Lo­gra ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

La sim­ple elec­ción de los ali­men­tos co­rrec­tos pue­de te­ner un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co

La Crónica - Guía Universitaria - - News -

Mu­chas ve­ces po­ne­mos en mar­cha di­fe­ren­tes téc­ni­cas de es­tu­dio pa­ra au­men­tar nues­tro ren­di­mien­to, me­mo­ria, con­cen­tra­ción, etc., pe­ro ¿ali­men­ta­mos co­rrec­ta­men­te nues­tro ce­re­bro? Eso sí, no hay que ol­vi­dar dor­mir co­mo mí­ni­mo 7 u 8 ho­ras e hi­dra­tar­se co­rrec­ta­men­te.

A con­ti­nua­ción va­mos a pro­po­ner diez ali­men­tos idó­neos pa­ra me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de con­cen­trar­se, re­te­ner in­for­ma­ción y per­ma­ne­cer men­tal­men­te aler­ta:

1. Pes­ca­do

La ma­yo­ría del pes­ca­do tie­ne al­tas con­cen­tra­cio­nes de áci­dos gra­sos Ome­ga-3. La ma­yor par­te de nues­tro ce­re­bro es­tá com­pues­to de te­ji­do gra­so, por lo que el con­su­mo de pes­ca­do y otros ali­men­tos ri­cos en áci­dos gra­sos ayu­dan a cen­trar­nos más y a es­tu­diar de ma­ne­ra más efi­cien­te.

2. Nue­ces

Mu­chos ti­pos de fru­tos se­cos co­mo las al­men­dras, pis­ta­chos y nue­ces con­tie­nen al­tos ni­ve­les de áci­dos gra­sos esen­cia­les que ayu­dan al ce­re­bro pa­ra un ren­di­mien­to óp­ti­mo. Ade­más, los fru­tos se­cos con­tie­nen una bue­na can­ti­dad de hie­rro y tam­bién pro­por­cio­nan oxí­geno al ce­re­bro que au­men­ta la agi­li­dad men­tal y la ca­pa­ci­dad pa­ra re­te­ner in­for­ma­ción. Los fru­tos se­cos son ri­cos en gra­sas in­sa­tu­ra­das (tam­bién co­no­ci­das co­mo “gra­sa bue­na”) y ca­lo­rías, son tam­bién una gran fuen­te de ener­gía.

3. Ce­rea­les in­te­gra­les

Co­mer de­ma­sia­dos car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos co­mo el pan blan­co, la pas­ta y las ga­lle­tas, no só­lo es ma­lo pa­ra la sa­lud, sino que tam­bién con­du­ce a la som­no­len­cia, le­tar­go y tor­pe­za men­tal. Por suer­te, los ce­rea­les in­te­gra­les sin re­fi­nar (ave­na, tri­go, cen­teno…) tien­den a te­ner el efec­to con­tra­rio y pue­den con­du­cir a una ma­yor fun­ción de la me­mo­ria.

4. Man­za­nas

Al pa­re­cer, “una man­za­na al día no só­lo man­tie­ne ale­ja­do al mé­di­co”, sino que tam­bién pue­de ayu­dar a me­jo­rar los há­bi­tos de es­tu­dio y el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co. La cás­ca­ra de la man­za­na in­clu­ye un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te lla­ma­do quer­ce­ti­na que me­jo­ra la fun­ción de la me­mo­ria, con­tri­bu­yen­do a es­tu­diar con efi­ca­cia.

5. Ver­du­ras cru­cí­fe­ras

Cuan­do ha­bla­mos de cru­cí­fe­ras, ha­bla­mos de ve­ge­ta­les con al­ta ca­pa­ci­dad far­ma­co­ló­gi­ca, es­ta­mos ha­blan­do de bró­co­li, col ri­za­da, co­les de Bru­se­las, co­li­flor, re­po­llo, etc., que con­tie­nen fi­to­nu­trien­tes muy es­pe­cí­fi­cos y úni­cos. Es­tos ve­ge­ta­les tam­bién con­tri­bu­yen po­si­ti­va­men­te a una bue­na me­mo­ria. Co­mer es­tos ve­ge­ta­les sin co­ci­nar­los ex­ce­si­va­men­te es la me­jor ma­ne­ra de ob­te­ner un be­ne­fi­cio nu­tri­cio­nal óp­ti­mo.

6. Cho­co­la­te ne­gro

No sir­ve cual­quier va­rie­dad de cho­co­la­te, sino el cho­co­la­te ne­gro, es un buen ali­men­to pa­ra el ce­re­bro, no só­lo me­jo­ra la me­mo­ria, tam­bién pro­du­ce un au­men­to del flu­jo de san­gre al ce­re­bro, lo que au­men­ta el es­ta­do de aler­ta y la cla­ri­dad men­tal. Cuan­to más os­cu­ro sea el cho­co­la­te, más be­ne­fi­cios re­ci­bi­rá el ce­re­bro.

7. Es­pi­na­cas

Las es­pi­na­cas po­seen áci­do fó­li­co y evi­tan las pér­di­das de me­mo­ria. Si no te gus­ta el sa­bor de es­ta ver­du­ra, siem­pre se pue­de usar en una re­ce­ta, co­mo una qui­ché o ba­ti­do pa­ra en­mas­ca­rar el sa­bor.

8. Fru­tos del bos­que

Los arán­da­nos, ce­re­zas, fram­bue­sas, mo­ras, gro­se­llas e in­clu­so las uvas, tie­nen efec­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra la sa­lud del ce­re­bro. No só­lo re­du­cen el ni­vel de to­xi­nas en el to­rren­te san­guí­neo, sino que tam­bién con­tie­nen fi­to­nu­trien­tes y an­ti­oxi­dan­tes que me­jo­ran el flu­jo de san­gre al ce­re­bro y me­jo­ran la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal.

9. Ce­bo­llas

La ce­bo­lla fa­ci­li­ta el tra­ba­jo ce­re­bral por su con­te­ni­do en fós­fo­ro. Sus com­po­nen­tes quí­mi­cos y mi­ne­ra­les son ex­ce­len­tes ri­va­les con­tra el co­les­te­rol ma­lo. Tie­ne la fa­cul­tad de des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo, ya que es un ex­ce­len­te de­pu­ra­dor. Ade­más, si se con­su­me cru­da, por ejem­plo en en­sa­la­da, es ideal pa­ra com­ba­tir es­ta­dos de atur­di­mien­to o em­bo­ta­mien­to ce­re­bral, ya que ac­ti­va la cir­cu­la­ción san­guí­nea, fa­vo­re­cien­do la oxi­ge­na­ción de la san­gre.

10. Le­gum­bres

Los gar­ban­zos, alu­bias y len­te­jas con­tie­nen can­ti­da­des sus­tan­cia­les de pro­teí­na muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra el ce­re­bro. Ade­más, las le­gum­bres de to­das las va­rie­da­des con­tie­nen al­tas con­cen­tra­cio­nes de áci­do fó­li­co que me­jo­ra la ca­pa­ci­dad pa­ra re­te­ner in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.