De­cá­lo­go pa­ra man­te­ner­te fit en las fies­tas

… y los con­se­jos bá­si­cos pa­ra vol­ver al buen ca­mino en enero.

GQ (México) - - ESPACIOS -

Em­pie­zan los com­pro­mi­sos na­vi­de­ños, los días en que las jor­na­das la­bo­ra­les pa­san de la for­ma­li­dad a qui­tar­se la cor­ba­ta y dis­fru­tar de ce­nas o reunio­nes con ami­gos. La reali­dad es que es una de las épo­cas en la que las emo­cio­nes son la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra con­gre­gar­se y de­lei­tar­se con bue­na co­mi­da y al­gún ape­ri­ti­vo… ¡Y es vá­li­do! Sin em­bar­go, es en­ton­ces cuan­do nos cues­tio­na­mos si es­tá per­mi­ti­do “des­cui­dar­se” por unas se­ma­nas y de­jar de preo­cu­par­nos por el pe­so.

La­men­ta­mos de­cir­te que no. A pe­sar de que los com­pro­mi­sos de nues­tra vi­da so­cial sue­len au­men­tar en es­tas fe­chas, es im­por­tan­te te­ner en men­te que en cua­tro se­ma­nas pue­des re­tro­ce­der o per­der lo que tal vez lo­gras­te con mu­cho tra­ba­jo du­ran­te va­rios me­ses. Si eres una per­so­na apli­ca­da en cuan­to a cui­dar­se y lle­var una vi­da sa­na, lo más se­gu­ro es que es­tés en­tre­na­do pa­ra so­bre­lle­var la tem­po­ra­da na­vi­de­ña; aun­que, sien­do sin­ce­ros, hay días en los que el re­to es ma­yúscu­lo no tan­to por li­diar con la co­mi­da y la be­bi­da, sino por las ho­ras de sue­ño.

Pa­ra que to­do sea más sen­ci­llo, aquí te de­ja­mos 10 re­co­men­da­cio­nes que te ayu­da­rán a lo lar­go de es­tas se­ma­nas:

1

Fies­ta no es si­nó­ni­mo de ser per­mi­si­vo. Es im­por­tan­te que cam­bies esa men­ta­li­dad de “se pue­de por­que es di­ciem­bre”. Las ca­lo­rías y la fal­ta de ac­ti­vi­dad te afec­tan igual que si lo hi­cie­ras en otro mes, así que aplí­ca­te y co­me bien. Re­cuer­da: si el plan de ali­men­ta­ción que lle­vas es muy ex­tre­mo, lo más se­gu­ro es que te ge­ne­re efec­tos se­cun­da­rios, co­mo an­sie­dad, lo que se tra­du­ci­rá en que en la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que ten­gas, co­mas to­do lo que pue­das.

No te sal­tes el gim­na­sio. Tal vez no irás to­dos los días, pe­ro ponte co­mo me­ta una can­ti­dad de ho­ras a la se­ma­na y cúm­ple­las. Ade­más, es buen mo­men­to pa­ra apro­ve­char que el gym sue­le es­tar va­cío.

3

Las cin­co co­mi­das pue­den ser tus alia­das y una ex­ce­len­te es­tra­te­gia pa­ra no lle­gar a de­vo­rar lo que hay en la ce­na. No es lo mis­mo el ham­bre que sien­tes si ya pa­sa­ron seis ho­ras des­de la úl­ti­ma co­mi­da, que la que pue­des te­ner por ha­ber­te ali­men­ta­do ha­ce dos.

4 Si, de plano, la co­mi­da es tu de­bi­li­dad y son mu­chos los días en los que no pue­des con­tro­lar­te, ¿por qué no lo com­bi­nas con una ru­ti­na de hi­per­tro­fia? Re­cuer­da que se bus­ca que la die­ta sea hi­per­ca­ló­ri­ca pa­ra au­men­tar ma­sa mus­cu­lar; pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que co­mas de to­do. Cui­da la ca­li­dad de tus ali­men­tos y sé cons­tan­te en tu en­tre­na­mien­to, só­lo así lo­gra­rás ese au­men­to. 5 Si es po­si­ble, en­tre se­ma­na no to­mes al­cohol. No nos can­sa­re­mos de de­cir­te que son ca­lo­rías va­cías y que, en cues­tión de­por­ti­va, ba­ja­rá tu ren­di­mien­to y el pro­ce­so de mus­cu­la­ción se ve­rá afec­ta­do. Otra téc­ni­ca pa­ra cuan­do lo ha­gas es be­ber un va­so de agua por ca­da va­so de al­cohol, y, so­bre to­do, no te ex­ce­das.

Los cho­co­la­tes y el pan dul­ce sue­len ser co­mu­nes en la ofi­ci­na es­tos días. Con­fía en no­so­tros: ¡pue­des so­bre­vi­vir sin ellos! Es­tas fe­chas no son si­nó­ni­mo de pro­bar to­do lo que te re­ga­lan o aque­llo que veas a tu al­re­de­dor. El agua na­tu­ral o ga­si­fi­ca­da es una bue­na op­ción pa­ra tus reunio­nes por­que los re­fres­cos y ju­gos tie­nen una al­ta can­ti­dad de ca­lo­rías. Eví­ta­los o mo­dé­ra­te en su con­su­mo. 8 No ne­ce­si­tas des­ve­lar­te to­das las no­ches. Tal vez ha­brá mu­chos com­pro­mi­sos, pe­ro no tie­nes que ser el úl­ti­mo en ir­te de ellos. Que tus ho­ras de sue­ño no se vean afec­ta­das y no ol­vi­des hi­dra­tar­te bien. Si lo­gras es­to, se­rá me­nos di­fí­cil le­van­tar­te pa­ra ir al gim­na­sio por la ma­ña­na. 9 Acuér­da­te de es­tar en cons­tan­te mo­vi­mien­to: usa las es­ca­le­ras, ve ca­mi­nan­do a los lu­ga­res que pue­das; en ca­sa, rea­li­za al­gún ti­po de en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, sal­ta la cuer­da en vez de es­tar en un si­llón vien­do tus re­des so­cia­les por ho­ras… To­do su­ma. 10 Pien­sa que di­ciem­bre es enero y que tus ob­je­ti­vos no tie­nen por qué es­pe­rar al otro año. Me­jor ini­cia an­tes de que aca­be 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.