NUES­TRA HIS­TO­RIAS SE CON­VER­TI­RÁN EN PAR­TE DEL PA­SA­DO DE Y SÓ­LO ES­PE­RO QUE NUES­TRAS VO­CES AÚN SEAN ES­CU­CHA­DAS

Harper's Bazaar (México) - - Fabulosa -

Du­ran­te los años de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la for­mi­da­ble Mrs. Rod­ney tra­ba­jó co­mo edi­to­ra de la edi­ción bri­tá­ni­ca de Ba­zaar, y al igual que su co­le­ga en Nue­va York, creía que la re­vis­ta era un ins­tru­men­to pa­ra ele­var el áni­mo de sus lec­to­ras. Se hi­cie­ron se­sio­nes de fo­to­gra­fía en zo­nas bom­bar­dea­das y gran­jas, don­de va­lien­tes mujeres jó­ve­nes eran vis­tas aguan­tan­do el es­fuer­zo de la gue­rra. Al mis­mo tiem­po que Mrs. Rod­ney reali­zó mu­chas ex­pe­di­cio­nes pe­li­gro­sas fue­ra del país pa­ra apo­yar las ex­por­ta­cio­nes tex­ti­les bri­tá­ni­cas, Car­mel Snow re­por­ta­ba des­de Pa­rís en sep­tiem­bre de 1939, mien­tras Ale­ma­nia in­va­día Polonia. “En es­ta úl­ti­ma se­ma­na se ha con­ver­ti­do, ca­si de la no­che a la ma­ña­na, en una ciu­dad de­sier­ta”, es­cri­bió Snow des­de la ofi­ci­na de Ba­zaar, en el nú­me­ro 15 de la Rue de la Paix. “Los taxis han des­apa­re­ci­do de las ca­lles, to­dos los te­lé­fo­nos es­tán cor­ta­dos… Na­die que ha­ya es­ta­do en Pa­rís du­ran­te es­tos an­gus­tian­tes días de sus­pen­so, ol­vi­da­rá el si­len­cio de la ciu­dad o la va­len­tía de las mujeres de Fran­cia. Mien­tras hom­bre tras hom­bre es mo­vi­li­za­do, es­tas mujeres fran­ce­sas rea­li­zan el tra­ba­jo de su vi­da dia­ria sin un ras­tro de his­te­ria. No es un mo­men­to de va­len­tía co­lec­ti­va, sino de he­roís­mo in­di­vi­dual…”

Así co­mo Snow ha­bía si­do la úl­ti­ma edi­to­ra Ame­ri­ca­na de la re­vis­ta en de­jar Pa­rís des­pués del es­ta­lli­do de la gue­rra, fue la pri­me­ra en re­gre­sar lue­go de su li­be­ra­ción de los ale­ma­nes en 1944. Su via­je fue arries­ga­do: vo­ló por una lar­ga ru­ta, ha­cien­do ro­deos, vía Áfri­ca del Oes­te ha­cia Lis­boa y fi­nal­men­te Ma­drid, don­de vi­si­tó a uno de sus más que­ri­dos mo­dis­tos, Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga. Des­de ahí, Snow to­mó un aba­rro­ta­do tren que cru­za­ba la fron­te­ra con Fran­cia, lle­gan­do fi­nal­men­te a Pa­rís, don­de se reunió con vie­jos ami­gos, in­clu­yen­do a Ma­rie-Loui­se Bous­quet, quien pron­to se con­ver­ti­ría en edi­to­ra de Ba­zaar Pa­rís. Po­co des­pués, Snow es­ta­ba nue­va­men­te en marcha, re­clu­tan­do al fo­tó­gra­fo de re­por­ta­jes Hen­ri Car­tier-Bres­son, pa­ra acom­pa­ñar­la en un via­je a tra­vés del pai­sa­je del es­te de Fran­cia des­ga­rra­do por la gue­rra, don­de do­cu­men­ta­ron el te­rri­ble da­ño cau­sa­do al país. Jun­tos, es­cri­bió ella, pa­sa­ron por al­deas “don­de no ha­bía nin­gún alien­to de vi­da. Ca­sas, es­ta­blos, igle­sias que vo­la­ron en pe­da­zos…”

Des­pués, Snow con­ti­nuó con Car­tier-Bres­son ha­cia Lon­dres, una ciu­dad pro­fun­da­men­te mar­ca­da por los bom­bar­deos del Blitz. Aquí, re­la­tó ad­mi­ra­ble­men­te sobre la ca­pa­ci­dad bri­tá­ni­ca de “dis­ci­pli­na” y “sa­cri­fi­cio”, mien­tras re­co­no­cía el pro­fun­do su­fri­mien­to y ca­ren­cias pa­de­ci­das du­ran­te los lar­gos años de la gue­rra. Mien­tras tan­to, el equi­po de Ba­zaar en Lon­dres com­bi­na­ba sus tra­ba­jos diur­nos con tra­ba­jos de gue­rra pa­ra la Cruz Ro­ja o co­mo vo­lun­ta­rios pa­ra ex­tin­guir in­cen­dios por las no­ches.

Oh, qué au­da­ces y va­lien­tes fue­ron es­tas mujeres y aqué­llas que les si­guie­ron, y qué vivas pa­re­cen es­tar mien­tras ho­jeo las pá­gi­nas de sus re­vis­tas. Aun así, lo que es su­yo tam­bién es nues­tro; y así co­mo nues­tras his­to­rias se con­ver­ti­rán en par­te del pa­sa­do de Ba­zaar, só­lo pue­do es­pe­rar que en el fu­tu­ro nues­tras vo­ces aún sean es­cu­cha­das y en ese co­ro, sea­mos co­no­ci­dos…

1. Har­per’s Ba­zaar US, no­viem­bre de 1867.

Har­per’s Ba­zaar US,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.