ME EQUI­VO­QUÉ DE CA­RRE­RA

Al­go en tu in­te­rior te di­ce que no es­tás ha­cien­do lo que real­men­te te gus­ta. Los re­sul­ta­dos lo con­fir­man, ¿al­can­za con eso pa­ra de­cir que te equi­vo­cas­te de ca­rre­ra? Va­mos a ver to­dos los sín­to­mas que te di­cen que lo que es­tu­dias no es lo tu­yo.

La Crónica - Guía Universitaria - - News -

Es­ta no­ta va­mos a ha­blar de las se­ña­les más co­mu­nes que tie­nen los es­tu­dian­tes cuan­do eli­gen una ca­rre­ra pa­ra la cual no tie­nen con­di­cio­nes. Es­to no sig­ni­fi­can que no la pue­dan cur­sar. Hay mu­cha gen­te que es­tu­dia ca­rre­ras que no les gus­tan, pe­ro a pe­sar de eso, lo­gran re­ci­bir­se.

Otras ve­ces, ocu­rre que un alumno ob­tie­ne ma­los re­sul­ta­dos y lo pri­me­ro que pien­sa es “me equi­vo­qué de ca­rre­ra”. Es­to pue­de ser un error por­que exis­ten ca­rre­ras muy di­fí­ci­les en las cua­les los re­sul­ta­dos al co­men­zar sue­len ser ad­ver­sos. Bien, aho­ra sí.

Si te equi­vo­cas­te de ca­rre­ra se­gu­ro te iden­ti­fi­ca­rás con to­dos o ca­si to­dos los si­guien­tes ítems.

• Pre­fie­res otras asig­na­tu­ras:

Lo que es­tu­dias día a día no te gus­ta pa­ra na­da. En cam­bio, en­vi­dias las ma­te­rias que rin­den ami­gos tu­yos que cur­san otras ca­rre­ras.

• Ma­los re­sul­ta­dos:

Siem­pre en com­pa­ra­ción con el res­to. Si es­tás en una ca­rre­ra en la que a to­dos les sue­le ir mal al prin­ci­pio, en­ton­ces te va peor que a los de­más.

• Len­ti­tud al cap­tar con­cep­tos.

Nue­va­men­te con res­pec­to al res­to de tus com­pa­ñe­ros. Pue­des ver co­mo los de­más lo­gran en­ten­der con fa­ci­li­dad te­mas que a vos te lle­van va­rias ho­ras.

• No te pro­yec­tas.

No te ves en tres años es­tu­dian­do lo mis­mo. Sim­ple­men­te no pue­des ima­gi­nar­te cur­san­do y apro­ban­do las ma­te­rias ac­tua­les y las que le si­guen.

• Fa­ci­li­dad con las asig­na­tu­ras

complement­arias. Te va me­jor en las asig­na­tu­ras que no per­te­ne­cen al nú­cleo du­ro de tu ca­rre­ra. Aque­llas que tie­nen otra orien­ta­ción.

•Sín­to­mas fí­si­cos.

Ca­da vez que tie­nes que leer los apun­tes sen­tís al­go en el es­tó­ma­go que no te ha­ce sen­tir bien. O cuan­do es­tás en cla­se tie­nes una sen­sa­ción ex­tra­ña de “no de­be­ría es­tar aquí”. Es­ta es la se­ñal más cla­ra de que no es­tás ha­cien­do lo que real­men­te quie­res. Es­cu­char a nues­tro cuer­po es la me­jor ma­ne­ra de orien­tar­nos.

•No te in­tere­sa ejer­cer la pro­fe­sión.

Lo di­ces y lo co­men­tas con tus com­pa­ñe­ros. Tu ob­je­ti­vo es re­ci­bir­te, pe­ro no te in­tere­sa pa­ra na­da ejer­cer.

• Mo­ti­va­ción aje­na.

El mo­ti­vo por el que es­tu­dias la ca­rre­ra es por tra­di­ción en tu fa­mi­lia ya que to­dos la es­tu­dia­ron, o por­que es la que es­tu­dian tus ami­gos, o la chi­ca/o que te gus­ta, o por­que te obli­gan a es­tu­diar­la o por que te gus­tó el nom­bre, pe­ro no te­nías idea de que tra­ta­ba.

• Fal­ta de en­tu­sias­mo.

El pro­fe­sor anun­cia que la cla­se si­guien­te va a ex­pli­car un te­ma de­ter­mi­na­do y ves co­mo tus com­pa­ñe­ros se en­tu­sias­man, pe­ro a vos no se te mue­ve un pe­lo. Te que­das con lo que te dan. Ter­mi­na la cla­se o ter­mi­nas de es­tu­diar en tu ca­sa y ha­ces cual­quier co­sa me­nos al­go vin­cu­la­do con los te­mas que es­tu­dias. No te man­tie­nes ac­tua­li­za­do ni in­ves­ti­gas na­da re­la­cio­na­do. No tie­nes cu­rio­si­dad en lo más mí­ni­mo por lo que es­tu­dias, pa­ra ti es so­lo una obli­ga­ción.

Si te equi­vo­cas­te de ca­rre­ra, en­ton­ces es con­ve­nien­te te­ner en cuen­ta lo si­guien­te:

• No de­ses­pe­rar­se.

Hay que en­ten­der que es al­go nor­mal que le su­ce­de a mu­chas per­so­nas a lo lar­go de su vi­da. O co­mo di­ría al­guien que ya ha vi­vi­do mu­cho tiem­po: es un pro­ble­ma que tie­ne so­lu­ción. Sa­be­mos que exis­ten otros peo­res, que no tie­nen for­ma de arre­glar­se.

• Ol­vi­dar­se de la edad.

Al­gu­nos creen que pa­sa­da de­ter­mi­na­da ba­rre­ra de edad, ya no es po­si­ble arran­car una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. Eso no es cier­to. Se pue­de apren­der en cual­quier mo­men­to. Si de­di­cas­te al­gu­nos años a es­tu­diar una ca­rre­ra y lue­go la de­jas, no hay nin­gún im­pe­di­men­to pa­ra em­pe­zar una nue­va ten­gas la edad que ten­gas.

• Ex­pli­cár­se­lo a la fa­mi­lia y los ami­gos.

Al­gu­nos es­tu­dian­tes se sien­ten cul­pa­bles por ha­ber ele­gi­do mal la ca­rre­ra y tie­nen mie­do de de­frau­dar a los que más los quie­ren con­tán­do­le lo que les pa­sa. Na­da de eso, si real­men­te te quie­ren de­be­rán en­ten­der cuál es tu ne­ce­si­dad.

• No des­creer de la edu­ca­ción.

El he­cho de ha­ber te­ni­do una ma­la ex­pe­rien­cia no de­be des­acre­di­tar el pro­ce­so de apren­di­za­je. Po­de­mos dar­le otra opor­tu­ni­dad a la uni­ver­si­dad.

• Ana­li­zar los por qué. Ver cuá­les fue­ron los mo­ti­vos de ha­ber ele­gi­do mal y cuá­les fue­ron los as­pec­tos que no te gus­ta­ron de la ca­rre­ra ele­gi­da te pue­de ayu­dar a ele­gir me­jor la pró­xi­ma vez.

•Ha­cer un test vo­ca­cio­nal. En es­ta cla­se de prue­bas se bus­ca de­fi­nir cuá­les son tus me­jo­res ca­pa­ci­da­des. De es­ta for­ma se pue­de de­ter­mi­nar qué ca­rre­ras pue­den re­sul­tar­te más afi­nes. Re­su­mien­do, equi­vo­car­se de ca­rre­ra no es un dra­ma, ape­nas una di­fi­cul­tad que pue­de pre­sen­tar­se en la vi­da. No quie­re de­cir que no sir­vas pa­ra na­da ni que no exis­ta una ca­rre­ra pa­ra vos. Hay que en­ten­der que es­to es nor­mal y tra­tar de ele­gir me­jor la pró­xi­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.