EL FU­TU­RO DE LOS ES­PORTS EN MÉ­XI­CO

LOS VI­DEO­JUE­GOS DE­JA­RON HA­CE MU­CHO TIEM­PO DE SER UN PA­SA­TIEM­PO IN­DI­VI­DUAL. LA COM­PE­TEN­CIA AHO­RA ES GLO­BAL Y AN­TE ESO, PREDATORS ES­PORTS DESEA POR­TAR EL ES­TAN­DAR­TE MEXICANO.

H para Hombres - - LAS SEXPERTAS - REDES SO­CIA­LES FB Predators Es­ports TW @Pre­da­tor­ses­port IG @pre­da­tor­s_es­ports

Lle­gar a ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de vi­deo­jue­gos es el sue­ño de mu­chos jó­ve­nes al­re­de­dor del mun­do, pe­ro en la vi­da real, solo muy po­cos lo­gran ga­nar cuan­tio­sas su­mas de di­ne­ro y de­di­car­se de tiem­po com­ple­to a la ac­ti­vi­dad que más aman. Fa­mi­lia­res y ami­gos no siem­pre en­tien­den que el vi­deo­ju­gar pue­de lle­gar a ser un tra­ba­jo muy bien re­mu­ne­ra­do, en el cual al­can­zar un ni­vel pro­fe­sio­nal es bas­tan­te di­fí­cil. Re­cien­te­men­te, el equi­po mexicano Predators Es­ports irrum­pió en las com­pe­ten­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, en jue­gos co­mo Star­craft II, Over­watch, Lea­gue of Le­gends y Fort­ni­te, al pun­to de es­tar di­ri­gi­do por un atle­ta olím­pi­co mexicano y res­pal­da­do por im­por­tan­tes marcas que im­pul­sa­ron el pro­yec­to.

LA SE­LEC­CIÓN DE LOS ME­JO­RES JU­GA­DO­RES: UN PRO­CE­SO MI­NU­CIO­SO

Co­mo en to­do de­por­te, ele­gir a los me­jo­res ju­ga­do­res es un re­to y si el ob­je­ti­vo es con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res equi­pos en el ru­bro, es­ta dis­ci­pli­na no es dis­tin­ta. En el ca­so de los es­ports, el equi­po cam­bia se­gún lo re­quie­ra el ros­ter o cuan­do una po­si­ción no fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, en­ton­ces inician las prue­bas. “Las se­lec­cio­nes las ha­ce di­rec­ta­men­te el en­tre­na­dor, él es quien de­fi­ne si ne­ce­si­ta­mos cam­bios o al­gu­na po­si­ción en es­pe­cí­fi­co, des­pués ha­ce­mos la con­vo­ca­to­ria con cier­tos re­qui­si­tos, ya sea te­ner los pun­tos de li­ga ne­ce­sa­rios, es­tar en el top su­ge­ri­do por el coach o al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca ideal”, afir­ma Re­né Se­rrano Gu­tié­rrez, di­rec­tor ge­ne­ral del equi­po Predators Es­ports en Mé­xi­co. El re­clu­ta­mien­to con­sis­te en se­ries de en­tre­na­mien­tos, prue­bas de ha­bi­li­da­des y co­mu­ni­ca­ción. Por lo re­gu­lar, se pien­sa que es­tos equi­pos solo se­lec­cio­nan a per­so­nas cer­ca­nas, fa­mi­lia­res o ami­gos, pe­ro es­to no es así. “En Predators Es­ports no hay pre­fe­ri­dos, eso lo man­ten­go es­ta­ble­ci­do an­te la gen­te que quie­ra par­ti­ci­par; de­ben te­ner ga­nas, ca­pa­ci­dad y de­seos de desa­rro­llar­se”, se­ña­la Se­rrano Gu­tié­rrez.

Pa­ra el pro­ce­so 2019 de la Li­ga Con­ten­ders de Su­da­mé­ri­ca, el gru­po de Over­watch prác­ti­ca­men­te se rehi­zo pen­san­do en el fu­tu­ro, pues la me­ta es lle­var a los ju­ga­do­res a vivir a Chi­le pa­ra te­ner una me­jor co­nec­ti­vi­dad, ya que el asun­to del lag (re­tra­so pro­vo­ca­do por una co­ne­xión a In­ter­net de­fi­cien­te) es un te­ma serio y una gran des­ven­ta­ja al mo­men­to de com­pe­tir.

es cla­ra la di­fe­ren­cia en­tre Over­watch y Fort­ni­te, el pri­me­ro es­tá ba­sa­do en el tra­ba­jo en equi­po, mien­tras que en el se­gun­do rea­li­zas plays in­di­vi­dua­les que lle­gan a te­ner más im­pac­to en el jue­go”, EX­PLI­CA EL pro ga­mer APOLLO.

EL DI­NE­RO ES DI­NE­RO, DI­NE­RO, DI­NE­RO

Sí, el di­ne­ro que cir­cu­la en las com­pe­ten­cias de vi­deo­jue­gos es más de lo que po­drían ver tus ojos tra­ba­jan­do 8 ho­ras de lu­nes a vier­nes en una ofi­ci­na, pe­ro el te­ma eco­nó­mi­co no es tan sim­ple. Exis­ten dis­tin­tos ni­ve­les de ga­nan­cias de acuer­do con el vi­deo­jue­go; en la

Over­watch Lea­gue, por ejem­plo, el par­ti­ci­pan­te re­ci­be di­ne­ro de la li­ga por ser ju­ga­dor (en cier­ta ma­ne­ra, es un suel­do que pa­ga Bliz­zard). Por par­ti­da ju­ga­da y par­ti­da ga­na­da, re­ci­bes un suel­do cortesía de la or­ga­ni­za­ción que re­pre­sen­tas (en es­te ca­so Predators Es­ports), y és­ta a su vez, re­ci­be re­mu­ne­ra­cio­nes por par­te de los pa­tro­ci­na­do­res. En Lea­gue of Le­gends, la or­ga­ni­za­ción re­ci­be una bo­ni­fi­ca­ción por par­te de Riot Ga­mes pa­ra cu­brir sa­la­rios de ju­ga­do­res, ins­ta­la­cio­nes, gas­tos fi­jos y to­do lo re­que­ri­do pa­ra ope­rar, así co­mo la in­ver­sión de los pa­tro­ci­na­do­res y lo ga­na­do en los tor­neos. En es­te úl­ti­mo pun­to, Riot Ga­mes no pa­ga di­rec­ta­men­te a los ju­ga­do­res sino a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción. El ca­so de Fort­ni­te es dis­tin­to de­bi­do a que los tor­neos pro­fe­sio­na­les tie­nen muy po­co tiem­po de ha­ber ini­cia­do. Aquí, las re­com­pen­sas va­rían de acuer­do a las li­gas me­xi­ca­nas y los tor­neos en Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, el tor­neo de Ga­mel­ta, que es la

Que­re­mos ser la me­jor ca­sa de es­ports de Mé­xi­co y Amé­ri­ca La­ti­na, por esa ra­zón nues­tras se­lec­cio­nes son muy es­tu­dia­das”. -Re­né Se­rrano, di­rec­tor de predators es­ports

Li­ga pro­fe­sio­nal de es­ports en Mé­xi­co, en­tre­ga un pre­mio de 25 mil pe­sos por equi­po al pri­mer lu­gar, mien­tras que

Fort­ni­te acor­dó en­tre­gar 100 mi­llo­nes de dó­la­res re­par­ti­dos en­tre equi­pos en los tor­neos rea­li­za­dos a lo lar­go del pró­xi­mo año.

DE­POR­TIS­TAS MILLENNIALS

Pe­se a que el de­por­te elec­tró­ni­co ya es una dis­ci­pli­na pro­fe­sio­nal, aún hay quie­nes con­si­de­ran in­co­rrec­to de­no­mi­nar­los de­por­tis­tas. Sin em­bar­go, la de­fi­ni­ción de de­por­te no exi­ge su­dar co­mo tal y al fi­nal, los pro pla­yers se es­fuer­zan tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te, de­ben pre­pa­ra­se y con­cen­trar­se al má­xi­mo, por lo tan­to es co­rrec­to

con­si­de­rar­los de­por­tis­tas. “En el ti­ro con ar­co pa­sá­ba­mos 15 mins en un match con has­ta 188 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, era un es­trés cons­tan­te que de­bía­mos con­tro­lar, apo­yán­do­nos en la pre­pa­ra­ción y en­tre­na­mien­to. Pa­ra los chi­cos es igual pe­ro con la di­fe­ren­cia de que tardan has­ta una ho­ra en una par­ti­da”, des­ta­ca Re­né Se­rrano. Es muy di­fe­ren­te un de­por­te con­ven­cio­nal a uno elec­tró­ni­co. De igual for­ma, la gen­te po­co a po­co com­pren­de la evo­lu­ción. Es­tos chi­cos cum­plen ho­ra­rios de

Se es­pe­ra que los es­ports ge­ne­ren in­gre­sos por 1,400 mi­llo­nes de dó­la­res AL LLE­GAR AL 2020, se­gún In­tel.

en­tre­na­mien­to es­ta­ble­ci­dos, de­ben dormir bien, es­tar tran­qui­los y ha­cer ejer­ci­cio, to­do en be­ne­fi­cio del equi­po; in­clu­so en Predators Es­ports cuen­tan con un equi­po de psi­có­lo­gos y nu­trió­lo­gos que les ayu­dan a con­tro­lar el es­trés y es­ta­ble­cen die­tas in­di­vi­dua­les. “Tam­bién de­be­mos vol­tear a ver a quie­nes no pue­den ha­cer de­por­te con­ven­cio­nal. Mu­chas ve­ces se obli­ga a las per­so­nas a ha­cer al­go que no les gus­ta o no pue­den por­que no tie­nen la ca­pa­ci­dad. ¿Có­mo ge­ne­ran com­pe­ti­ti­vi­dad, tra­ba­jo en equi­po y re­la­cio­nes so­cia­les los re­cha­za­dos de al­gún de­por­te? A tra­vés de otros me­dios, en es­te ca­so por me­dio del de­por­te elec­tró­ni­co”,

Clau­dia SAN CHAN 23 años, strea­mer @san­chan­clau

Antonio Ga­lin­do, ION4 18 años, Over­watch

Gerardo Váz­quez, APOLLO 21 años, Fort­ni­te

Ri­car­do Ló­pez, UNREAL 21 años, Over­watch

clau­dia “san Chan” du­ran­te una par­ti­da de lea­gue of le­gends.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.