HIS­TO­RIAS DEL MO­TOR

GQ Motors - - ANECDOTARIO - Por Mar­co Ro­bles

¿Cuán­tos re­la­tos cu­rio­sos pue­den ha­ber sur­gi­do du­ran­te los más de 125 años que el au­to­mó­vil lle­va con no­so­tros? Cien­tos, qui­zá mi­les (co­mo los mi­nu­tos en un atas­co). Que sir­van és­tos pa­ra que pa­sen un buen ra­to en ho­ras pico.

UN ELÉC­TRI­CO PA­RA LA BO­DA REAL

Se­gu­ro viste ha­ce unas se­ma­nas a los Du­ques de Sus­sex sa­lir con mu­cho es­ti­lo del Cas­ti­llo de Wind­sor ha­cia la re­cep­ción de su bo­da a bor­do de un Ja­guar E-Ty­pe. Sin em­bar­go, un even­to de tal en­ver­ga­du­ra no po­día acep­tar un modelo con­ven­cio­nal. Es­te E-Ty­pe fue con­ver­ti­do, en 2014, a una ver­sión eléc­tri­ca por la fir­ma bri­tá­ni­ca, que le re­ti­ró el mo­tor de 6 ci­lin­dros en lí­nea y lo sus­ti­tu­yó por un pro­pul­sor eléc­tri­co y un pa­que­te de ba­te­rías con el que pue­de ro­dar por cer­ca de 273 ki­ló­me­tros.

Co­mo las ba­te­rías son el ele­men­to más gran­de de es­te pro­pul­sor, los in­ge­nie­ros de la fir­ma crea­ron un pa­que­te que se pu­die­ra co­lo­car en el mis­mo lu­gar del mo­tor de ga­so­li­na, mien­tras que el pro­pul­sor eléc­tri­co y la ca­ja de una ve­lo­ci­dad se ubi­ca­ron en el si­tio de la trans­mi­sión ori­gi­nal de es­te fla­man­te bó­li­do. La pro­pul­sión se lle­va ha­cia las rue­das tra­se­ras me­dian­te un eje de trans­mi­sión y un di­fe­ren­cial.

Ja­guar ase­gu­ra que es­te modelo pue­de ir de 0 a 100 km/h en 5.5 se­gun­dos, un tiem­po mu­cho más rá­pi­do que el vehícu­lo ori­gi­nal, mien­tras que por den­tro po­de­mos ob­ser­var que el ha­bi­tácu­lo ha cam­bia­do un po­co, in­te­gran­do fi­bra de car­bono en el ta­ble­ro y con­so­la cen­tral, una enor­me pan­ta­lla mul­ti­me­dia, un se­lec­tor gi­ra­to­rio pa­ra la trans­mi­sión y un ta­ble­ro di­gi­tal.

EL DÍA QUE PE­DRO DO­MI­NÓ LE MANS

El au­to­mo­vi­lis­mo de­por­ti­vo me­xi­cano tie­ne po­cas pá­gi­nas de glo­ria, pe­ro el 29 de sep­tiem­bre de­be­ría es­tar mar­ca­do co­mo día fe­ria­do en el ca­len­da­rio, pues fue jus­to esa fe­cha, en 1968, cuan­do Pe­dro Rodríguez con­si­guió la vic­to­ria en las 24 Ho­ras de Le Mans, ha­za­ña que es­te 2018 cum­pli­rá 50 años.

A fi­na­les de la dé­ca­da de los 60, Pe­dro se ha­bía con­sa­gra­do co­mo una es­tre­lla del au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial, su­ma­ba una vic­to­ria en Fór­mu­la 1, tres po­dios e in­nu­me­ra­bles triun­fos en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia con Fe­rra­ri, pe­ro la jo­ya de la co­ro­na se le ha­bía es­ca­pa­do des­de su de­but en Le Mans una dé­ca­da atrás. So­la­men­te en 1965 con­si­guió ter­mi­nar la com­pe­ten­cia: fue sép­ti­mo a bor­do de un Fe­rra­ri 365 P2/P1.

Ford ya ha­bía con­se­gui­do dos vic­to­rias al hi­lo en Le Mans, lue­go de que una ven­det­ta per­so­nal en­tre Henry Ford y En­zo Fe­rra­ri lle­va­ra a la fir­ma del óva­lo azul a en­trar en la com­pe­ten­cia en 1966. Sin em­bar­go, dos años más tar­de, el ma­yor de los Rodríguez lle­gó a la pis­ta de La Sart­he con el mejor co­che de la pa­rri­lla, y a pe­sar de que los Pors­che los sor­pren­die­ron al arran­que de la com­pe­ten­cia, Pe­dro y Bian­chi lo­gra­ron to­mar el pri­mer pues­to de la no­che pa­ra en­fi­lar­se en una có­mo­da vic­to­ria con cin­co vuel­tas de ven­ta­ja so­bre el segundo lu­gar, con­sa­gran­do al me­xi­cano co­mo uno de los me­jo­res pi­lo­tos de su ge­ne­ra­ción.

MÉXICO CO­RO­NA A BRI­TÁ­NI­COS

La tem­po­ra­da pa­sa­da, Le­wis Ha­mil­ton ase­gu­ró su cuar­to Cam­peo­na­to Mun­dial de F1 en el Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Rodríguez, pe­ro me­dio si­glo an­tes, otro in­glés se con­vir­tió en el pri­mer pi­lo­to que se co­ro­nó en la pis­ta me­xi­ca­na. Ha­bla­mos del bi­go­te más fa­mo­so de la má­xi­ma ca­te­go­ría: Graham Hill.

Por la Olim­pia­da de México 68, el Gran Pre­mio fi­nal de ese año se mo­vió dos se­ma­nas, así que en­tre la ca­rre­ra an­te­rior (Wat­kins Glen) y la del Her­ma­nos Rodríguez (en ese en­ton­ces Au­tó­dro­mo de la Mag­da­le­na Mi­xihu­ca), pa­só ca­si un mes. Hill lle­gó co­mo lí­der del cam­peo­na­to con tres pun­tos de ven­ta­ja so­bre Jac­kie Ste­wart y a seis de Denny Hul­me, con nue­ve uni­da­des otor­ga­dos pa­ra el ga­na­dor.

Hul­me tu­vo un pro­ble­ma de sus­pen­sión en la vuel­ta 4 y aban­do­nó la com­pe­ten­cia; de es­ta ma­ne­ra, to­do se re­du­cía a la pe­lea en­tre Hill y Ste­wart. Sin em­bar­go, Sir Jac­kie no pu­do aguan­tar el rit­mo y fi­na­li­zó en el sép­ti­mo pues­to, mien­tras que el bri­tá­ni­co ga­nó la ca­rre­ra y con ello su se­gun­da co­ro­na mun­dial.

Ese año, tam­bién se dio el mejor re­sul­ta­do pa­ra un pi­lo­to me­xi­cano en el GP lo­cal, con el cuar­to lu­gar de Pe­dro Rodríguez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.