SO­NAR CON ROBOTS

GQ (México) - - DEPORTES - Fo­tos Li­dia Es­te­pa Mo­da ki­ra ál­va­rez Tex­to ga­briel gua­jar­do

La ac­triz co­lom­bia­na Na­ta­lia Re­yes se une a Die­go Bo­ne­ta, Lin­da Ha­mil­ton y Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger en el más re­cuen­te ca­pí­tu­lo de la sa­ga Te­mi­na­tor, el cual lle­va por nom­bre Dark Fa­te y nos ha­bla de co­mo Holly­wood le ha da­do la bien­ve­ni­da... y co­mo aún pien­sa en má­qui­nas y jui­cios fi­na­les.

Na­ta­lia Re­yes es­tá prác­ti­ca­men­te lista para la pri­me­ra ron­da de fo­tos. Cuan­do le avi­san que es mo­men­to de co­men­zar, ella sa­le de la ha­bi­ta­ción de una es­pec­ta­cu­lar ca­sa de es­ti­lo por­fi­riano, tie­ne pues­to un ves­ti­do lar­go y una cha­ma­rra de cue­ro; con su mano de­re­cha sos­tie­ne el lar­go de la pren­da para no tro­pe­zar y sube unas es­ca­le­ras ha­cia el ter­cer ni­vel. Aún te­ne­mos que es­pe­rar un po­co para char­lar con la ta­len­to­sa ac­triz co­lom­bia­na, quien es la nueva pro­ta­go­nis­ta Ter­mi­na­tor: Dark Fa­te, di­ri­gi­da por Tim Mi­ller (Dead­pool) y pro­du­ci­da de nueva cuen­ta por su crea­dor, Ja­mes Ca­me­ron.

Ubi­ca­da jus­to des­pués de los acon­te­ci­mien­tos de Ter­mi­na­tor 2: Jugd­ment Day, el filme pro­me­te reac­ti­var una de la fran­qui­cias más im­por­tan­tes del ci­ne es­ta­dou­ni­den­se des­pués de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos, y la par­ti­ci­pa­ción de Na­ta­lia no es for­tui­ta. Hoy, es una de las ac­tri­ces la­ti­nas más im­por­tan­tes, des­pués de vi­vir un boom, en 2015, in­ter­pre­tan­do a Lady Ta­ba­res en Lady, la ven­de­do­ra de ro­sas, di­ver­si­fi­can­do su ca­rre­ra y ga­nan­do es­pa­cios para cons­truir un gran fu­tu­ro en la pan­ta­lla gran­de.

En 2018, Na­ta­lia via­jó a Can­nes para pre­sen­tar Pá­ja­ros de ve­rano, la película co­lom­bia­na de Cris­ti­na Ga­lle­go y Ci­ro Gue­rra en la que par­ti­ci­pó y que fue ova­cio­na­da tras abrir la Quin­ce­na de Rea­li­za­do­res. Cuen­ta la his­to­ria de un clan wa­yúu, en la dé­ca­da de los 60, y los pro­ble­mas que en­fren­ta al en­trar en el trá­fi­co de la ma­rihua­na, he­chos ocu­rri­dos an­tes de la era de los gran­des ca­pos: “Fue un gran es­treno para la película; además, fue el mis­mo día que le hi­cie­ron un ho­me­na­je a Mar­tin Scor­se­se, así que te­ner­lo ahí, tan cer­ca y que la vie­ra fue ma­ra­vi­llo­so”, con­fie­sa en la en­tre­vis­ta; “Pá­ja­ros de ve­rano no es una ver­sión es­te­reo­ti­pa­da del nar­co, de la fas­tuo­si­dad de su vi­da. Vuel­ve al ini­cio real del te­ma para en­ten­der­lo co­mo un fe­nó­meno, para con­ce­bir cómo se sem­bró la se­mi­lla ha­ce tan­tos años, la cual ge­ne­ró ava­ri­cia y vio­len­cia; la des­truc­ción del ho­nor, de la fa­mi­lia, las tra­di­cio­nes y la cultura. Es un re­tra­to muy im­por­tan­te para Co­lom­bia”.

¿EM­PO­DE­RA­MIEN­TO?

Des­pués de 90 mi­nu­tos de fo­to­gra­fías, in­te­rrum­pi­mos la se­sión para que Na­ta­lia des­can­se un mo­men­to. Ubi­ca­mos dos si­llo­nes en un enor­me pa­si­llo de la vie­ja ca­so­na del cen­tro de la CDMX (po­dría ser, sin du­dar­lo, un es­ce­na­rio del filme Ter­mi­na­tor) y lle­gó el mo­men­to de ha­blar so­bre Da­ni Ra­mos, una de las tres he­roí­nas de Ter­mi­na­tor: Dark Fa­te. Si al­go en­tu­sias­mó a los se­gui­do­res de la fran­qui­cia y de lo que po­dría­mos lla­mar el pri­mer ca­non –así lo considera Ja­mes Ca­me­ron tras de­jar de par­ti­ci­par en las pe­lí­cu­las des­pués de Jugd­ment Day–, es el re­gre­so de Lin­da Ha­mil­ton co­mo Sa­rah Con­nor. Tu­vie­ron que pa­sar 28 años para ver­la de nue­vo ba­jo la piel de una de las he­roí­nas de ac­ción más icónicas del ci­ne. Y Lin­da, re­la­ta Na­ta­lia, fue pie­za cla­ve en su au­di­ción:

“Sien­to que me que­dé gra­cias a ella. Lle­gué a uno de los call backs en Los Án­ge­les y una mu­jer gua­pí­si­ma me re­ci­bió; me di­jo: ‘Ho­la, ¿co­mo es­tás? Mi­ra, este es tu ma­qui­lla­je’. Fue su­per­ama­ble y pen­sé que era la pro­duc­to­ra o al­guien que coor­di­na­ba. Fi­nal­men­te, sa­lió el di­rec­tor y me pre­gun­tó si ya ha­bía co­no­ci­do a Lin­da. Yo no sa­bía que es­ta­ría en la au­di­ción. Co­mo aún no sa­bía de qué era mi per­so­na­je, ahí pen­sé que si ella es­ta­ba en el cas­ting con­mi­go se­ría uno im­por­tan­te”, cuen­ta Na­ta­lia.

Da­ni Ra­mos, su per­so­na­je en el filme, es una de las he­re­de­ras di­rec­tas de Sa­rah Con­nor y to­do apun­ta a que to­ma­rá la ba­tu­ta de es­ta his­to­ria, pe­ro re­gre­san­do a su co­ra­zo­na­da res­pec­to a Lin­da Ha­mil­ton, Re­yes cree que dio jus­to en el blan­co: “En­tré a la au­di­ción y fue bo­ni­to. Sien­to que cuan­do me mi­ró, se co­nec­tó con­mi­go. Des­pués, al ter­mi­nar, Tim Mi­ller me con­tó que le di­jo: ‘Si yo ten­go voz aquí… ella es la in­di­ca­da’”. Aho­ra, Na­ta­lia se suma a una lista de ac­tri­ces que for­man par­te del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino al­re­de­dor de las his­to­rias de Ca­me­ron (bas­ta re­cor­dar que an­tes de Sa­rah Con­nor, re­de­fi­nió a Ri­pley en Aliens, en 1986), quien tie­ne una idea cla­ra so­bre cómo se cons­tru­ye un per­so­na­je de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: no son íco­nos de be­lle­za, son mujeres ague­rri­das, fuertes y es­tra­té­gi­cas, co­mo lo tie­ne que ser un hé­roe de ac­ción; pe­ro tam­bién tie­nen de­fec­tos, in­se­gu­ri­da­des y de­bi­li­da­des, co­mo los tie­nen to­das las per­so­nas.

Otra he­roí­na se suma a la his­to­ria de Ter­mi­na­tor:

Dark Fa­te; la ac­triz ca­na­dien­se Ma­cken­zie Da­vis

(Bla­de Run­ner 2049) com­ple­ta un círcu­lo que tam­bién sol­ven­tó la lle­ga­da y el de­but de Na­ta­lia a una in­dus­tria gi­gan­te; una que pue­de in­ti­mi­dar a cual­quier ac­triz sin im­por­tar su ex­pe­rien­cia. “Siem­pre es­tu­vi­mos jun­tas en este via­je. Tu­ve mu­cha suer­te de co­la­bo­rar en una película con tres mujeres pro­ta­go­nis­tas, de tres paí­ses dis­tin­tos y ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas. Fue­ron un gran so­por­te en este nue­vo mundo. Un trío ma­ra­vi­llo­so”.

El nue­vo mundo al que se re­fie­re Na­ta­lia es esa ma­qui­na­ria lla­ma­da Holly­wood. Nin­gún ac­tor pue­de ne­gar que es un sueño en­trar ahí y más cuan­do lo ha­ces en una fran­qui­cia em­ble­má­ti­ca. Al ha­blar de ello, es inevi­ta­ble ver una son­ri­sa en su ros­tro. “Holly­wood es un mundo distinto. Ha­cer ci­ne siem­pre es una odi­sea, ya sea con po­co pre­su­pues­to o en una me­ga­pro­duc­ción. Me en­fren­té al otro ex­tre­mo de es­ta gran in­dus­tria. Fue in­creí­ble tra­ba­jar a ese ni­vel, to­dos los días apren­día al­go… Tie­nen al es­pe­cia­lis­ta, del es­pe­cia­lis­ta, del es­pe­cia­lis­ta para to­do”, cuen­ta Re­yes so­bre una his­to­ria que pro­me­te se­cuen­cias lle­nas de adre­na­li­na.

DI­REC­CIÓN DE AR­TE

CLAU­DIA FER­NÁN­DEZ

MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO

ABY GAR­CÍA

PRO­DUC­CIÓN

SHAKTIPROD ARIAD­NA MAR­TÍ­NEZ JOAN­NE SCHATZ

ARELI ZE­TI­NA

RETOQUE

OLD WOLF STU­DIO "ME RE­TO ME EXI­JO Y NO ME ENCASILLO" Pri­me­ra pá­gi­na: Ves­ti­do de Yo­lan Cris y are­tes de Kult

Je­welry. Pá­gi­na si­guien­te: Body de

De­fác­to­ri, fal­da de Vin­ta­ge y bo­tas de

Dr. Mar­tens. Úl­ti­ma pá­gi­na: Top de Ma­ría

Vo­guel y are­tes de

Kult Je­welry.

De he­cho, se­gún de­cla­ró Lin­da Ha­mil­ton en Ci­ne­ma­con 2019, las es­ce­nas son tan com­ple­jas, que el di­rec­tor man­dó ani­mar al­gu­nas de ellas an­tes de fil­mar­las, es­to para que el cast tu­vie­ran una idea más cla­ra de lo que ten­dría que ha­cer ca­da uno des­pués de que él gri­ta­ra ac­ción. “Ima­gí­na­te, eran 600 per­so­nas de­trás de cá­ma­ra, eso fue una di­men­sión que ob­via­men­te nun­ca ha­bía vi­vi­do. La can­ti­dad de pro­ce­sos para ca­da de­ci­sión”.

Cuan­do ha­blas de es­ce­nas de ac­ción, de pi­sar un set de es­ta fran­qui­cia, de ser cazado por un Ter­mi­na­tor, hay una pre­gun­ta obli­ga­da: ¿qué tal fue tra­ba­jar con Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger? “Tra­ba­jar con él fue la ex­pe­rien­cia más su­rreal que ha­ya te­ni­do. Lle­gó el día de mi pri­me­ra es­ce­na con él, só­lo veía a mi al­re­de­dor y me de­cía a mí mis­ma: ‘¡Es­to tie­nen que ser un sueño!’. Es una per­so­na uni­ver­sal­men­te tan pre­sen­te y, de re­pen­te, te­ner­lo fren­te de mí, com­par­tir el ma­qui­lla­je, sen­tar­me jun­to a él y es­cu­char sus ex­pe­rien­cias… ¡Im­pre­sio­nan­te!”.

Co­mo bien se es­pe­ra­ría de un re­par­to in­ter­na­cio­nal, el per­so­na­je de Na­ta­lia tu­vo com­pa­ñía me­xi­ca­na: Die­go Bo­ne­ta. “Fue di­vino. Aun­que te­nía­mos mu­chos ami­gos en co­mún, no lo co­no­cía, y te­ner a otro la­tino en este uni­ver­so fue in­creí­ble. Hubo co­ne­xión de ha­blar es­pa­ñol, de que­rer co­mer lo mis­mo. La pro­duc­ción se apo­yó mu­cho en no­so­tros para que to­do fue­ra ve­ro­sí­mil”, sen­ten­cia.

Es­ta­mos por ter­mi­nar la en­tre­vis­ta, lle­gó el mo­men­to de re­to­mar la se­sión de fo­tos. El crew nos avi­sa que es mo­men­to de la úl­ti­ma pre­gun­ta, así que apro­ve­cha­mos para ha­blar del gran mo­men­to que vi­ven los la­ti­noa­me­ri­ca­nos en la in­dus­tria cul­tu­ral, cu­yo im­pac­to al­can­za ca­da vez más fron­te­ras y tras­pa­sa to­dos los idio­mas. Ella lan­za un le­ve sus­pi­ro an­tes de dar­me una respuesta, una que para sus co­le­gas sue­na alen­ta­do­ra: “La his­to­ria de­trás del tra­ba­jo de los ac­to­res es di­fí­cil. En las au­di­cio­nes, hay un sí por ca­da 100 no. Son tan­tos, que la pro­ba­bi­li­dad de desis­tir es cons­tan­te. Pe­ro es un ofi­cio de aguan­te, dis­ci­pli­na y re­sis­ten­cia. Em­pe­cé ha­cien­do tea­tro, muy chi­qui­ta, pe­ro creo que ca­da uno de los proyectos que me lle­ga­ron y es­co­gí son un pa­so ha­cia de­lan­te, de re­tar­me, exi­gir­me y no que­dar­me en­ca­si­lla­da. El mundo es­tá tan co­nec­ta­do aho­ra, es tan pe­que­ño y es tan cam­bian­te, que to­do es po­si­ble”, fi­na­li­za Na­ta­lia, or­gu­llo­sa de su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.