La me­jor for­ma de es­tu­diar.

La si­guien­tes es una guía con los pun­tos más im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo tu tiem­po de es­tu­dio.

La Crónica - Guía Universitaria - - News -

- Ho­ra­rio de es­tu­dio.

Te­ner un ho­ra­rio fi­jo to­dos los días o de­ter­mi­na­dos días de la se­ma­na ayu­da mu­cho. Es co­mo que tu men­te ya sa­be que de­ter­mi­na­dos días a de­ter­mi­na­da ho­ra es tiem­po de es­tu­dio.

- Ano­tar los tiem­pos de es­tu­dio.

A ve­ces uno em­pie­za y se in­te­rrum­pe a sí mis­mo, o es in­te­rrum­pi­do. Lo ideal es ano­tar en un pa­pel cuán­to tiem­po se le de­di­có en ca­da se­sión de es­tu­dio. En ba­se a esos tiem­pos y a los re­sul­ta­dos po­dre­mos de­ter­mi­nar si hay que es­tu­diar más o me­nos.

- De­ter­mi­nar prio­ri­da­des.

No sir­ve de­di­car ho­ras de es­tu­dio a te­mas que no tie­nen pe­so en el pro­gra­ma. Tal vez ha­yan as­pec­tos más im­por­tan­tes en los cua­les con­cen­trar­se. Hay que de­ter­mi­nar prio­ri­da­des te­nien­do en cuen­ta la re­gla 80/20 que nos di­ce que el 80% de nues­tros re­sul­ta­dos es­ta­rán da­dos por el 20% de nues­tro es­fuer­zo.

- Es­tu­diar to­dos los días.

Es me­jor ir lle­van­do las ma­te­rias al día de­di­cán­do­le un po­co de tiem­po en ca­da jor­na­da que in­ten­tar es­tu­diar to­do a úl­ti­mo mo­men­to.

- Cum­plir ob­je­ti­vos por jor­na­da.

No sir­ve es­tu­diar to­dos los días una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ho­ras fi­jas. Hay días en los cua­les se es­tu­dia­rá más y otros me­nos. ¿Có­mo de­ter­mi­nar­lo? Ha­cien­do un plan de es­tu­dios que con­tem­ple se­ma­nas y jor­na­das. En ca­da jor­na­da po­de­mos ano­tar cuán­to debemos avan­zar con ca­da asig­na­tu­ra pa­ra lue­go cum­plir­lo du­ran­te el día

-Re­su­mir las guías de ejer­ci­cios.

Ano­tar cuá­les ejer­ci­cios se pu­die­ron ha­cer, y cuá­les no. Sa­car es­ta­dís­ti­cas de qué tan bien es­ta­mos re­sol­vien­do. En Men­tes Li­be­ra­das ya vi­mos 10 con­se­jos pa­ra en­ca­rar una guía de ejer­ci­cios.

-Re­su­mir las guías de ejer­ci­cios.

Ano­tar cuá­les ejer­ci­cios se pu­die­ron ha­cer, y cuá­les no. Sa­car es­ta­dís­ti­cas de qué tan bien es­ta­mos re­sol­vien­do. En Men­tes Li­be­ra­das ya vi­mos 10 con­se­jos pa­ra en­ca­rar una guía de ejer­ci­cios.

- Re­pe­tir en voz al­ta.

Si te­ne­mos que es­tu­diar al­gún tex­to, una bue­na ma­ne­ra de apren­der­lo y asi­mi­lar­lo es re­pe­tir en voz al­ta co­mo si le ex­pli­cá­ra­mos los con­cep­tos a otra per­so­na.

-No que­dar­se con du­das.

Es muy co­mún que a ve­ces al­go no que­de cla­ro. Esas cues­tio­nes hay que ano­tar­las en al­gún apun­te y con­se­guir acla­rar­las an­tes de los exá­me­nes. Se pue­de pre­gun­tar en cla­se y sol­ven­tar las du­das con los pro­fe­so­res, con com­pa­ñe­ros o de los li­bros, pe­ro hay que re­sol­ver­las an­tes de los exá­me­nes o no es­ta­re­mos ha­cien­do un es­fuer­zo del 100%.

- Es­tu­diar de los li­bros.

Un li­bro de tex­to tie­ne los con­cep­tos que es­tu­dia­mos. Más allá de que en al­gu­nas ma­te­rias pue­da ha­ber dis­tin­tos en­fo­ques, en ge­ne­ral, cual­quier li­bro va a ser una fuen­te de con­sul­ta con­fia­ble. Es por eso que es tan im­por­tan­te es­tu­diar de los li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.