CRÍA CUER­VOS… Y CON­QUIS­TA HOLLY­WOOD

Luis Ge­rar­do Mén­dez con­so­li­da su faceta có­mi­ca en Mur­der Mys­tery, la película en la que com­par­te cré­di­tos con Jen­ni­fer Anis­ton y Adam Sand­ler, y que sig­ni­fi­ca su en­tra­da triun­fal en la Me­ca del Ci­ne.

GQ (México) - - CINE -

Co­mo si se tra­ta­ra de un exa­men pro­fe­sio­nal, el pri­mer día en el set de Mur­der Mys­tery fue de­ter­mi­nan­te para Luis Ge­rar­do Mén­dez. Se tra­ta­ba de una es­ce­na en la que es­ta­ban to­dos los ac­to­res, el di­rec­tor y los pro­duc­to­res. Fren­te a él, dos titanes de la co­me­dia: Jen­ni­fer Anis­ton y Adam Sand­ler —eso sin men­cio­nar a los otros nom­bres que in­te­gran el re­par­to, co­mo Lu­ke Evans, Gem­ma Ar­ter­ton y Te­ren­ce Stamp—. El turno del me­xi­cano de de­cir su pri­mer diá­lo­go de to­do el ro­da­je lle­gó. Con ner­vio­sis­mo lo hi­zo y en­ton­ces, “to­dos se mu­rie­ron de ri­sa”, con­fie­sa. “Res­pi­ré y fue cuan­do su­pe que es­ta­ba lis­to para ha­cer­lo. A par­tir de ahí, to­do cam­bió”.

Cuan­do Nick (Sand­ler) le cum­ple a su es­po­sa Au­drey (Anis­ton) el sueño de co­no­cer Eu­ro­pa, ja­más se ima­gi­na que un en­cuen­tro for­tui­to du­ran­te el vue­lo los lle­va­rá di­rec­ta­men­te a una ce­na a bor­do del lu­jo­so ya­te del mag­na­te Mal­colm Quin­ce. De un mo­men­to a otro, Quin­ce apa­re­ce muer­to y en­ton­ces co­mien­za la ca­ce­ría: ¿quién será el cul­pa­ble? Un cru­ce­ro de lu­jo. Un ase­si­na­to misterioso. Va­rios sos­pe­cho­sos y un de­tec­ti­ve em­pe­ña­do en en­con­trar al cri­mi­nal. Has­ta este pun­to, la tra­ma de la nueva pro­duc­ción de Net­flix po­dría ha­ber sa­li­do de la plu­ma de “La rei­na del cri­men”, Agat­ha Ch­ris­tie. Así, en­tra en es­ce­na una bue­na do­sis de co­me­dia que apor­ta to­do el elen­co, en­ca­be­za­do por Anis­ton y Sand­ler, dos “viejos lo­bos de mar” del gé­ne­ro, y es cuan­do el filme co­mien­za a na­ve­gar por otros ma­res.

Que Luis Ge­rar­do ha­ya con­se­gui­do un lu­gar a bor­do de este pro­yec­to, se lo de­be en par­te a Rob Sch­nei­der. “Mis agen­tes de Es­ta­dos Uni­dos me man­da­ron a una au­di­ción y fui. Tras la prue­ba, los pro­duc­to­res me di­je­ron que les ha­bía gus­ta­do mu­cho, pe­ro que es­ta­ban en­tre dos nom­bres: un ac­tor ita­liano y yo”, nos cuen­ta el me­xi­cano. “A Rob lo co­no­cí ha­ce al­gu­nos me­ses en la en­tre­ga de los Premios Pla­tino. Cuan­do nos sa­lu­da­mos, me di­jo que le gus­ta­ba mu­cho Club de Cuer­vos y mi tra­ba­jo en la se­rie”, re­cuer­da. Cu­rio­sa­men­te, Sch­nei­der se en­con­tra­ba de gi­ra con Adam du­ran­te la pre­pro­duc­ción de Mur­der Mys­tery y al ver que el nom­bre de Luis Ge­rar­do fi­gu­ra­ba en­tre los as­pi­ran­tes, no du­dó en im­pul­sar­lo. “Di­ga­mos que le

de­bo un po­qui­to. Lue­go de eso, le man­dé una car­ta ofre­cién­do­le has­ta mi ca­sa”, ase­gu­ra Mén­dez en­tre ri­sas, quien tras al­can­zar la fa­ma con su pa­pel de Ja­vi No­ble y con­so­li­dar­se gra­cias a su tra­ba­jo co­mo Cha­va Igle­sias, ha­lló en es­ta pro­duc­ción de Net­flix la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar de la mano de dos his­trio­nes que lo han ins­pi­ra­do a lo lar­go de to­da su vi­da. “Es­ta ex­pe­rien­cia fue al­go inex­pli­ca­ble. Ima­gí­na­te, cre­cí vien­do Friends y las co­me­dias de Sand­ler, y aho­ra en­tra­ba a un set para tra­ba­jar con ellos, para dar­me cuen­ta de que mi co­me­dia tie­ne un po­co de la su­ya y ellos re­co­no­cién­do­se en la mía. Fue muy es­pe­cial”, sen­ten­cia. “Les apren­dí mu­cho. Son per­so­nas muy ge­ne­ro­sas, gran­des se­res hu­ma­nos, in­creí­ble­men­te de­ta­llis­tas y con gran­des ges­tos. Adam, por ejem­plo, lle­ga ca­si siem­pre con mú­si­ca al lla­ma­do para po­ner de buenas a to­dos, sa­lu­da al equi­po, ter­mi­na y se que­da a ver las es­ce­nas de los de­más para dar no­tas, de­cir­te que lo has he­cho bien o para com­par­tir al­gún con­se­jo”.

La bue­na ra­cha de Luis Ge­rar­do no es al­go que ha­ya lle­ga­do a él de ma­ne­ra for­tui­ta. Des­de ha­ce va­rios años, el ac­tor se ha en­car­ga­do de ele­gir proyectos que sig­ni­fi­quen ver­da­de­ros re­tos pro­fe­sio­na­les. Ba­yo­ne­ta (2018) es un buen ejem­plo. Para es­ta cin­ta, Mén­dez tu­vo que so­me­ter­se a una trans­for­ma­ción fí­si­ca que im­pli­có apren­der box y te­ner que fil­mar en con­di­cio­nes ex­tre­mas. Sin em­bar­go, su re­com­pen­sa lle­gó des­pués de que se die­ran a co­no­cer las no­mi­na­cio­nes al Pre­mio Ariel (el re­co­no­ci­mien­to más im­por­tan­te den­tro de la ci­ne­ma­to­gra­fía me­xi­ca­na), don­de su nom­bre apa­re­ció en el quin­te­to de Me­jor Ac­tor, al la­do de Gael Gar­cía Ber­nal, Noé Her­nán­dez, Da­mián Al­cá­zar y Bal­ti­mo­re Bel­trán. “No ten­go nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va. Es­toy feliz de estar no­mi­na­do. Si gano, me voy a vol­ver lo­co. Lo que me gus­ta par­ti­cu­lar­men­te de este ga­lar­dón es que lo en­tre­ga la gen­te con la que tra­ba­jas, tus ami­gos, tus co­le­gas. Creo que este año es muy im­por­tan­te para los Ariel por­que hay cin­tas ma­ra­vi­llo­sas co­mo Ro­ma o Las ni­ñas bien”, ase­gu­ra.

El otro pro­yec­to que Mén­dez trae ba­jo el bra­zo para fi­na­les de 2019 es el re­ma­ke de Char­lie’s An­gels, pe­ro esa ya será otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.