VO­LAR EN PRI­VA­DO

De­jar de des­pla­zar­te en “vue­los co­mer­cia­les” es más po­si­ble de lo que ima­gi­nas.

GQ Motors - - CONTENIDO -

Sabemos lo te­dio­so que mu­chas ve­ces pue­de re­sul­tar to­mar un vue­lo co­mer­cial. ¿La so­lu­ción? Ren­tar un jet pri­va­do o, ¿por qué no?, in­cluir uno a tu co­lec­ción.

Cier­ta­men­te, no hu­bie­ra ha­bi­do na­da de inusual en el pe­di­do que el pas­tor evan­ge­lis­ta Jes­se Du­plan­tis, de Loui­sia­na, Es­ta­dos Uni­dos, pu­bli­có en su pá­gi­na web ofi­cial pa­ra que sus se­gui­do­res do­na­ran di­ne­ro. El pun­to de con­tro­ver­sia co­men­za­ba con la can­ti­dad: 54 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­guía con el ar­gu­men­to: “Si Cris­to es­tu­vie­ra en la Tie­rra, no mon­ta­ría en bu­rro”. Y ter­mi­na­ba con el des­tino que ten­drían los fon­dos do­na­dos: la com­pra de su cuar­to jet pri­va­do.

La al­ter­na­ti­va de “no vo­lar co­mer­cial” es uno de los más ro­tun­dos sím­bo­los de es­ta­tus, con­ve­nien­cia y con­fort a lo que ca­si to­dos as­pi­ra­mos. La lis­ta de exi­to­sos mag­na­tes, hom­bres de ne­go­cio, ar­tis­tas y gen­te del de­por­te que pue­den dar­se el lu­jo de comprar es­tos pá­ja­ros de ace­ro pa­ra su uso per­so­nal in­clu­ye, por su­pues­to, a fut­bo­lis­tas de oro co­mo Cris­tiano Ro­nal­do, Ney­mar, Beck­ham o Messi. Y el te­ma no ter­mi­na ahí. Lo que re­sul­ta in­tere­san­te es que, an­te una cre­cien­te de­man­da, la ofer­ta se ha di­ver­si­fi­ca­do y abar­ca los lla­ma­dos ex­tra­li­ge­ros pa­ra tra­ve­sías cor­tas con una ca­pa­ci­dad de cua­tro pa­sa­je­ros; los Light Jets has­ta pa­ra ocho; los Mid­si­ze Jets, que ha­cen vo­lar a 10 per­so­nas por cin­co ho­ras; los Heavy Jets, de 14 pla­zas, y los lla­ma­dos de Ul­tra Long Ran­ge con au­to­no­mía de vue­lo has­ta de 13,000 km y ca­pa­ci­dad de 18 pla­zas.

Pa­ra lle­var uno de es­tos ju­gue­tes a ca­sa, hay que te­ner una eco­no­mía do­més­ti­ca hol­ga­da. Los pre­cios más fre­cuen­tes pa­ra su ad­qui­si­ción oscilan en­tre los 20 y 60 mi­llo­nes de dó­la­res. Ló­gi­ca­men­te, más que a in­di­vi­duos, la ma­yo­ría de los jets pri­va­dos que vue­lan hoy día per­te­ne­ce a gran­des em­pre­sas que op­tan por ha­cer­se de ellos pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de sus más al­tos eje­cu­ti­vos, re­du­cir las ho­ras de vue­lo del per­so­nal más ne­ce­sa­rio e in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de sus equi­pos du­ran­te los via­jes de ne­go­cios. En­ten­da­mos que, cuan­do se es un mag­na­te o una me­ga­em­pre­sa, el dis­cur­so de pen­sa­mien­to es di­fe­ren­te. En vez de bus­car un ho­tel más barato y vue­los más eco­nó­mi­cos pa­ra sus di­rec­ti­vos cuan­do una reunión se pro­lon­ga más de lo es­pe­ra­do en un des­tino dis­tan­te, ellos cal­cu­lan cos­tes en cam­bios de bo­le­tos en cla­se eje­cu­ti­va y alo­ja­mien­to en sui­tes de hoteles de mil es­tre­llas; en­ton­ces, con­clu­yen que la fle­xi­bi­li­dad de ho­ra­rios de un jet pri­va­do evi­ta­ría ta­les gas­tos y se ha­ce ren­ta­ble la com­pra de una de es­tas por­ten­to­sas aves. El otro por cien­to de due­ños de avio­nes pri­va­dos lo nu­tren in­di­vi­duos que, por lo ge­ne­ral, com­pa­gi­nan el uso pro­fe­sio­nal del avión pri­va­do con el del go­ce per­so­nal, o sea, lo con­vier­ten en una in­ver­sión si­mi­lar a la de ese de­par­ta­men­to que no usas du­ran­te to­do el año y al­qui­las a los tu­ris­tas. Hay una pe­que­ña di­fe­ren­cia, cla­ro, que tam­bién de­be­rás con­si­de­rar. Mien­tras lo de te­ner el de­pa en per­fec­tas con­di­cio­nes se li­mi­ta a una pin­tu­ra de vez en cuan­do y lla­ma­das in­fre­cuen­tes al plo­me­ro o al elec­tri­cis­ta, si al­go cues­ta en un jet es su man­te­ni­mien­to, ya que es­tán su­je­tos a va­rias re­vi­sio­nes du­ran­te el año y ne­ce­si­tan cui­da­dos que mu­chas ve­ces su­pe­ran in­clu­so el pro­pio pre­cio del avión.

Aun­que pa­rez­ca que, pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tros, comprar una ae­ro­na­ve pri­va­da pue­de que­dar fue­ra de pre­su­pues­to, siem­pre po­de­mos ha­cer un es­fuer­zo y al­qui­lar­lo, una al­ter­na­ti­va que es ca­da vez más co­mún. En ge­ne­ral, el pre­cio de un avión eje­cu­ti­vo de ocho pla­zas pue­de ron­dar los 5,000 dó­la­res la ho­ra en trayectos do­més­ti­cos. Si hay que cru­zar fron­te­ras, pue­de lle­gar has­ta los 8,000 bi­lle­tes ver­des. Cla­ro, hay opciones que pue­den ha­cer­lo más o me­nos eco­nó­mi­co que es­tas re­fe­ren­cias, y van des­de el con­fort, has­ta la ne­ce­si­dad que im­pon­ga el mo­men­to de mer­ca­do. Un de­ta­lle es que, a di­fe­ren­cia de la avia­ción co­mer­cial, aquí no es­tás pa­gan­do por un asien­to, sino por el avión; así que sin im­por­tar cuán­tas

per­so­nas lle­ves, el pre­cio es el mis­mo. Si ha­ces un cálcu­lo, un avión ren­ta­do de Can­cún a Mia­mi en el que vue­len ocho per­so­nas, cos­ta­rá unos 625 dó­la­res por pa­sa­je­ro, mu­cho me­nos de lo que pa­ga­rían por un tras­la­do en cla­se eje­cu­ti­va. Y tam­bién es­tán los lla­ma­dos “vue­los con tra­yec­to va­cío”, que pue­des en­con­trar has­ta al 75% del cos­to nor­mal. ¿Qué es eso? Se re­fie­re a cuan­do un avión se reserva pa­ra un via­je de ida, aun­que tie­ne que re­gre­sar sin pa­sa­je­ros. Pa­ra la com­pa­ñía, lle­var per­so­nas a bor­do a cual­quier pre­cio es mejor que na­da, por lo que las em­pre­sas ofre­cen vue­los con un gran des­cuen­to.

Pe­ro hay una úl­ti­ma op­ción aún más ac­ce­si­ble y que se es­tá ha­cien­do muy po­pu­lar. Nos re­fe­ri­mos a la ten­den­cia de los ta­xis aé­reos. Es­ta es una mo­da­li­dad de jets pri­va­dos que sue­len cu­brir dis­tan­cias más cor­tas y que nos per­mi­ten no es­tar ata­dos a los lí­mi­tes de iti­ne­ra­rios de las ae­ro­lí­neas co­mer­cia­les, ade­más de te­ner al­ter­na­ti­vas de pis­tas de ate­rri­za­je más cer­ca­nas a cen­tros ur­ba­nos, que fa­ci­li­tan los tras­la­dos una vez que es­ta­mos en tie­rra. Muy ha­bi­tual en Eu­ro­pa Cen­tral y en Es­ta­dos Uni­dos. Un ejem­plo de em­pre­sas que ofre­cen es­tos ser­vi­cios es la me­xi­ca­na Ae­ro­maan, que ope­ra un 2005 Haw­ker 800XPI, el cual cuen­ta con una ca­bi­na de lu­jo has­ta pa­ra ocho pa­sa­je­ros y au­to­no­mía de vue­lo de has­ta 4,400 ki­ló­me­tros, así co­mo dos fla­man­tes DA 62 con ca­pa­ci­dad pa­ra seis tri­pu­lan­tes y en los que el con­fort y la so­fis­ti­ca­ción es un co­mún de­no­mi­na­dor (www.ae­ro­maan.mx). Pa­ra ser­vi­cios de ven­ta, ren­ta y man­te­ni­mien­tos de na­ves, tam­bién en México, es­tá la fir­ma Avia­tion. Am­bas son par­te del clus­ter de em­pre­sas RCEHol­dings.

Con to­do, ya sea pa­ra com­prar­los, ren­tar­los o so­ñar­los, los avio­nes pri­va­dos tam­bién tie­nen su lis­ta­do de pre­fe­ren­cia en­tre los con­su­mi­do­res. Lo que si­gue pa­ra no­so­tros aquí es, en­ton­ces, dar­les a to­dos un pa­no­ra­ma de las ae­ro­na­ves más co­di­cia­das y abra­za­das en el mer­ca­do. Aun­que se tra­ta de una se­lec­ción ti­po top 5, no si­gue un or­den es­tric­to, aun­que sí el cri­te­rio de quie­nes sa­ben del te­ma.

HAY UNA AL­TER­NA­TI­VA MÁS AC­CE­SI­BLE Y QUE SE ES­TÁ HA­CIEN­DO MUY PO­PU­LAR: LOS TA­XIS AÉ­REOS, JETS PRI­VA­DOS QUE SUE­LEN CU­BRIR DIS­TAN­CIAS MÁS COR­TAS Y QUE NOS FA­CI­LI­TAN LOS TRAS­LA­DOS.

1. HONDAJET ELI­TE

Re­cién pre­sen­ta­do en una mues­tra pre­via a la Eu­ro­pean Bu­si­ness Avia­tion Con­ven­tion and Ex­hi­bi­tion 2018 (EBACE), el HondaJet Eli­te tie­ne un ran­go ex­ten­di­do de 2,659 ki­ló­me­tros, lo cual sig­ni­fi­ca más de 300 ki­ló­me­tros adi­cio­na­les del an­te­rior eje­cu­ti­vo de Hon­da, y es­tá equi­pa­do pa­ra me­jo­rar el si­len­cio de la ca­bi­na, al­go que en los apa­ra­tos de es­tas di­men­sio­nes es muy im­por­tan­te to­mar en cuen­ta. Ade­más, un nue­vo sis­te­ma de avió­ni­ca ele­va la es­ta­bi­li­dad au­to­má­ti­ca y la se­gu­ri­dad. El re­sul­ta­do es el más rá­pi­do, si­len­cio­so, efi­cien­te y con ma­yor al­ti­tud de to­dos los jets de su cla­se. El con­fort es ex­cep­cio­nal y la ca­bi­na es más am­plia (tie­ne ba­ño tra­se­ro pri­va­do).

2. GULFS­TREAM G650

Es­te es un jet pri­va­do de al­ta ga­ma muy de­man­da­do y co­no­ci­do en el cir­cui­to de con­su­mi­do­res de es­tos avio­nes. Con dos mo­to­res, es el más gran­de y po­ten­te de su fa­mi­lia, sien­do ca­paz de al­can­zar una ve­lo­ci­dad má­xi­ma cer­ca­na a match 1, la ve­lo­ci­dad del so­ni­do, y con au­to­no­mía de vue­lo de unos 12,900 ki­ló­me­tros. La ca­pa­ci­dad es de 18 pa­sa­je­ros con­for­ta­ble­men­te ins­ta­la­dos en su con­fi­gu­ra­ción más efi­cien­te en cuan­to a pre­cio-ren­ta­bi­li­dad. Sin em­bar­go, el fa­bri­can­te pue­de adap­tar­lo a la me­di­da y las de­man­das de su clien­te, con­vir­tién­do­lo en un es­pa­cio pa­ra só­lo dos per­so­nas o lo que re­quie­ra la ima­gi­na­ción.

3. BOEING BU­SI­NESS JET (BBJ)

Se­gu­ra­men­te has vo­la­do en un 737 mu­chas ve­ces en tu vi­da. Pues bien, es­te es el mis­mo avión, aun­que mo­di­fi­ca­do pa­ra con­ver­tir­se en un ae­ro­vehícu­lo pri­va­do. Ya tie­nes idea exac­ta de las di­men­sio­nes en las que ca­ben to­dos esos pa­sa­je­ros que sue­len abor­dar con­ti­go, aun­que és­te só­lo pa­ra ti y unos po­cos in­vi­ta­dos —has­ta 50, co­mo má­xi­mo— que dis­fru­ta­rán de ba­ños pri­va­dos, sa­la de con­fe­ren­cia, co­ci­na y un nue­vo sen­ti­do de la co­mo­di­dad en el ai­re.

4. EMBRAER LE­GACY 650

Otra muy re­co­no­ci­da en­tre las de ca­pa­ci­dad li­ge­ra a me­dia. La ae­ro­na­ve pro­me­dio al­ber­ga has­ta 13 pa­sa­je­ros y tie­ne un al­can­ce má­xi­mo de ca­si 7,500 ki­ló­me­tros. Es no­ta­ble­men­te efi­cien­te, si­len­cio­sa y có­mo­da, ade­más de ha­ber­se con­ver­ti­do, se­gún es­ta­dís­ti­cas, en una de las de ma­yor incidencia si ha­bla­mos de quie­nes la com­pran pa­ra uso pri­va­do y no la po­nen a dis­po­si­ción de al­qui­ler cuan­do no es­tá en uso.

5. LEARJET 70

De los más exi­to­sos mo­de­los di­se­ña­dos y fa­bri­ca­dos por Bom­bar­dier Ae­ros­pa­ce. Es un avión des­ti­na­do tan­to pa­ra via­jes de ne­go­cios, co­mo de re­creo. Aun­que con mo­to­res más efi­cien­tes y po­ten­tes, po­ne la mi­ra­da de ins­pi­ra­ción y tie­ne la ba­se de su ADN en los tra­di­cio­na­les y bien co­no­ci­dos Learjet. En su in­te­rior, po­de­mos en­con­trar la úl­ti­ma tec­no­lo­gía pa­ra aco­mo­dar a los pa­sa­je­ros.

La em­pre­sa me­xi­ca­na Ae­ro­maan cuen­ta con dos fla­man­tes DA62.

Arri­ba, exterior e in­te­rior de uno de los DA62 de Ae­ro­maan.

Mu­chas com­pa­ñías han apos­ta­do por un jet pri­va­do pa­ra tras­la­do de sus em­plea­dos, lo­gran­do así una eco­no­mi­za­ción y op­ti­mi­za­ción en tiem­po y di­ne­ro.

Es­te quin­te­to de ae­ro­na­ves se en­cuen­tran en­tre las más co­ti­za­das del mer­ca­do ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.