EL A RO­MA DE UN HEROE

Des­pués de Jue­go de Tro­nos, ¿qué le es­pe­ra al ac­tor in­glés Kit Ha­ring­ton? Nos reuni­mos con él, en Nueva York, para char­lar so­bre ci­ne y el el poder... del olor.

GQ (México) - - DEPORTES - FOTOSMATTH­EW BROOKES MODADAN MAY TEXTODOLLY MA­LLET

Po­cos sa­ben que Kit Ha­ring­ton des­cien­de di­rec­ta­men­te del Rey Car­los II de In­gla­te­rra. Su fa­mi­lia es­tá llena de lo­res, con­des y ba­ro­nes. Sin em­bar­go, él pre­fi­rió de­jar a un la­do la aris­to­cra­cia y en­car­nar a uno de los hé­roes más famosos de la his­to­ria de la te­le­vi­sión en Ga­me of Th­ro­nes. Jon Snow tam­bién tie­ne san­gre de rey — sin sa­ber­lo—, pe­ro se ga­na el res­pe­to y el ho­nor de la gen­te por mé­ri­to pro­pio. En eso el ac­tor se pa­re­ce a su per­so­na­je: los hom­bres se iden­ti­fi­can y lo ad­mi­ran, mien­tras que las mujeres siem­pre lo ro­dean. “La mas­cu­li­ni­dad es un con­cep­to cu­rio­so”, nos di­ce des­de su sui­te, en lo al­to de la to­rre de un ho­tel de Nueva York que pa­re­ce cas­ti­llo me­die­val. “Su sig­ni­fi­ca­do es­tá cam­bian­do y, de he­cho, se es­tá mez­clan­do con la no­ción de lo fe­me­nino. En una épo­ca, se dis­cu­tie­ron mu­cho las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da gé­ne­ro y eso nos dio per­cep­cio­nes que aho­ra sue­nan fal­sas. Creo que hay mu­chas cua­li­da­des fe­me­ni­nas que el hom­bre de­be­ría ad­qui­rir y vi­ce­ver­sa. En cues­tión de lo­cio­nes, por ejem­plo, se me ha­ría sexy que una mu­jer tam­bién usa­ra The One”.

La ver­sión fe­me­ni­na de la fra­gan­cia de Dol­ce & Gab­ba­na tie­ne co­mo re­pre­sen­tan­te a Emi­lia Clarke, quien en GOT in­ter­pre­ta a Dae­nerys Tar­gar­yen. Al res­pec­to, Kit –quien, por cier­to, vis­te ca­sual, con jeans, snea­kers y T-shirt blan­ca– ase­gu­ra que son “los dos la­dos de la mo­ne­da. Lu­cha­mos por la mis­ma cau­sa y nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas son si­mi­la­res. Por eso, Dol­ce nos eli­gió para mos­trar esos va­lo­res”.

Para fil­mar la cam­pa­ña, el ac­tor de 32 años via­jó a Ná­po­les y tra­ba­jó con Mat­teo Ga­rro­ne, di­rec­tor de la cin­ta de cul­to Go­mo­rrah (2008) y quien aho­ra se en­cuen­tra ro­dan­do una nueva ver­sión de Pin­no­chio con Ro­ber­to Be­nig­ni al fren­te. “Me en­can­tó su­mer­gir­me en al­go tan di­fe­ren­te a lo que es­ta­ba acos­tum­bra­do en Ga­me of Th­ro­nes, don­de siem­pre es­ta­ba en­tre co­lo­res os­cu­ros y am­bien­tes fríos. Aquí ha­bía luz, bri­llo, ca­lor, di­ver­sión. Además, no hay mo­de­los ni ac­to­res. Los extras son ori­gi­na­rios del lu­gar y eso le da au­ten­ti­ci­dad al pro­duc­to y a la ex­pe­rien­cia”, di­ce mien­tras pa­sa la mano por su fa­mo­so pe­lo, aho­ra cor­to y ha­cia atrás.

Cons­cien­te de te­ner ima­gen de hé­roe, Ha­ring­ton ase­gu­ra que ur­gen lí­de­res po­si­ti­vos en el mundo, en quie­nes la pa­cien­cia de­be­ría ser su cua­li­dad prin­ci­pal. Tam­bién des­ta­ca que “la am­bi­ción es im­por­tan­te, pe­ro que sea sa­na con la que no da­ñes a los de tu al­re­de­dor. Tienes que dar un ejem­plo de cui­da­do per­so­nal por­que la gen­te te va a se­guir, y si no te preo­cu­pas por ti mis­mo, ¿cómo te vas a preo­cu­par por los de­más?”.

Cha­que­ta, Le­vi’s Top, Ann De­meu­le­mees­ter Pan­ta­lón y za­pa­tos, Dol­ce & Ga­ban­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.