MÁS se­xo ME­JOR SUE­ÑO

DOR­MIR ME­NOS DE LO DE­BI­DO TIE­NE MU­CHAS CON­SE­CUEN­CIAS PA­RA TU SA­LUD Y PA­RA TU DESEM­PE­ÑO EN LA CA­MA.

H para Hombres - - CASILLERO -

Un dé­fi­cit cons­tan­te de sue­ño es la fór­mu­la se­gu­ra pa­ra un ba­jo desem­pe­ño cog­ni­ti­vo, de­por­ti­vo y se­xual. Las des­ve­la­das im­pac­tan la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das, co­mo la ener­gía, el ren­di­mien­to y los re­sul­ta­dos al rea­li­zar al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, in­clu­yen­do el se­xo. No dor­mir su­fi­cien­te no so­lo mer­ma de ma­ne­ra ne­ga­ti­va el ren­di­mien­to fí­si­co y la coor­di­na­ción, tam­bién afec­ta la per­cep­ción de fa­ti­ga, ha­cién­do­te sen­tir que cual­quier es­fuer­zo es mu­cho más ex­te­nuan­te de lo que en reali­dad es. De­di­car po­co tiem­po a dor­mir de ma­ne­ra pro­fun­da ge­ne­ra un des­equi­li­brio en las hor­mo­nas res­pon­sa­bles de re­gu­lar el ape­ti­to, lo que te pue­de vol­ver más pro­pen­so a co­mer más, so­bre to­do, car­bohi­dra­tos. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que tus há­bi­tos de sue­ño per­ju­di­can tu vi­da se­xual. Si tú o tu pa­re­ja no duer­men bien, ya sea por es­trés, por­que al­guno de los dos ron­ca o se mue­ve mu­cho, o por al­gu­na con­di­ción fi­sio­ló­gi­ca co­mo la ap­nea del sue­ño, su im­pul­so se­xual de­fi­ni­ti­va­men­te pue­de es­tar afec­ta­do.

HOR­MO­NAS EN RE­PO­SO

Si la fal­ta de sue­ño afec­ta tu vi­da se­xual, ¡la so­lu­ción pue­de ser te­ner más or­gas­mos! Es­to se de­be a que la sa­tis­fac­ción se­xual es un gran ali­vio del es­trés, gra­cias a la olea­da de hor­mo­nas que se li­be­ran du­ran­te el ac­to se­xual. Una de ellas es la oxi­to­ci­na, en­car­ga­da de ha­cer­te sen­tir co­ne­xión con la pa­re­ja y que tie­ne co­mo fun­ción re­du­cir el cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés. En se­gun­do lu­gar, es­tá la hor­mo­na lla­ma­da pro­lac­ti­na, la cual es ge­ne­ra­da al te­ner un or­gas­mo y que tie­ne la ta­rea de ha­cer­te sen­tir re­la­ja­do y som­no­lien­to. To­do eso con­du­ce a un es­ta­do agra­da­ble y ador­me­ci­do, per­fec­to pa­ra acu­rru­car­se y que­dar­se dor­mi­do plá­ci­da­men­te.

RES­PE­TA TU CA­MA

Hay dos co­sas pa­ra las que es­tá di­se­ña­da la ca­ma: te­ner re­la­cio­nes se­xua­les y dor­mir. Usar­la pa­ra otras ac­ti­vi­da­des, co­mo co­mer o tra­ba­jar, es lo que po­dría ge­ne­rar pro­ble­mas al des­can­sar. El ce­re­bro ge­ne­ra cier­tas co­ne­xio­nes neu­ro­na­les an­te es­tí­mu­los y si rea­li­zas ac­ti­vi­da­des en la ca­ma que no sean dor­mir o te­ner se­xo, las neu­ro­nas aso­cian es­te lu­gar con ac­cio­nes dis­tin­tas a con­ci­liar el sue­ño. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que un ac­to ex­ci­tan­te y ac­ti­vo te pre­pa­re pa­ra re­la­jar­te, pe­ro en reali­dad, es sim­ple: más se­xo te ayu­da a dor­mir, y a su vez, dor­mir más au­men­ta tu de­seo y desem­pe­ño se­xual.

EL RI­TUAL NOC­TURNO

Hay pe­que­ños cam­bios que pue­des ha­cer en tus há­bi­tos noc­tur­nos pa­ra lo­grar dor­mir con ma­yor pro­fun­di­dad y que, por lo tan­to, ten­gas un me­jor ren­di­mien­to fí­si­co y cog­ni­ti­vo. De­bes di­se­ñar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te tu pro­to­co­lo pa­ra an­tes de dor­mir por las no­ches; no de­be in­cluir ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia co­sas re­la­cio­na­das al tra­ba­jo y, en la me­di­da de lo po­si­ble, alé­ja­te de las pan­ta­llas de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. Al­gu­nas ideas son es­cu­char mú­si­ca, leer un li­bro, ha­cer una ca­mi­na­ta des­pués de ce­nar, rea­li­zar una se­sión de es­ti­ra­mien­tos mus­cu­la­res, me­di­tar, ha­cer res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das, etc. Lo im­por­tan­te es que to­das las no­ches ha­gas una se­cuen­cia si­mi­lar que per­mi­ta a tu cuer­po en­trar en mo­do noc­turno y eli­mi­ne la in­cer­ti­dum­bre al­re­de­dor de con­ci­liar el sue­ño. Es­to es im­por­tan­te pa­ra quie­nes su­fren de in­som­nio cró­ni­co o que, a pe­sar de dor­mir su­fi­cien­te, des­pier­tan sin­tién­do­se can­sa­dos.

PIE DE FO­TO PIE DE FO­TO PIE DE FO­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.