10 co­me­dian­tes EN PUG­NA

En LOL: Last One Laug­hing, un se­lec­to gru­po de có­mi­cos me­xi­ca­nos se en­fren­ta en un show con gi­ros ines­pe­ra­dos, que pro­me­te pro­vo­car ataques ma­si­vos de ri­sa.

GQ (México) - - HOMBRES DEL AÑO 2018 - FOTOSJOSÉ CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ TEXTOALEJANDRO MAN­CI­LLA

n es­te ex­clu­si­vo es­treno de Ama­zon Pri­me Vi­deo, los 10 hu­mo­ris­tas con­vo­ca­dos y en­claus­tra­dos en una ca­sa don­de son vi­gi­la­dos en vi­deo —al es­ti­lo Big Brot­her —, in­ten­ta­rán ha­cer­se reír los unos a los otros mien­tras no­so­tros —cua­les vi­les vo­ye­ris­tas— so­mos tes­ti­gos de có­mo obe­de­cen la con­sig­na de pro­vo­car­se en­tre ellos en un desafío en el que (ca­si) to­do se va­le. Y es que se per­mi­te cual­quier ar­ti­ma­ña con tal de ha­cer caer a los otros. To­do, me­nos reír en el in­ten­to y ni si­quie­ra es­bo­zar una le­ve son­ri­sa. El ga­na­dor se lle­va­rá un mi­llón de pe­sos y la sa­tis­fac­ción de de­jar en la lo­na a sus ri­va­les. “Es­tar en con­tac­to con el hu­mor to­do el día nos ha­ce in­sen­si­bles. Quie­nes ha­ce­mos co­me­dia so­mos co­mo los gi­ne­có­lo­gos que lle­gan a ca­sa y ya no les emo­cio­na lo que ven”, con­fie­sa Eu­ge­nio Der­bez. Y jus­to eso nos pre­gun­ta­mos: ¿Có­mo ha­cer reír a otro co­me­dian­te con la di­fi­cul­tad ex­tra de man­te­ner una po­ker fa­ce per­ma­nen­te?

LOL: Last One Laug­hing, ca­ta­lo­ga­da co­mo una se­rie de va­rie­dad, es más bien un reality en el que Der­bez —ade­más de ser el ojo en el cie­lo que mo­ni­to­rea y ex­pul­sa a los com­pe­ti­do­res—, fun­ge co­mo pro­duc­tor y fue el en­car­ga­do de in­vi­tar a los va­lien­tes que acep­ta­ron el re­to: Car­los Ba­llar­ta, Mau­ri­cio Ba­rrien­tos “El Dia­bli­to”, Ale­xis de An­da, Al­fon­so Bor­bo­lla, Mi­che­lle Ro­drí­guez, Ale­jan­dro Mon­tiel “El Es­cor­pión Do­ra­do”, Liliana Arria­ga, Ma­nu NNA, Da­niel So­sa y Alex Fer­nán­dez. Ca­da uno —pa­ra ha­cer car­dia­co el asun­to— apos­tó 100 mil pe­sos de su bol­sa. “Que ha­ya di­ne­ro en jue­go ha­ce ries­go­so el com­pro­mi­so”, acep­ta Mi­che­lle Ro­drí­guez, con­ven­ci­da de que el pú­bli­co se di­ver­ti­rá y dis­fru­ta­rá el su­fri­mien­to de los im­pli­ca­dos que evi­tan reír­se mien­tras ha­cen ri­di­cu­le­ces. “Creo que la re­gla de no reír mien­tras se tra­ta de ha­cer que lo ha­gan otros es bien com­pli­ca­da”, fi­na­li­za la co­me­dian­te (a la que siem­pre con­fun­den con su ho­mó­ni­ma holly­woo­den­se).

Y es que apar­te de lo có­mi­co que pue­de ser de­lei­tar (con un po­co de sa­dis­mo) es­tos 10 gue­rre­ros cho­can­do en­tre sí, el pro­gra­ma no es­tá exen­to de esa pe­que­ña do­sis de tra­ge­dia que acom­pa­ña a la de­rro­ta. “Di­cen que los co­me­dian­tes te­ne­mos la obli­ga­ción de ha­cer reír a los de­más, pe­ro ¿quién nos ha­ce reír a no­so­tros? El show mues­tra has­ta dón­de po­de­mos lle­gar usan­do nues­tras me­jo­res ar­mas, pe­ro tam­bién que los co­me­dian­tes po­de­mos frus­trar­nos y es­tar tris­tes”, re­fle­xio­na Mau­ri­cio Ba­rrien­tos, el irre­ve­ren­te ac­tor y con­duc­tor co­no­ci­do co­mo “El Dia­bli­to”. Por su par­te, Car­los Ba­llar­ta, uno de les en­fants te­rri­bles del stand up me­xi­cano con­tem­po­rá­neo, nos cuen­ta lo in­tere­san­te que le pa­re­ce el con­cep­to: “Son dos re­tos al mis­mo tiem­po; no es­bo­zar una son­ri­sa es la cons­tan­te del ex­pe­ri­men­to, pe­ro ade­más tra­tar de ha­cer que ‘cai­gan’ esos gran­des co­me­dian­tes que co­noz­co y que sé que son muy di­ver­ti­dos. Es un gran desafío pro­fe­sio­nal”, con­fie­sa sin des­po­jar­se de sus es­tram­bó­ti­cos len­tes. Sin em­bar­go, Liliana Arria­ga “La Chu­pi­tos” no es­tá de acuer­do: “No creo que sea un ex­pe­ri­men­to, por­que no so­mos ra­tas de la­bo­ra­to­rio, aun­que en el pro­gra­ma nos com­por­te­mos co­mo ani­ma­les, y no di­ré nom­bres. No sé si es­te con­cur­so va a re­vo­lu­cio­nar el hu­mor, pe­ro es­tá muy bueno y to­dos que­rrán par­ti­ci­par en las pró­xi­mas edi­cio­nes”, zan­ja la ac­triz que en LOL: Last One Laug­hing on­dea la ban­de­ra de la co­me­dia tra­di­cio­nal.

Así las pre­mi­sas de es­te tour de for­ce hu­mo­rís­ti­co —adap­ta­do del éxi­to ni­pón Hi­tos­hi Mat­su­mo­to Pre­sents Do­cu­men­tal— que, a lo lar­go de seis epi­so­dios, nos mos­tra­rá las gra­cias —y des­gra­cias— de un es­cua­drón del hu­mor que ha­rá uso in­dis­cri­mi­na­do de to­dos sus re­cur­sos his­trió­ni­cos y fí­si­cos. “En el show hay que im­pro­vi­sar por­que son mu­chos ti­pos de co­me­dia, de hu­mor y de ti­ming. Tam­bién hay va­rios mo­men­tos de ten­sión don­de de­fien­do mi ideo­lo­gía”, ase­gu­ra Ma­nu NNA, una de las vo­ces in­flu­yen­tes del stand up me­xi­cano mo­derno, que se au­to­de­fi­ne co­mo “co­me­dian­te, ca­ba­re­te­ro, es­cri­tor y ex­se­xo­ser­vi­dor”. Du­ran­te el pro­gra­ma, los par­ti­ci­pan­tes tie­nen prohi­bi­do ta­par­se la ca­ra o co­mer to­do el tiem­po (por­que eso po­dría di­si­mu­lar su ca­ra de ri­sa). “Ha­cer reír sin po­der reír­se son dos ener­gías hu­ma­nas muy opues­tas. Con­ge­niar­las es muy ex­tra­ño. Es di­fí­cil por­que en cuan­to es­tás có­mo­do y te des­cui­das, pue­des son­reír sin que­rer y per­der”, ana­li­za Al­fon­so Bor­bo­lla, ac­tor, co­me­dian­te e im­pro­vi­ser —lo he­mos vis­to en Soy tu fan y en Luis Mi­guel, la se­rie—. Eso sí, den­tro de es­ta ca­sa de la ri­sa se pue­den usar cier­tos en­can­tos pa­ra ven­cer al ad­ver­sa­rio, co­mo lo ase­gu­ra Ale­xis de An­da, la atrac­ti­va co­me­dian­te y ac­triz: “¡Ten­go ca­ra de ri­sa to­do el tiem­po!”, di­ce preo­cu­pa­da. “Con tal de que se rían, ha­go va­ler mi co­que­te­ría y sen­sua­li­dad. Es vá­li­do trans­gre­dir y ser sexy se­du­cien­do e in­co­mo­dan­do”, afir­ma. “Yo por mi par­te, sé có­mo ha­cer caer a otro co­me­dian­te, y pa­ra lo­grar­lo, es­toy arries­gan­do mi fí­si­co y el ape­lli­do de la fa­mi­lia has­ta don­de es po­si­ble”, di­ce muy se­gu­ro Alex Fer­nán­dez, otro ba­luar­te del stand up —y no, su ape­lli­do no tie­ne que ver con Vi­cen­te y Ale­jan­dro—.

Sí, en es­te show en el que to­do po­dría pa­sar, ca­da par­ti­ci­pan­te cuen­ta con una par­ti­cu­lar es­tra­te­gia fren­te a un re­to que es­ta vez no tie­ne que ver con con­se­guir pro­vo­car las car­ca­ja­das en una au­dien­cia, sino con en­fren­tar­se con su pro­pia na­tu­ra­le­za re­fle­ja­da en sus co­le­gas. “En el pro­gra­ma, soy muy du­ro, des­pia­da­do y a la ca­be­za. Co­mo es­pec­ta­dor, te enojas, ríes u odias a al­guien, pe­ro se­gu­ro sien­tes mu­chas co­sas”, afir­ma Ale­jan­dro Mon­tiel, “El Es­cor­pión Do­ra­do” —uno de los you­tu­bers más po­pu­la­res de hoy—. Mien­tras que el fa­mo­so stan­du­pe­ro Da­niel So­sa con­fie­sa que la ex­pe­rien­cia fue di­ver­ti­da, aun­que com­pli­ca­da: “Nos dan en el ta­lón de Aqui­les al no de­jar que nos ria­mos; es co­mo po­ner a un ci­ru­jano a ope­rar a ojos ce­rra­dos”. Cuan­do vio a sus con­ten­dien­tes, el jo­ven hu­mo­ris­ta pen­só: “Qué mie­do, vi­ven de di­ver­tir a la gen­te y co­no­cen mis pun­tos dé­bi­les”. Pe­ro no­so­tros, a di­fe­ren­cia de los su­fri­dos com­pe­ti­do­res, sí po­dre­mos car­ca­jear­nos con ellos —y de ellos—, gra­cias al hu­mor ex­tre­mo que LOL: Last One Laug­hing ga­ran­ti­za. “Si fue­ra un pro­gra­ma co­mún y co­rrien­te, di­ría que es sim­ple­men­te un show di­ver­ti­do; pe­ro co­mo es más que eso, lo de­fi­ni­ré co­mo ‘una pro­pues­ta ines­pe­ra­da’, don­de las emo­cio­nes se vi­ven a flor de piel. Los par­ti­ci­pan­tes se es­tán ju­gan­do su di­ne­ro, su ima­gen, su ca­rre­ra. Es una com­bi­na­ción de hu­mor con gran ten­sión y ex­pec­ta­ti­va”, fi­na­li­za Eu­ge­nio Der­bez con una gran son­ri­sa. Por­que él siem­pre se lo tie­ne per­mi­ti­do.

Da­niel So­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.