EL HOM­BRE DEL BIS

Ha pi­sa­do las ca­sas de ópe­ra más im­por­tan­tes a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Su voz es con­si­de­ra­da una de las mejo­res del mo­men­to. Así, Ja­vier Ca­ma­re­na re­gre­só al Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes pa­ra re­ci­bir la ova­ción del pú­bli­co me­xi­cano.

GQ (México) - - AGENDA - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán Foto Ram Mar­tí­nez

Es­ta no es una fun­ción de ópe­ra tra­di­cio­nal. En pri­mer lu­gar, por­que se tra­ta de la ce­le­bra­ción por el 15 aniver­sa­rio del de­but de Ja­vier Ca­ma­re­na en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, en la Ciu­dad de Mé­xi­co; en se­gun­do, por­que no es una pues­ta en es­ce­na co­mo tal, sino un con­cier­to ope­rís­ti­co de La hi­ja del re­gi­mien­to: no hay es­ce­no­gra­fía, y tan­to la or­ques­ta, co­mo el co­ro es­tán ins­ta­la­dos so­bre el es­ce­na­rio. Y po­dría­mos aña­dir un ter­cer ele­men­to: en­tre el re­par­to, ade­más, se en­cuen­tra la ac­triz y tam­bién can­tan­te Florinda Meza, quien, con 20 años de es­tu­dios en­fo­ca­dos en la mú­si­ca, da­rá vi­da a la Du­que­sa de Cra­ken­torp. El pú­bli­co está ex­pec­tan­te y no es pa­ra me­nos. El te­nor ve­ra­cru­zano re­gre­sa des­pués de un re­co­rri­do que lo ha lle­va­do a bi­sar en re­cin­tos de gran tra­di­ción, co­mo el Met de Nue­va York y el Tea­tro Real de Ma­drid, con arias de La Ce­ni­cien­ta, Don Pas­qua­le y la crea­ción de Gae­tano Do­ni­zet­ti que es­ta­mos por pre­sen­ciar.

La fun­ción da ini­cio. El li­bre­to co­rre co­mo to­dos co­no­ce­mos y, de pron­to, Ca­ma­re­na en­tra en es­ce­na co­mo To­nio. Los es­pec­ta­do­res lo ova­cio­nan (otro de­ta­lle que no ocu­rre ge­ne­ral­men­te en una fun­ción). La gen­te se en­cuen­tra par­ti­cu­lar­men­te ani­ma­da y eso se no­ta en las ri­sas y los aplau­sos que suel­tan a la me­nor pro­vo­ca­ción. El pri­mer ac­to está por ter­mi­nar cuan­do lle­ga el mo­men­to de la es­pe­ra­da aria “Ah! Mes amis…”. Ja­vier inun­da to­do el es­pa­cio con su voz, la cual ha si­do ca­ta­lo­ga­da por mu­chos expertos co­mo una de las mejo­res a ni­vel glo­bal. La me­lo­día fi­na­li­za y, en­ton­ces, co­mo era de es­pe­rar­se, el pú­bli­co lo vi­to­rea. Bis. El pri­mer Bis que ten­go opor­tu­ni­dad de con­tem­plar en Be­llas Ar­tes, el es­ce­na­rio que vio na­cer al ve­ra­cru­zano.

•••

Ca­ma­re­na en­tra a la sui­te pre­si­den­cial del Ho­tel Hil­ton Me­xi­co City Re­for­ma. Su am­plio ven­ta­nal nos re­ga­la una panorámica fas­tuo­sa del Cen­tro His­tó­ri­co. Es­ta­mos a unos días de que el te­nor ofrez­ca la pri­me­ra de las dos fun­cio­nes —“no pu­de te­ner más fe­chas por cues­tión de agen­da”, me di­ce an­te el re­pro­che que le ha­go— pa­ra las cua­les, los bo­le­tos se ago­ta­ron en ape­nas cin­co ho­ras. “Creo cie­ga­men­te que si la ópe­ra no está de mo­da es por­que no tie­ne la su­fi­cien­te di­vul­ga­ción por par­te de to­das las ins­tan­cias que pue­dan ser par­tí­ci­pes de la di­fu­sión cul­tu­ral”, co­men­ta. El ve­ra­cru­zano se plan­ta fren­te a la ven­ta­na, con el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes a sus pies —co­mo si se tra­ta­ra de una pre­mo­ni­ción— y sus­pi­ra. “Pa­ra la pró­xi­ma, voy a ha­cer to­do lo posible por hos­pe­dar­me en es­ta ha­bi­ta­ción”, bro­mea. Con el es­ce­na­rio don­de se pre­sen­ta­rá tan cer­ca de no­so­tros, nues­tra char­la pron­to de­can­ta en los es­pa­cios de ópe­ra y los pú­bli­cos de to­do el mundo. “Hay di­fe­ren­tes ti­pos de es­pec­ta­do­res. De­pen­de mu­cho de la cul­tu­ra de ca­da na­ción. La de Nue­va York, por ejem­plo, es una au­dien­cia su­ma­men­te efu­si­va y tem­pe­ra­men­tal; to­da­vía no ter­mi­na la or­ques­ta y ya es­tán aplau­dien­do. Por el con­tra­rio, en Zú­rich, son re­ser­va­dos. Ca­si no he can­ta­do en Ita­lia, pe­ro los es­pec­ta­do­res de La Sca­la son muy en­tre­ga­dos y se­ve­ros, les gus­ta de­man­dar ca­li­dad”. ¿Y los me­xi­ca­nos? “Yo los amo (ríe). Son en­tre­ga­dos, les gus­ta sen­tir­se im­pre­sio­na­dos, y cuan­do lo con­si­gues, se des­vi­ven en aplau­sos. Vol­ver a mi país siem­pre me ha­ce muy fe­liz”, con­ti­núa.

Con to­do y la se­ve­ri­dad de al­gu­nos es­ce­na­rios, el xalapeño ha con­se­gui­do bi­sar va­rias oca­sio­nes en los re­cien­tes meses. “Los aplau­sos pue­den du­rar tres o cua­tro mi­nu­tos y, en ese mo­men­to, en mí só­lo se pro­yec­ta una sen­sa­ción de gra­ti­tud con Dios, el pú­bli­co y la vi­da. Re­cuer­do mu­cho mi pri­mer Bis. Fue en el Met con La Ce­ne­ren­to­la y, en ese ins­tan­te, me re­mi­tí a cuan­do hi­ce mi de­but en Zú­rich y tam­bién a mi de­but aquí en Be­llas Ar­tes… Sí, a ve­ces he con­te­ni­do el llan­to; sin em­bar­go, en otras oca­sio­nes, no he po­di­do”, con­fie­sa en­tre ri­sas.

•••

La ova­ción du­ra más de tres mi­nu­tos. Y, an­tes de can­tar nue­va­men­te el aria, Ca­ma­re­na ha­ce una re­ve­ren­cia y, con la mano, se lim­pia las lá­gri­mas que co­rren por sus me­ji­llas. Es­te ges­to ha­ce que los aplau­sos se pro­lon­guen. “Cuan­do se ha da­do un Bis, me acue­rdo del ca­mino y el tra­ba­jo que he he­cho pa­ra lle­gar has­ta ese mo­men­to. Me mo­ti­va a va­lo­rar tam­bién a mi fa­mi­lia, ami­gos y maes­tros. Soy muy fe­liz por to­do lo que está pa­san­do en mi vi­da. Can­tar un rol nue­vo y ha­cer­lo bien me ale­gra mu­cho. Re­gre­sar a Xa­la­pa tam­bién me da fe­li­ci­dad”. ¿Qué es lo que más ex­tra­ña de Ve­ra­cruz?, le pre­gun­to. “La co­mi­da, mano. Tú me en­tien­des. Uno que es ve­ra­cru­zano, es lo que más echas de me­nos fue­ra de nues­tra tie­rra”, remata.

AGRA­DE­CI­MIEN­TOS ES­PE­CIA­LES AL HO­TEL HIL­TON ME­XI­CO CITY RE­FOR­MA POR TO­DAS LAS FA­CI­LI­DA­DES OTOR­GA­DAS PA­RA ES­TA PRO­DUC­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.