Noah Mills

GQ Style (Mexico) - - CONTENTS - Fotos Ri­chard Ramos Tex­to Ga­briel Gua­jar­do Rea­li­za­ción Fer­nan­do Carrillo

Noah Mills de­jó atrás una ca­rre­ra con­so­li­da­da en el mo­de­la­je y apos­tó to­das sus fi­chas por la ac­tua­ción. Su jue­go fun­cio­nó.

Con 36 años, to­do va vien­to en popa pa­ra Noah Mills. Ok, sa­be­mos que es muy fá­cil afir­mar eso con él, so­bre to­do si con­si­de­ra­mos que es uno de los mo­de­los más im­por­tan­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das, que ha co­la­bo­ra­do con las mar­cas de mo­da más im­por­tan­tes y, ade­más, que prác­ti­ca­men­te fue la ima­gen de ca­be­ce­ra de Dol­ce & Gab­ba­na la dé­ca­da pa­sa­da. Pe­ro no lo de­ci­mos por esas ra­zo­nes. En los años más re­cien­tes, Noah, por de­ci­sión pro­pia, de­jó atrás las cá­ma­ras, los es­tu­dios de foto y el re­co­no­ci­mien­to uná­ni­me so­bre las pa­sa­re­las pa­ra dar­le opor­tu­ni­dad a otras aven­tu­ras, in­quie­tu­des y pa­sio­nes, co­mo la ac­tua­ción, el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra. De­jar­lo to­do no es fá­cil. No to­dos se atre­ven. Pe­ro él lo hi­zo. •••

AS BA­JO LA MAN­GA

Hoy, ese osa­do pa­so, que ini­ció en 2010 con su par­ti­ci­pa­ción en el fil­me Sex and the City 2, rin­dió fru­tos. Noah ac­tual­men­te par­ti­ci­pa en la se­rie de Mar­vel y Dis­ney+, The Fal­con and the Win­ter Sol­dier: “Por aho­ra, real­men­te no pue­do re­ve­lar na­da, tie­nen acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad muy se­rios por­que los fans quie­ren sa­ber­lo to­do. Pue­do de­cir que, des­afor­tu­na­da­men­te, no soy un su­per­hé­roe. No por aho­ra... ¡Uno nun­ca sa­be!”, nos re­sal­ta de su in­gre­so al uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Mar­vel y ace­rca del que, se­gu­ro, es ya su pro­yec­to más im­por­tan­te co­mo in­tér­pre­te has­ta el mo­men­to.

Si bien dar por he­cho que en­trar a Holly­wood es sen­ci­llo pa­ra un mo­de­lo re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, el ca­na­dien­se nos cuen­ta que es to­do lo con­tra­rio. No re­ci­bió nin­gún pri­vi­le­gio, se pre­sen­ta a au­di­cio­nes co­mo un ac­tor con po­ca ex­pe­rien­cia den­tro de la in­dus­tria y, co­mo le ocu­rre a cual­quie­ra, re­ci­be al­gu­nos ‘no’ co­mo res­pues­ta. “No creo que ayu­de, las co­sas ne­ce­si­tan un po­co de tiem­po pa­ra ajus­tar­se. Pien­so que si­go en la ba­ta­lla, co­men­cé tar­de; es un sec­tor muy uni­do y com­pe­ti­ti­vo, pe­ro ca­da tra­ba­jo que gano co­mo ac­tor ayu­da a mis po­si­bi­li­da­des de, real­men­te, cam­biar de ca­rre­ra, que es al­go que aún no ten­go ase­gu­ra­do”.

Ha­ce­mos a un la­do los re­flec­to­res. Aun­que Noah de­jó en pau­sa la in­dus­tria de la mo­da, eso no sig­ni­fi­ca que está com­ple­ta­men­te de­sen­ten­di­do. A fi­na­les del año pa­sa­do lan­zó su pro­pia mar­ca de ro­pa de­por­ti­va: NM Ath­le­tics. “Es só­lo mi in­ter­pre­ta­ción de las pie­zas clá­si­cas que más usas, un po­co ti­po JFK Jr. mez­cla­do con ese es­ti­lo del hip hop de la Cos­ta Es­te de los años 90. Con­fie­so que me sien­to más atrac­ti­vo lu­cien­do ro­pa de­por­ti­va ca­sual, así que co­men­cé por ahí”. •••

EL QUE NO ARRIES­GA, NO GA­NA

Cuan­do un hom­bre con 20 años de ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria de la mo­da afir­ma eso, sin du­da, hay que con­si­de­rar­lo. Su lí­nea es clá­si­ca y mo­der­na, per­fec­ta­men­te es­ti­li­za­da. Noah con­tro­la por com­ple­to la mar­ca y los di­se­ños; no ace­le­ra las co­sas, lo to­ma con cal­ma y va pa­so a pa­so. ¿Qué des­ta­ca de sus pren­das?, le pre­gun­ta­mos. “¡La ca­li­dad! Y ni si­quie­ra me pro­pu­se que eso fue­ra un pi­lar de la fir­ma, pe­ro des­cu­brí que la ma­ne­ra en la que pro­duz­co mis pie­zas ha­ce que real­men­te sean high end y eso me en­can­ta. Ade­más, son mis di­se­ños, des­de ce­ro, así que me sien­to con­fia­do en de­fen­der mi mar­ca. Y eso es im­por­tan­te”.

NM Ath­le­tics tam­bién po­dría ser la pla­ta­for­ma prin­ci­pal de otras in­quie­tu­des, de las cua­les ya dio de qué hablar. En 2014, Noah ad­qui­rió una pro­pie­dad de 460 m2 en Ve­ni­ce Beach, que cuen­ta con un bun­ga­ló de los años 50 de 92 m2, ro­dea­do de plan­tas. Mills, jun­to con su her­mano Ian y un des­pa­cho, re­di­se­ña­ron el es­pa­cio. El re­sul­ta­do lla­mó la aten­ción de me­dios es­pe­cia­li­za­dos. Pa­ra el di­se­ño de in­te­rio­res, el mo­de­lo y ac­tor se ins­pi­ró en es­té­ti­cas es­can­di­na­vas y de­no­tó un ta­len­to na­to.

To­do in­di­ca que su in­tui­ción na­tu­ral in­tro­du­ci­ría a NM a otros seg­men­tos, los cua­les in­yec­ta­rían de di­na­mis­mo a su fir­ma, en don­de el di­se­ño de in­te­rio­res, la de­co­ra­ción y la re­no­va­ción se vuel­ven al­go más que la­ten­te en su fu­tu­ro. “Ten­go mu­chí­si­mas ideas. Quie­ro que NM Ath­le­tics fun­cio­ne y des­pués, tal vez, lan­zar NM Ho­me. La pro­duc­ción es muy cos­to­sa y no quie­ro que los pre­cios es­tén fue­ra del al­can­ce de las per­so­nas; por eso ten­go que ir po­co a po­co. Y si a la gen­te le gus­ta lo que ha­go, es­pe­ro ofre­cer más. Es así de sim­ple”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.