es lo que nos con­vier­te o en al­go su­bli­me o en per­so­nas te­rri­bles y pe­li­gro­sí­si­mas”.

Sué­ter de cue­llo al­to, H&MAbri­go, Welton & Sons

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.