EL TIEM­PO NO EXIS­TE

Una con­ver­sa­ción con Sir Jac­kie Ste­wart.

GQ (México) - - HOMBRES DEL AÑO 2018 - FOTOSRAM MAR­TÍ­NEZ POR FE­DE­RI­CO MASTROGIOVANNI

Sube len­ta­men­te por la an­gos­ta es­ca­le­ra de ca­ra­col de la ca­sa. Par­si­mo­nio­so y con ele­gan­cia, se pre­sen­ta con to­dos los miem­bros del equi­po que lo es­tá es­pe­ran­do pa­ra un shoo­ting fo­to­grá­fi­co. Pa­ra­li­za­do en el trá­fi­co de un jue­ves por la tar­de en la Ciu­dad de Mé­xi­co, el hom­bre que ha­ce más de 50 años re­pre­sen­ta la ve­lo­ci­dad y la pun­tua­li­dad ha lle­ga­do con un po­co de re­tra­so.

Sir Jac­kie Ste­wart se mue­ve fren­te a las cá­ma­ras con la desen­vol­tu­ra de un mo­de­lo pro­fe­sio­nal. Es­tá cons­cien­te de ca­da mo­vi­mien­to de su cuer­po y pue­de an­ti­ci­par có­mo se ve­rá en una ima­gen. Con tac­to, pa­ra no ser ofen­si­vo, le da su­ge­ren­cias a los fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les so­bre có­mo ha­cer el en­cua­dre pa­ra que se vea me­jor su re­loj, su cor­ba­ta, sus man­cuer­ni­llas.

Se qui­ta de­li­ca­da­men­te un Ro­lex y cie­rra con cui­da­do ex­tre­mo la pul­se­ra an­tes de en­tre­gár­se­lo a su asis­ten­te, que le es­tá pa­san­do uno di­fe­ren­te.

La na­tu­ra­li­dad con la que apo­ya el hom­bro en la pa­red y cru­za los bra­zos, con la pun­ta del pie de­re­cho fren­te al iz­quier­do, la ro­di­lla li­ge­ra­men­te do­bla­da de la­do, ates­ti­gua un cuer­po que tie­ne me­mo­ria, de­ja en­ten­der la cos­tum­bre de es­tar en el cen­tro del es­ce­na­rio.

—Yo era un desas­tre en la es­cue­la — afir­ma con des­par­pa­jo Sir Jac­kie Ste­wart—, soy dis­lé­xi­co; has­ta la fe­cha, no pue­do leer ni es­cri­bir bien, de­jé los es­tu­dios a los 15 años, no tu­ve mu­cha edu­ca­ción es­co­lar y su­fría de un gra­ve com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad.

Con los de­dos de la mano de­re­cha ajus­ta el ani­llo de oro que lle­va en el me­ñi­que iz­quier­do. És­te tie­ne gra­ba­do su cas­co de Fór­mu­la 1, el cas­co con una co­ro­na del Ro­yal Ste­wart tar­tan (el tar­tán per­so­nal de la Rei­na Isa­bel II) que se hi­zo fa­mo­so en to­do el mun­do des­de fi­na­les de los años 60, cuan­do Jac­kie im­po­nía su es­ti­lo y sus sím­bo­los en los cir­cui­tos de F1, pa­ra que to­dos pu­die­ran re­co­no­cer­lo. Los pan­ta­lo­nes de tar­tán ver­de son tam­bién una mar­ca de fá­bri­ca, jun­to con las boi­nas com­bi­na­das, que re­mar­can su ori­gen es­co­cés y or­gu­llo na­cio­na­lis­ta.

—En mi vi­da ha si­do muy im­por­tan­te la len­ti­tud. Cuan­do era jo­ven, fui cam­peón na­cio­nal y eu­ro­peo de ti­ro al pla­to; re­pre­sen­ta­ba a Es­co­cia y Reino Uni­do. El ti­ro es un de­por­te so­li­ta­rio, que re­quie­re de mu­cha con­cen­tra­ción.

Es­te as­pec­to es co­mún tam­bién en la Fór­mu­la 1.

—En los años de ti­ro al pla­to, apren­dí a ga­nar y apren­dí a no per­der.

SMOOTHNESS

Jac­kie Ste­wart fue tres ve­ces cam­peón del mun­do de F1 (en 1969, 1971 y 1973), y su ca­rac­te­rís­ti­ca for­ma de ma­ne­jar sua­ve y ar­mó­ni­ca­men­te se co­no­cía co­mo smooth dri­ving, una mez­cla de sua­vi­dad y na­tu­ra­li­dad de los mo­vi­mien­tos, de la ma­ne­ra de in­ter­pre­tar la pis­ta y sus cur­vas.

—Un au­to de Fór­mu­la 1 es un ani­mal muy fuer­te y sen­si­ble —ex­pli­ca Sir Jac­kie acer­cán­do­se y ro­zan­do mi mano con sua­vi­dad—. Si ha­go es­to —di­ce dan­do, de re­pen­te, una bo­fe­ta­da rá­pi­da y de­ci­di­da a la mano que un mo­men­to an­tes aca­ri­cia­ba—, no te gus­ta, ¿ver­dad? Pues un au­to de ca­rre­ra es exac­ta­men­te lo mis­mo. Es un ani­mal, co­mo una ga­ce­la: es muy frá­gil, pe­ro, al mis­mo tiem­po, muy rá­pi­do. Muy con­tra­dic­to­rio.

Uno de los es­fuer­zos ma­yo­res de los gran­des pro­fe­sio­na­les y de­por­tis­tas es ha­cer pa­re­cer fá­ci­les y na­tu­ra­les las co­sas más di­fí­ci­les. Es­to es lo que Jac­kie Ste­wart ha in­ten­ta­do lo­grar des­de que ini­ció co­mo pi­lo­to, tra­tan­do de se­guir los pa­sos de su ído­lo y gran ami­go Jim Clark, fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te en el cir­cui­to de Hoc­ken­heim el 7 de abril de 1968.

—Es muy com­pli­ca­do, po­ca gen­te con­si­gue ma­ne­jar un au­to de Fór­mu­la 1 de un mo­do tan sua­ve y lim­pio co­mo lo ha­cía Jim Clark. Gas­tas me­nos ga­so­li­na, me­nos llan­tas y te des­gas­tas me­nos tú mis­mo. Fí­si­ca­men­te, es me­nos ago­ta­dor, por­que si es­tás siem­pre en ten­sión, to­do es mu­cho más di­fí­cil.

La mis­ma sua­vi­dad, smoothness, es la ba­se de mu­chos as­pec­tos de la vi­da de Jac­kie Ste­wart.

—No quie­ro pa­re­cer de­ma­sia­do cru­do, pe­ro es una pa­sión lo­grar que las per­so­nas ha­gan co­sas que a lo me­jor no que­rían ha­cer, sin for­zar­los, co­mo si fue­ran ellos los que lo desean. Es muy su­til, y un au­to fun­cio­na de la mis­ma ma­ne­ra: des­pués de ma­ne­jar mu­cho se vuel­ve un ani­mal sal­va­je, no lo con­tro­las fá­cil­men­te, así que he apren­di­do a se­dar a mis bó­li­dos, co­mo si les die­ra va­lium... y un po­co pa­ra mí tam­bién. Apren­dí a no re­ba­sar si no es­ta­ba en el pun­to ade­cua­do, por­que si el ad­ver­sa­rio reac­cio­na de la for­ma equi­vo­ca­da, te ex­po­nes.

Ha­ce una pau­sa y le­van­ta con ele­gan­cia la man­ga del bra­zo iz­quier­do a la al­tu­ra de la mu­ñe­ca. En un mo­vi­mien­to na­tu­ral, ca­si sin pen­sar­lo, en­se­ña su Ro­lex, una pie­za es­pe­cial con­me­mo­ra­ti­va de su re­la­ción de 50 años con la mar­ca suiza.

La man­ga iz­quier­da de sus ca­mi­sas he­chas a mano y de sus sa­cos siem­pre es li­ge­ra­men­te más cor­ta y más ajus­ta­da que la de­re­cha. Es­to es pa­ra po­der en­se­ñar su co­lec­ción de re­lo­jes con ma­yor fa­ci­li­dad.

—Cuan­do que­dé cla­si­fi­ca­do pa­ra las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis, en 1966, el pre­mio con­sis­tió en 35 mil dó­la­res. Con ello, me com­pré un re­loj de lu­jo, y co­mo nun­ca ha­bía te­ni­do uno, ad­qui­rí un Ro­lex de oro de 18 qui­la­tes. El top de la lí­nea. Es­to fue an­tes de que, dos años des­pués, la fir­ma me ofre­cie­ra ser su em­ba­ja­dor.

Aca­ri­cia ca­ri­ño­sa­men­te, con mo­vi­mien­to ins­tin­ti­vo, su re­loj de pla­tino, que le si­gue pro­vo­can­do enor­me pla­cer po­seer, co­mo to­dos sus ob­je­tos y co­ches de lu­jo. Es par­te de su idea de fe­li­ci­dad y de éxi­to.

ÉXI­TO

—Mi pa­dre me de­cía: “Si vue­las jun­to con los cuer­vos, eres sus­cep­ti­ble a ser al­can­za­do por un ti­ro. Si vue­las con las águi­las, es­tás fue­ra de al­can­ce del ti­ro”. Me en­can­ta es­tar ro­dea­do de gen­te exi­to­sa. Apren­do mu­cho de ellos.

A lo lar­go de nues­tra en­tre­vis­ta, Sir Jac­kie in­sis­te con fre­cuen­cia en lo im­por­tan­te que es pa­ra él es­tar en­tre gen­te de éxi­to, co­mo si es­to le die­ra la cer­te­za de te­ner el de­re­cho de per­te­ne­cer a aque­lla eli­te, co­mo si no fue­ran su­fi­cien­tes los nu­me­ro­sos éxi­tos per­so­na­les que ha acu­mu­la­do en su vi­da y el jo­ven in­se­gu­ro de 15 años que no lo­gra­ba leer ni es­cri­bir bien es­tu­vie­ra pre­sen­te en es­te cuer­po de ca­si 80 años, co­mo si el tiem­po no exis­tie­ra.

Con la men­te via­ja en el tiem­po, has­ta los pri­me­ros en­cuen­tros con su co­le­ga y ri­val, el dos ve­ces cam­peón del mun­do de Fór­mu­la 1, Graham Hill.

—Cuan­do lle­gué a la F1, Hill era el nú­me­ro uno y yo ocu­pa­ba el nú­me­ro dos. Lo mi­ra­ba con sus tra­jes de sas­tre y de­cía: “Yo tam­bién ne­ce­si­to un tra­je he­cho a me­di­da, soy un pi­lo­to de Fór­mu­la 1”. Así que fui con el me­jor de Lon­dres, Doug Hay­ward, y me hi­zo mi tra­je a me­di­da. He­cho el tra­je le di­go: “Doug, ¿có­mo me veo?”. Y él me con­tes­ta: “Bien, pe­ro ¿qué tal tus za­pa­tos?”. Vol­teo a ver el cor­te de mi tra­je y lue­go los za­pa­tos: te­rri­bles. Así que fui con el me­jor za­pa­te­ro del mun­do, Geor­ge Cle­ver­ley, que ha­cía las pie­zas de Chur­chill y los de Danny Ka­ye, y, por fin, tu­ve mi cal­za­do. Mi­ra, los za­pa­tos que vis­to son Cle­ver­ley, ten­drán 25, tal vez 30 años.

Se la­me el de­do ín­di­ce de la mano iz­quier­da y de­li­ca­da­men­te lim­pia una in­vi­si­ble man­chi­ta de su za­pa­to. Des­pués de un mo­men­to de si­len­cio, en el que pa­re­ce re-

anu­dar sus pen­sa­mien­tos, agre­ga con una son­ri­sa tra­vie­sa:

—Mi­ra has­ta don­de he lle­ga­do des­de que era un pi­lo­to de Fór­mu­la 1 que ob­ser­va­ba có­mo se ves­tía Graham Hill... Bueno, ¡él nun­ca tu­vo za­pa­tos Cle­ver­ley!

TIEM­PO

El tiem­po de la con­ver­sa­ción se es­tá aca­ban­do: va­rios in­te­gran­tes del equi­po de Ro­lex, que or­ga­ni­zó la fies­ta en es­ta ca­sa de las Lo­mas, ha­cen sen­tir su pre­sen­cia, aun­que Sir Jac­kie Ste­wart pa­re­ce es­tar muy có­mo­do con­tan­do su his­to­ria. La lar­ga re­la­ción con Ro­lex no es la úni­ca en su vi­da. Le gus­tan las re­la­cio­nes que du­ran mu­cho tiem­po.

—Nin­guno de mis co­le­gas pi­lo­tos ha te­ni­do una re­la­ción de 50 años con una em­pre­sa. Es­tu­ve ca­sa­do du­ran­te 54 años, así que las re­la­cio­nes lar­gas son bue­nas. Por es­to, es ex­ce­len­te es­tar con Ro­lex. Es bo­ni­to te­ner co­sas bo­ni­tas. Mi ca­sa es muy bo­ni­ta, así que to­do lo que ten­go...

No aca­ba la fra­se, da un sus­pi­ro pro­fun­do y con la mano de­re­cha vuel­ve a to­car su ani­llo.

—He­len tam­bién vis­te muy bien. Ha­ce cua­tro años y me­dio le diag­nos­ti­ca­ron demencia a He­len, su es­po­sa y com­pa­ñe­ra de to­da la vi­da. A par­tir de aquel mo­men­to de­ci­dió re­cau­dar fon­dos a tra­vés de la fun­da­ción Ra­ce Against De­men­tia, cu­yo sím­bo­lo es una “D” en for­ma de pis­ta de ca­rre­ras, di­se­ña­da por Mar­tin So­rrell, que Sir Jac­kie lle­va pues­ta co­mo pin en el ojal de su sa­co Ru­bi­nac­ci.

La idea es uti­li­zar la ve­lo­ci­dad de avan­ce tec­no­ló­gi­co de la Fór­mu­la 1 y apli­car­la a la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca acer­ca de es­ta en­fer­me­dad que afec­ta ca­da vez a más per­so­nas en to­do el pla­ne­ta.

—Ha­cer que las ca­rre­ras de au­tos fue­ran se­gu­ras fue mi ma­yor lo­gro. Aho­ra, es­te es mi ma­yor desafío.

Ya el rui­do de la fies­ta cu­bre nues­tras vo­ces, mis­mas que se pier­den en la mú­si­ca que es­tá a to­do vo­lu­men. Ya no hay tiem­po pa­ra otras pre­gun­tas. Pe­ro eso no im­por­ta si es ver­dad lo que opi­na Sir Jac­kie Ste­wart so­bre el tiem­po:

—No per­ci­bo el tiem­po en lo más ab­so­lu­to. De he­cho, pien­so que el tiem­po no exis­te.

“Mi­pa­dre­me­de­cía:

‘Si vue­las jun­to con los­cuer­vos,eres sus­cep­ti­blea­ser al­can­za­do­po­run ti­ro. si vue­las con las águi­las, es­tás fue­ra de al­can­ce del ti­ro’. Me en­can­ta es­tar ro­dea­do de gen­te exi­to­sa. apren­do mu­cho­dee­llos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.