Có­mo NO ele­gir una ca­rre­ra.

Cuan­do to­ma­mos una de­ci­sión im­por­tan­te en nues­tra vi­da, lo ha­ce­mos eva­luan­do mu­chos as­pec­tos. La elec­ción de una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria de­be ser de la mis­ma ma­ne­ra.

La Crónica - Guía Universitaria - - News -

Lo que eli­ja­mos es­tu­diar nos acom­pa­ña­rá en nues­tra vi­da du­ran­te años, así que es me­jor que sea al­go que real­men­te nos gus­te y nos lle­ne.

A los jó­ve­nes, mu­chas ve­ces les cues­ta to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes co­mo la de ele­gir qué es­tu­diar. Va­mos a ver los mo­ti­vos en los que nun­ca hay que ba­sar­se pa­ra ele­gir una ca­rre­ra.

• Por­que te gus­tó el nom­bre de la ca­rre­ra:

Ele­gir al­go por el nom­bre nun­ca es bueno. La de­no­mi­na­ción pue­de ayu­dar a dar una idea de qué se tra­ta, pe­ro es más que acon­se­ja­ble ahon­dar en los ob­je­ti­vos y apli­ca­cio­nes que tie­ne ese cam­po aca­dé­mi­co. Tam­bién es pre­fe­ri­ble co­no­cer qué ti­po de asig­na­tu­ras tie­ne esa ca­rre­ra.

• Por­que la si­guen tus ami­gos:

Si en tu gru­po de amis­ta­des hay va­rios que van a es­tu­diar una ca­rre­ra de­ter­mi­na­da, no tie­ne que ser así pa­ra ti. Y sí, la amis­tad re­sul­ta­rá de­te­rio­ra­da si ya no ve­mos a nues­tros ami­gos, pe­ro no po­de­mos for­zar­nos a es­tu­diar al­go só­lo por­que nues­tros ami­gos tam­bién lo ha­cen.

• Por­que la si­gue el o la que te gus­ta.

Es pa­re­ci­do al pun­to an­te­rior, só­lo que peor. Hay que se­pa­rar los asun­tos del co­ra­zón con la vo­ca­ción que que­re­mos. Me­ter­se a es­tu­diar al­go por­que la per­so­na que te gus­ta lo ha­ce, no es amor, es fal­ta de per­so­na­li­dad y tam­bién fal­ta de preo­cu­pa­ción por tu pro­pio fu­tu­ro.

* Por­que es lo que tu fa­mi­lia es­pe­ra.

Pa­sa mu­cho en fa­mi­lias don­de la tra­di­ción es es­tu­diar y ejer­cer de­ter­mi­na­da pro­fe­sión. Pue­de ocu­rrir que sean to­dos her­ma­nos o her­ma­nas de la mis­ma pro­fe­sión, por ejem­plo, o que ya los bi­sa­bue­los la ha­yan ejer­ci­do. En­ton­ces to­dos no es­pe­ran, di­rec­ta­men­te dan por des­con­ta­do cuál tie­ne que ser tu pro­fe­sión. Pe­ro es­to es erró­neo, la in­fluen­cia fa­mi­liar de­be ser pa­ra que ca­da uno eli­ja lo que real­men­te quie­re y no pa­ra for­zar la he­ren­cia vo­ca­cio­nal.

* Por­que es fá­cil.

Al­guien te di­jo que era fá­cil, o vis­te las es­ta­dís­ti­cas de can­ti­dad de alum­nos y por­cen­ta­je de re­ci­bi­dos. Es­to nun­ca hay que te­ner­lo en cuen­ta por­que aún con una ca­rre­ra di­fí­cil, si hay es­fuer­zo, es po­si­ble re­ci­bir­se.

* Por­que es­tá de mo­da.

Ca­da tan­tos años, al­gu­na ca­rre­ra se po­ne de mo­da. Mi­les de jó­ve­nes se vuel­can a ella sin co­no­cer ab­so­lu­ta­men­te na­da de qué tra­ta, qué ti­po de asig­na­tu­ras tie­ne ni cuál es el ob­je­ti­vo. El re­sul­ta­do es que más de la mi­tad aban­do­na al pri­mer año.

* Por­que crees que te da­rá di­ne­ro.

Es­tu­diar me­jo­ra las po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner un buen em­pleo y de re­ci­bir una bue­na re­mu­ne­ra­ción. Pe­ro es­tu­diar una ca­rre­ra por el di­ne­ro que vas a per­ci­bir al re­ci­bir­te es un mo­ti­vo in­su­fi­cien­te pa­ra po­der man­te­ner la cons­tan­cia du­ran­te los años que te lle­ve ha­cer­la.

* Por­que es gra­tis.

La edu­ca­ción gra­tui­ta uni­ver­si­ta­ria de ex­ce­len­cia es un de­re­cho y si en al­gún país no lo es, de­be­ría ser­lo. Pe­ro si lo que te gus­ta es­tá en una Uni­ver­si­dad pa­ga, ha­bría que con­si­de­rar ha­cer el es­fuer­zo. Qui­zás el con­se­guir una be­ca pue­da ayu­dar o tal vez ten­gas que con­se­guir un tra­ba­jo de me­dio tiem­po. Lo im­por­tan­te siem­pre es ha­cer lo que real­men­te te gus­ta más allá del di­ne­ro.

* Por cercanía geo­grá­fi­ca.

Es muy co­mún es­tu­diar al­gu­na de las ca­rre­ras que ofre­ce la fa­cul­tad más cer­ca­na que co­no­ce­mos. Pe­ro pue­de ocu­rrir que la ca­rre­ra que te gus­te es­té en una uni­ver­si­dad más ale­ja­da. A ve­ces, por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas no se pue­de ac­ce­der a otro lu­gar. El con­se­jo es que si real­men­te es­tás in­tere­sa­do en ha­cer una ca­rre­ra en la cuál de­be­rás mu­dar­te eva­lúes la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que im­pli­ca y la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­gu­na ca­rre­ra pa­re­ci­da en al­gún lu­gar cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.