JO­SÉ MA­NUEL LÓ­PEZ VELARDE

“Mu­chas per­so­nas tie­nen ideas pre­con­ce­bi­das so­bre lo que sig­ni­fi­ca una fa­mi­lia. Yo es­toy en un ma­tri­mo­nio de dos hom­bres y ten­go dos hi­jas. No nos de­ten­ga­mos por­que la so­cie­dad ‘no es­tá pre­pa­ra­da’”. En en­tre­vis­ta, el di­rec­tor y pro­duc­tor tea­tral ha­bla de

GQ (México) - - TEATRO - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán / Fo­to Jo­sé Ma­nuel Zar­dain y Pa­ko Ma­ka­reno

Mi en­cuen­tro con Jo­sé Ma­nuel Ló­pez Velarde su­ce­de en La Tea­tre­ría. Ahí, el di­rec­tor y pro­duc­tor afi­na los de­ta­lles de su nue­vo mon­ta­je: una adap­ta­ción de 1984 de George Or­well que es­tre­na este mes en Guadalajar­a y en julio, en Ciu­dad de Mé­xi­co, y que lle­ga jus­to en un tiem­po en el que la so­cie­dad pa­re­ce (re) vi­vir los tó­pi­cos que se tra­tan en el tex­to. “Es­ta­mos atra­ve­san­do tiem­pos muy po­la­res. Que­re­mos al­can­zar la libertad y la jus­ti­cia, pe­ro cuan­do pa­re­ce que se va a con­se­guir, hay un re­tro­ce­so. Es una es­pe­cie de mo­vi­mien­to pen­du­lar”, ase­gu­ra. A pe­sar de este ti­po de des­pla­za­mien­tos en el pen­sa­mien­to so­cial, Velarde es­tá cons­cien­te de que en ma­te­ria de de­re­chos y aper­tu­ra ha­cia la comunidad LGBTQ+, “di­fí­cil­men­te vol­ve­re­mos a estar don­de nos en­con­trá­ba­mos an­tes. Que a las mujeres y a los hom­bres ho­mo­se­xua­les de mi ge­ne­ra­ción nos ha­ya cos­ta­do tan­to tra­ba­jo sa­lir del cló­set, tie­ne que ver no na­da más con la ho­mo­fo­bia de afue­ra, sino tam­bién con la pro­pia”, apun­ta el crea­dor de Men­ti­ras, quien siem­pre ha apos­ta­do por la im­por­tan­cia de una edu­ca­ción “tan­to en ni­ños co­mo en adul­tos y la so­cie­dad en ge­ne­ral, para que así se pue­da dar una li­bre ma­ni­fes­ta­ción de ideas”.

Lue­go de con­traer ma­tri­mo­nio (“nos ca­sa­mos por­que que­ría­mos, no para dar­le una lec­ción a al­guien”),

Ló­pez Velarde y su es­po­so de­ci­die­ron te­ner hi­jos. Fue así co­mo des­cu­brió una faceta que has­ta ese mo­men­to no ha­bía ex­plo­ra­do y que, jus­ta­men­te, te­nía mu­cho que ver con la im­por­tan­cia de la for­ma­ción. “Acer­cán­do­me a la comunidad de la es­cue­la de mis hi­jas, em­pe­cé a em­pa­par­me del te­ma de la pa­ter­ni­dad ho­mo­pa­ren­tal y ase­so­rar­me con es­pe­cia­lis­tas para así poder dar pláticas so­bre fa­mi­lias di­ver­sas y ex­pre­sio­nes de gé­ne­ro. De en­tra­da, des­cu­brí que to­da­vía es muy com­pli­ca­do que la gen­te di­fe­ren­cie en­tre orien­ta­ción se­xual, gé­ne­ro y se­xo”, com­par­te en ex­clu­si­va con GQ. “Cuan­do voy a ha­blar a otras es­cue­las, les di­go: ‘No es­toy aquí para evi­tar que mis hi­jas su­fran bull­ying, sino para ofre­cer­les una he­rra­mien­ta de ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va con otras ins­ti­tu­cio­nes, que for­men alum­nos que en­tien­dan que el mundo es así, que sea po­si­ble re­la­cio­nar­se de for­ma dis­tin­ta”.

La edu­ca­ción (o la fal­ta de ella) de­ter­mi­na por com­ple­to el pen­sa­mien­to de una so­cie­dad, su com­por­ta­mien­to y el he­cho de que pue­dan exis­tir en­tre sus miem­bros al­gu­nos pro­ble­mas que, al me­nos en Mé­xi­co, se han ve­ni­do arras­tran­do des­de ha­ce va­rios años, co­mo el ma­chis­mo y la mi­so­gi­nia, los cua­les “per­mean del men­sa­je que los adul­tos les da­mos a los ni­ños”, apun­ta Ló­pez Velarde. “La ho­mo­fo­bia tie­ne

que ver mu­cho con la mi­so­gi­nia, con es­to de pen­sar que cómo un hom­bre pue­de re­ba­jar­se a pa­re­cer fe­me­nino. In­clu­so den­tro de la mis­ma comunidad gay, hay un des­pre­cio por lo fe­me­nino. Y la ra­zón de este pen­sa­mien­to tie­ne mu­chas aris­tas. Por un la­do, so­mos ho­mo­se­xua­les, pe­ro fui­mos cria­dos co­mo hom­bres, con pri­vi­le­gios de hom­bres. Nos han in­cul­ca­do que lo fe­me­nino es te­rri­ble, por­que es te­rri­ble ser mu­jer. Tam­bién me pa­re­ce que tie­ne que ver con la ima­gen de nues­tro cuer­po, que es­tá re­la­cio­na­do con un ideal de cómo de­be ser un hom­bre y una mu­jer. Y en la comunidad LGBTQ+, pa­re­cie­ra que exis­te un pro­to­ti­po de cómo tie­ne que ser el gay ideal: no afe­mi­na­do, con un cuer­po es­té­ti­co, ves­tir de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, etc. Que son co­sas inal­can­za­bles, in­sos­te­ni­bles y ago­ta­do­ras”.

En este mo­vi­mien­to pen­du­lar de las so­cie­da­des, que ha traí­do con­si­go avan­ces a ni­vel de le­gis­la­ción y una ma­yor aper­tu­ra en el pen­sa­mien­to de la gen­te, ¿la so­cie­dad me­xi­ca­na es­tá pre­pa­ra­da para ver pa­pás ho­mo­pa­ren­ta­les?, le cues­tiono a Jo­sé Ma­nuel an­tes de des­pe­dir­nos. “Me pa­re­ce que la for­ma de pre­pa­rar­la es que si­gan exis­tien­do ca­da vez más. En ge­ne­ral, creo que la so­cie­dad nun­ca es­tá lista para co­sas que no ha vis­to, co­mo en su mo­men­to fue el di­vor­cio. Des­de mi ex­pe­rien­cia, que qui­zás sea bas­tan­te pri­vi­le­gia­da, te pue­do de­cir que no he te­ni­do nin­gún pro­ble­ma. Y si la so­cie­dad no es­tá lista, que se pre­pa­re. Tam­po­co es tan di­fí­cil, no se ne­ce­si­ta una maes­tría en ex­pre­sión de gé­ne­ro y fa­mi­lias di­ver­sas. No nos de­ten­ga­mos por ello”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.