AN­DRÉS VELENCOSO

GQ Style (Mexico) - - CONTENTS - Fo­tos Pa­blo Arro­yo Rea­li­za­ción Fer­nan­do Ca­rri­llo Tex­to Jo­sé For­te­za

El mo­de­lo es­pa­ñol se adue­ña de nues­tra por­ta­da pa­ra in­di­car­te el ca­mino a se­guir en cues­tión de buen gus­to y ac­ti­tud.

Sus re­fe­ren­tes de es­ti­lo con­fe­sos son Paul New­man, Ste­ve Mc­queen, Ja­mes Dean y Mar­lon Bran­do. La mujer ícono que lo mue­ve es Lau­ren Ba­call. Su pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta es Ca­sa­blan­ca, de Mi­chael Cur­tiz... No ca­be du­da: el mo­de­lo y ac­tor ya tie­ne 40 años.

Sué­ter, Bot­te­ga Ve­ne­ta Pan­ta­lón, Mis­so­ni Sa­co, Mar­ni

Sué­ter, ca­mi­sa, pan­ta­lón y za­pa­tos, Guc­ci

Abri­go, Mis­so­ni

Re­loj, IWC

Cha­ma­rra, Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli Su­da­de­ra, Loe­we

Aes­tas al­tu­ras, na­die pon­drá en du­da que el cé­le­bre ca­ta­lán —ge­run­den­se pa­ra ser más es­pe­cí­fi­cos— es uno de los mo­de­los mas­cu­li­nos más exi­to­sos en la his­to­ria de la mo­da y, al igual que al­gu­nas de sus co­le­gas del gé­ne­ro opues­to, ha ex­ten­di­do su es­fe­ra de ac­ción a otro cam­pos: co­mo par­te de ini­cia­ti­vas co­mer­cia­les im­por­tan­tes en su pa­pel de ac­tor res­pe­ta­do y con múscu­lo en la te­le­vi­sión que de ma­ne­ra cre­cien­te se ga­na un es­pa­cio en el ci­ne.

Sí, el neo dandy por ex­ce­len­cia na­ció en 1978 y ha afir­ma­do que nun­ca ima­gi­nó que lle­ga­ría has­ta don­de es­tá hoy. Su plan era de­di­car­se a ser ins­truc­tor de edu­ca­ción fí­si­ca, pe­ro, “afor­tu­na­da­men­te”, unas frac­tu­ras múl­ti­ples de la ti­bia, el pe­ro­né y los li­ga­men­tos lo obli­ga­ron a desis­tir y fue a pa­rar a la es­cue­la de Tu­ris­mo. Em­pe­za­ron en­ton­ces los in­ten­tos de mo­de­la­je. En ca­sa, no fue sen­ci­llo pa­ra él. Sus pa­dres le hi­cie­ron la gue­rra a la idea de que su hi­jo se de­di­ca­ra a la mo­da y, de he­cho, Velencoso ha re­cor­da­do que se fue a Mi­lán a en­tre­nar­se en esos ava­ta­res sin ha­blar­le a su pro­ge­ni­tor. Lue­go, tra­ba­ja­ría du­ran­te un tiem­po en Pa­rís y, fi­nal­men­te, en Nue­va York.

Sus pri­me­ros má­na­gers fue­ron los scouts de la agen­cia Group, pe­ro An­drés lo­gró que pu­sie­ran la vis­ta en él una vez que fir­mó con la neo­yor­qui­na Q Mo­del Ma­na­ge­ment. Un gran pa­so fue com­par­tir el pro­ta­go­nis­mo del oto­ño-in­vierno de Louis Vuit­ton con Jen­ni­fer Lo­pez en 2003. Ya fi­gu­ra­ba en­tre los fa­vo­ri­tos y su por­ta­fo­lio cre­ció con nom­bres co­mo Cha­nel, Etro, Er­me­ne­gil­do Zeg­na, Jean Paul Gaul­tier, Giu­sep­pe Za­not­ti y Loe­we. Pe­ro ¿qué ha he­cho que Velencoso so­bre­sal­ga en un mer­ca­do tan po­co in­clu­si­vo y agres­te co­mo

Pan­ta­lón, MSGM

Cha­ma­rra, No. 21

Sué­ter y za­pa­tos, Mon­cler Gam­me Bleu

Re­loj, IWC

el mo­de­la­je, en el que ca­da vez más, las mar­cas ape­lan a in­fluen­cers y ce­le­bri­da­des co­mo em­ba­ja­do­res de su men­sa­je? Pri­me­ro es­tá un fí­si­co que le per­mi­te des­ta­car ca­da pren­da que usa. Sin em­bar­go, lo dis­tin­gue una no­ta de ac­ce­si­bi­li­dad que es lo que les fal­ta a otros. Es co­mo si pu­die­ras sen­tar­te a con­ver­sar con él de fút­bol, pe­dir­le un con­se­jo so­bre có­mo lle­var me­jor —a pe­sar de tu ab­do­men pro­mi­nen­te— esa mis­ma ro­pa que él lu­ció en un edi­to­rial, o con­fiar en que te cuen­te (nun­ca lo ha­rá) có­mo fue ser la pa­re­ja de Ky­lie Mi­no­gue.

Sin de­jar el po­dio co­mo top mo­del, An­drés es­tá en un buen mo­men­to ac­to­ral en el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano con Ed­ha, la pri­me­ra se­rie ori­gi­nal que Net­flix pro­du­ce en Ar­gen­ti­na y que lo tie­ne en su re­par­to. En ella da­rá vi­da a Teo, un in­mi­gran­te que lle­ga a Bue­nos Ai­res en bus­ca de ven­gan­za por al­go que aca­rrea en su far­do de epi­so­dios pa­sa­dos. Un día, co­no­ce a Ed­ha, una di­se­ña­do­ra que lo lle­va a in­tro­du­cir­se en los, a ve­ces, tor­ti­ce­ros en­tre­si­jos de las pa­sa­re­las. La pre­pa­ra­ción fue in­ten­sa y abar­có des­de el acen­to —pa­ra ha­cer­lo neu­tro por­que los es­cri­to­res no que­rían que se de­fi­nie­ra co­mo es­pa­ñol—, has­ta la ges­tua­li­dad. Allí trans­cu­rre to­do en un pro­yec­to que de­ja al ca­ta­lán mos­trar to­das sus fa­ce­tas.

Ma­du­ro y cons­cien­te de có­mo ma­ne­jar su vi­da y su talento, es­te hom­bre que ad­mi­te co­mo esen­cia­les de su ar­ma­rio unos jeans, ca­mi­sas blan­cas de­por­ti­vas y bue­nos za­pa­tos; que es fa­ná­ti­co de los re­lo­jes y que prac­ti­ca pi­la­tes pa­ra man­te­ner la for­ma, pue­de ha­ber cum­pli­do 40, pe­ro coin­ci­de en un mon­tón de co­sas con to­dos los que te­ne­mos cual­quier edad. Tal vez de eso se tra­ta lo que lo ha­ce es­pe­cial en­tre sus co­le­gas.

PRO­DUC­CIÓN: DYANNA BARRENECHEA.

ASIS­TEN­TES DE FO­TO: MAR­CO GAZZA Y REMI DESCLAUX.

OPE­RA­DOR DI­GI­TAL: MA­NU PRESTINAUX (IMAG’IN).

MA­QUI­LLA­JE Y PEINADO: TERRY SAXO (ARTISTS UNIT).

ASIS­TEN­TE DE MO­DA: CAL­VIN NYMON. Look com­ple­to, Louis Vuit­ton Re­loj, IWC

Sué­ter, Va­len­tino Cha­ma­rra, Gior­gio Ar­ma­ni Re­loj, IWC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.