ME­JOR SE­XO PA­RA 2019

“Ser una me­jor per­so­na”, pro­me­te pa­ra el si­guien­te año quien ya me­tió la pa­ta va­rias ve­ces; “aho­ra sí me pa­go el m”, sen­ten­cia el que, an­tes de en­trar a la re­ga­de­ra, se ve al es­pe­jo y pe­lliz­ca la grasa que ro­dea lo que an­tes lla­ma­ba cin­tu­ra… ¿Y qué hay de

GQ (México) - - COLUMNA - Por Liliana Ro­drí­guez

¿Al­guien ha con­si­de­ra­do in­cluir el buen se­xo en su lis­ta de pro­pó­si­tos? “Ser me­jor aman­te”... No lo has no­ta­do, pe­ro tan só­lo de­cre­tar­lo, da ca­te­go­ría. Ima­gí­na­te lle­var­lo a ca­bo.

Sin du­da, la lis­ta de ob­je­ti­vos pa­ra el año que vie­ne es una re­lu­cien­te es­pe­ran­za de per­fec­cio­nar lo que de­ja­mos a me­dias o eli­mi­nar lo que nos es­tor­ba en el si­nuo­so ca­mino de la adul­tez, y así po­ner­le más emo­ción al arran­que de un nue­vo ci­clo. Y to­do gi­ra en torno a la pi­la de li­bros que he­mos ol­vi­da­do en un mue­ble vie­jo, a la vo­lun­tad de con­se­guir un me­jor pues­to en el tra­ba­jo o a la pan­za che­le­ra.

Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de que se cum­plan o no (las es­ta­dís­ti­cas apun­tan a que so­mos es­pe­cia­lis­tas en pre­tex­tos), ¿al­guien ha con­si­de­ra­do in­cluir el buen se­xo en su lis­ta de pro­pó­si­tos? “Ser me­jor aman­te”... No lo has no­ta­do, pe­ro tan só­lo de­cre­tar­lo, da ca­te­go­ría. Ima­gí­na­te lle­var­lo a ca­bo.

No ha­ce fal­ta que lo men­cio­nes en la me­sa si se co­rre el ries­go de que al­guien es­cu­pa la cer­ve­za por la ri­so­ta­da que suel­te al es­cu­char­te. Sin em­bar­go, a quien le re­sul­te una bro­ma es por­que, o se cree un ex­ce­len­te da­dor de amor o no le in­tere­sa ese apar­ta­do en su vi­da. Con que lle­gue al or­gas­mo… Pe­ro di­me de qué te bur­las y te di­ré de qué ado­le­ces.

Si lo pien­sas bien, es una so­fis­ti­ca­da idea que só­lo a un con­nais­seur se le ha po­di­do ocu­rrir. Con to­do lo que ofre­ce es­ta ac­tua­li­dad ava­sa­llan­te, ¿por qué no op­ti­mi­zar­te en las ar­tes ama­to­rias? In­for­ma­ción al por ma­yor, mu­je­res em­po­de­ra­das que “quie­ren (tu) ca­ma, pe­ro otra va­rie­dad” y es­tu­dios que cer­ti­fi­can que el se­xo es ex­ce­len­te pa­ra que­mar ca­lo­rías si se ha­ce bien y bo­ni­to, en­tre otros de sus be­ne­fi­cios, co­mo dar­le lus­tre al ce­re­bro y a tu agrio hu­mor los lu­nes por la ma­ña­na. In­no­va­do­ras téc­ni­cas por aquí, ten­den­cias ex­ci­tan­tes por allá...

Sol­te­ro o en pa­re­ja —un es­ta­do ci­vil que des­de los al­bo­res de la hu­ma­ni­dad ha pe­di­do a gri­tos que ha­ya más en­con­tro­na­zos y de ma­yor ca­li­dad—, es muy bueno as­pi­rar a que tu se­xua­li­dad sea al­go me­jor que só­lo el ins­tin­to de “en­trar y sa­lir”, sin el mí­ni­mo em­pe­ño de dis­fru­tar co­mo Eros man­da y de­sear dar ver­da­de­ro pla­cer a tu acom­pa­ñan­te.

¿Por qué só­lo que­rer unos bí­ceps de en­vi­dia o un ce­re­bro digno del más se­lec­to círcu­lo de in­te­lec­tua­les? He­chos que son par­te del en­ri­que­ci­mien­to hu­mano, cla­ro, pe­ro tam­bién lo es el se­xo que, la­men­ta­ble­men­te, aún es si­tua­do en el seg­men­to de lo ba­nal o has­ta de lo que en­som­bre­ce nues­tra “mo­ral” si le da­mos la mis­ma im­por­tan­cia que dor­mir bien o co­mer sano. Es más elo­gia­ble de­cir: “El pró­xi­mo año, aho­ra sí cam­bio de co­che”, que ex­po­ner a la au­dien­cia que “en 2019, voy a ser me­jor aman­te”.

¿Cuán­to apues­tas a que si in­te­gras la con­sig­na se­xual pa­ra el nue­vo año, és­ta se­rá la que más po­si­bi­li­da­des ten­gas de cum­plir en­tre to­das las de­más? Por­que ¿quién no quie­re prac­ti­car pa­ra ser me­jor en el ma­ra­vi­llo­so ar­te del se­xo? Ya sé: el que es­cu­pió la cer­ve­za.

Liliana Ro­drí­guez es pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra. Ha co­la­bo­ra­do pa­ra di­ver­sos me­dios im­pre­sos y elec­tró­ni­cos (en la sec­ción de se­xo, cla­ro es­tá), ade­más de que, re­cien­te­men­te, pu­bli­có su li­bro

En­tre sá­ba­nas. Re­la­tos pa­ra no dor­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.