ABOUT A BOY

El ni­ño que ha­ce va­rios años le ro­bó la película a Hugh Grant (Un gran chi­co), hoy es­tá con­ver­ti­do en to­do un ca­ma­león. ¿Su nom­bre? Ni­cho­las Hoult.

GQ (México) - - GIFT GUIDE -

Co­mo cual­quier ni­ño, Ni­cho­las Hoult se de­ja­ba des­lum­brar por la pro­fe­sión de su pa­dre Ro­ger, un pi­lo­to de Bri­tish Air­ways. “La gen­te sien­te cier­ta fas­ci­na­ción por este tra­ba­jo. Creen que es pa­sear to­do el tiem­po en los ae­ro­puer­tos, co­mo Leo­nar­do Dica­prio en Catch Me if You Can, y lue­go par­tir con des­tino a un rin­cón exó­ti­co. En reali­dad, es una la­bor bas­tan­te complicada, muy li­mi­tan­te, con mu­cho jetlag que so­por­tar. Al­go ex­te­nuan­te”, sen­ten­cia el jo­ven en en­tre­vis­ta para GQ. En este con­tex­to, el fu­tu­ro de Ni­cho­las pa­re­cía estar es­cri­to: tan­to él co­mo su her­mano, Ja­mes, ase­gu­ra­ban que­rer se­guir los pasos de pa­pá. Has­ta que el jo­ven to­mó una de­ci­sión que cam­bió por com­ple­to su vi­da: de­di­car­se a la ac­tua­ción.

Fue en­ton­ces que se em­bar­có en otro ti­po de via­je, uno que lo ha lle­va­do de Es­ta­dos Uni­dos a Na­mi­bia (don­de ro­dó Mad Max: Fury Road), pa­san­do por Ne­pal (para co­la­bo­rar con World Wi­de Fund for Na­tu­re) y de vuel­ta a su na­tal In­gla­te­rra, don­de ha­ce ape­nas un par de años ter­mi­nó de ro­dar La fa­vo­ri­ta, el más re­cien­te lar­go­me­tra­je de Yor­gos Lant­hi­mos. “Me di­ver­tía mu­cho en­trar en el per­so­na­je por to­da la trans­for­ma­ción fí­si­ca que re­que­ría, pe­ro tam­bién fue al­go pe­li­gro­so”, ase­gu­ra en­tre ri­sas. “Ima­gí­na­te: el di­rec­tor in­sis­tía en usar la luz natural lo más que se pu­die­ra, así que so­bre el set ha­bía enor­mes bas­ti­do­res con ve­las que ilu­mi­na­ban la es­ce­na. Mi pe­lu­ca es­ta­ba, li­te­ral­men­te, re­cu­bier­ta de la­ca y yo, con los ta­co­nes al­tos que te­nía que usar, me tro­pe­za­ba a ca­da mo­men­to. El ries­go de que me in­cen­dia­ra era muy al­to”. Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, no fue así. La cin­ta so­bre la ri­va­li­dad en­tre dos mujeres que bus­can con­se­guir los fa­vo­res de la Rei­na Ana ob­tu­vo 10 no­mi­na­cio­nes al Oscar (con es­ta­tui­lla in­clui­da

para Oli­via Col­man en un due­lo a muer­te con Glenn Clo­se) y sir­vió para ca­ta­pul­tar aún más la ca­rre­ra del ac­tor de 29 años.

Aun­que si ha­bla­mos de tram­po­li­nes y avio­nes, es pre­ci­so de­cir que el “vue­lo” más im­por­tan­te de Hoult lle­gó ha­ce 17 años, cuan­do pro­ta­go­ni­zó jun­to a Hugh Grant la cin­ta About a Boy (2002), la cual lo lle­vó sin es­ca­las al es­tre­lla­to y lo es­ta­ble­ció co­mo un ver­da­de­ro ro­baes­ce­nas (pre­gún­ten­le a Grant). Su par­ti­ci­pa­ción en el lar­go­me­tra­je fue tan con­tun­den­te y cau­ti­va­do­ra, que pron­to lle­ga­ron más proyectos: lo mis­mo la ha he­cho de zom­bie enamo­ra­do (Warm Bo­dies, 2013) que de mu­tan­te (la sa­ga X-men), ha si­do el in­te­rés ro­mán­ti­co de Co­lin Firth (A Sin­gle Man, 2009) y tam­bién un per­so­na­je mi­to­ló­gi­co (Clash of the Ti­tans, 2010). Fue así co­mo el ni­ño pro­me­sa po­co a po­co se con­vir­tió en un ca­ma­león de los sets. “Me atre­ve­ría a de­cir que ten­go una per­so­na­li­dad ob­se­si­va y a tra­vés del tra­ba­jo pue­do apren­der nue­vas ha­bi­li­da­des, des­cu­brir his­to­rias di­fe­ren­tes y sa­lir en pos de otros as­pec­tos de la his­to­ria. Mi pro­fe­sión ali­men­ta esa par­te de mí que siem­pre es­tá bus­can­do lo nue­vo, al­go en qué con­cen­trar­se y de lo que apren­der”, re­ve­ló el bri­tá­ni­co a GQ.

Este pe­ri­plo que lo ha lle­va­do a des­cu­brir nue­vos mun­dos con­ti­núa aho­ra con una odi­sea épi­ca al en­fun­dar­se en los tra­jes (Ma­de in En­gland, cla­ro es­tá) del es­cri­tor J.R.R. Tol­kien para li­de­rar la cin­ta que nos lle­va­rá a des­cu­brir al­gu­nos pa­sa­jes de la ju­ven­tud del au­tor del uni­ver­so de El se­ñor de los ani­llos, “uno de los ro­les más atrac­ti­vos que me han to­ca­do has­ta aho­ra”, en pa­la­bras del pro­pio Hoult. “El ro­da­je me per­mi­tió re­vi­vir la his­to­ria y lo hi­ce a un ni­vel muy al­to. No­so­tros los ac­to­res

“mi pro­fe­sión ali­men­ta esa par­te de mí que siem­pre es­tá bus­can­do lo nue­vo”.

te­ne­mos el pri­vi­le­gio de poder estar en un mundo pa­ra­le­lo mien­tras es­ta­mos ac­tuan­do”.

Este mes, tam­bién ve­re­mos a Ni­cho­las re­pe­tir co­mo Beast en X-men: Dark Phoe­nix, mien­tras que a fi­na­les de año, com­par­ti­rá car­tel con otro maes­tro en el ar­te de ro­bar es­ce­nas: Samuel L. Jack­son en The Ban­ker, don­de se abor­da la vi­da del pri­mer ban­que­ro afro­ame­ri­cano en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Es ca­si un he­cho que am­bos proyectos (y to­dos aque­llos en los que re­cien­te­men­te se ha in­vo­lu­cra­do) los eli­gió to­man­do co­mo ba­se su nueva fi­lo­so­fía de vi­da: “Ser pa­dre te ayuda a te­ner muy cla­ra la im­por­tan­cia de aque­llo que ha­ces cuan­do no es­tás desem­pe­ñan­do tu faceta co­mo pa­pá. Con­si­de­ro que mi tra­ba­jo se ha en­ri­que­ci­do de mu­cha cla­ri­dad y de más ener­gía. De igual ma­ne­ra, sien­to una enor­me fuer­za de­trás de to­do lo que ha­go, me mue­ve una nueva mo­ti­va­ción. Ha­go mi la­bor en el set y lue­go co­mien­za el tra­ba­jo ver­da­de­ro, en ca­sa. He en­ten­di­do lo que de ver­dad es im­por­tan­te”, fi­na­li­zó.

A LA IZ­QUIER­DA: Look com­ple­to, Prada ARRI­BA: Look com­ple­to, Dol­ce & Gab­ba­na Look com­ple­to, Cal­vin Klein 205W39NYC

ARRI­BA: Look com­ple­to, Dol­ce & Gab­ba­na A LA DE­RE­CHA: Ca­mi­sa, Dol­ce & Gab­ba­na Pan­ta­lón, Cal­vin Klein 205W39NCY

EDI­TOR DE MO­DA: NICOLÒ ANDREONI. GROOMING: KA­REN ALDER PARA KIEHL’S

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.