8 MI­LÉ­SI­MAS

La se­ña­la­ron. Se rie­ron. La in­sul­ta­ron… y Ale­xa Mo­reno, sim­ple­men­te, brin­có. Tan al­to, tan al­to, que lo­gró al­go inau­di­to para Mé­xi­co: ga­nar una me­da­lla en un Mun­dial de Gim­na­sia. Hoy, nos en­con­tra­mos con ella en Ti­jua­na para ha­blar so­bre el ‘va­lor’ de la

GQ (México) - - GOURMET -

Cuan­do des­per­tó, el odio to­da­vía es­ta­ba allí. El ca­len­da­rio pe­ga­do de­trás de la puer­ta de su cuar­to, den­tro de la Vi­lla Olím­pi­ca de Río de Janeiro, de­cía que era lu­nes 8 de agos­to de 2016, la fe­cha de su cum­plea­ños 22, y, des­de muy tem­prano, las aler­tas co­men­za­ron a so­nar en su te­lé­fono. “No re­vi­ses las re­des so­cia­les, Ale­xa”, le es­cri­bía su her­mano Ale­xis. “No ha­gas ca­so, a me­nos que sea al­guien a quien res­pe­tes y ad­mi­res”, le pe­día Yen­de­ri­na, su madre. “¿Cómo es­tás? Que­re­mos ver­te”, le pe­día Oc­ta­vio, su pa­dre. Pe­ro ya era tar­de. La no­che an­te­rior, el do­min­go 7 de agos­to de 2016 (el día que siem­pre ha­bía so­ña­do: su de­but en Jue­gos Olím­pi­cos en la Jeu­nes­se Are­na de Río), Ale­xa leía los pri­me­ros tex­tos que la se­ña­la­ban y la in­sul­ta­ban. Pe­ro se fue a dor­mir y to­do bien. Has­ta la ma­ña­na si­guien­te, que el odio ‘me­xi­cano’ es­ta­ba allí.

“Es real, hay ma­los com­pe­ti­do­res en la vi­da. Sí, me do­lió. Me sen­tía so­la. Es­ta­ba en shock. Y ne­ce­si­ta­ba a mi fa­mi­lia”, cuen­ta la gim­nas­ta. “No­so­tros que­ría­mos pro­te­ger­la. No en­ten­día­mos la en­vi­dia, el odio. Era su cum­plea­ños y que­ría­mos fes­te­jar­la y que ol­vi­da­rá to­do. Que re­cor­da­ra que su sueño es­ta­ba cum­plién­do­se. In­sul­ta­ban el ta­len­to de una ni­ña que lle­va­ba ca­si 20 años pre­pa­rán­do­se para este día”, sen­ten­cia el ar­qui­tec­to Oc­ta­vio Mo­reno, pa­dre de Ale­xa, sen­ta­do en las es­ca­le­ras del gim­na­sio Agim­na­sia de Ti­jua­na, mien­tras mi­ra a su hi­ja en­tre­nar. Ella le gui­ña el ojo y co­rre. Tan rá­pi­do, tan pre­ci­so y con tan­ta de­ter­mi­na­ción, que nin­gún ojo den­tro del re­cin­to se le des­pe­ga en su tra­yec­to. Y sal­ta. Sal­ta tan al­to co­mo en Río de Janeiro. Tan al­to co­mo ella quie­re sal­tar. Y esa es su respuesta final: el odio y la en­vi­dia sí se pue­den ig­no­rar.

AN­TES DE RÍO (AR).

Cuan­do Yen­de­ri­na y Oc­ta­vio vie­ron a su hi­ja de tres años col­ga­da por fue­ra de la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de los jue­gos de un lo­cal de ham­bur­gue­sas en Me­xi­ca­li (su ciu­dad na­tal), su co­ra­zón se de­tu­vo un se­gun­do. Ella re­ta­ba la ley de la gra­ve­dad y los ner­vios de ellos no da­ban más. “Al ba­llet”, di­jo Oc­ta­vio. “No... ne­ce­si­ta al­go que la can­se. A la gim­na­sia...”, sen­ten­ció Yen­de­ri­na, quien tra­ba­ja­ba co­mo di­se­ña­do­ra, pe­ro su gran pa­sión es­ta­ba en la na­tu­ra­le­za y en acam­par. La de­ci­sión, con­si­de­ra­da co­mo la ‘gran’ aven­tu­ra de la fa­mi­lia Mo­reno Me­di­na, en­con­tró rá­pi­do su jus­ti­fi­ca­ción. “No ha­bía pa­sa­do ni un mes de su pri­me­ra cla­se y ya es­ta­ba en un grupo es­pe­cial y, des­de ahí, Ale­xa no ha parado de sal­tar”, narra Oc­ta­vio. “Se de­di­có tan­to a ello y tra­ba­jo muy du­ro. Ella nun­ca fue fies­te­ra; tam­po­co muy ami­gue­ra ni bai­la­do­ra. Leía mu­cho y en­tre­na­ba. Y siem­pre se de­ja­ba con­sen­tir y en­con­tra en su ca­sa, un re­fu­gio. Se exi­gió tan­to, que has­ta el do­lor se hi­zo cos­tum­bre”, con­ti­núa el ar­qui­tec­to, re­cor­dan­do el día que, ‘li­te­ral’, se rom­pió la ca­ra, pe­ro fre­na cuan­do su hi­ja se apro­xi­ma a se­car­se el su­dor. Sus nu­di­llos, lle­nos de ci­ca­tri­ces, y el ges­to de su ca­ra son re­ve­la­do­res: Ale­xa ha su­fri­do para estar aquí. “Ten­go un um­bral del do­lor muy gran­de. Pe­ro no lo dis­fru­to. Cuan­do re­tas a la ley de la gra­ve­dad, hay un mo­men­to en que la vo­lun­tad, sí o sí, fla­quea”, di­ce Ale­xa y re­gre­sa a sal­tar.

Han pa­sa­do 22 años des­de que ini­ció esa his­to­ria. Hi­ja de la fron­te­ra, ella se acos­tum­bró a com­pe­tir con de­por­tis­tas de Es­ta­dos Uni­dos y se fo­gueó en Ca­li­for­nia con atle­tas de al­to ren­di­mien­to (“el al­to ren­di­mien­to es esa muy del­ga­da lí­nea en­tre tu me­jor re­sul­ta­do y tu peor le­sión”, afirma Oc­ta­vio) has­ta lle­gar al mo­men­to que en­ten­dió to­do: el Mun­dial, en 2015, en Es­co­cia. “Yo re­cuer­do que al lle­gar a Glas­gow, en­ten­dí bien la fuer­za de la gim­na­sia co­mo es­pec­tácu­lo. To­do era tan perfecto. El es­ta­dio lleno, la gen­te gri­tan­do, las chi­cas ha­cien­do ejer­ci­cios más que im­pre­sio­nan­tes... Yo que­ría estar ahí y com­pe­tir”, cuen­ta Mo­reno, una fa­ná­ti­ca in­dis­cu­ti­ble de su ofi­cio y de los li­bros de Rick Rior­dan y las can­cio­nes K-pop del grupo Exo. “Era una ni­ña muy in­ten­sa. La veía­mos con tal de­ter­mi­na­ción, que sa­bía­mos que gran­des co­sas le pa­sa­rían. Era muy com­pe­ti­ti­va y, a la vez, muy leal. Es úni­ca e irre­pe­ti­ble. Es al­guien que trans­for­ma un gim­na­sio cuan­do lle­ga”, cuen­ta Kar­la Re­tiz, tam­bién se­lec­cio­na­da me­xi­ca­na, además de en­tre­na­do­ra en el gim­na­sio de Ti­jua­na don­de nos en­con­tra­mos, y una de las me­jo­res ami­gas de Ale­xa. “Se exi­ge tan­to, que te con­ta­gia y te ha­ce creer que se pue­de. Y siem­pre te ha­ce reír”, fi­na­li­za Re­tiz mien­tras Ale­xa brin­ca una vez más. Y lo ha­ce tan al­to que ha­ce pen­sar que cual­quie­ra lo lo­gra­rá. Pe­ro no. No cual­quie­ra lo lo­gra­rá... y me­nos en nus­tro país.

DES­PUÉS DE RÍO (DR).

¿Cuán­to pue­de ‘va­ler’ una ban­de­ra na­cio­nal?, le pre­gun­tó a Oc­ta­vio y Ale­xa, du­ran­te un des­can­so de la prác­ti­ca. “Ocho mi­lé­si­mas”, res­pon­de su pa­dre sin ti­tu­beo al­guno. Esa fue la di­fe­ren­cia de ca­li­fi­ca­ción en­tre el se­gun­do y el ter­cer lu­gar de la final de

sal­to fe­me­nino del Mun­dial de Gim­na­sia 2018, ce­le­bra­do en Doha, Ca­tar. Ocho mi­lé­si­mas que se­pa­ra­ron a su hi­ja (14.508) de la gim­nas­ta ca­na­dien­se Sha­llon Ol­sen (14.516) y que fue­ron la di­fe­ren­cia en­tre el bron­ce y la pla­ta. Y aun­que se tra­ta de un lo­gro úni­co en la his­to­ria de­por­ti­va me­xi­ca­na, al ser la pri­me­ra en su­bir­se a un po­dio de un Mun­dial de Gim­na­sia, esas ocho mi­lé­si­mas son el pun­to de par­ti­da para en­ten­der quién es y con quién com­pi­te.

“En­tre las ban­de­ras es­ta­dou­ni­den­ses, chi­nas, ru­sas y ru­ma­nas, la ban­de­ra de Mé­xi­co nun­ca ha fi­gu­ra­do. Pe­ro ya es­ta­mos ahí y, jun­to con la comunidad la­ti­noa­me­ri­ca­na, ha­ce­mos un con­tra­pe­so para que se nos con­si­de­re y ca­li­fi­que igual. No pin­ta­mos, pe­ro ya es­ta­mos ahí”, co­men­ta Ale­xa so­bre la geo­po­lí­ti­ca de la gim­na­sia ar­tís­ti­ca. En re­su­men, la me­xi­ca­na se re­fie­re al ‘va­lor’ que los jue­ces le dan a una ban­de­ra (y a un país) y que pro­vo­ca­ron la muy ri­si­ble di­fe­ren­cia en­tre Mo­reno y Ol­sen. “Sí, la gim­na­sia es un de­por­te de apre­cia­ción y la sub­je­ti­vi­dad jue­ga un gran pa­pel, pe­ro ¿cómo mi­des ocho mi­lé­si­mas?, ¿cómo?”, se pre­gun­ta, en voz al­ta, Oc­ta­vio. “Creo que en la apre­cia­ción pue­des ver el va­so me­dio lleno o me­dio va­cío. Pe­ro sí, el ‘pe­di­grí’ va­le mu­cho y lo he vi­vi­do. Así que, en mi ca­so, ten­go que ir a no­quear”, com­ple­men­ta Ale­xa, quien en su mi­ra­da lle­va la de­ter­mi­na­ción y la pre­ci­són, mien­tras que en su res­pi­ra­ción mar­ca el rit­mo ideal para una eje­cu­ción. Aun­que sea ver­bal. Le doy 10 pun­tos por su aná­li­sis. Por­que además del pe­so de los jue­ces, des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en Río, ha lle­va­do el pe­so de la ban­de­ra me­xi­ca­na, co­bra­do por los me­xi­ca­nos. “Des­pués de Río, Ale­xa ge­ne­ró una ola que no se va a de­te­ner. Es un tsu­na­mi en for­ma­ción que no pa­ra­rá unos mi­les de ha­ters co­bar­des. Y si lo in­ten­tan, es­ta­re­mos ahí a su la­do, en ca­da sal­to”, sen­ten­cia su her­mano Ale­xis, quien via­jó des­de In­gla­te­rra, don­de es­tu­dia Ci­ber­se­gu­ri­dad, para acom­pa­ñar la his­to­ria de Ale­xa.

“Pien­so que la dis­ci­pli­na es más im­por­tan­te que el ta­len­to. Y ahí, creo que la men­te só­lo se con­tro­la con la prác­ti­ca. He te­ni­do mu­chas ma­las pa­sa­das en mi ca­be­za, y en­tre más gran­de, hay más. Ca­da vez sien­tes más los mie­dos. Es­tás re­tan­do a la gra­ve­dad y ca­da vez te vuel­ves más cons­cien­te. Por eso, de­ci­dí ve­nir­me a vi­vir so­la a Ti­jua­na, des­pués de Río, y en­tre­nar aquí, jun­to a mis com­pa­ñe­ras. Ne­ce­si­ta­ba dar un pa­so más”, co­men­ta Ale­xa mien­tras se prepara para la úl­ti­ma par­te del en­tre­na­mien­to y pla­ti­ca con su pa­dre so­bre las ma­te­rias que le fal­tan para ter­mi­nar su li­cen­cia­tu­ra en Ar­qui­tec­tu­ra, lue­go de de­jar la ca­rre­ra de Me­di­ci­na. AN­TES DE TOK­YO (AT). Gus­ta­vo Sa­la­zar, Di­rec­tor de la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Gim­na­sia, des­de 2009, lo tie­ne cla­ro: “La gim­na­sia me­xi­ca­na es­tá en su me­jor mo­men­to. Cre­ce y cre­ce, bus­can­do crear una es­cue­la, de lo in­di­vi­dual a lo co­lec­ti­vo. Y en gran par­te se de­be a que las ni­ñas y ni­ños es­tán re­gre­san­do a los gim­na­sios, ilu­sio­na­dos por los re­sul­ta­dos que se vi­ven. Es ver­dad, des­pués del lo­gro de Ale­xa en Doha, hay un an­tes y un des­pués. Su am­bi­ción y ob­je­ti­vos, jun­to a los lo­gros de, por ejem­plo, Me­lis­sa Flores y Dafne Na­va­rro, han pro­vo­ca­do un au­men­to de gim­nas­tas que es el gran pun­to de par­ti­da y la me­ta es te­ner a más de dos me­xi­ca­nos en unos Jue­gos Olím­pi­cos, por pri­me­ra vez en 48 años”.

Sí, la gim­na­sia es un de­por­te ca­ro. Sí, hay po­cos re­cur­sos en Mé­xi­co. Pe­ro el día se ha cum­pli­do. “Lle­gué a pen­sar en el re­ti­ro tras Río, pe­ro aquí si­go. La gim­na­sia es lo que sé y me gus­ta ha­cer, y quie­ro con­cluir lo que de­jé pen­dien­te en Bra­sil. Es­toy bus­can­do mi ca­li­fi­ca­ción en All Around (to­dos los apa­ra­tos y pi­so), y aun­que es­toy me­jor que nun­ca en sal­to, cree­mos, mi en­tre­na­dor (el es­pa­ñol Alfredo Hue­to) y yo, que ten­go mu­chas op­cio­nes para ayu­dar­me y ayu­dar al equi­po na­cio­nal a cla­si­fi­car si si­go el camino del All Around. Me gus­ta­ría ir a Tok­yo 2020 y, además, ir acom­pa­ña­da”, sen­ten­cia Ale­xa, quien se rié jun­to a su ami­ga Kar­la, por la no­mi­na­ción que tie­ne en los Premios MTV Miaw, en la ca­te­go­ría ¡Arri­ba las mujeres!, don­de com­pi­te con Ya­lit­zia Apa­ri­cio.

“Es buen mo­men­to para ser me­xi­cano. Para lu­cir co­mo me­xi­cano. Co­mo Ya­liz­ta, que apa­re­ció y abrió puer­tas. Yo apa­re­cí y quie­ro cons­truir puen­tes. Am­bas es­ta­mos or­gu­llo­sas de ser me­xi­ca­nas y es mo­men­to de mos­trar­lo”, co­men­ta Mo­reno al re­vi­sar las no­mi­na­cio­nes.

El úl­ti­mo brin­co ya ocu­rrió. Ale­xa se lim­pia las ma­nos. La mú­si­ca si­gue so­nan­do. Es una can­ción de Harry Pot­ter, su fa­vo­ri­ta para su ru­ti­na. To­dos aplau­den. Ella son­ríe y se ape­na. Co­mo una ni­ña que no quie­re la aten­ción. Que no la ne­ce­si­ta. Pe­ro to­dos le mues­tran ca­ri­ño. Y res­pe­to. Ella vuel­ve a son­reír. “Hoy, sal­go en los me­dios. Hoy, sa­ben cuándo com­pi­to. Y me si­gue dan­do la mis­ma pe­na que el pri­mer día. Aun­que, tam­bién, la mis­mas ga­nas de ir a Tok­yo y res­pon­der. Res­pon­der con lo que sé ha­cer y con lo que soy: una gim­nas­ta me­xi­ca­na”.

Una gim­nas­ta me­xi­ca­na con­tra las ocho mi­lé­si­mas.

El viernes 2 de no­viem­bre de 2018, Mé­xi­co ama­ne­ció con la bo­ca bien ce­rra­da. Ale­xa fue la pri­me­ra me­xi­ca­na en ga­nar me­da­lla en un Mun­dial de Gim­na­sia.

El camino para lle­gar a Tok­yo 2020 co­men­zó y Ale­xa Mo­reno es­pe­ra obtener su bo­le­to en oc­tu­bre, en el Mun­dial de Gim­na­sia, en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.