Kris Van Ass­che

GQ Style (Mexico) - - CONTENT -

Por el pleno ejer­ci­cio de ob­ser­va­ción, ha­blar de la pa­la­bra cam­bio, en ge­ne­ral, re­pre­sen­ta una de las no­cio­nes exis­ten­cia­les del ser hu­mano. Una cons­tan­te con la que nos en­con­tra­re­mos du­ran­te nues­tra vi­da, ya sea que nos to­que tan su­til­men­te, que ni se per­ci­ba la al­te­ra­ción en el cur­so, o que lle­gue de ma­ne­ra arre­ba­ta­da y vio­len­ta pa­ra que la co­li­sión en­tre la reali­dad y la re­sis­ten­cia tra­ce un nue­vo ca­mino de ac­ción.

Glo­bal­men­te, el “cam­bio” es un tér­mino que ha to­ma­do sin tre­gua a la ma­yo­ría de las in­dus­trias. El sis­te­ma de mo­da ac­tual ha es­ta­do en ja­que en los re­cien­tes años, ha­cien­do drás­ti­cas mo­di­fi­ca­cio­nes a las “re­glas del jue­go”, al es­ta­ble­cer un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción más de­mo­crá­ti­co, ce­dien­do el pa­so a re­cien­tes mo­de­los de ne­go­cio en re­tail, ace­le­ran­do la ro­ta­ción de ca­be­zas crea­ti­vas, dan­do ca­bi­da a nue­vos lí­de­res en la ma­te­ria y apos­tan­do por la ex­pan­sión de seg­men­tos co­mo lo es el menswear. Es es­te úl­ti­mo el pro­pó­si­to que nos com­pe­te, por lo que to­car sus fi­bras con­ce­de una re­fle­xión so­bre un eco­sis­te­ma mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que ha de­mos­tra­do que na­da evo­lu­cio­na en ais­la­mien­to, pro­ba­ble­men­te pa­ra de­fen­der­se, mos­trar su fuer­za de su­per­vi­ven­cia y evo­lu­ción.

Pa­ra com­pren­der en qué pun­to se en­cuen­tra la mo­da mas­cu­li­na en la ac­tua­li­dad y có­mo se ha trans­for­ma­do pa­ra ser uno de los seg­men­tos de la in­dus­tria con ma­yor cre­ci­mien­to y ren­ta­bi­li­dad, ne­ce­si­ta­mos vol­tear a ver quié­nes han si­do los res­pon­sa­bles en im­pul­sar es­te seg­men­to de la mo­da y los fac­to­res que han lle­va­do a un mar­ca­do pro­gre­so en el cam­po. El au­ge del street­wear, la mú­si­ca, la in­me­dia­tez en re­tail, so­cial me­dia, la bús­que­da de una nue­va de­fi­ni­ción de lu­jo y el in­te­rés del hom­bre real por pre­su­mir de un es­ti­lo pro­pio han si­do los cam­pos de ex­plo­ra­ción de He­di Sli­ma­ne, Vir­gil Abloh, Kim Jo­nes, Ric­car­do Tis­ci y Kris Van Ass­che, los que hoy sos­tie­nen las rien­das crea­ti­vas, no só­lo de la fir­ma que di­ri­gen ba­jo la som­bri­lla de con­glo­me­ra­dos de lu­jo res­pal­da­dos por es­ta­dos de re­sul­ta­dos, sino del pre­sen­te y fu­tu­ro del menswear.

A prin­ci­pios de 2018, la es­ce­na de la mo­da mas­cu­li­na se pre­pa­ra­ba pa­ra ha­cer ajus­tes en las

ca­be­zas ar­tís­ti­cas de im­por­tan­tes ca­sas de mo­da. Por un la­do, Kim Jo­nes desa­rro­lla­ba su úl­ti­ma co­lec­ción (FW18) pa­ra el ti­tán de lu­jo fran­cés, Louis Vuit­ton, don­de du­ran­te sie­te años es­tu­vo al fren­te de la di­rec­ción crea­ti­va de la di­vi­sión mas­cu­li­na de la mai­son, des­ta­can­do por la adop­ción ma­si­va de si­lue­tas sar­to­ria­les enfrentada­s con mo­ti­vos del street­wear. Fue un im­por­tan­te ne­xo en­tre lu­jo y la mo­da de la ca­lle y el pro­pul­sor de co­la­bo­ra­cio­nes con Su­pre­me, Frag­ment De­sign y los ar­tis­tas bri­tá­ni­cos Ja­ke y Di­nos Chap­man.

Otro ca­so es el de Kris Van Ass­che, quien se des­pe­día esa mis­ma tem­po­ra­da de Dior Hom­me, don­de en­ca­be­zó la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de la di­vi­sión mas­cu­li­na du­ran­te 11 años, des­pués de que He­di

Glo­bal­men­te, el “cam­bio” es un tér­mino que ha to­ma­do sin tre­gua a la ma­yo­ría de las in­dus­trias. El sis­te­ma de mo­da ac­tual ha es­ta­do en ja­que en los re­cien­tes años.

Sli­ma­ne aban­do­na­ra la ca­sa. Van Ass­che tra­ba­jó en la iden­ti­dad y evo­lu­ción de los có­di­gos for­ma­les e in­for­ma­les, sien­do real­men­te el res­pon­sa­ble de la adop­ción de los snea­kers blan­cos co­mo par­te del look del hom­bre con­tem­po­rá­neo, al igual que del ma­ne­jo de una im­pe­ca­ble sas­tre­ría que lo acom­pa­ñó du­ran­te más de una dé­ca­da, siem­pre es­col­ta­do por una in­fluen­cia ur­ba­na.

Ch­ris­top­her Bai­ley ce­rra­ba su pe­rio­do de 17 años en Bur­berry. Bai­ley fue as­cen­di­do en 2009 a la po­si­ción de di­rec­tor crea­ti­vo del em­ble­ma de mo­da in­glés y en fe­bre­ro de 2018, pre­sen­tó su en­tre­ga fi­nal, la cual re­fle­jó el tra­ba­jo so­bre ele­men­tos de los ar­chi­vos de la ca­sa, co­mo im­pre­sio­nes que la fir­ma ha­bía rea­li­za­do ba­jo li­cen­cia en los años 60 y 70, ha­cien­do una re­tros­pec­ti­va crea­ti­va y una apues­ta en re­tail, al pre­sen­tar un cam­bio en la es­tra­te­gia de ver y com­prar, con la ini­cia­ti­va See now-buy now. Y Hai­der Ackermann tam­bién se alis­ta­ba pa­ra de­jar Ber­lu­ti, tras só­lo tres tem­po­ra­das al fren­te de la mis­ma, des­ta­can­do por un pe­rio­do de mo­der­na y ele­va­da sas­tre­ría. Mien­tras que Vir­gil Abloh, concentrad­o en la mar­ca de street­wear que di­ri­ge des­de 2012, Off-whi­te, al igual que sus pro­yec­tos de mú­si­ca y ar­te. Y por úl­ti­mo,

Ric­car­do Tis­ci to­ma las rien­das crea­ti­vas de Bur­berry a par­tir de la tem­po­ra­da SS19.

Ric­car­do Tis­ci y He­di Sli­ma­ne atra­ve­sa­ban por un pe­rio­do de des­can­so, des­pués de es­tar al fren­te de Gi­venchy y Saint Lau­rent, y aban­do­nar el pues­to en 2016 y 2017, res­pec­ti­va­men­te.

La pre­gun­ta era: ¿quié­nes se­rían las men­tes crea­ti­vas que lo­gra­rían en­ta­blar una con­ver­sa­ción con el con­su­mi­dor ac­tual, sien­do ca­pa­ces de atraer nue­vas ge­ne­ra­cio­nes a vi­vir y con­su­mir lu­jo? La in­cer­ti­dum­bre so­bre el cam­bio de ca­be­zas fue des­va­ne­cien­do a los me­ses, cuan­do se anun­cia­ron las vo­ces que di­ri­gi­rían el diá­lo­go de menswear a par­tir de es­ta tem­po­ra­da (SS19). Kim Jo­nes da­ría un sal­to den­tro del mis­mo con­glo­me­ra­do de Louis Vuit­ton (LVMH) a Dior, al igual que Kris Van Ass­che se mo­vía den­tro del gru­po (LVMH) a Ber­lu­ti. La apues­ta más gran­de del con­glo­me­ra­do de lu­jo di­ri­gi­do por Ber­nard Ar­nault fue cuan­do se nom­bró a Vir­gil Abloh co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co de la di­vi­sión mas­cu­li­na de Louis Vuit­ton, ha­cien­do re­fe­ren­cia a las exi­gen­cias del mer­ca­do y de­seo de las fir­mas por al­can­zar nue­vas au­dien­cias.

Bur­berry anun­ció la lle­ga­da de Ric­car­do Tis­ci pa­ra la di­rec­ción crea­ti­va de wo­mens­wear y menswear de la ca­sa de lu­jo bri­tá­ni­ca, y, tras la sa­li­da de Phoe­be Phi­lo de Cé­li­ne, me­ses des­pués, se anun­ció la lle­ga­da de He­di Sli­ma­ne a di­ri­gir la fir­ma de lu­jo de mo­da fe­me­ni­na. Se­ría na­tu­ral que He­di, ha­bien­do si­do crea­dor de la si­lue­ta ul­tra skinny pa­ra hom­bre, pri­me­ro en Dior Hom­me y des­pués lle­ván­do­la a Saint Lau­rent, apos­ta­ra por ex­pan­dir la di­vi­sión mas­cu­li­na de la mar­ca.

Des­pués de es­te re­ajus­te y ob­ser­var las pri­me­ras co­lec­cio­nes de los hom­bres que hoy em­pu­jan con ma­yor fuer­za el al­can­ce que po­drá lle­gar a te­ner menswear, es po­si­ble ase­gu­rar que la reali­dad fren­te al cam­bio no es só­lo mu­cho más com­ple­ja que la per­cep­ción que que­ra­mos dar­le y que es úni­ca­men­te un con­cep­to al que po­de­mos ver con re­ce­lo, pe­ro siem­pre guar­da un nue­vo y emo­cio­nan­te ca­pí­tu­lo.

El es­ce­na­rio ac­tual de la mo­da mas­cu­li­na va mu­cho más allá de los di­rec­to­res ar­tís­ti­cos, aun­que son ellos quie­nes, apo­yán­do­se en los cam­pos que ro­zan las fron­te­ras con la in­dus­tria de la mo­da, mar­can el sen­de­ro so­bre el des­tino y la evo­lu­ción del seg­men­to que hoy di­ri­gen.

Kim Jo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.