el ti­ro de bien­ve­ni­da

H para Hombres - - LAS SEXPERTAS -

Scor­pio Jr. re­cuer­da a su ca­ri­ño­so com­pa­dre: “Co­no­cí a Emi­lio cuan­do lle­gué, pro­ve­nien­te del To­reo de Cua­tro Ca­mi­nos, al cir­cui­to de los ‘co­li­seí­nos’. Bus­qué otras opor­tu­ni­da­des y mi pa­dre me re­co­men­dó el CMLL co­mo la me­jor op­ción. Pe­ro las es­tre­llas de la Are­na Mé­xi­co no te de­ja­ban pa­sar tan fá­cil, an­tes era muy di­fí­cil, y los que se ne­ga­ban prin­ci­pal­men­te a que yo en­tra­ra ¡eran Emi­lio y Bes­tia Sal­va­je! An­tes era más co­sa de je­rar­quías y te te­nías que ga­nar un lu­gar a pul­so. Un día en Aca­pul­co, Emi­lio me can­tó un ti­ro, no sa­lió por nin­gu­na ri­ña, sino que co­men­za­mos a pi­car­nos en el ves­ti­dor. ‘¡Muy chin­gón, va­mos a dar­nos un ti­ro!’. Y nos lo di­mos, y le se­gui­mos en la ca­lle, afue­ra de un ho­tel que se lla­ma­ba Las Ha­ma­cas. Lue­go sa­lió el gerente. ‘¡Cál­men­se!’, nos di­jo, y nos me­ti­mos al ho­tel en dón­de com­par­tía­mos cuar­to y ¡pues le se­gui­mos! Ter­mi­na­mos sien­do has­ta com­pa­dres; soy pa­drino de su hi­jo Emi­li­ano. Fa­lle­cie­ron mis com­pa­dres Bes­tia y Emi­lio, y pues si tu­ve un ba­jón en mi co­ra­zón, y en mi sa­lud. ¡Pe­ro lue­go ya me que­rían con ellos pa­ra se­guir­le con la ter­cia en el más allá! Y pues no, ¡me­jor que vi­va por siem­pre ‘El Rey del Beau­ti­ful’!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.