UN SAN­TUA­RIO SIN IGUAL

GQ Motors - - CONTENIDO - Por Mar­co Ro­bles

Via­ja­mos a Moab, Utah, pa­ra ser par­te del Jeep Eas­ter Sa­fa­ri, una ce­le­bra­ción anual de más de 50 años de tra­di­ción.

Via­ja­mos al Eas­ter Sa­fa­ri, en Moab, Utah, pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano la tie­rra sa­gra­da del 4x4 y ma­ne­jar los con­cept cars 2018 de la fir­ma, una “ca­ma­da” de vehícu­los de en­sue­ño.

Es­ta­mos en “te­rri­to­rio san­to”, en pleno co­ra­zón de Moab, Utah, un lu­gar don­de los aman­tes de la aven­tu­ra se reúnen ca­da vís­pe­ra de Pas­cua pa­ra ce­le­brar el Eas­ter Jeep Sa­fa­ri (EJS), la má­xi­ma con­gre­ga­ción pa­ra los ver­da­de­ros fans de es­te ti­po de bó­li­dos. Las mon­ta­ñas ro­jas, el clima de­sér­ti­co y un des­fi­le in­ter­mi­na­ble de jeeps es lo úni­co que se ve en es­ta pe­que­ña co­mu­ni­dad, fa­mo­sa por sus es­pec­ta­cu­la­res pa­no­rá­mi­cas y sus du­ros ca­mi­nos de tie­rra y pie­dra que hoy pre­su­men el es­ta­tus de le­gen­da­rios.

El EJS na­ció en 1967 co­mo una ini­cia­ti­va de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Moab, que con­vo­có a una pri­me­ra reunión a to­dos los ami­gos de sus miem­bros. ¿La fe­cha? Las vís­pe­ras del do­min­go de Pas­cua. Lo que los or­ga­ni­za­do­res ja­más ima­gi­na­ron es que es­te pro­yec­to que co­men­zó en una es­ca­la lo­cal, fi­nal­men­te al­can­za­ría un im­pac­to glo­bal. Ade­más, el desa­rro­llo de es­ta po­bla­ción de po­co más de 5,000 per­so­nas, se le atri­bu­ye en gran me­di­da a un Jeep Willys que ayu­dó a los pri­me­ros mi­ne­ros a ex­plo­rar los ya­ci­mien­tos de ura­nio (es uno de los si­tios con ma­yor can­ti­dad de es­te ele­men­to en el pla­ne­ta), va­na­dio, man­ga­ne­so, pe­tró­leo y gas na­tu­ral.

De ese pri­mer en­cuen­tro que du­ró ape­nas 24 ho­ras, hoy el EJS es un even­to de nue­ve días que arran­ca un fin de se­ma­na an­tes de la Pas­cua y ha to­ma­do tan­ta im­por­tan­cia, que Jeep rea­li­za ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les, las cua­les to­man co­mo es­ce­na­rio el pe­que­ño po­bla­do de Moab. En la edi­ción 2018, por ejem­plo, la fir­ma apro­ve­chó la pla­ta­for­ma pa­ra pre­sen­tar una se­rie de con­cept cars desa­rro­lla­dos por sus in­ge­nie­ros y los ex­per­tos de Mo­par (la or­ga­ni­za­ción de Fiat Chrys­ler Au­to­mo­bi­les en­car­ga­da de par­tes, ser­vi­cio y aten­ción al clien­te).

Una vez ahí, el am­bien­te es im­pre­sio­nan­te. En po­cas pa­la­bras, es co­mo es­tar en una es­pe- cie de Jeep Town, pues no se ve otro vehícu­lo en la ca­lle que no sea uno per­te­ne­cien­te a es­te li­na­je, Wran­gler en su gran ma­yo­ría, aun­que tam­bién ha­cen ac­to de pre­sen­cia al­gu­nas Grand Che­ro­kee de las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes y los her­mo­sos Wa­go­neer.

Llan­tas enor­mes, sus­pen­sio­nes mo­di­fi­ca­das, lo­do, tie­rra y mu­cha tes­tos­te­ro­na son el co­mún de­no­mi­na­dor en Moab, en don­de des­de las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na, se co­mien­zan a es­cu­char los mo­to­res en­fi­lán­do­se ha­cia las im­po­nen­tes mon­ta­ñas de la re­gión y así po­der re­co­rrer al­guno de los 40 ca­mi­nos es­pe­cia­les pa­ra los aven­tu­re­ros del 4×4.

Aun­que el día es­tá des­pe­ja­do y el sol bri­lla con to­do su es­plen­dor, el ai­re gé­li­do ha­ce que el mejor lu­gar sea den­tro del vehícu­lo; sin em­bar­go, es im­po­si­ble re­sis­tir­se a la be­lle­za y ma­jes­tuo­si­dad del te­rreno, así que no hay otra op­ción que ha­cer fren­te a la na­tu­ra­le­za pa­ra in­mor­ta­li­zar el mo­men­to. El am­bien­te de ca­ma­ra­de­ría im­pe­ra en to­da la zo­na. Du­ran­te el ca­mino, es inevi­ta­ble en­con­trar­te con otros con­duc­to­res que te ce­den el pa­so, to­can el cla­xon pa­ra sa­lu­dar­te e in­clu­so al­gu­nos que se acer­can a ver los nue­vos Wran­gler que es­ta­mos ma­ne­jan­do en es­ta aven­tu­ra.

Ca­da vis­ta­zo a tra­vés de la ven­ta­na es dig­na de pos­tal y ca­da pie­dra es un obs­tácu­lo que nos lle­va a des­cu­brir otro lu­gar im­pre­sio­nan­te. Las ro­cas que pa­re­cen im­po­si­bles de su­pe­rar son na­da

POR UNA SE­MA­NA, MOAB, EN UTAH, SE CON­VIER­TE EN JEEP TOWN.

pa­ra los bó­li­dos que de­vo­ran tie­rra, co­mo los nues­tros, unos Wran­gler Ru­bi­con de se­rie, es de­cir, que no tie­nen nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción. To­do es­to habla del gran tra­ba­jo que rea­li­za­ron los in­ge­nie­ros de Jeep en el pro­ce­so de los nue­vos es­la­bo­nes del modelo.

Pe­ro la atracción prin­ci­pal de es­te even­to son los con­cept cars que la fir­ma desa­rro­lla ca­da año pa­ra es­ta ci­ta. Fren­te a no­so­tros te­ne­mos una can­ti­dad irreal de pie­zas y mo­di­fi­ca­cio­nes, neu­má­ti­cos, ri­nes, sus­pen­sio­nes y has­ta mo­to­res, los cua­les han si­do tras­plan­ta­dos a es­tos mo­de­los pa­ra vo­lar­nos la ca­be­za.

El más es­pec­ta­cu­lar de to­dos es el Sands­torm, un Wran­gler al que se le adap­tó un mo­tor V8 6.2 li­tros de 485 caballos, una ca­ja ma­nual de seis cam­bios y una sus­pen­sión he­cha es­pe­cial­men­te en Ca­li­for­nia, cua­li­da­des que lo con­vir­tie­ron en un pro­to­ti­po de lo que po­dría ser un ri­val se­rio pa­ra la Ford F150 Rap­tor.

No só­lo el em­pu­je y el so­ni­do del pro­pul­sor del Sands­torm enamo­ran; tam­bién lo ha­ce la ma­ne­ra en la que co­me tie­rra y lo rá­pi­do que reac­cio­na a los mo­vi­mien­tos del vo­lan­te. Se tra­ta de un au­to de ca­rre­ras to­do­te­rreno que ade­más pue­de des­li­zar­se por cual­quier mon­ta­ña co­mo los de­más Jeep.

Es­ta vi­si­ta a Moab in­clu­yó un pa­sa­por­te al pa­sa­do cuan­do to­ma­mos el vo­lan­te de un Jeep Wa­gon­ner de 1965, que el equi­po de FCA res­tau­ró, le ins­ta­ló un mo­tor V8 y prác­ti­ca­men­te rehi­zo to­da la par­te ba­ja del au­to pa­ra po­ner­le sus­pen­sio­nes, di­fe­ren­cia­les y de­más ar­ti­lu­gios pa­ra el off road nue­vo. Una gran op­ción pa­ra quien bus­ca via­jar con un es­ti­lo clá­si­co y apro­ve­char, a la vez, los avan­ces y tec­no­lo­gías del si­glo XXI.

El Na­cho era, sin du­da, el modelo más lla­ma­ti­vo, tan­to por su co­lor (ins­pi­ra­do en el que­so que le echan a to­da la co­mi­da “me­xi­ca­na” en Es­ta­dos Uni­dos), co­mo por ser el pri­me­ro que cuen­ta con una se­rie de lu­ces au­xi­lia­res de LED que bien po­drían aca­bar con la vi­da del mis­mí­si­mo Drá­cu­la gra­cias a la po­ten­cia de su ilu­mi­na­ción, in­clui­do un pa­nel tra­se­ro que in­di­ca a los au­tos que nos pre­ce­den si te­ne­mos un pro­ble­ma o de­be­mos de­te­ner­nos pa­ra cru­zar obs­tácu­los.

El día no po­día ser mejor. Un mar­co ex­tra­or­di­na­rio, gran­des com­pa­ñe­ros, au­tos de en­sue­ño y mu­cha di­ver­sión. Es­te es el mun­do de Jeep y Moab es su san­tua­rio.

El san­tua­rioEn las vís­pe­ras de la Pas­cua, Moab se con­vier­te en la er­mi­ta de los to­do­te­rreno, has­ta don­de lle­gan aman­tes de los Jeep des­de di­fe­ren­tes rin­co­nes del mun­do.

Es­la­bo­nes to­do­te­rrenoEs­te año, uno de los bó­li­dos que ro­bó mi­ra­das fue el Sands­torm (arri­ba), un Wran­gler al que se le adap­tó un mo­tor V8 6.2 li­tros. Tam­bién des­ta­có la Jeep Wa­go­neer 1965 (iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.