FUT­BOL EN CU­BA

Has­ta ha­ce unos años, el béis­bol era el de­por­te por ex­ce­len­cia en la is­la… aun­que lle­gó el In­ter­net y cam­bió el pa­no­ra­ma por com­ple­to.

GQ (México) - - NEWS - POR ABRAHAM JI­MÉ­NEZ ENOA FO­TOS NURIA LÓ­PEZ TO­RRES

El béis­bol, de­por­te hi­per­po­pu­lar en Cu­ba, ha si­do des­pla­za­do len­ta­men­te, des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da, por el soc­cer. Hoy, en la is­la, es co­mún ver fans de Ney­mar y Messi.

Luis Que­sa­da tie­ne 18 años, y co­mo to­do ado­les­cen­te, quie­re imi­tar a su ído­lo: el fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño Ney­mar. En sus ma­nos lle­va ta­tua­das una cruz y un an­cla; en­tre sus de­dos se lee la pa­la­bra LO­VE y SHHHH, una ono­ma­to­pe­ya que in­vi­ta al si­len­cio. Tie­ne gra­ba­dos en sus an­te­bra­zos los nom­bres de dos fa­mi­lia­res y en la par­te tra­se­ra de su pan­to­rri­lla iz­quier­da, el di­bu­jo de un ba­lón de fut­bol con alas.

To­dos los ta­tua­jes de Luis son los mis­mos que lle­va Ney­mar gra­ba­dos en su cuer­po. “Lo si­go en Ins­ta­gram y Fa­ce­book, y ahí he apren­di­do mu­cho de su vi­da. Mi sue­ño es lle­gar a ser un pro­fe­sio­nal co­mo él”, di­ce quien es una de las pro­me­sas del equi­po ju­ve­nil de fut­bol sa­la del mu­ni­ci­pio Habana Vie­ja.

Ha­ce tan só­lo cin­co años, cuan­do Luis co­men­zó a co­rrer con el ba­lón en­tre sus pies, el go­bierno cu­bano per­mi­tió a sus ciu­da­da­nos el ac­ce­so a In­ter­net. Así, Luis des­cu­brió que, a tra­vés de la red, po­día se­guir de cer­ca a su ído­lo. Ca­da día va a una de las 666 sa­las de na­ve­ga­ción o una de las 752 áreas pú­bli­cas con co­ne­xión Wi-fi que ha ha­bi­li­ta­do el es­ta­do pa­ra es­tar al tan­to del más in­sig­ni­fi­can­te de los por­me­no­res de la vi­da del as­tro bra­si­le­ño.

Por eso, cuan­do Luis jue­ga al soc­cer, in­ten­ta pun­tear el ba­lón con el ex­te­rior de su pie de­re­cho co­mo lo ha­ce su ído­lo. Por eso, lle­va su short a la al­tu­ra de la pel­vis en­se­ñan­do el elás­ti­co del cal­zon­ci­llo y an­da sin ca­mi­se­ta pa­ra mos­trar sus ta­tua­jes. Por eso, se em­pe­ña en ca­da ju­ga­da en ha­cer al­gu­na fi­li­gra­na sa­li­da del re­per­to­rio y el in­ge­nio de Ney­mar.

Con la lle­ga­da del In­ter­net a Cu­ba, el más uni­ver­sal de los de­por­tes, una ma­qui­na­ria mer­can­til es­pe­cia­li­za­da en cap­tar au­dien­cias lo­gró afian­zar­se en la is­la co­mo la pa­sión más prac­ti­ca­da y se­gui­da des­pla­zan­do al béis­bol, bas­tión de la Re­vo­lu­ción y de­por­te na­cio­nal. La glo­ba­li­za­ción tam­bién con­quis­tó así a uno de los úl­ti­mos re­duc­tos del co­mu­nis­mo en oc­ci­den­te.

Pe­ro no fue en 2013 cuan­do Cu­ba co­men­zó a pa­de­cer la fie­bre del fut­bol, sino a me­dia­dos de la pri­me­ra dé­ca­da del ac­tual si­glo. El béis­bol cu­bano per­dió mu­chos afi­cio­na­dos, pro­duc­to de la emi­gra­ción de sus pe­lo­te­ros ha­cia li­gas pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ras, y el soc­cer se abrió pa­so con las tras­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas de los prin­ci­pa­les tor­neos de se­lec­cio­nes y clu­bes in­ter­na­cio­na­les.

An­tes de que Cu­ba co­men­za­ra a tras­mi­tir en su te­le­vi­sión na­cio­nal las li­gas fo­rá­neas, la úni­ca al­ter­na­ti­va que te­nían los afi­cio­na­dos en la is­la pa­ra se­guir es­te de­por­te era cap­tar la se­ñal de on­da cor­ta de emi­so­ras ra­dia­les fue­ra de los lí­mi­tes del ar­chi­pié­la­go ca­ri­be­ño a tra­vés de una ra­dio so­vié­ti­ca.

En 2008, Raúl Cas­tro asu­mió las rien­das po­lí­ti­cas del país. Una de las pri­me­ras re­for­mas del nue­vo man­da­ta­rio fue per­mi­tir el ac­ce­so de la gen­te lo­cal a los ho­te­les, con­di­ción que te­nían ve­ta­da. De es­ta ma­ne­ra, los fans del fut­bol em­pe­za­ron a acu­dir en ma­sa a ba­res pa­ra pre­sen­ciar los par­ti­dos en vi­vo a tra­vés de la te­le­vi­sión sa­te­li­tal.

Una dé­ca­da des­pués, los cu­ba­nos no só­lo han he­cho de los dia­rios y las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das en soc­cer sus pro­duc­tos pre­fe­ri­dos en la red, sino que tam­bién han co­men­za­do a ge­ne­rar sus pro­pios con­te­ni­dos. Da­gui­to Val­dés, 35 años, vi­ve en Pi­nar del Río, la pro­vin­cia del ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la is­la, y es you­tu­ber. Des­de 2017, Yo ha­blo fút­bol se con­vir­tió en una al­ter­na­ti­va lo­cal a los pro­gra­mas de los gran­des ca­na­les de te­le­vi­sión.

Con 100 ca­pí­tu­los dis­po­ni­bles en su ca­nal de la pla­ta­for­ma, Da­gui­to co­men­ta que “des­de el mi­nu­to 1, mi sue­ño fue tra­ba­jar pa­ra los cu­ba­nos, ha­blar­les a ellos. Por eso, creo que he ve­ni­do a lle­nar la opi­nión de ca­sa”.

La idea de Yo ha­blo fút­bol sur­gió cuan­do Val­dés y unos ami­gos crea­ron un show en vi­vo en un ci­ne de Pi­nar del Río. El es­pa­cio era quin­ce­nal y en ca­da ci­ta se reunían al­re­de­dor de 150 per­so­nas pa­ra de­ba­tir so­bre de­por­te, pe­ro el go­bierno de la pro­vin­cia de­ci­dió ce­rrar el pro­gra­ma. A Da­gui­to no le que­dó al­ter­na­ti­va, tu­vo que mo­di­fi­car su idea y co­lo­car­la en In­ter­net.

Tiem­po des­pués, ya afian­za­do den­tro de la co­mu­ni­dad de you­tu­bers cu­ba­nos, el crea­dor de Yo ha­blo fút­bol fue in­vi­ta­do du­ran­te la pa­sa­da Co­pa del Mun­do de Ru­sia a la “Me­sa re­don­da”, pro­gra­ma de aná­li­sis po­lí­ti­co ofi­cia­lis­ta, pa­ra ana­li­zar lo acon­te­ci­do en el cer­ta­men. Fue la pri­me­ra vez que la te­le­vi­sión na­cio­nal pre­sen­tó a un you­tu­ber en sus pan­ta­llas.

EL FUT­BOL INVADE LAS CA­LLES

Por las ave­ni­das de la is­la, es co­mún ver an­dar a per­so­nas que lle­van en­fun­da­da la ca­mi­se­ta de sus ído­los o la de sus equi­pos pre­fe­ri­dos. Ca­si no hay ma­ne­ra de no to­par­se en un día a al­guien que por­te a Messi o a Cris­tiano Ro­nal­do en su es­pal­da.

Con la fie­bre del soc­cer, es ha­bi­tual ver ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes, ba­res, bar­be­rías, etc., con ban­de­ras y afi­ches ale­gó­ri­cos no

con la lle­ga­da del In­ter­net a Cu­ba, el más uni­ver­sal de los de­por­tes, una ma­qui­na­ria mer­can­til es­pe­cia­li­za­da en cap­tar au­dien­cias, lo­gró afian­zar­se co­mo la pa­sión más prac­ti­ca­da, des­pla­zan­do al béis­bol.

só­lo al Real Ma­drid y al Ba­rça, sino, ade­más, a otros clu­bes de Eu­ro­pa, co­mo Man­ches­ter Uni­ted, Bayern Mú­nich o Juventus.

El ba­lom­pié tam­bién ha en­can­di­la­do en la na­ción ca­ri­be­ña a las mu­je­res y han sur­gi­do, por ejem­plo, pro­yec­tos co­mo Fem­bo­lers, un gru­po de fe­mi­nis­tas que han de­ci­di­do desa­rro­llar un es­pa­cio que usa co­mo pre­tex­to al de­por­te, pe­ro que su ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es la in­ter­ac­ción so­cial.

Fem­bo­lers ini­ció en mar­zo de 2017 y des­de en­ton­ces, una vez a la se­ma­na, al­re­de­dor de 15 chi­cas se reúnen con un en­tre­na­dor pa­ra prac­ti­car es­ta ac­ti­vi­dad. Mar­ta Ló­pez, 33 años, es una de sus fun­da­do­ras y so­bre el pro­yec­to ex­pre­sa: “Es una ma­ne­ra de de­mos­trar que las mu­je­res pue­den ju­gar­lo, bien y mal, co­mo los hom­bres. Nues­tra úni­ca re­gla es que to­das las que quie­ran par­ti­ci­par sean bien­ve­ni­das”.

Des­pués de más de un año de fun­da­do el pro­yec­to, ya han pa­sa­do por Fem­bo­lers cer­ca de 60 chi­cas. Shei­la Gu­tié­rrez, in­ge­nie­ra hi­dráu­li­ca de 26 años, es la más do­ta­da con el ba­lón en los pies: en­ca­ra, ha­ce fi­li­gra­nas y le pe­ga con las dos piernas a por­te­ría. De su ex­pe­rien­cia aña­de que “apar­te del de­por­te, es­to es un es­pa­cio de in­ter­ac­ción y coo­pe­ra­ción de sa­be­res, un es­pa­cio gru­pal del que ca­re­ce­mos las mu­je­res”.

ZU­LUE­TA, LA CU­NA DEL FUT­BOL

A 300 ki­ló­me­tros de La Habana, se lo­ca­li­za Zu­lue­ta, un pue­blo in­trin­ca­do de la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra. Es un an­ti­guo po­bla­do que vi­vía del in­ge­nio y de la in­dus­tria azu­ca­re­ra en tiem­pos de la co­lo­nia es­pa­ño­la. Aún los por­ta­les con­ser­van la fa­cha­da de an­ta­ño, las ca­lles son es­tre­chas y al­gu­nas es­tán sin as­fal­tar, no hay trá­fi­co y se ven po­cas per­so­nas ca­mi­nar.

En Zu­lue­ta hay una úni­ca pla­za pú­bli­ca y en su cen­tro hay una es­cul­tu­ra de un me­tro y me­dio de al­to: un ba­lón de

soc­cer. De­ba­jo tie­ne una pla­ca don­de se lee: “Es­te mo­nu­men­to es un me­re­ci­do ho­me­na­je a to­dos los zu­lue­te­ños que hi­cie­ron, ha­cen y ha­rán po­si­ble que a nues­tro pue­blo se le de­no­mi­ne la cu­na del fut­bol”.

El au­tor de la es­cul­tu­ra es Rody Ana­ya, de 76 años, que des­de el año 2000 se ha de­di­ca­do a lle­nar el pue­blo de es­cul­tu­ras de gra­ni­to y con­cre­to co­mo las de la pla­za. “En es­te lu­gar, lo que se res­pi­ra y lo que se ha­bla es fut­bol; es nues­tra ra­zón de ser”, di­ce el hom­bre, sen­ta­do en un si­llón en el por­tal de su ca­sa.

Jus­to fren­te a la es­cul­tu­ra del par­que es­tá la úni­ca he­la­de­ría del po­bla­do. Su nom­bre, Co­pa del Rey. La car­ta, las pa­re­des, los man­te­les, to­do ha­ce alu­sión a la ri­va­li­dad en­tre los clu­bes es­pa­ño­les Real Ma­drid y Bar­ce­lo­na, y en­tre Cris­tiano Ro­nal­do y Lio­nel Messi.

En el pue­blo vi­ve Nel­son Curiel, un fa­ná­ti­co cró­ni­co del fut­bol ar­gen­tino y en es­pe­cial del club Bo­ca Ju­niors. A sus 59 años, Nel­son tie­ne de­ci­di­do que el día que mue­ra, su fa­mi­lia ten­drá que en­te­rrar­lo con la ca­mi­se­ta y la ban­de­ra del club de sus amo­res. Su ca­sa es­tá de­co­ra­da con dis­tin­ti­vos y es­cu­dos del soc­cer ar­gen­tino. En las re­pi­sas y las pa­re­des no hay fo­tos per­so­na­les; los ros­tros que apa­re­cen son los de le­yen­das co­mo Di Ste­fano, Ma­ra­do­na, Ba­tis­tu­ta y Messi. “La re­li­gión de es­te pue­blo es el fut­bol, so­mos unos en­fer­mos a él, se­gui­mos des­de lo lo­cal, has­ta lo in­ter­na­cio­nal”, di­ce Curiel, ves­ti­do con jer­sey, short y go­rra de la se­lec­ción al­bi­ce­les­te.

Nel­son, co­mo mu­chos cu­ba­nos, nun­ca ha viajado fue­ra de la is­la. Su sue­ño es ir al­gún día a La Bom­bo­ne­ra, la can­cha de Bo­ca Ju­niors, en Bue­nos Ai­res. “An­tes no se po­día via­jar y aho­ra la si­tua­ción eco­nó­mi­ca me lo im­pi­de”, acla­ra.

No fue sino has­ta 2013 que el go­bierno de Cu­ba per­mi­tió que sus ciu­da­da­nos pu­die­ran via­jar. Hoy, amén de que la im­po­si­bi­li­dad ya no exis­te, pa­ra

Curiel y el res­to de los cu­ba­nos que no tie­nen ac­ce­so a di­vi­sa, es ca­si im­po­si­ble plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de un pe­ri­plo, pues el sa­la­rio me­dio del país es­tá en­tre los 27 y 30 dó­la­res al mes.

A sus 24 años, Ari­chel Her­nán­dez sí ha viajado. Na­ci­do en Zu­lue­ta, es uno de los de­lan­te­ros de la se­lec­ción na­cio­nal y, ac­tual­men­te, es tam­bién ju­ga­dor del club pro­fe­sio­nal In­de­pen­dien­te de Cho­rri­llo de Panamá. Con la anuen­cia del go­bierno cu­bano, Her­nán­dez ges­tio­nó su con­tra­to en el ex­te­rior, una po­lí­ti­ca de­por­ti­va que se em­pe­zó a im­ple­men­tar en 2014 y que, de al­gún mo­do, rom­pió con las añe­jas prác­ti­cas del de­por­te ama­teur. “Lo más fuer­te de es­tar afue­ra es ver lo atra­sa­dos y le­jos que es­ta­mos con res­pec­to al mun­do; el soc­cer cu­bano pa­ra desa­rro­llar­se tie­ne que co­men­zar a mo­der­ni­zar­se, no só­lo con ta­len­to bas­ta”, opi­na.

Ray Pie­dra, de 32 años, es cen­tral del equi­po de Zu­lue­ta, pe­ro el de­por­te le que­da muy vie­jo; por eso, dio un pa­so al cos­ta­do. “En Cu­ba, el que jue­ga fut­bol no co­me. Mu­chos, al fi­nal, lo de­jan por eso”, di­ce. Ray es li­cen­cia­do en pe­da­go­gía y tra­ba­ja en una em­pre­sa de la cons­truc­ción. “Mi la­bor no me gus­ta, pe­ro ten­go que ha­cer­lo pa­ra so­bre­vi­vir, por el sa­la­rio”, cuen­ta y agre­ga que “el soc­cer es un vi­cio que hay que con­tro­lar, por­que una vez que en­tras, no pue­des sa­lir”.

EL FUT­BOL SA­LA CO­MO ES­TAN­DAR­TE

En Cu­ba, cual­quier es­pa­cio pue­de ser­vir pa­ra im­pro­vi­sar una can­cha. En la ca­lle, en un par­que, en un jar­dín, en un te­rreno de béis­bol; en cual­quier si­tio, cua­tro pie­dras pue­den con­ver­tir­se en dos por­te­rías. En las ciu­da­des, en mu­chas oca­sio­nes, los au­tos tie­nen que de­te­ner su pa­so por las en­tre­ca­lles más es­tre­chas, pues el es­que­le­to de hie­rro de dos me­sas es­co­la­res con una ma­lla co­lo­ca­da por de­trás tam­bién fun­gen co­mo me­tas.

Qui­zá por ello, los cu­ba­nos han lo­gra­do par­ti­ci­par en cin­co Co­pas Mun­dia­les y, ade­más, sean los ac­tua­les cam­peo­nes del Ca­ri­be en fut­bol sa­la, el de­por­te más prac­ti­ca­do en to­da la is­la con dis­tan­cia del res­to de las dis­ci­pli­nas.

Je­sús Pe­rei­ra, 68 años, es el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Fut­bol de Cu­ba. So­bre es­ta dis­ci­pli­na di­ce que “no hay un de­por­te en Cu­ba que se prac­ti­que más que el ba­lom­pié; en­ton­ces, te­ne­mos que apro­ve­char esa ma­si­vi­dad pa­ra re­ver­tir­la en re­sul­ta­dos in­ter­na­cio­na­les”.

En 2016, el país asis­tió a la úl­ti­ma Co­pa del Mun­do de fut­bol sa­la en Co­lom­bia. Bres­ner Suá­rez, un por­ten­to fí­si­co de ca­si dos me­tros de es­ta­tu­ra, fue el ar­que­ro ti­tu­lar de la se­lec­ción. “Es lo más gran­de que me ha pa­sa­do, una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria”, re­ve­la el ju­ga­dor de 26 años.

Con la ins­tau­ra­ción de la nue­va po­lí­ti­ca de­por­ti­va que per­mi­te a los cu­ba­nos ser con­tra­ta­dos por clu­bes pro­fe­sio­na­les en el ex­te­rior, lo que les otor­ga una ma­yor re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca, Bres­ner Suá­rez tie­ne la in­ten­ción de ser fi­cha­do por al­gún equi­po fo­rá­neo. “Es in­dis­pen­sa­ble pa­ra se­guir cre­cien­do. Al fi­nal, no se pue­de es­con­der que en Cu­ba hay ta­len­to, pe­ro fal­tan las con­di­cio­nes, los es­ta­dios, hay ne­ce­si­dad de su­mar las bue­nas co­sas”, afir­ma.

En el fut­bol sa­la, la is­la cuen­ta, ade­más, con dos de las tres úni­cas ár­bi­tros FIFA fe­me­ni­nas de to­do el Ca­ri­be: Du­nia Ca­ri­dad y Bren­da Val­dés, am­bas de 27 años.

En 2015, Ser­gio Ra­mos, ca­pi­tán del Real Ma­drid, vi­si­tó La Habana in­vi­ta­do por la Uni­cef. Una de las ac­ti­vi­da­des en las que par­ti­ci­pó el ju­ga­dor fue un par­ti­do de ba­rrio con ve­ci­nos de la Habana Vie­ja. El fut­bo­lis­ta ju­gó en el mis­mo equi­po que Ángelo Suá­rez. “Nun­ca pu­de re­la­jar­me, le di un pa­se a gol y lue­go, él me dio uno a mí que fa­llé por el ner­vio­sis­mo. Dos ho­ras des­pués del par­ti­do, aún me tem­bla­ban las ma­nos. Lle­gué a mi ca­sa y di­je que no me iba a ba­ñar ese día por­que ha­bía to­ca­do a Ra­mos”, cuen­ta el chico de 20 años.

Abel Eduar­do tam­bién to­có a Ser­gio y es­té le de­di­có un au­tó­gra­fo lue­go de to­do un día de per­se­cu­ción. Abel es fan del Real Ma­drid y uno de los 1,100 so­cios de la Pe­ña Ma­dri­dis­ta de La Habana, un gru­po de afi­cio­na­dos que re­li­gio­sa­men­te se reúnen en ca­da par­ti­do del club pa­ra dis­fru­tar jun­tos las emo­cio­nes.

La Pe­ña es­tá re­co­no­ci­da ofi­cial­men­te co­mo una de las tan­tas que la es­cua­dra me­ren­gue tie­ne al­re­de­dor del or­be. Ade­más del au­tó­gra­fo de Ra­mos, Abel tie­ne ca­mi­se­tas fir­ma­das por Iker Ca­si­llas, Raúl Gon­zá­lez y Lau­rent Blanc. Su ar­ma­rio es un ho­me­na­je a es­te de­por­te, en per­che­ros y ga­ve­tas ate­so­ra añe­jas cha­ma­rre­tas ofi­cia­les, bu­fan­das, shorts, es­cu­dos, en­se­ñas y ban­de­ras.

En la Habana Vie­ja, pa­ra go­zar de la pa­sa­da Co­pa Mun­dial de Ru­sia, Or­lan­do Ve­ga, de 29 años, de­ci­dió brin­dar su ca­sa a cual­quier fa­ná­ti­co de Ar­gen­ti­na de La Habana que qui­sie­ra ver en com­pa­ñía los en­cuen­tros de la se­lec­ción su­da­me­ri­ca­na.

Or­lan­do, jun­to a un ami­go, pin­tó las pa­re­des del in­te­rior de la ca­sa de azul cla­ro y blan­co, en el te­cho di­bu­jó de co­lor ama­ri­llo la es­tre­lla de la ban­de­ra ar­gen­ti­na y co­lo­có por to­dos los rin­co­nes fo­tos y ca­mi­se­tas de la al­bi­ce­les­te. Al cen­tro de la sa­la de­jó un es­pa­cio en al­to pa­ra co­lo­car un pro­yec­tor don­de ve­rían los jue­gos.

Fi­nal­men­te, Ar­gen­ti­na fue un fra­ca­so y ca­yó eli­mi­na­da en el tor­neo. “El ver­da­de­ro fa­ná­ti­co es el que su­fre en los peo­res mo­men­tos y si­gue apo­yan­do”, sen­ten­cia.

Ha­ce dos años, Or­lan­do tu­vo su pri­mer hi­jo. Du­ran­te el em­ba­ra­zo de su es­po­sa, am­bos hi­cie­ron un tra­to: si era va­rón, el nom­bre lo po­nía él; si era mu­jer, su es­po­sa. El ni­ño se lla­ma Lio­nel Messi.

El fut­bol ha en­can­di­la­do en cu­ba tam­bién a las mu­je­res y han sur­gi­do, por ejem­plo, pro­yec­tos co­mo Fem­bo­lers, un es­pa­cio que usa co­mo pre­tex­to al de­por­te, pe­ro cu­yo ob­je­ti­vo es la in­ter­ac­ción so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.