Son ú[email protected] en sus ca­rre­ras.

La Crónica - Guía Universitaria - - News -

Ha­ce 40 años, los hom­bres ocu­pa­ban ca­si 100% de las pro­fe­sio­nes; sin em­bar­go, des­de los 90 cam­bió. Hoy, más de 60% de los es­tu­dian­tes de li­cen­cia­tu­ra en el País son mu­je­res, ex­pli­ca Ray­mun­do Cal­de­rón Sán­chez, di­rec­tor na­cio­nal de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del Va­lle de Mé­xi­co (UVM).

“Las mu­je­res es­tán bus­can­do nue­vas op­cio­nes en la for­ma­ción, me­nos tra­di­cio­na­les, ya no só­lo ca­rre­ras co­mo En­fer­me­ría o Pe­da­go­gía, sino en las que pue­den ser con­si­de­ra­das ‘ca­rre­ras de hom­bres’, co­mo in­ge­nie­rías”, se­ña­la.

Tam­bién ocu­rre lo con­tra­rio: hom­bres que bus­can es­tu­diar pro­gra­mas que tra­di­cio­nal­men­te eran de mu­je­res.

A de­cir del psi­có­lo­go, en al­gu­nos ca­sos se de­be a que los jó­ve­nes bus­can se­guir la lí­nea fa­mi­liar. “Es in­te­re­san­te ver mu­je­res que es­tu­dian al­gu­na in­ge­nie­ría y que tie­nen una in­fluen­cia fuer­te de su pa­pá, her­mano, et­cé­te­ra, que son in­ge­nie­ros y que han si­do su mo­de­lo; eso ha­ce que ellas bus­quen tam­bién es­te sa­tis­fac­tor pa­ra su fu­tu­ro”, con­si­de­ra.

‘Apren­des mu­chí­si­mo de ellas’ Ben­di­to en­tre las mu­je­res, di­rían al­gu­nos; pe­ro, en cuar­to se­mes­tre Die­go Fer­nan­do Sán­chez, uno de los po­cos hom­bres en su ca­rre­ra, es­tu­vo a pun­to de aban­do­nar sus es­tu­dios en Pe­da­go­gía por­que el am­bien­te, se­ña­la, lle­ga­ba a ser des­gas­tan­te. “Tu­ve una cri­sis de que­rer cam­biar­me. La pre­sión era por­que me de­ses­pe­ra­ba un po­co, no veía en qué mo­men­to pu­die­ra em­pe­zar a desem­pe­ñar­me pro­fe­sio­nal­men­te, y es­tar en­tre pu­ras mu­je­res es des­gas­tan­te”, cuen­ta el alumno de oc­ta­vo se­mes­tre en la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na.

“Ellas pue­den po­ner aten­ción al pro­fe­sor y se­guir pla­ti­can­do, pe­ro ha­bía mo­men­tos en que, li­te­ral, me sa­lía del sa­lón a res­pi­rar y po­der con­cen­trar­me, y se­guir en la cla­se, an­tes de que­rer ‘ahor­car­las’”. Die­go es­tu­dió la pre­pa­ra­to­ria en una es­cue­la de hom­bres, por lo que el cam­bio pa­ra él fue ra­di­cal, y un tan­to di­ver­ti­do.

“El pri­mer día no le ha­blas a na­die, te acer­cas al otro hom­bre de la cla­se, to­das las ni­ñas es­ta­ban ha­blan­do, pa­re­cía que ha­bla­ban al mis­mo tiem­po, yo pen­sa­ba: ‘¿En qué me me­tí? Es­tá de lo­cos, a ver si so­bre­vi­vo’”, re­cuer­da el jo­ven de 23 años.

“Pe­ro, des­pués de va­rios se­mes­tres, aho­ri­ta ca­si sal­go con una maes­tría en mu­je­res, apren­des mu­chí­si­mo de la ca­rre­ra con­vi­vien­do con ellas y desa­rro­llas ha­bi­li­da­des pa­ra en­ten­der­las, por­que ha­blan de mil co­sas al mis­mo tiem­po; creo que la que se ca­se con­mi­go se­rá la afor­tu­na­da de es­to que he apren­di­do”. Ade­más, el alumno re­co­no­ce la for­ma de tra­ba­jar y es­tu­diar de sus com­pa­ñe­ras, pues, di­ce, es muy es­truc­tu­ra­da y or­de­na­da, con es­que­mas, co­lo­res y mu­cho más vi­sual.

Die­go arran­có con una ge­ne­ra­ción de 35 alum­nos, de los cua­les só­lo 7 eran hom­bres. Hoy, que­dan 5, pues 2 de­ser­ta­ron.

El uni­ver­si­ta­rio se­ña­la que al prin­ci­pio es­ta­ba in­tere­sa­do en De­re­cho o Psi­co­lo­gía, pe­ro lue­go se de­ci­dió por su ac­tual ca­rre­ra por­que en­con­tró a una pe­da­go­ga, quien le ex­pli­có de es­ta área.

“Hay un pa­ra­dig­ma de que el pe­da­go­go va a ser maes­tro, sí, pue­des de­di­car­te a eso, pe­ro tam­bién hay di­fe­ren­tes ám­bi­tos. Yo me voy a de­di­car al área de Re­cur­sos Hu­ma­nos, en cues­tión de re­clu­ta­mien­to y se­lec­ción, ca­pa­ci­ta­ción y nó­mi­na”, pre­ci­sa. In­clu­so, des­ta­ca, el cam­po la­bo­ral es bas­tan­te am­plio.

“A los pe­da­go­gos ja­más les fal­ta tra­ba­jo, des­de sex­to se­mes­tre me pi­den mi cu­rrí­cu­lum pa­ra em­pre­sas que so­li­ci­tan pe­da­go­gos hom­bres, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en Re­cur­sos Hu­ma­nos o en al­gu­nas es­cue­las, so­bre to­do pa­ra la par­te de coor­di­na­ción del de­par­ta­men­to psi­co­pe­da­gó­gi­co en es­cue­las de va­ro­nes”, de­ta­lla.

Su te­sis se­rá so­bre la for­ma­ción mo­ral pa­ra ha­cer una com­pa­ra­ción real y ob­je­ti­va de la con­cep­ción que se te­nía de es­ta ca­rre­ra en el me­dioe­vo con­tra la que se tie­ne en el si­glo 21.

Pa­ra to­mar en cuen­ta Desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de re­si­lien­cia es im­por­tan­te pa­ra quie­nes deseen es­tu­diar una ca­rre­ra don­de pre­do­mi­nan com­pa­ñe­ros del se­xo opues­to, con­si­de­ra Ray­mun­do Cal­de­rón Sán­chez, di­rec­tor na­cio­nal de Psi­co­lo­gía de la UVM.

Ello por­que, ad­vier­te, el am­bien­te pue­de te­ner im­pac­tos emo­cio­na­les que po­drían ori­llar al es­tu­dian­te, in­clu­so, a de­ser­tar.

“En mu­chos ca­sos lle­gan a ser los lí­de­res de su gru­po, pre­ci­sa­men­te por es­ta di­fe­ren­cia que les per­mi­te te­ner una voz más pre­sen­te; pe­ro, cuan­do no cuen­tan con los apo­yos ne­ce­sa­rios, aca­dé­mi­cos y psi­co­ló­gi­cos, que po­dría brin­dar­les la es­cue­la, o los re­cur­sos ge­ron­to­ló­gi­cos, va­rios de­ser­tan en el pri­mer año”, sub­ra­ya.

El maes­tro en Cien­cias de la Edu­ca­ción da las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes si quie­res es­tu­diar una ca­rre­ra en la que la ma­yo­ría de los alum­nos se­rá del se­xo opues­to:

1. Ana­li­za tu ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­ción con cual­quier per­so­na. Si eres in­tro­ver­ti­do y no te re­la­cio­nas mu­cho en ge­ne­ral, en un am­bien­te así po­drías te­ner pro­ble­ma se­ve­ros. Si no tie­nes un ma­ne­jo ade­cua­do de es­tas com­pe­ten­cias, se­ría bueno tra­ba­jar en ello.

2. An­tes de ele­gir, in­ves­ti­ga el per­fil de los es­tu­dian­tes de esa ca­rre­ra pa­ra ver en qué coin­ci­den con­ti­go.

3. Si ya en­tras­te al pro­gra­ma y te sien­tes in­có­mo­do, acér­ca­te a aque­llas áreas de tu­to­rías o desa­rro­llo per­so­nal que hay en la uni­ver­si­dad, pues al­gu­nos de­ser­tan, sin ha­ber bus­ca­do ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.