EL NUE­VO PORNO Y LO QUE PUE­DE HA­CER POR TU VI­DA SE­XUAL

El vie­jo porno pu­do di­se­ñar­te co­mo aman­te li­mi­ta­do y de­jar­te mi­tos im­plan­ta­dos. Che­ca lo que las nue­vas pro­pues­tas eró­ti­cas pue­den ha­cer por tus téc­ni­cas en ca­da round se­xual.

H para Hombres - - LAS SEXPERTAS -

Sí, to­das y to­dos he­mos vis­to porno y lo he­mos dis­fru­ta­do. Cul­po­sa o go­zo­sa­men­te, he­mos de­ja­do que las imá­ge­nes de in­nu­me­ra­bles ví­deos, pe­lí­cu­las y me­mes en­tren a nues­tros ca­bles y se in­ser­ten en nues­tra vi­sión de mu­chos as­pec­tos de la se­xua­li­dad. Na­die ne­ga­rá que son un per­fec­to ade­re­zo y he­rra­mien­ta pa­ra mo­men­tos au­to­eró­ti­cos, en­cuen­tros se­xua­les y has­ta pa­ra el ocio.

Pe­ro, ¿qué ti­po de porno in­clu­yes en tu re­per­to­rio e ima­gi­na­rio se­xua­les? Y, ¿qué tan­to has com­pra­do los mi­tos de es­ta in­dus­tria mul­ti­bi­llo­na­ria? Por­que una co­sa es que veas y com­par­tas porno so­lo por con­vi­vir en el gru­po de What­sapp de tus ami­gos, y otra es que tus prác­ti­cas se­xua­les, tu au­to­ima­gen, tus ex­pec­ta­ti­vas y tus erec­cio­nes se vean afec­ta­das por las he­ren­cias que el vie­jo porno de­ja­ron en ti y en tu res­pues­ta se­xual.

OLD SCHOOL PORN VS FEM PORN

Escena clá­si­ca: hom­bre cu­yo pe­ne es de di­men­sio­nes ga­rra­fa­les, pe­ne­tra vía va­gi­nal o rec­tal, da em­ba­tes a to­do mo­tor, mien­tras ella gri­ta de pla­cer y gi­me en agu­dí­si­mas no­tas. En 5, 4, 3, 2... ¡pum!, ella tie­ne un ma­cro or­gas­mo con squirt in­clui­do. Él si­gue pe­ne­trán­do­la has­ta que eya­cu­la, un to­rren­te de se­men es dis­pa­ra­do en la ca­ra, pe­cho o nal­gas de ella. Fin. O sea, el porno clá­si­co ge­ne­ral­men­te las co­si­fi­ca, las con­vier­te en ob­je­tos pa­si­vos; ade­más de mos­trar, en oca­sio­nes, res­pues­tas se­xua­les y ele­men­tos fic­ti­cios, vio­len­tos, que ge­ne­ran mi­tos. Di­rec­to­ras co­mo Erika Lust y An­nie Sprin­kle (eri­ka­lust.com y an­nies­prin­kle.org), a tra­vés de sus se­ries, ví­deos y pe­lí­cu­las han ex­plo­ra­do prác­ti­cas se­xua­les con­sen­sua­das, ba­sa­das en la reali­dad de la ana­to­mía y la res­pues­ta se­xual en hom­bres y mu­je­res. Y no creas que por ser Fem Porn es soft o me­lo­so. Las his­to­rias res­ca­tan fan­ta­sías tí­pi­cas; las re­ba­san y las re­sig­ni­fi­can con una es­té­ti­ca muy in­tere­san­te. Écha­te un cla­va­do en la se­rie web de Erika Lust, Xcon­fes­sions o al­gu­na de sus pe­lí­cu­las. En­con­tra­rás cla­ras di­fe­ren­cias con lo que ha­bías vis­to an­tes.

¿PA­RA QUÉ SIR­VE ES­TE PORNO NUE­VO?

Pa­ra me­jo­rar tu ca­pa­ci­dad ama­to­ria. Ha­ga­mos una com­pa­ra­ción de lo bá­si­co que apren­dis­te y la reali­dad.

El Fem Porn, por su la­do, es el porno he­cho por mu­je­res pa­ra mu­je­res y quie­nes quie­ren dis­fru­tar con ellas, no a tra­vés de ellas. Es­tas pro­duc­cio­nes de­fien­den el ero­tis­mo, el de­seo fe­me­nino y los ór­ga­nos se­xua­les co­mo si­tios de in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des, no so­lo co­mo un hue­co y un fa­lo que em­bo­nan a tran­ca­zos.

Y por cier­to, pe­ne­trar fre­né­ti­ca­men­te, co­mo pe­rri­to con pe­lu­che, so­lo te ha­ce des­per­di­ciar un enor­me por­cen­ta­je de tu ca­pa­ci­dad de sen­tir to­das las po­si­bi­li­da­des de ca­da ani­llo de tu pe­ne y di­fi­cul­ta que pue­das ma­ni­pu­lar tus eya­cu­la­cio­nes pa­ra que su­ce­dan cuan­do tú desees. Ni si­quie­ra le das chan­ce a tu ce­re­bro de iden­ti­fi­car los es­tí­mu­los y tu pun­to de no re­torno. En­ton­ces, eví­ta­lo.

ERIKA LUST, vi­sio­na­ria crea­do­ra de porno.

Xcon­fes­sions MA­TE­RIA­LI­ZA CON­FE­SIO­NES ANÓ­NI­MAS Y LAS CON­VIER­TE EN UN PORNO MÁS IN­TE­LI­GEN­TE Y CACHONDO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.