BOYS DON’T CRY

GQ (México) - - STYLE -

Se vol­vió ten­den­cia por su pa­pel en La ca­sa de las flo­res. ¿La po­lé­mi­ca le si­gue los pa­sos o vi­ce­ver­sa? Da­río Yaz­bek, el Ac­tor Re­ve­la­ción en la re­cien­te en­tre­ga de los Pre­mios GQ Hom­bres del Año, lo acla­ra.

Prác­ti­ca­men­te, le lle­ga una no­ti­fi­ca­ción por se­gun­do. Con­tes­ta con ra­pi­dez un men­sa­je en­tran­te, an­tes de de­jar a un la­do el te­lé­fono y con­cen­trar­se en la plá­ti­ca. “No sé si sea una co­sa muy mi­llen­nial, pe­ro en oca­sio­nes me pre­gun­to si lo que ha­ce­mos los ac­to­res real­men­te es im­por­tan­te”, ase­gu­ra mien­tras se aco­mo­da en la si­lla art de­có de la ofi­ci­na y mi­ra de reojo —por úl­ti­ma vez du­ran­te la si­guien­te ca­si me­dia ho­ra— su ce­lu­lar. “Eso sí, La ca­sa de las flo­res fue un par­tea­guas muy gran­de pa­ra mí”, acla­ra. Su per­so­na­je de Ju­lián de la Mo­ra ha si­do un éxi­to gra­cias a esa com­ple­ji­dad emo­cio­nal y se­xual que ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca en cier­tos sec­to­res no acos­tum­bra­dos a la ten­den­cia mun­dial de eso que los an­ti­guos lla­ma­ban te- le­vi­sión. “Nun­ca me dio mie­do que el pa­pel re­sul­ta­ra es­can­da­lo­so, al con­tra­rio, siem­pre su­pe que me la iba a pa­sar muy bien ha­cién­do­lo”, ase­gu­ra. No se equi­vo­có: fue arro­pa­do por Ve­ró­ni­ca Cas­tro, Ce­ci­lia Suá­rez y el di­rec­tor Ma­no­lo Ca­ro. Jun­tos en­fren­ta­rán el desafío de la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie: “Ten­go al­go de te­mor por sa­ber si se re­pe­ti­rá el éxi­to, pe­ro so­mos un equi­po muy fuer­te y eso me tran­qui­li­za”.

So­bre su her­mano, el his­trión Gael Gar­cía (com­par­ten ma­má, la ac­triz Pa­tri­cia Ber­nal), Da­río Yaz­bek son­ríe al re­cor­dar lo que él le di­jo re­cien­te­men­te: “Lo que es­tás ha­cien­do es­tá po­ca ma­dre y es muy di­ver­ti­do”.

Sin em­bar­go, el an­dar del ac­tor na­ci­do en 1990 no ha si­do fá­cil. “No me fui por el ca­mino or­to­do­xo; es­tu­ve en Lon­dres es­tu­dian­do tea­tro en la Golds­mith Uni­ver­sity y fue com­pli­ca­do. Cuan­do de­cía que era me­xi­cano, sos­pe­cha­ban de mis in­ten­cio­nes ocul­tas (ríe)”. ¿Pues qué ha­cías? Le pre­gun­to. “Na­da, es­cu­cha­ban co­sas ra­ras de Mé­xi­co y me te­nían mie­do en ese sen­ti­do”, afir­ma, aho­ra muy se­rio. An­tes de irrum­pir con su pa­pel co­mo bi­se­xual en la se­rie de Net­flix, Da­río ya ha­bía pro­ba­do las mie­les del es­cán­da­lo con pe­lí­cu­las co­mo Da­niel y Ana (Mi­chel Fran­co, 2009), en don­de se to­có el te­ma del in­ces­to en un con­tex­to vio­len­to. “No sé si la po­lé­mi­ca me si­ga los pa­sos; más bien, los per­so­na­jes in­tere­san­tes son los que me lla­man”, ase­ve­ra y re­ve­la que le en­can­ta­ría in­cur­sio­nar en Holly­wood: “Ya ve­re­mos, creo que sí se pue­den ha­cer co­sas in­tere­san­tes por allá”.

Sos­pe­cha­mos que lo lo­gra­ría si se lo pro­po­ne por­que —ade­más de que su bio­gra­fía de Twit­ter di­ce: “Al infinito y más allá”— pa­ra él, es bá­si­co “pa­rar y es­cu­char, ver, de­jar que la in­tui­ción me guíe. Las res­pues­tas es­tán ahí, só­lo hay que sa­ber es­cu­char y bus­car­las den­tro de uno mis­mo”. Sí, Yaz­bek ha sa­bi­do se­guir las ins­truc­cio­nes de su voz in­te­rior, pues an­tes del his­trio­nis­mo, que­ría de­di­car­se a la po­lí­ti­ca. “Me de­sen­can­té al ver que en­tre ser po­lí­ti­co y ac­tor, no hay di­fe­ren­cia, to­do se tra­ta de una ac­tua­ción. Aun­que hay man­da­ta­rios jó­ve­nes co­mo Tru­deau o Ja­cin­da Ar­dern, la Pri­me­ra Mi­nis­tra de Nue­va Ze­lan­da, que

es­tán ha­cien­do las co­sas más sin­ce­ras y más hu­ma­nas”, re­co­no­ce. En 2019, ve­re­mos al ac­tor que no qui­so ser po­lí­ti­co en la pe­lí­cu­la Mano de obra. Tam­bién es­tá fil­man­do su pro­yec­to per­so­nal co­mo di­rec­tor, el cor­to­me­tra­je Es­pi­na en­te­rra­da, don­de abor­da los con­flic­tos de la mas­cu­li­ni­dad con­tem­po­rá­nea. “Es un te­ma que siem­pre me he plan­tea­do”, con­fie­sa, “siem­pre me he sen­ti­do co­mo un hom­bre que no era hom­bre, es de­cir, que no cum­plía con las ex­pec­ta­ti­vas de ser­lo. Los hom­bres so­mos co­mo que­re­mos ser, jus­to igual que la can­ción ‘Boys Don’t Cry’, de The Cu­re, que es una gran re­fe­ren­cia. ¿Los chi­cos no llo­ran? Cla­ro que sí, y tam­bién te­ne­mos mu­chas emo­cio­nes”, afir­ma el fan con­fe­so del Tot­ten­ham de In­gla­te­rra, “uno de los amo­res de mi vi­da”, re­co­no­ce, aun­que tam­bién afir­ma —con cier­ta so­lem­ni­dad— que “el me­jor equi­po de fut­bol de Mé­xi­co son los Pu­mas”.

Ter­mi­na­mos la char­la y él (ade­más de re­to­mar el ro­man­ce con su ce­lu­lar) se en­ta­bla en una pe­que­ña dis­cu­sión pam­bo­le­ra con su agen­te de pren­sa, quien mue­ve la ca­be­za con des­apro­ba­ción. Al des­pe­dir­nos, ca­si po­dría ju­rar que de­ba­jo de su ca­mi­sa, Da­río traía pues­ta su pla­ye­ra au­ria­zul de los de la UNAM.

Sué­ter, Saint Lau­rentCa­mi­se­ta cue­llo al­to,Cal­vin Klein JeansJeans, Le­vi’s Re­loj, Bvlga­ri Co­bi­ja, Her­mèsTa­za, Fa­ye Too GoodSi­llón, “Axel” di­se­ña­do porStu­dio IMA

Fo­to Kar­la Lis­ker / Mo­da Fer­nan­do Ca­rri­llo / Tex­to Ale­jan­dro Man­ci­lla

ARRI­BACár­di­gan, Guc­ciSué­ter y pan­ta­lón,Louis Vui on

A LA IZ­QUIER­DA Cha­ma­rra, Guc­ciCa­mi­sa y ca­mi­se­ta de cue­llo al­to, Cal­vinKlein JeansJeans, Le­vi’s Re­loj, Bvlga­ri Pe­lo­ta de béis­bol, par­te de la co­lec­ción de ob­je­tos en­con­tra­dos de Stu­dio IMA

Cha­ma­rra y pan­ta­lón, Sal­va­to­re Fe­rra­ga­moSué­ter, Her­mès Re­loj, A. Lange & Söh­ne

Cha­ma­rra y pan­ta­lón, Cal­vin Klein Jeans Sué­ter, Louis Vui onMe­sa re­don­da, Sin­tra ta­ble de Fra­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.