BEING EL­TON

GQ (México) - - CINE -

Lo anun­cia­mos des­de ya: la bio­pic del año será Roc­ket­man, la cin­ta que nos re­ve­la la vi­da y obra de uno de los ma­yo­res íco­nos de la mú­si­ca glo­bal con­tem­po­rá­nea. Su pro­ta­go­nis­ta, Ta­ron Eger­ton, nos con­fie­sa las vi­ci­si­tu­des de con­ver­tir­se en El­ton John.

l sound­track de nues­tras vi­das no se­ría el mis­mo sin las can­cio­nes de El­ton John, y Ta­ron Eger­ton es­tá de acuer­do con la pre­mi­sa. “Re­cuer­do ha­ber­lo vis­to can­tan­do ‘Cir­cle of Li­fe’ cuan­do yo te­nía cin­co o seis años. Lue­go, a los 12, su ál­bum Grea­test Hits sa­lió al mer­ca­do. Mi pa­dras­tro —a quien mi ma­má aca­ba­ba de co­no­cer y que se con­vir­tió en par­te im­por­tan­te de mi vi­da— y yo lo es­cu­cha­mos una ma­ña­na camino a la es­cue­la y can­ta­mos a to­do pul­món. Más tar­de, a mis 17, au­di­cio­né para la Es­cue­la de Tea­tro y can­té ‘Your Song’, pe­ro no con­se­guí que­dar­me. Un año des­pués, vol­ví a ha­cer­lo y lo lo­gré. Di­ga­mos que El­ton siem­pre ha es­ta­do

ahí”, re­ve­la el ac­tor que vio ca­ta­pul­ta­do su éxi­to gra­cias a su rol pro­ta­gó­ni­co en la cin­ta Kings­man (2014).

Lo que Ta­ron qui­zás ja­más ima­gi­nó es que con la se­cue­la de es­ta película co­men­za­ría a co­ci­nar­se un pro­yec­to que cam­bia­ría su vi­da. “Un día, en 2016, se acer­có el di­rec­tor Matt­hew Vaughn y me di­jo: ‘¿Te gus­ta­ría in­ter­pre­tar a El­ton John?’. Me que­dé es­tu­pe­fac­to y só­lo al­can­cé a res­pon­der: ‘¿Qué opi­na él?’. Más tar­de me en­te­ré de que ama­ba la idea”. Fue así co­mo na­ció Roc­ket­man, la bio­pic que revive el gla­mour, la psi­co­de­lia y, ob­via­men­te, el tra­ba­jo de uno de los más gran­des íco­nos de la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea. “El filme ini­cia con El­ton en­tran­do a reha­bi­li­ta­ción y es a tra­vés de este pro­ce­so que cuen­ta su his­to­ria. Es así co­mo po­de­mos co­no­cer su in­fan­cia, su pa­sa­do y el as­cen­so a la fa­ma”, ase­gu­ra Eger­ton. “En lo per­so­nal, el he­cho de que to­do par­ta de la reha­bi­li­ta­ción fue al­go que en­con­tré in­tere­san­te, por­que pien­so que ver a al­guien tan uni­ver­sal­men­te co­no­ci­do en una si­tua­ción tan vul­ne­ra­ble es po­co co­mún… Eso sí, es­ta película no pre­ten­de gla­mou­ri­zar el uso de las dro­gas”.

Pre­pa­rar­se para el per­so­na­je no fue fá­cil. El pri­mer pa­so para Ta­ron fue sen­tar­se a pla­ti­car con el ar­tis­ta y co­no­cer más de él. Aque­lla tar­de, lue­go de char­lar ca­si tres ho­ras en ca­sa de El­ton, mú­si­co y ac­tor ge­ne­ra­ron una em­pa­tía que los lle­vó a en­ta­blar una co­la­bo­ra­ción de esas que po­cas ve­ces se ven en el sép­ti­mo ar­te. “Cuan­do te dan el ho­nor de in­ter­pre­tar a uno de los mú­si­cos más que­ri­dos, hay un gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad aña­di­do. Pe­ro cuan­do co­no­ces y co­nec­tas con es­ta per­so­na ge­nui­na­men­te, en­ton­ces es que se con­vier­te en una de las co­sas más tras­cen­den­ta­les de tu vi­da”. Además de los cam­bios fí­si­cos a los que tu­vo que so­me­ter­se (para in­ter­pre­tar al cantante en su eta­pa adul­ta, se cor­tó el pe­lo ca­si en

su to­ta­li­dad), la par­te emo­cio­nal fue un fac­tor im­por­tan­te al mo­men­to de abor­dar su pa­pel; sin em­bar­go, el bri­tá­ni­co de 29 años ase­gu­ra que fue en las co­sas que com­par­te con el in­tér­pre­te que en­con­tró una ba­se de la cual par­tir. “Al co­no­cer­lo más, me di cuen­ta de que te­nía­mos mu­cho en co­mún. Yo no soy un ge­nio, pe­ro sí coin­ci­do con él en su neu­ro­sis e in­se­gu­ri­da­des. Re­co­no­cí al­gu­nas de mis emo­cio­nes vo­lá­ti­les”, re­ve­la.

Apar­te de Eger­ton en el pro­ta­gó­ni­co, la cin­ta tie­nen un re­par­to de al­to ni­vel: Bry­ce Da­llas Ho­ward co­mo Shei­la Ei­leen (ma­má de El­ton), Ri­chard Mad­den co­mo John Reid, quien fue­ra re­pre­sen­tan­te del cantante por mu­chos años, y Ja­mie Bell co­mo Ber­nie Tau­pin, es­cri­tor de sus te­mas y com­pa­ñe­ro de vi­da. “Uno de los de­to­nan­tes para que El­ton cam­bia­ra fue su re­la­ción con Ber­nie. Creo que se enamo­ra­ron co­mo so­cios crea­ti­vos. Ber­nie lo com­ple­men­ta”, apun­ta Ta­ron. En 2018, la película so­bre la vi­da de Fred­die Mer­cury se ubi­có en el can­de­le­ro. Sus prin­ci­pa­les de­trac­to­res ar­gu­men­ta­ban que la bio­pic no se ha­bía atre­vi­do a ahon­dar en al­gu­nos pa­sa­jes per­so­na­les del front­man de Queen. Con Roc­ket­man, no ha­brá que­ja. El lar­go­me­tra­je es un re­tra­to ho­nes­to de la his­to­ria de El­ton, in­clu­yen­do sus re­la­cio­nes amo­ro­sas. “Soy un ac­tor he­te­ro­se­xual in­ter­pre­tan­do a un ícono gay, así que me sen­tí con el com­pro­mi­so de que, si íba­mos a ha­cer es­to de ma­ne­ra co­rrec­ta, en­ton­ces, tam­bién te­nía­mos la obli­ga­ción de mos­trar esa par­te de su vi­da. Du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos, hay una es­ce­na de amor en­tre Ri­chard Mad­den y yo. De he­cho, se tra­ta de la pri­me­ra se­cuen­cia de amor que he fil­ma­do en mi ca­rre­ra y es so­bre dos jó­ve­nes que se enamo­ran en un tiem­po en el que es­to no era so­cial­men­te acep­ta­do. Es­toy muy or­gu­llo­so con el re­sul­ta­do”, remata Ta­ron.

“El­ton John y su mú­si­ca siem­pre han es­ta­do pre­sen­tes en mi vi­da”. – Ta­ron Eger­ton

Ca­mi­sa, Sandro Tank top, Tom Ford Pan­ta­lón, Dol­ce & Gab­ba­na Cin­tu­rón, Saint Lau­rent by Ant­hony Vac­ca­re­llo Za­pa­tos, Guc­ci

Po­lo y pan­ta­lón, Brio­ni Za­pa­tos, Guc­ci Cal­ce­tas, Pant­he­re­lla Re­loj, Car­tier Bra­za­le­te, Da­vid Yur­man Ani­llo, Car­tier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.