EX­PE­RIEN­CIAS IRRE­PE­TI­BLES

GQ (México) - - BON VIVANT -

La fi­lo­so­fía de Gru­po Ha­bi­ta es muy cla­ra: in­te­grar a los hués­pe­des a un en­torno a tra­vés de anéc­do­tas, ar­qui­tec­tu­ra, his­to­ria, sa­bo­res y tra­di­cio­nes. Es­to ha per­mi­ti­do que el con­glo­me­ra­do se man­ten­ga más vi­gen­te que nun­ca a 18 años de su na­ci­mien­to y ten­ga gran­des pla­nes de ex­pan­sión en men­te.

Cuan­do se es­tre­na­ba es­te si­glo que nos ha to­ca­do y, ade­más, arri­bá­ba­mos a un nue­vo mi­le­nio, tres her­ma­nos Mi­cha —Moi­sés, Ra­fael y Jai­me— y su ami­go Car­los Cou­tu­rier, se aso­cia­ban en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra dar­le vi­da a un pro­yec­to ho­te­le­ro que, con el tiem­po, se con­ver­ti­ría en un em­pren­di­mien­to só­li­do y re­fe­ren­te pa­ra la in­dus­tria de la hos­pi­ta­li­dad. La pri­me­ra ini­cia­ti­va fue el ho­tel Ha­bi­ta Po­lan­co y des­de en­ton­ces se hi­zo evi­den­te su fór­mu­la. Y jus­ta­men­te, ¿cuál es la esen­cia que des­de el ini­cio tra­zó su per­fil? “Nues­tros ho­te­les son siem­pre una ex­ten­sión de su en­torno. Ca­da uno di­fe­ren­te y úni­co. Es­te as­pec­to es siem­pre el más com­pli­ca­do a la ho­ra de con­ce­bir ca­da uno de nues­tros pro­yec­tos. Pri­me­ro iden­ti­fi­ca­mos lo que el ba­rrio o ciu­dad ne­ce­si­tan. Pue­de ser más de lo mis­mo, re­for­zan­do la iden­ti­dad del si­tio y la co­mu­ni­dad. O to­do lo con­tra­rio, al­go ra­di­cal que des­pier­te el in­te­rés de los ha­bi­tan­tes lo­ca­les y de los fu­tu­ros vi­si­tan­tes”, nos di­ce Cou­tu­rier. Es­to es ge­ne­rar ex­pe­rien­cias irre­pe­ti­bles pa­ra los hués­pe­des, re­cu­pe­rar jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas res­pe­tan­do los en­tor­nos y per­fi­lar es­pa­cios don­de el con­fort prác­ti­co y el ser­vi­cio im­pe­ca­ble pri­men siem­pre y es­tén ga­ran­ti­za­dos.

Es in­du­da­ble que el hos­pe­da­je mar­ca el ini­cio y la

con­clu­sión de cual­quier via­je, y pue­de de­ter­mi­nar la opi­nión que nos que­de de un des­tino. Por esa ra­zón, los ho­te­les del gru­po nun­ca son dis­cor­dan­tes ni des­en­to­nan en re­la­ción con el tra­zo ur­ba­nís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co de don­de se ubi­can. “Pri­me­ro iden­ti­fi­ca­mos lo que el ba­rrio o ciu­dad ne­ce­si­ta”, di­ce el ho­te­lier, y agre­ga que “pue­de ser más de lo mis­mo, re­for­zan­do la iden­ti­dad del lu­gar o, to­do lo con­tra­rio, al­go ra­di­cal que des­pier­te el in­te­rés, un ba­lan­ce en­tre tra­di­ción e in­no­va­ción”.

Con esa fi­lo­so­fía, a lo lar­go de 18 años, el Gru­po Ha­bi­ta ha po­ten­cia­do al má­xi­mo des­ti­nos den­tro de Mé­xi­co, atra­yen­do la aten­ción de un ni­cho de clien­tes al­ta­men­te exi­gen­tes y que dis­fru­tan la so­fis­ti­ca­ción y la his­to­ria. La res­tau­ra­ción me­ticu­losa, el res­pe­to por los es­ti­los y la ma­ne­ra en que in­te­gran el con­fort y la con­ve­nien­cia de la vi­da mo­der­na a las tra­di­cio­nes que aca­rrean sus pro­yec­tos les han he­cho ser crea­do­res de re­fe­ren­tes em­ble­má­ti­cos. Los ejem­plos den­tro de Mé­xi­co in­clu­yen va­rios ho­te­les en la po­pu­lo­sa ca­pi­tal fe­de­ral, otros en ciu­da­des ca­be­ce­ra y ho­te­les de pla­ya co­mo el Bo­ca Chi­ca, el Ho­tel Es­con­di­do, Mai­son Cou­tu­rier y Azú­car, ubi­ca­dos en en­cla­ves co­mo Aca­pul­co, Puer­to Es­con­di­do o Ve­ra­cruz. Los em­pren­di­mien­tos in­ter­na­cio­na­les son el Ho­tel Ame­ri­cano, ubi­ca­do en Chel­sea, la zo­na ar­tsy de Nue­va York, y The Ro­bey, en Chica­go.

Si les pe­di­mos que des­cri­ban lo que tie­nen en co­mún to­dos sus com­ple­jos, no du­dan en res­pon­der que “hay ele­men­tos con los que siem­pre de­be­mos con­tar en los ho­te­les. Lo pri­me­ro es una bue­na ar­qui­tec­tu­ra, que es la ba­se de to­do. Lue­go va­mos a un di­se­ño de in­te­rio­res crea­ti­vo, in­no­va­dor y hu­mano, con el que se iden­ti­fi­quen los hués­pe­des y vi­si­tan­tes. En tér­mi­nos de lle­var el men­sa­je, bus­ca­mos una iden­ti­dad grá­fi­ca con per­so­na­li­dad y fuer­za, y a eso se adi­cio­na una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca sim­ple, sa­na y no­ve­do­sa”, co­men­ta Car­los. A eso se aña­de “una co­ne­xión cul­tu­ral y ar­tís-

ti­ca con la co­mu­ni­dad lo­cal; un per­so­nal ami­ga­ble y hu­mano, que sea una ex­ten­sión del lu­gar y lo re­pre­sen­te, ade­más de de­ta­lles co­mo un roof­top que re­sul­te me­mo­ra­ble, un muy bien equi­pa­do cen­tro de well­ness y co­sas tan im­por­tan­tes co­mo una ca­ma 100% or­gá­ni­ca, que ga­ran­ti­ce el me­jor des­can­so”.

En el mun­do ac­tual, con el au­ge de los res­tau­ran­tes de au­tor y el cul­to al di­se­ño de me­nús, el ca­pí­tu­lo de la gas­tro­no­mía es más im­por­tan­te que an­tes, pe­ro el Gru­po Ha­bi­ta va más al dis­fru­te que a los alar­des in­te­lec­tua­les. La bue­na me­sa es bue­na co­mi­da y re­ce­tas que co­nec­ten con las me­mo­rias o las creen. “La gas­tro­no­mía de ca­da ho­tel es­tá con­ce­bi­da con ba­se en las ne­ce­si­da­des de la co­mu­ni­dad lo­cal. Siem­pre es nues­tra in­ten­ción lo­grar atraer a los ve­ci­nos in­me­dia­tos y ge­ne­rar es­pa­cios de con­vi­ven­cia en­tre los vi­si­tan­tes ex­ter­nos y los re­si­den­tes lo­ca­les. Usa­mos el mis­mo prin­ci­pio pa­ra los ba­res o es­pa­cios cul­tu­ra­les”, di­ce Cou­tu­rier.

En­tre el nue­vo año que co­mien­za, 2019, y el 2022, el pres­ti­gio­so gru­po ho­te­le­ro tie­ne pro­yec­tos muy pro­me­te­do­res. Uno de ellos es la re­no­va­ción de una man­sión por­fi­ria­na en Pue­bla, Mé­xi­co, ba­jo la vi­sión de la ar­qui­tec­ta Fri­da Es­co­be­do, y la res­tau­ra­ción de otros dos edi­fi­cios en el Cen­tro His­tó­ri­co que in­cre-

men­ta­rán has­ta seis la ci­fra de sus pro­pie­da­des en la ca­pi­tal me­xi­ca­na. Tam­bién es­tán tra­ba­jan­do otros pro­yec­tos en el Puer­to de Ve­ra­cruz con OPEN Ar­qui­tec­tu­ra, y en Mé­ri­da y La Paz, con el ar­qui­tec­to Max von Werz. De igual ma­ne­ra, se­gui­rán cre­cien­do en Nor­tea­mé­ri­ca, con aper­tu­ras en Aus­tin y Los Án­ge­les.

En tan­ta his­to­ria, los hom­bres de­trás del éxi­to del Gru­po Ha­bi­ta de­ben te­ner un mon­tón de anéc­do­tas me­mo­ra­bles so­bre sus hués­pe­des —mu­chos de ellos, fa­mo­sos— y las exi­gen­cias que sue­len ha­cer­les. Lo­grar al­gu­na es di­fí­cil, pe­ro al­go con­se­gui­mos: “En cuan­to a exi­gen­cias de nues­tros vi­si­tan­tes, te­ne­mos de to­do ti­po”, con­fie­sa Car­los. “En mi ca­so, re­cuer­do una muy es­pe­cí­fi­ca. Rob­bie Wi­lliams, hos­pe­da­do en Con­de­sa DF du­ran­te uno de sus tours en Mé­xi­co, so­li­ci­tó en­tre­vis­tar­se con al­gún ex­per­to lo­cal en ov­nis y ex­tra­te­rres­tres. Lla­ma­mos a Jai­me Mau­san”, re­cuer­da. “El staff de Rob­bie exi­gió que la te­rra­za del ho­tel se con­vir­tie­ra en un es­pa­cio pri­va­do du­ran­te esa no­che pa­ra que Jai­me y él dis­cu­tie­ran so­bre el es­pa­cio si­de­ral a so­las y sin co­men­sa­les o gen­te al­re­de­dor. La ce­na du­ró seis ho­ras. ¡Se re­ti­ra­ron en la ma­dru­ga­da!”.

Es pro­ba­ble que has­ta esos ex­tra­te­rres­tres so­bre los que de­ba­tie­ron se­gu­ra­men­te du­ran­te las seis ho­ras, si lle­ga­ran a nues­tro pla­ne­ta, es­co­ge­rían uno de los ho­te­les del Gru­po Ha­bi­ta pa­ra sen­tar cam­pa­men­to. Pa­ra ex­pli­car­lo, ape­la­mos pri­me­ro a al­go que es su mot­to y que es­gri­men en sus pre­sen­ta­cio­nes: “El in­ter­na­cio­nal­men­te pre­mia­do Gru­po Ha­bi­ta es pionero de ho­te­les de li­fe sty­le en Amé­ri­ca La­ti­na. Un gru­po ho­te­le­ro que mar­ca pau­ta, cons­tan­te­men­te ex­plo­ran­do nue­vos ho­ri­zon­tes”. Pe­ro en nues­tras pa­la­bras y a par­tir de la ex­pe­rien­cia de ha­ber es­ta­do en sus pre­dios, afir­ma­mos que las ra­zo­nes pa­ra eso em­pie­zan en el ser­vi­cio y la pro­por­ción pre­cio-ca­li­dad, el sen­ti­do de ho­gar le­jos de ca­sa que pro­por­cio­nan esas pro­pie­da­des y, más que to­do, el he­cho de lo­grar in­te­grar­nos a un en­torno y una co­mu­ni­dad, con sus anéc­do­tas e his­to­rias, sus sa­bo­res y tra­di­cio­nes, y el más cá­li­do y mu­lli­do de to­dos los abra­zos.

VIA­JES | GOUR­MET | CO­CHES | FIT­NESS | FIES­TAS

En la pá­gi­na opues­ta: Ho­tel Con­de­sa DF.En es­ta pá­gi­na, des­de arri­ba: Ho­tel Downtown y el Ho­tel Ha­bi­ta Mon­te­rrey.

En la pá­gi­na opues­ta, dearri­ba ha­cia aba­jo y de iz­quier­da a de­re­cha: Un es­pa­cio del Ho­tel Azú­car, un le­tre­to del Ho­tel Bo­ca Chi­ca, uno de los es­pa­cios de Gru­po Ha­bi­ta, un es­pa­cio del Ho­tel Dis­tri­to Ca­pi­tal, DowntownBeds, rin­cón de Ho­tel Es­con­di­do, una ha­bi­ta­ción de uno de los com­ple­jos del gru­po, ba­ño del Ho­tel The Ro­bey y un es­cen­ca­rio delHo­tel Bo­ca Chi­ca. So­bre es­tas lí­neas: Al­ber­cay pa­no­rá­mi­ca de La Pu­ri­fi­ca­do­ra en Pue­bla.

En la pá­gi­naopues­ta: Ca­mas­tro en el Ho­tel Bo­ca Chi­ca,ha­bi­ta­ción en el Ho­tel Es­con­di­do y un rin­cón de Ca­sa Fa­yet­te. En es­ta pá­gi­na: Al­gu­nos frag­men­tos de los es­pa­cios de Gru­po Ha­bi­ta en los que que­da de ma­ni­fies­to la fi­lo­so­fía del con­glo­me­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.