#LORDDEPORTIVO

Un vehícu­lo de dos to­ne­la­das no pue­de ser con­si­de­ra­do un de­por­ti­vo, no lo­gra ser tan rá­pi­do ni te pe­ga al asien­to cuan­do la agu­ja lle­ga a la zo­na ro­ja del ta­có­me­tro... ¿Es­tás de acuer­do Stelvio QV?

H para Hombres - - AUTO SOÑADO -

Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio Ver­de es el vi­vo ejem­plo de que no to­do lo que se cree es cier­to; el vehícu­lo ita­liano rom­pe con ab­so­lu­ta­men­te to­dos los mi­tos al­re­de­dor de las ca­mio­ne­tas o SUV, y se bur­la en la ca­ra de to­dos aque­llos quie­nes creen que los de­por­ti­vos so­lo pue­den ser se­da­nes de en­sue­ño o muscu­losos ra­di­ca­les.

Tras ma­ne­jar­lo y sen­tir la adre­na­li­na fluir por to­do nues­tro cuer­po, te de­ja­mos 5 afir­ma­cio­nes que el Stelvio con­tra­di­ce por com­ple­to.

UNA CA­MIO­NE­TA NO ES UN DE­POR­TI­VO

Los más ra­di­ca­les lo ase­gu­ra­rían sin du­dar­lo, no­so­tros te de­ci­mos que es­to es to­tal­men­te fal­so, así con­tun­den­te. Cuan­do ma­ne­ja­mos es­ta bes­tia lo com­pro­ba­mos a rau­da­les. En el mo­do de ma­ne­jo Dy­na­mic, la po­ten­cia de es­te mons­truo se per­ci­be des­de ba­jí­si­mas rpm y en cam­bios de ve­lo­ci­dad ins­tan­tá­neos, ade­re­za­dos por el adic­ti­vo so­ni­do del mo­tor. Es más, di­nos, ¿cuán­tas ca­mio­ne­tas tie­nen ac­ce­so a un mo­do ra­cing co­mo és­ta?

NO TIE­NE SEN­TI­DO DE­CIR ‘SUV DE­POR­TI­VOS’

Es la úni­ca afir­ma­ción de es­te con­teo que es ver­dad. No tie­ne sen­ti­do: o es un de­por­ti­vo o sim­ple­men­te no lo es, y en el ca­so del Stelvio QV, reú­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas de un vehícu­lo di­ná­mi­co, veloz y ra­di­cal. ¿Por qué di­fe­ren­ciar a los de­por­ti­vos por su ta­ma­ño u ori­gen? ¡Ter­mi­ne­mos con eso!

UN SUV NO PO­SEE PRES­TA­CIO­NES DE DE­POR­TI­VO

Ja. El Stelvio QV se ríe co­mo to­do un #Lord­pre­po­ten­te, el vehícu­lo tie­ne la me­jor

re­la­ción pe­so/po­ten­cia de su ca­te­go­ría (3.6 kg/cv), es­to le per­mi­tió ser el vehícu­lo más rá­pi­do en el cir­cui­to de Nur­bur­gring (la pis­ta más rá­pi­da del mun­do). En al­gu­nos as­pec­tos, igua­la a su her­mano Giu­lia (así co­mo de va­rios de­por­ti­vos de me­nor ta­ma­ño), y to­ma ven­ta­ja de su ma­yor al­tu­ra pa­ra ofre­cer es­ta­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, ade­más de pre­su­mir un pues­to de con­duc­ción re­ba­ja­do pa­ra ha­cer­te sen­tir abor­do de un ma­ne­ja­ble se­dán.

UN TRAC­CIÓN IN­TE­GRAL NO ES DI­VER­TI­DO NI RA­DI­CAL

Fal­so. En lí­nea rec­ta supera sus pro­pios lí­mi­tes; la agi­li­dad con la que se mue­ve es fas­ci­nan­te, aun­que tam­bién de­be­mos acep­tar el he­cho de que el cha­sis supera por mu­cho el com­por­ta­mien­to del pro­pul­sor. Las cur­vas se hi­cie­ron pre­sen­tes, pe­ro ha­cia don­de apun­tá­ba­mos, se des­ple­ga­ba con fa­ci­li­dad y la ca­rro­ce­ría no tem­bló en nin­gún mo­men­to. Así nos per­ca­ta­mos de la in­ge­nie­ría con la cual fue cons­trui­do es­te fe­roz vehícu­lo.

UNA CA­MIO­NE­TA NO PUE­DE SER CÓ­MO­DA Y VELOZ AL MIS­MO TIEM­PO

Error. Con el asien­to del co­pi­lo­to re­cli­na­do pa­ra una per­so­na de 1.80 m, el pa­sa­je­ro pos­te­rior tie­ne el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra ir có­mo­do; en nues­tro exa­men cu­po una mano com­ple­ta en­tre la ro­di­lla y el res­pal­do sin pro­ble­ma. Es una ca­mio­ne­ta de 5 pla­zas, y se­gu­ra­men­te via­ja­rán bien en to­das ellas, pe­ro cua­tro adul­tos se­ría la má­xi­ma ex­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.