UNA NUE­VA DI­REC­CIÓN

Con la lle­ga­da de Mi­chael Mac­ca­ri, Perry Ellis se pre­pa­ra pa­ra ha­cer fren­te a los pró­xi­mos años, lle­van­do siem­pre el es­tan­dar­te de es­ti­lo y van­guar­dia.

GQ (México) - - MODA -

Sin du­da, Perry Ellis fue uno de esos di­se­ña­do­res par­tea­guas en la mo­da. Sus crea­cio­nes, ins­pi­ra­das en las ca­lles neo­yor­qui­nas, en una ju­ven­tud re­la­ja­da y con un pun­to de atre­vi­da re­bel­día, rom­pió las lí­neas tra­di­cio­na­les. Muy pron­to con­si­guió que su ro­pa, ba­sa­da en cha­ma­rras de ta­llas más am­plias, un tra­ta­mien­to del pun­to te­ji­do a mano y el uso de nue­vos cor­tes en pan­ta­lo­nes y ma­te­ria­les ex­pe­ri­men­ta­les, su­pu­sie­ra un de­rro­che de di­ver­sión pa­ra ge­ne­ra­cio­nes de jó­ve­nes que gri­ta­ban li­ber­tad.

Hoy, las rien­das crea­ti­vas de la mar­ca se en­cuen­tran en las ma­nos de Mi­chael Mac­ca­ri, quien vi­si­tó la Ciu­dad de Mé­xi­co con to­do un ar­se­nal de nue­vas pie­zas que sig­ni­fi­can una ac­tua­li­za­ción de los len­gua­jes clá­si­cos de la fir­ma: sa­cos, bom­bers, te­nis, que pue­den usar­se en cual­quier mo­men­to del día de un hom­bre jo­ven que no ne­ce­si­ta ha­cer dis­tin­cio­nes en­tre su ro­pa más lú­di­ca y la que pue­de uti­li­zar en una jor­na­da de tra­ba­jo. Los co­lo­res, de nue­vo un ho­me­na­je a los to­nos ha­bi­tua­les en la his­to­ria de la mar­ca, en una ga­ma cro­má­ti­ca que os­ci­la en­tre bri­llan­tes ama­ri­llos, ro­jos, azu­les o gri­ses, pe­ro tam­bién es­tam­pa­dos y, por su­pues­to, un uso muy li­bre de nue­vos ma­te­ria­les.

La clien­te­la de Perry Ellis es un ejér­ci­to de mi­llen­nials que pre­fie­ren lle­var esos di­se­ños re­tro que ya es­ta­ban de mo­da cuan­do ellos eran aún unos be­bés. Qui­zá ese es el se­cre­to pa­ra fi­de­li­zar ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.